viernes, 20 de julio de 2018

Segunda Cruzada (1144 - 1149).

Tenemos ahora la entrega de la Segunda Cruzada luego de haber terminado en detalle la explicación de la primera en este blog. ¿Qué llama nuevamente a los cristianos a armarse de valor para defender Tierra Santa? por supuesto, la infidelidad de aquellos que rechazan la religión católica o cristiana. Estos monjes militares acabarán con todos quienes no se incorporen al proceso de cristianización llevado a cabo por la Iglesia y sus eclesiásticos. 


Segunda Cruzada
(1144 – 1148)

Contexto histórico


El Condado de Edesa

Como vimos en la Primera Cruzada, el Condado de Edesa fue uno de aquellos Estados Cruzados que pertenecía a Balduino de Boulogne, pero que luego pasó a manos de su primo Balduino de Bourg ya que De Boulogne se había convertido en rey de Jerusalén.

Años más tarde, Balduino de Bourg, más conocido como Balduino II, vería amenazado el Condado de Edesa por el ataque que danisméndidas y los turcoromanos habían propinado en Cilicia en el año 1104. En el año 1110 se perdería absolutamente todo a manos de Mawdudi de Mosul, por lo que Balduino se tuvo que retirar y a la muerte de su primo se convirtió en Balduino II, rey de Jerusalén, aunque luego este reino fue otorgado a Joscelino un año después. 

Joscelino murió en el año 1131 y lo sucedió Joscelino II. que trató de recuperar el Condado, pero fue tomado prisionero y murió en el año 1159 en la ciudad de Alepo siendo derrotado por Nur ad-Din. 

Comienzo de la cruzada

Bernardo de Claraval

Esta urgencia que trajo la caída de Edesa llevó al comisionado papal a que Bernardo de Claraval predicara la Segunda Cruzada. Lamentablemente, esta cruzada no tuvo los mismos ánimos de la anterior, la convocatoria había sido muy pobre. 

Sin embargo, no fue hasta que Luis VII de Francia decide unirse a la cruzada que esta recibió los ánimos que merecía. Bernardo decía que era necesario llevar la cruz en la batalla para que todos los pecados fueran perdonados. Con un acalorado discurso, Bernardo agitó las masas y todas las personas presentes se volvieron caballeros cristianos. De hecho, fue tanto así que hasta los nobles participaron de la cruzada, cosa que no se había hecho en la primera

Un efecto indirecto que tuvo la prédica de Bernardo fue que los cristianos se enfrentaran con los judíos liderando esta una masacre.

La caída de Lisboa

En el año 1148 el abad Bernardo dio la autorización para atacar la península ibérica. Los cruzados llegaron hasta Portugal para deshacerse de la amenaza musulmana en Lisboa. Los musulmanes que estaban ahí eran los llamados ''moros'' que finalmente tuvieron que rendirse por falta de suministros en la ciudad. 

Todos los españoles y portugueses fueron decididos a recuperar tierras en la península, lo que efectivamente así fue, pues pudieron derrotar a los almorávides. Para 1149 ya estaban reconquistadas todas las tierras de la península ibérica. 

Alemania

Los cruzados de la Alemania tuvieron más problemas para enfrentar. Quien se destacó en esta parte de Europa fue Conrado III, quien viajó a Tierra Santa desde Alemania causando graves bajas a los enemigos infieles.

A Conrado III se le unió Luis VII de Francia, y ambos enardecidos por el discurso del abad Bernardo decidieron ir por vía terrestre a Jerusalén. Conrado III regresó al Sacro Imperio Romano Germánico y murió en el año 1152. 

Francia

En esta ocasión también se unirían los ingleses que junto con los franceses decidieron dirigirse a Tierra Santa. Manuel I Comneno, rey del Imperio Bizantino, no quiso participar profundamente en la cruzada, pero envió a soldados a vigilar a los cruzados de Francia y Alemania. Dejó que los ejércitos de estos dos países pasan libremente por sus dominios del Imperio Bizantino. 

Sin embargo, Manuel se quejaba del ejército de Luis VII pues sus soldados saquearon el territorio bizantino una vez que derrotaban al enemigo. Las relaciones entre estos dos reyes fue un tanto difícil, pero nad que liderara a un conflicto mayor. 

Finalmente, Luis VII pudo derrotar a los turcos de Éfeso librando una pequeña batalla que casi le costó la vida a Luis VII. 

Llegada a Jerusalén

Luis VII fue el primero en llegar seguido por Conrado III que llegó tiempo después. Mientras estos llegaban y se reunían para otro ataque hacia los musulmanes, en Damasco el gobernador decidió reunir fuerzas y prepararse para enfrentar a los cruzados.

Concilio de Palmares

En el Concilio de Palmares en Jerusalén se decidió atacar la ciudad de Damasco. Unos preferían atacar a los zéngidas y otros la ciudad de Damasco, y finalmente se decidieron por esta última. Sitiaron la ciudad de Damasco la cual ya había estado fortificada y poblada de soldados, pero ni aquello fue suficiente. 

Nur ad-Din y Mu'in ad-Din Unur atacaron a los cruzados pero sus esfuerzos fueron infructuosos. Sin embargo, tantos los cruzados como los musulmanes sentían desconfianza en sus propios bandos, en efecto, ¿quién se quedará con qué parte? esto produjo que finalmente el sitio a Damasco no se produjera

Conrado volvió a Constantinopla y Luis permaneció en Jerusalén, mientras Bernardo de Claraval se sentía terriblemente decepcionado por el hecho, muriendo en el año 1153. 





Conclusión

Ya tenemos la segunda cruzada que, si bien en un principio pareció una exitosa convocatoria, terminó siendo frustrada y sin efecto. No obstante, la batalla contra los infieles continuará por muchos años más pues el cristianismo no se rendirá tan fácilmente. Ya tenemos que Francia, Alemania y el Imperio Bizantino colaboraron para derrotar a los musulmanes, pero el próximo turno será para Inglaterra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario