domingo, 7 de enero de 2018

Al-Ghazali - La incoherencia de los filósofos (Libro XIV: Incapacidad para probar que el Cielo es viviente).

La insistencia de los filósofos en tratar de poner el tema del movimiento del cielo a la palestra ha llamado la atención. En verdad, no hay nada más divino que el movimiento rotatorio, pues este es infinito e inmortal. ¿Será que el movimiento rotatorio es un recuerdo de que existen cosas más allá de nuestro entendimiento, además de que nos recuerda el poder perenne de la divinidad? No es posible asegurarlo a ciencia cierta, pero nos queda analizarlo de la manera más seria posible.

La incoherencia de los filosofos

PROBLEMA XIV

Incapacidad para probar que el Cielo es viviente

Introducción

El Cielo es algo viviente y tiene un alma que está relacionada con el cuerpo celestial, en el mismo sentido que nuestras almas están involucradas con el cuerpo. Bajo este respecto se analizará la siguiente discusión:

Los filósofos dicen: primeramente, el Cielo se mueve. Todo cuerpo que se mueve tiene un agente que lo mueve. Cada movimiento tiene por lo menos tres características:

  1. Reside en el cuerpo movido (movimiento natural).
  2. Reside en el empuje de otro cuerpo (movimiento forzoso).
  3. Reside en su interior (movimiento voluntario).

Ahora, este movimiento voluntario se podrá dividir en dos:

  1. Movimiento consciente.
  2. Movimiento inconsciente.

Es imposible que el movimiento de un planeta sea forzoso, pues el agente que estuviera dando ese movimiento (pensando en que lo forzoso es realizado siempre por otro ser) no podría estar haciendolo forzadamente. Si vamos en un ascenso de razones, nos daremos cuenta que el agente que produce el movimiento forzoso, en realidad lo está haciendo a voluntad. 

Tampoco es posible que el movimiento de un planeta sea natural, ya que lo natural nunca es causa del movimiento. Movimiento quiere decir ''ir de un lugar a otro'' y el movimiento rotatorio no es de este tipo de movimiento; al contrario, se queda donde mismo y gira sobre sí mismo. 

Por lo tanto, el único movimiento que nos queda sería el volitivo, con respecto a quién mueve los objetos. 

Al-Ghazali dice: lo dicho por los filósofos se puede refutar de dos maneras.

  1. Se puede pensar perfectamente que el movimiento de un planeta es forzado, si se piensa que el agente por voluntad fuerza al planeta a tener dicho movimiento.
  2. Del mismo modo se puede decir que el movimiento es forzado y además que es volitivo, siendo la volición su principio. 

Siendo así, Al-.Ghazali dice que el movimiento rotatorio de un planeta no sería consciente. Por lo tanto, el movimiento no sería esta ''noción'' de preferir un lugar en vez de otro como dijeron los filósofos. Si fuera así, entonces el movimiento no sería más que un medio por el cual ''moverse'' estaría después de la preferencia. Y esto significaría que el movimiento del agente sería más natural que volitivo. 

Conclusión

El movimiento del agente que mueve el objeto es voluntario, en eso acuerdan tanto los filósofos como Al-Ghazali, pero no es un movimiento voluntario como lo plantean los filósofos. En efecto, primero tenemos la volición y luego tenemos el deseo de movernos, pero las cosas no están al revés. Como quiera que sea el movimiento del agente, es válido que veamos desde esta mirada cómo es que el agente se encarga de todo esto. 

1 comentario:

  1. Si uno considera que el sol y los planetas se mueven alrrededor del centro de la galaxia nunca estan donde mismo

    ResponderEliminar