sábado, 13 de enero de 2018

Al-Ghazali - La incoherencia de los filósofos (Libro XVII: Refutación a la imposibilidad de hechos extraordinarios).

Es una imposibilidad que merece el beneficio de la duda. En el libro anterior vimos como Al-Ghazali presentaba la postura de los filósofos con respecto a la naturaleza de los milagros; Sin embargo, estos se mostraron incrédulos a algunas cosas de las Sagradas Escrituras; por ejemplo, al episodio cuando el personaje bíblico Aarón convirtió su vara en una serpiente. Esto no es algo a analizar someramente, pues necesita de un análisis profundo tanto filosófico como religioso.

Referencias:

(1) Este es el conocido argumento llamado ''ocasionalismo'', donde todo lo racional ocurre por obra de Dios. 
(2) Pareciera ser que este es un intento de ver en evidencia la falacia ''Post hoc, ergo hoc'' la cual consiste en determinar la causa de una cosa simplemente porque es anterior a otra. 

La incoherencia de los filosofos

PROBLEMA XVII

Refutación a la imposibilidad de hechos extraordinarios


Introducción

La creencia de los que es causa y de lo que es efecto no es necesariamente como se piensa. La afirmación de una no implica la afirmación de la otra y ni a negación de una implica la negación de la otra. Tampoco la existencia de una implica la existencia de otra, así como la inexistencia de una implica la inexistencia de otra. 

Tomemos por ejemplo cada dos de las cosas que hablamos ahora:

Satisfacción de sed y beber / satisfacción de hambre y comer
Quemar / tocar el fuego
Luz / nacimiento del sol
Curación / el uso de la medicina

Todos ellos están conectados con el grado de Dios del cual procede toda la existencia. Si de una causa se sigue un efecto, eso es solo porque Dios lo permite así, y no meramente por una interrelación entre dos objetos. Dios es el responsable de que el hombre sienta hambre habiendo comido, sienta sed cuando ya bebió o dar vida a algo que estaba muerto. 

¿Dios o la naturaleza?

Los filósofos dicen: cuando el fuego quema el algodón, el fuego no tiene ninguna voluntad de quemar pues su naturaleza obliga a quemar las cosas. Por otro lado, el algodón comienza a consumirse al contacto del fuego porque esta también es su naturaleza. 

Al-Ghazali dice: Dios es quien hace que el algodon obtenga su negrura, pero no es el fuego(1). El fuego no puede emprender acción alguna pues el fuego es algo inanimado. 

Podríamos emprender esto de otra forma: ¿es el pan la causa de la satisfacción del hambre? ¿es el fuego la causa de la quemadura? como estos objetos no tienen propósito ni voluntad, entonces no podemos decir que ellos fueron la causa(2)

Otro ejemplo que pone Al-Ghazali es cuando se ponen dos motas de algodón frente al fuego de la misma manera. ¿Acaso un algodón se quema y el otro no? Por supuesto que no, si el fuego tuviera voluntad o ''quemara'' el algodón entonces alguna vez el fuego tendría que quemar uno u otro. Sin embargo, esto no es así. El fuego no discrimina entre qué quemar y qué no. 

Los filósofos dicen: no se puede negar que a determinados efectos hay determinadas causas, pues así es el orden natural Causa y efecto. Sin este orden sería imposible entender el mundo. De un perro podría concebirse un pájaro o algo más ridículo e inconexo (como un libro o una piedra). Sin embargo, esto no es así. 

Al-Ghazali dice: No es que se niegue la razón o la causa y efecto. El hecho es que la mente del hombre ha sido diseñada para concebir todo en orden. 

Existe un hecho en el cual el profeta Abraham fue lanzado al fuego por Nemrod, pero que gracias al poder de Dios salió ileso. Los filósofos dicen que eso no fue posible, a menos que el fuego quemara en ese instante. 

Sin embargo, decir que lo de Abraham no ocurrió o que va fuera de las posibilidades racionales, es al mismo tiempo negar el poder de Dios. 

Por otro lado, ¿será absurdo pensar que el atributo del fuego pueda haber cambiado para que Abraham no sufriera bajo las llamas? por supuesto, y eso no es solamente por una cuestión del poder de Dios sino que también por algo racional. El agua se vuelve vapor, el vapor se vuelve sólido, la esperma se vuelve sangre, etc. 

Así, las condiciones naturales se aceleran o decrecen según las necesidades de un profeta como lo fue Abraham. 

Los filósofos preguntan: ¿es por el profeta o por el Ser Primero?

Al-Ghazali responde: ¿Acaso todos los fenómenos naturales proceden del alma del profeta o del Ser Primero? Por supuesto que vienen del Ser Primero, y luego es el profeta quien los propaga por el mundo. Las causas de los seres son innumerables no por quién venga después, sino que tiene muchos misterios físicos y metafísicos que no se pueden explicar. 

Por lo tanto, quien se remita a la causa física necesariamente se conducirá al Ser Primero. 

Los filósofos dicen: de los seres se pueden formar tres posibilidades:


  1. Aquellos cuya imposibilidad es definitiva.
  2. Aquellos cuya posibilidad es definitiva.
  3. Aquellos de los que no se afirma posibilidad o imposibilidad.

Si la definición de imposibilidad es que dos cosas sean afirmativas y negativas al mismo tiempo (principio de no-contradicción), y que Dios puede hacerlas, entonces las cosas más ridículas podrían tener resultado. 

Si las cosas no tienen voluntad por sí mismas para crear un efecto, ¿cómo podrá existir el efecto? por supuesto, Dios no permitiría los absurdos de que de un animal se de una piedra o viceversa. Si Dios es capaz de hacer las cosas, más de alguna podría transformarse en dicho ridículo. 

Al-Ghazali dice: nadie tiene poder sobre lo imposible. No podemos decir que alguien está y no-está en un lugar. La materia no puede recibir una misma materia exactamente, pero lo que sí puede cambiar es la forma (como en el ciclo del agua). 

Pero también hay que considerar los atributos que no se reconocen como cambios de la materia sino que más bien alteraciones, es decir, un cuerpo puede cambiar de atributo teniendo una materia en común. 

Se dice que si una serpiente proviene de una vara (como en el caso de la vara de Aarón en la biblia), pero si Dios es el agente primero ¿cómo se le puede negar que existiera un milagro como ese? 

Conclusión



La omnipotencia de Dios se muestra implacable ante la intelección de los filósofos. Insisto que la gran demostración de Al-Ghazali consiste en la proposición de decir ''Dios es todopoderoso'' porque a partir de ella pueden hacerse concesiones absolutas. El problema es que los filósofos no podrían derribar esta imperfección, siendo que Dios es todopoderoso sea como sea. Todo lo posible se da por el Ser Primero. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario