viernes, 30 de marzo de 2018

Averroes - La destrucción de la destrucción (Libro X: Dios y la creación del mundo).

Luego de haber analizado las características del creador y sus creaciones, falta hablar sobre cómo creó éste el mundo que nos rodea. Ya los filósofos de tiempos más antiguos lo explicaban y Al-Ghazali los refutaba sin ningún problema. Sin embargo, ahora le toca a Al-Ghazali estar en tela de juicio por el gran Averroes que demostrará los inconvenientes de la teoría de este teólogo del Islam. Veamos que nos tiene Averroes en estos nuevos apuntes de filosofía.

Referencias:

(1) Un ejemplo: yo nací en los años 90. Es imposible que mi existencia se diera en los años 80, pero la posibilidad siempre estuvo. Y no solo en ese año sino que también en los 70's, 60's, 50's y así al infinito. 

La Destrucción de la Destrucción



Décima discusión: La creación del mundo

El mundo como creación o eternidad

Este era uno de los temas principales entre los filósofos y Al-Ghazali. A esto Al-Ghazali dice:

''Al-Ghazali dice: los filósofos dicen que los cuerpos no son eternos porque están sometidos a la temporalidad. Sin embargo, no están en desacuerdo de que el mundo sea eterno, a pesar de ser un cuerpo''.

Lo que dicen los filósofos es que los cuerpos no pueden ser eternos por su propia independencia, de hecho, siempre dependen de algo más. Es difícil imaginarse que los cuerpos sean eternos en retrospectiva, por eso Aristóteles dice en su libro ''Acerca del cielo'' que el mundo vino a la existencia de forma temporal y que de ahí comienza a desarrollarse su eternidad.  

''Al-Ghazali dice: el cuerpo es necesario y no posible porque el cuerpo es necesario para la existencia; de otra manera, la existencia del cuerpo sería imposible. El cuerpo es necesario. Los terminos ''posibilidad'' y ''necesariedad'' confunden a los filósofos''.

Esta discusión resultó ser del siguiente modo:

Al-Ghazali: lo cuerpos imperecederos existen y son posibles. 
Filósofos: los cuerpos no son imperecederos porque son composiciones.
Materialistas: los cuerpos celestes son imperecederos.

Sin embargo, Averroes nos dice que si entendemos el ser necesariamente existente  y el ser posiblemente existente estos no podrían ser aprehendidos por la mente ¿por qué? porque son básicamente lo mismo. Por ejemplo, si un ser necesario se entiende por aquel ser sin causa, entonces tenemos entendida una parte. No obstante, el ser posible se dice sin causa pero esto es absurdo. El ser posible siempre es posible, es decir, algo que existe es posible, pero ademas su posibilidad siempre estuvo incluso cuando no existía. En efecto, no estaba la posibilidad de que existiera antes, pero su posibilidad siempre estuvo(1).

Conclusión

Tan corto como el libro homónimo de Al-Ghazali, Averroes demuestra la incapacidad de Al-Ghazali de demostrar la diferencia entre necesariedad y posibilidad. Ya habíamos dicho algo parecido en libros precedentes, pero esto nos confirma y nos deja claro la relación entre ambos conceptos. Aun nos queda ver más discusiones entre Al-Ghazali, los filósofos, los materialistas y Averroes que los analiza detenidamente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario