jueves, 16 de noviembre de 2017

Avicena - El Libro de la Curación (Libro II: El movimiento, el lugar, el vacío y el tiempo).

En el libro precedente analizamos los principios, la naturaleza, la sustancia y materia de los seres basados en las teorías aristotélicas. No es de menos importancia el aporte que ha hecho Avicena a la física del siglo X que por tanto tiempo estuvo bajo la autoridad intelectual del estagirita. Sin embargo, en el libro anterior ya habíamos hablado del movimiento de muchas formas ¿qué más nos quedará por hablar del movimiento? como por si fuera poco, tenemos además los conceptos de lugar, vacío y tiempo.

Recomendación: 

Sugiero que se lea el libro IV de la Física de Aristóteles que está en este blog.

Referencias:

(1) Para Aristóteles, el instante es el ahora y el ahora no tiene tiempo; si tuviera tiempo, entonces el ahora sería divisible y al mismo tiempo tendría que ser pasado y futuro. Esto contradice la idea de Avicena que se ve en el Libro VI de la Física de Aristóteles.
(2) Contrario a lo que dice Aristóteles.
(3) Revisar el tratado de Al-Farabi: La Ciudad Ideal.
(4) Esta es justamente otra de las paradojas de Zenón que Aristóteles refuta en su Libro IV de Física.
(5) Esta idea está contemplada en el Libro III de la Física de Aristóteles
(6) Todo lo que es necesario tiene una existencia que es imposible de no-exististencia. 


El Libro de la Curacion



Capítulo I: Sobre el movimiento

Todos los seres tienen potencias y actos, cuando pasan al acto es porque hubo una potencia correcta, y cuando no pasan al acto es porque su potencia no fue la correcta. El paso de la potencia al acto puede suceder instantáneamente o puede tardar mucho tiempo. 

Las categorías del ser cambian de estar en potencia a estar en acto; por ejemplo, lo blanco en potencia pasa a ser blanco en acto. Esto representa en primera instancia lo que es el movimiento: pasar de la potencia al acto. Cabe destacar que para Aristóteles el movimiento en sí mismo siempre estaba en acto.

El movimiento en sí

En la definición de tiempo tenemos que tener la de movimiento, así como también está el concepto de instante. Aristóteles decía que el movimiento era acto, pero también era potencia con respecto a que hace que una cosa pase de la potencia al acto. 

Cuando un objeto se mueve tiene dos clases de potencia: una es cuando está en simple movimiento y otra sucede cuando su movimiento lo dirige hacia algo. También se dice que la perfección de la potencia es el mismo movimiento, mientras el objeto esté en potencia. 

El movimiento tiene una relación con dos estados que serían el comienzo y el final. Se relaciona con estos dos estados así como también se centra en el pasaje, es decir, en el movimiento direccionado desde el comienzo hasta el final. Todo ese trayecto del movimiento implica cambios continuos y es ahí cuando se ve el movimiento en sí.

En fin, cuando definimos el movimiento en sí, tenemos que decir que es un estado que establece una continuación luego de un sólo punto (en una trayectoria), ya sea empezando a crear el trayecto, o llegando al final de este. Esta sería la primera perfección del movimiento, mientras que la segunda se refiere a la misma cosa movida en un instante. Lo que quiere decir Avicena, es que el movimiento no está ni en el comienzo ni en el final, sino que en la cosa que es movida. 

Movimiento en el tiempo

De muchos modos se dice que el movimiento está en el tiempo.


  1. El estado de movimiento entre un comienzo y un fin. En otras palabras, es el recorrido que se comprende entre el comienzo y el fin. 
  2. Todo movimiento es un instante y si es un instante también puede ser un período de tiempo, es decir, un trayecto(1).

Para Avicena, el movimiento necesita de un instante para moverse pues el más pequeño movimiento de un estado a otro (o de un lugar a otro ya implicaría un movimiento.

Movimiento y lugar 

Cuando hablamos de lugar hablamos de un aquí y un allá, que son conceptos que no existen en sí mismo porque estos conceptos son continuos y la continuidad no tiene actualidad (acto). Esto se debe a que un lugar está dividido en muchas magnitudes espaciales además de los tipos de división que tiene. En otras palabras, como es compuesto está siempre sometido al cambio (potencia). 

Si el lugar fuera numéricamente uno, entonces el movimiento sólo sería una cosa; sin embargo, como el movimiento está hecho de instantes (y los instantes son un período de tiempo(2)) y el lugar está hecho de muchas partes y magnitudes, entonces el lugar está siempre en potencia porque siempre puede cambiar. 

Características del movimiento

Según Avicena, el movimiento depende de 6 cosas respectivamente:

  1. Movido
  2. Movedor
  3. Intermedio entre lo movible y el que mueve
  4. Termino
  5. Límite hasta el cual... (terminus ad quem
  6. Tiempo

Una cosa en sí misma no puede ser causa de su propio movimiento. Siempre necesitará cosas externas a ella que le ayuden a moverse, sea el que mueva o el que esté sometido a movimiento. Sin embargo, una cosa no puede ser movida y movedor al mismo tiempo, a menos que por movedor nos refiramos a un sujeto, una persona ya que todo hombre tiene la capacidad de mover y ser movido. Pero en esencia, nadie puede ser movedor y movido al mismo tiempo. 

Se desprende de esto que cada ser movido tiene partes y es compuesto, pues todo lo compuesto está en potencia. Avicena dice en todo caso que aunque sea posible imaginar que un movedor que no se mueve pueda mover, esto sería absurdo en la realidad. En la naturaleza todo movedor tiene que moverse para mover a otro.

Por lo tanto, la facultad imaginativa puede concebir el movimiento en tanto forma con el concepto de trayectoria; por ejemplo, ir de mi casa a la escuela sería la trayectoria a la cual Avicena se refiere; el camino entre mi casa y la escuela es la trayectoria donde existe el movimiento. Por otro lado, tenemos el tipo de movimiento que Avicena llama ''primera perfección'' que es el movimiento que existe en la mente y que es contrario a este movimiento de la facultad imaginativa. Por ejemplo, la caminata de la casa a la escuela tendría muchos instantes, esos instantes serían parte de un movimiento imperceptible para el ojo humano y quizás también para la mente; por lo tanto, esta es la esencia y la perfección del movimiento. 

Sin embargo, ¿es realmente posible concebir el reposo absoluto? ¿Cuando es que una cosa se torna en reposo? ¿por sí misma? ¿o con alguien más? Avicena dice que la descripción de un reposo absoluto es difícil de definir. En la facultad imaginativa(3) es posible de concebir que un objeto esté en absoluto reposo, ya se por sí mismo o cuando está en movimiento algo lo detenga. 

¿Qué relación tiene el movimiento con el punto de partida y el final? A veces el punto de partida es distinto del punto final por suposición; por ejemplo, la entrada y la salida del sol en un día. Obviamente, el sol sigue teniendo otra trayectoria, pero fácilmente se puede reducir la trayectoria completa para formar un día. A veces el punto de partida y el punto final son iguales cuando en una trayectoria estos son los mismos. Por ejemplo, cuando vemos que el sol sale a las 6 de la mañana y luego lo vemos al día siguiente a la misma hora. 

Lo que está en medio del punto de partida y el punto final es el ser movido. En otras palabras, tenemos quien mueve, el punto de partida, el movido y el punto final. 

Capítulo II: ¿Pertenece el movimiento a las categorías?

Mucha ambigüedad existe en torno al concepto de movimiento. Algunos dicen que es un término que es análogo a la existencia, y otros dicen el movimiento pertenece puramente a las categorías del ser. 

De ser así, existiría entonces un lugar estable y un lugar en movimiento. El concepto de lugar tendría un fluir de cualidad (tipos de lugar) y de cantidad (cuántos lugares). También puede vincularse el movimiento son la sustancia en el proceso de generación y corrupción.

Otros pensadores dicen que el movimiento está mucho más asociado a la categoría de acción y pasión, con lo cual podría considerarse al movimiento una especie de cambio. 

Un tercer grupo de pensadores dice que el movimiento no cae en ninguna de las categorías mencionadas anteriormente de esa manera. El movimiento sólo ocurre en la sustancia en tanto sujeto por lo que, cuando el sujeto se mueve entonces se cambia la sustancia porque cambia el lugar. 

Las dos teorías, dice Avicena, confiesan una falsedad ya que la primera está basada en el número (cantidad y cualidad) mientras que la otra la está llevando a un estado (pasión). Si el movimiento fuera cualidad, ¿qué diríamos del color negro cuando se mantiene? Realmente el concepto de fluir de la cualidad ya no podría ser considerado si su naturaleza persiste. Lo que sí se puede decir es que la intensificación del color negro es un movimiento (lo que destierra la teoría de que el movimiento es pasión).

Si el movimiento fuera una sola cosa, entonces podría entrar dentro de una de las categorías del ser, pero si el movimiento tiene más conceptos entonces se deberían crear más categorías. Por ejemplo, si el movimiento es algo análogo entonces pertenece a todas las categorías, pero si no lo es se deben crear más. Los pensadores anteriores a Avicena posicionaron el movimiento en una sola de las categorías o a ninguna (lo cual es rídiculo).

No obstante, nada más puede existir que las categorías del ser; por lo tanto el movimiento se entiende en cada una de las categorías aristotélicas como lo veremos en el siguiente capítulo. No existe una categoría añadida para el movimiento.

Capítulo III: Relación del movimiento en las categorías

Podemos entender el movimiento en las categorías de la siguiente forma:


  1. Las categorías están sujetas al movimiento.
  2. El movimiento existe en la sustancia, pues de ahí comenzaría.
  3. La categoría pertenece al género y el movimiento a la especie.
  4. La sustancia es movida desde una cierta categoría.

Avicena se enfoca y acepta la cuarta acepción del movimiento, posicionando el concepto como algo sometido a la sustancia. Si el movimiento estuviera en la sustancia, entonces ese movimiento tendría que tener otra sustancia y así ad infinitum.

El movimiento y los contrarios

Muchos dicen que no hay contrarios en la naturaleza porque la sustancia no tiene contrarios. Ahora si la sustancia no tuviese contrarios, no podría incrementar o disminuir, así como tampoco podría ir de un lado para otro. 

Pero antes de tomar una definición como esta, debemos entrar más en detalle. En la contrariedad, el sujeto debe estar relacionado con la materia, pero la materia no tiene contrario si se la toma como tal; sólo el sujeto tiene contrario. 

No obstante, ¿la materia del agua no es distinta de la materia del fuego? sería ridículo que dijéramos que no tienen materia distinta, pues el agua si es contraria al fuego. Avicena nos dice que más que materia, todos estos elementos tienen sus contrarios en la forma.

Por otro lado, ¿qué hace que sean contrarios? Avicena dice que existe un máximo grado de diferencia donde se producen los contrarios, es decir, el agua apagaría inmediatamente el fuego. Sin embargo, este máximo grado de diferencia no se aplica a ciertos elementos, por ejemplo, el fuego y el aire no difieren en forma, además de no tener intermediarios. Entre el fuego y el agua sí habría intermediarios. 

Pasemos a analizar el movimiento a través de las categorías de Aristóteles

Movimiento en cualidad

Parece claro que existe el movimiento en la cualidad porque el movimiento de cualidad existe en el sujeto. Por más que el sujeto no se esté moviendo sus cualidade si lo están en cada instante. 

Movimiento en cantidad

El movimiento de cantidad se ve en los conceptos de incremento y disminución de un sujeto. Cada incremento ya sea por adición de algo más o un incremento en sí mismo significa un movimiento, pues un incremento involucra pasar del acto a la potencia. 

Movimiento en lugar

A partir de que un objeto puede crecer y disminuir también se puede hablar de lugar, pues este aumenta y disminuye (o no) también con el objeto. Por lo tanto, en el movimiento de cantidad se da simultáneamente el movimiento de lugar. 

Movimiento en relación

Recordemos que la categoría de la relación en Aristóteles tiene que ver con el concepto de ''doble'' o ''mayor'', lo que quiere decir que el movimiento de relación también sería concomitante a lugar y cantidad (y cualidad). 

Movimiento en tiempo

El tiempo también se da concomitantemente a las categorías mencionadas anteriormente. Sin embargo, con lo que no se mueve, ¿cómo podríamos decir que está en movimiento?

Movimiento en posición

También está en la posición pues la única forma de tener tal o cual posición es realizar una trayectoria gradual, por más mínima que sea la posición. 

Movimiento en posesión

También es claro que el movimiento está en la posesión ya que el cambio de lugar implica que el movimiento está sobre algo. Aristóteles hablaba en su Física sobre el concepto de contenedor y contenido, por ejemplo, el vino cuando está en la mesa es contenido por la madera, cuando se es derramado es el aire el que lo contiene, y así. No obstante, esta categoría no pertenece al concepto de movimiento en sí, pues el movimiento sólo estaría en lo que precede a la posesión. 

Movimiento en acción y pasión 

Parece obvio que la acción y la pasión tenga relación con el movimiento, pues estos dos conceptos se dan tras una trayectoria gradual para llegar a ser lo que son. Avicena aclara que el movimiento no está asociado al concepto de acción y pasión en sí, sino que a la manera de realizar una acción y queda como una pasión. Sin embargo, frente a los conceptos en sí, no podríamos decir que el movimiento está en ellos. 

Vemos como conclusión que el movimiento se da principalmente en cuatro categorías: cualidad, cantidad, lugar y posición. 


Capítulo IV: Movimiento y reposo


Pareciera ser que el concepto de reposo es mucho más difícil de definir que el de movimiento. ¿Será que el reposo es privación de movimiento? ¿o será que es sólo un accidente entre las categorías? en cualquier caso, si el reposo fuera un accidente, entonces no sería privación de movimiento. Si el movimiento y el reposo son necesariamente contrarios, entonces el reposo sí sería privación del movimiento

Podríamos decir que el reposo tendría dos características: sería un lugar donde parte el movimiento (potencia) o sería un lugar donde termina el movimiento (acto). ¿Estará el reposo afectado por el tiempo? la duda había quedado en el capítulo anterior sin respuesta, por lo que deberíamos decir que nada que tenga movimiento tiene tiempo. 

En conclusión, el reposo sí sería privación de movimiento. El reposo no sería más que un lugar por donde se parte o por donde se llega a través del movimiento. Si el reposo no fuera contrario al movimiento, entonces no existiría lugar de partida ni de llegada. 


Capítulo V: El concepto de lugar

Ahora Avicena conviene a investigar el concepto de lugar. Si el lugar fuera una sustancia, entonces este tendría que ser sensible o inteligible. Ahora, si es una sustancia sensible, entonces todas las sustancias sensibles tendrían un lugar y así el lugar tendría un lugar ad infinitum(4). Si fuera inteligible, entonces no podría estar en lo sensible puesto que lo inteligible está separado de aquello. 

Tenemos que tener en cuenta también que el movimiento necesita un lugar para poder realizar su acción. Además, la superficie, la línea e incluso el punto necesitan un lugar. Sin embargo, ¿qué pasa si una cosa aumenta de tamaño? ¿también aumenta de lugar y así habría un lugar de otro lugar? Ciertamente el lugar es siempre el mismo. 

Avicena concuerda con las proposiciones de Aristóteles donde el cambio de lugar se da sólo con ''reemplazos''. Por ejemplo, una cubeta de agua, cuando se le saca el agua sólo queda aire. No es que el agua haya cambiado de lugar sino que el agua ha cambiado de contenedor: una vez la sostenía el balde, ahora la sostiene la tierra (en el supuesto de que el agua del balde fue arrojada hacia la tierra). En otras palabras, para Avicena el lugar es un límite inamovible del contenido de un cuerpo. 

Capítulo VI: La esencia del lugar y su concepto bajo otros pensadores

Existen dos opiniones distintas con respecto al concepto de lugar: unos dicen que es el reposo absoluto, mientras otros dicen que el contenedor de un contenido. Muchos de los filósofos anteriores a Avicena y posteriores a Aristóteles se quedan con la segunda concepción. 

Materia o forma

También existe otra discusión que versa sobre si el lugar es forma o materia. Si el lugar se da por reemplazo entonces es materia (pues es la materia la que es reemplazada), pero si el lugar se da por contención entonces es forma (porque la forma contiene a la materia). 

Intervalo entre contenedor y contenido

En este caso, si aceptamos que el lugar se basa en tanto contenedor y contenido, también debemos ver qué hay entre este contenedor y contenido, es decir, si entre ellos hay algo más. Muchos dicen que eso que está entre el contenedor y el contenido es el mismísimo lugar. Bajo este concepto, se piensa que lo que está en medio es un cuerpo o es algo sin cuerpo (la nada). Muchos dicen que esa brecha está llena de aire y dicen que el aire es la mismísima nada; sin embargo, ¿cómo podemos decir que algo (como lo es el aire) es nada? 

Los pensadores que sostienen esta postura dicen que el aire tiene vacío, ya que en él se da el fenómeno de rarefacción y condensación; de la única manera que se daría es a través de un espacio vacío. Además, si no existiera el vacío no podríamos decir que algo está ''lleno de'', por ejemplo, no podríamos decir que una habitación está llena de aire si no hubiera vacío que llenar. 

Superficie

Finalmente, otros dicen que el lugar es una especie de superficie, siendo que el vino para estar en un lugar debe estar en una superficie. 

Avicena no se queda con ninguna de estas miradas y comienza a refutar a todos estos pensadores.


Capítulo VII: Refutando a aquellos que dicen que el lugar es materia, forma, superficie o intervalo

Refutación de que el lugar es materia o forma

Hay una complicación en decir que el lugar es cierta materia o cierta forma, ya que de ser así, cuando un objeto se mueve va dejando el lugar y como sabemos, la materia y la forma no se dejan atrás sino que permanecen en un objeto.

El lugar no estaría separado de la materia y la forma, porque los objetos no se separan de su materia y forma para estar en otro lugar. Además, el movimiento se entiende como ''a un lugar'' y no ''hacia una materia o forma''. De esta manera, se refuta a quienes piensan que el lugar es materia o forma. 

Refutación de que el lugar es superficie

Quizás esta sea una teoría aún más fácil de refutar, pues si el lugar fuera la superficie, entonces un objeto tiene dos lugares: su centro y su superficie. Sin embargo, sería ridíñculo decir que un cuerpo tiene dos lugares y se mueve simultáneamente con ellos. Un objeto tiene un sólo lugar que involucra su centralidad junto con la superficie (pues la superficie no está separada del centro). 

Refutación de que el lugar es intervalo

Si existiera un intervalo (supuesto lugar) entre el contenedor y el contenido, entonces este intervalo tendría propiedades distintas de lo que toca. Si el intervalo fuera igual, es decir, tiene las mismas propiedades del contenedor y el contenido, entonces no existiría dicho intervalo. 

Analicemos el primer caso, si existiera un intervalo con propiedades distintas, una vez que el contenedor y el contenido se junten el intervalo intermedio desaparecerá, o interprenetrará los otros intervalos del contenedor y el contenido, cosa que sólo se puede dar en la facultad imaginativa. 

Por otro lado, si es el intervalo el que puede interpenetrar la materia y la materia no puede, entonces de ninguna manera puede darse que el espacio entre contenedor y contenido sea el lugar, pues nunca podría ser interpenetrado. 

Capítulo VIII: Sobre el vacío


El concepto de infinito sugiere que sea una cantidad, una cualidad o al menos una cierta sustancia. Por otro lado, todo lo que es llenado es porque tenía un vacío anteriormente, pero no se podría decir que este vacío es nada. 

Tendríamos que decir que el vacío, como es llenado, tiene las tres dimensiones que tiene todo objeto. Si esto es así, entonces el vacío sería un cuerpo.  Por lo tanto, el vacío sería algo que subsiste en el sujeto, pero ¿cómo es que el vacío subsiste cuando no está el sujeto? la respuesta es que puede existir por sí misma haya sujeto o no. 

Ahora, si existe el vacío ¿este es finito o infinito? mucho se dice que el vacío debiera tener un plenum es decir, algo que llenar. Si tiene un plenum, entonces el vacío es finito y si obviamente no lo tiene el vacío es infinito. Avicena nos dice que es necesario que el vacío tenga un plenum que además estará dentro de un lugar, lo que lo hace completamente finito. No obstante, el vacío no es un lugar porque en él no existe movimiento y por lo tanto tampoco  sería un cuerpo

El vacío no es circular

El vacío no puede tener un movimiento circular porque como dijimos el vacío es finito y el movimiento circular es infinito. 

Para demostrar esto, Avicena nos presenta un círculo ABCD que rota por sí mismo. Pongamos un centro E a dicho círculo y luego démosle una extensión infinita GF, paralela a AD (para indicar si el círculo está en el vacío, en plenum o en ambos). 


Luego tenemos que el centro E se conecta con el punto C de modo que el círculo pueda rotar. Ya que la línea EC es perpendicular a la línea AD. Obviamente, si la línea EC se extiende más allá de C, esta nunca tocará la recta infinita FG porque, de otro modo, si la tocara entonces FG no sería infinito. 

De este modo, dejemos que EC sea una línea o intervalo que no toca FG. Si EC siguiera rotando (contrario al sentido del reloj) esta línea se encontrará con AED, luego en L y posteriormente en EC'. Ya para esta altura EC' habrá interceptado FG. Por otro lado, muchas otras rectas se crearían en FG a parte de EC' que está unida a la línea AD. 

Sin embargo, FG ya había sido interceptada por L. Luego, si seguimos la trayectoria del mismo centro E, tendríamos la recta EL (L sería el punto en la circunferencia de ABCD) que además llegaría a la recta infinita FG formando el punto I, formando la recta ELI. 

Ahora, la recta ELI sería la primera en interceptar FG por lo que en el instante, las rectas sólo podrían encontrarse en un sólo punto. Esto haría que los dos, tanto el objeto circular y la recta sean finitos, además de que, si añadimos otra recta al círculo que rota infinitamente, tendríamos que decir que la recta EC (por ejemplo) estaría al mismo tiempo lejana de FG y al mismo tiempo cercana (lo cual es absurdo porque la recta es infinita).

El vacío no es rectilíneo

Tampoco el vacío tiene un movimiento rectilíneo, ya que en una recta se parte con un movimiento con dirección a un lugar. El movimiento que parte es distinto al que va dirigiéndose a dicho lugar. En este sentido, hay dos cosas distintas o contrarias en este tipo de movimiento. Si este movimiento lo tuviera el vacío, el vacío, partiendo de una cosa, pasaría a otra lo cual es ridículo. 

Además, debemos decir que antes de ser plenum el vacío no tiene cuerpo alguno. Los únicos objetos que pueden tener dirección alguna son los cuerpos y como dijimos anteriormente, el vacío no es un cuerpo. 

Al no ser un cuerpo, el vació no tiene ninguna dirección definida, ya sea rectilínea, circular o de cualquier otra forma. Así, tampoco habrá reposo en el vacío siendo que no puede tener direcciones, como el reposo si las necesita sobre todo cuando está en un lugar, pues el lugar sí tiene direcciones. Además, cuando se dice que algo está en reposo, si bien no se mueve, tiene direcciones por las cuales puede moverse después que es forzado a hacerlo, o lo hace por naturaleza.

Por lo tanto, se mantiene la idea aristotélica de que el vacío es incomprensible, pero sí puede existir en la facultad imaginativa (o estimativa). 


Capítulo IX: El lugar: su esencia y la refutación de algunas definiciones

Avicena postula una definición de lugar para ser tomada en el capítulo:

''El lugar es eso por lo cual el cuerpo existe por sí solo, y ningún otro cuerpo puede vivir junto a él, siendo que el lugar es la coexistencia de un sólo cuerpo''

También se dice que el lugar es, en sí mismo, la superficie que está en las extremidades de un cuerpo contenido. Bajo este respecto, el lugar puede entenderse de las siguientes maneras si lo nombramos en términos de superficie:


  • Puede coincidir con una sola superficie.
  • Las superficies se mueven accidentalmente, mientras otras se mueven en reposo.
  • Puede rodear un objeto que está en reposo. 

En el caso del agua, esta puede estar rodeada de muchas superficies y a veces de sólo una. Veamos una primera figura:


En la figura de la izquierda el agua es rodeada por una sola superficie o dos; por ejemplo, cuando está en la tierra. Mientras que en la segunda figura está rodeada por muchas superficies; por ejemplo, cuando el agua está en el aire cuando es derramada.  

Para entenderlo mejor, podríamos decir que un cuerpo X que rodea a otro cuerpo Y. El lugar interno de X es el lugar del cuerpo Y por lo que X sería el contenedor del cuerpo Y; por ejemplo, el jarrón (X) es el lugar del agua(Y). 

Esencialmente, el lugar es una especie de superficie (no una superficie en sí) que coexiste con el contenido. El movimiento es necesario que exista en un lugar porque donde quiera que hay movimiento, debe existir un lugar por donde se mueva; en este sentido, el lugar es anterior al movimiento.

Errores en el concepto de lugar

Que el lugar sea un reemplazo ya fue refutado anteriormente, así como también fue refutado que el lugar sea una especie de forma. El lugar tampoco es que contenga un contenido en el sentido tan literal como si fueran una sola cosa; al contrario, ese contenido no puede contener la materia en sí pues el lugar no se deshace de la forma ni de la materia de lo que es contenido. 

Mucho se dice de que el lugar somete a movimiento a las cosas, pero esto no es así. De ser así, el lugar también tendría que moverse junto al objeto movido. 

En cuanto al intervalo, se debe decir que existe un intervalo entre el contenedor y el contenido. Sin embargo, este intervalo no existe por sí solo sino que es parte del lugar. Por lo tanto, todo cuerpo, además de tener un lugar tiene un intervalo que viene con dicho cuerpo.

Capítulo X: El concepto de tiempo

Mucho se dice también sobre el tiempo, sobre todo cuando la discusión gira en torno a su existencia. Se dice que no existe en absoluto o que si existe, esta existencia depende sólo por la existencia de otras cosas: el tiempo, el cuerpo, el intervalo, etc. Otros dicen que tiene existencia por sí mismo, mientras otros dicen que es la recolección de algunos momentos. 

Existencia del tiempo

Si queremos analizar la existencia de algo, necesitamos ver dos perspectivas: el pasado y el futuro. Estos dos no pueden existir al mismo tiempo, por lo tanto, sólo uno de ellos puede existir en detrimento del otro. Sin embargo, ¿cómo podemos decir que una cosa se mueve entre lo que existe y lo que no existe? ¿Acaso una parte de un objeto que se mueve en el tiempo dejaría de existir y luego existiría (tal y como lo hace el futuro con respecto al pasado) ?

Otro tanto se dice del tiempo como si este fuera solamente el movimiento, ya que el movimiento no se da sin tiempo; por lo tanto, se dice que el mismo tiempo es movimiento. Ahora, el que produce la existencia de un movimiento siempre necesitará de otro que le de movimiento. 

Esta proposición quiere decir se necesitará un tiempo para cada movimiento, así como también un lugar para un tiempo. Por lo tanto, si dos objetos se juntan y se mueven, entonces habrán dos tiempos que se muevan. A esto Avicena lo llama simultaneidad y esto pasa cuando varias cosas pasan al mismo tiempo, y de esto se sigue que muchos tiempos (en el supuesto de que muchos tiempos surgen cuando muchas cosas se mueven) ocurren en un sólo tiempo. 

Avicena encara a los aristotélicos diciendo que ellos dijeron que el tiempo sigue al movimiento y así debería existir un infinito número de movimientos. En consecuencia, si el tiempo es infinito el movimiento también lo es (porque sin tiempo no hay movimiento)(5). Esta idea es rechazada por Avicena

El tiempo en la facultad estimativa (especulativa)

Cuando las personas tienen estas definiciones del tiempo, estas están obligadas a pensarlo y a darle cierta forma de existencia. Esta forma de existencia es creada por la facultad estimativa o especulativa de cada persona. 

Podemos imaginar perfectamente el movimiento junto con el tiempo de manera simultánea, pero recordemos que la facultad estimativa puede engañar. Por ejemplo, el sujeto, el predicado, el verbo, son cosas que existen en la mente y no tienen existencia concreta.

Refutaciones del concepto de tiempo

Muchos dicen que el tiempo es una sustancia eterna pues todo lo que es eterno es necesario. De hecho, incluso si nos quisiéramos deshacer del tiempo tendríamos que establecer un tiempo. Por lo tanto, el tiempo es necesario(6) y esto quiere decir que el tiempo existe sin la necesidad del movimiento.

El tiempo tampoco sería movimiento, ya que el movimiento puede ser lento o rápido mientras que el tiempo no tiene estas características: el tiempo sólo es largo o corto. Por otro lado, dos movimientos pueden ser simultáneos, pero el tiempo siempre será el mismo. Por ejemplo, sería correcto decir que lo rápido es aquello que cubre una larga distancia en un tiempo más corto, mientras que no podemos decir que el movimiento es una larga distancia lo que hace la diferencia entre tiempo y movimiento. 

El tiempo tampoco sería una recolección de momentos, porque todo momento se da en un instante. Si se dan en un instante ¿cómo es posible que se junten dos instantes al mismo tiempo? sin embargo, los instantes son solo puntos de referencia que no tienen pasado ni presente ni futuro. El tiempo no es pasado ni tampoco es futuro en términos absolutos, si es posible, podemos dar al tiempo una etiqueta y decir ''Este fue el siglo XX''(pasado) o ''El siglo que viene será el siglo XXII'' (futuro) entonces en este caso, de la facultad estimativa, podríamos decir que el tiempo es recolección de momentos. El tiempo no pertenece a ninguno de los dos períodos (pasado o futuro) pero sí tiene una conexión con ellos.  

Capítulo XI: La esencia del tiempo

Aunque dos objetos empiecen simultáneamente a moverse terminarán su movimiento en determinado tiempo, así como aunque uno de los objetos sea más lento, llegará en más tiempo en comparación al otro pero la medición del tiempo será la misma. 

¿Es divisible el tiempo?

El tiempo también se puede tomar desde la mitad de una distancia, por ejemplo, cuando un objeto avanza una distancia con el propósito de completar su trayectoria. Podemos determinar la trayectoria de un objeto desde su punto inicial, su punto medio y su punto final, entre otros puntos que pudieran formarse en la trayectoria. Esto podría indicarnos que el tiempo es una especie de magnitud, porque al dividir las mitades de la trayectoria deberíamos decir que es divisible

Sin embargo, la magnitud pareciera pertenecer también al objeto, pues todos los objetos tienen magnitud. Cuando el objeto tiene cierta magnitud le costará más trabajo o menos trabajo moverse. Ahora, podría preguntarse ¿es la magnitud algo que existe por sí mismo? Avicena nos dice que no porque nada que no exista por sí mismo puede tener fin, y la magnitud si lo tiene. Por lo tanto deberíamos decir que la magnitud pertenece a una disposición fijada llamada tiempo.

Tiempo y magnitud

Tal como lo dijo Aristóteles, el movimiento se mueve a través de números:

''El tiempo es número del movimiento según el antes y el después''

Como el movimiento se mueve a través de números, esos números son el mismísimo tiempo de la trayectoria. Sin embargo, Avicena añade que el tiempo no es tan sólo un número sino que son los números de la distancia de un objeto, porque si el tiempo sólo fuera números tendría un movimiento circular (infinito). 

Todo lo que está antes y después no puede existir por sí mismo, porque la magnitud tiene el trabajo de medir el pasado y el futuro, mientras que el tiempo trasciende todos ellos porque no puede estar aislado en uno de los dos. Por lo tanto, la magnitud es inseparable del tiempo.

No obstante, esto da un vuelco a la definición de tiempo que estábamos armando. Si bien el tiempo es algo esencial que mide el movimiento, el tiempo no puede existir sin un antes ni un después. El tiempo no puede existir si no hay un cambio o una renovación cualquiera que esta sea. Como el cambio y la renovación es un tipo de movimiento, entonces el tiempo depende del movimiento; es decir, si no hay movimiento no hay tiempo. 

Puede sonar raro que hace uno o dos capítulos atrás se dijera que el tiempo no depende del movimiento, pero en realidad la discusión del capítulo anterior era decir que si el tiempo era movimiento, es decir si las dos eran una sola sustancia. Si bien no son una sola sustancia, una depende de la otra. 

Capítulo XII: Explicando el instante

A partir del conocimiento del tiempo es que conocemos el concepto de instante. El tiempo tiene una cierta división entre el pasado y el futuro, entre el antes y el ahora, y eso es lo que se llama ''instante''. 

Existencia del instante

El instante no existe de manera actual como si estuviera detenida en un tiempo, pues el instante es una especie de conector que une dos tiempos. Si fuera actual (si estuviera en acto) entonces tendrían que existir infinitos instantes, por lo que el instante está o en el comienzo del movimiento o en el fin de este. 

Para Aristóteles, el instante no tenía movimiento, es decir, no tiene un antes o un después, pero Avicena dice todo lo contrario. El movimiento está en el instante.

Para entender esto veamos la gradación de la existencia. Se puede pensar que el instante tiene una gradación, es decir, va existiendo en la medida que se va avanzando, aunque sea el avance más mínimo. El instante nace de una vez lo que no quiere decir que no sea gradualmente; su existencia sólo es una gradación más rápida. Avicena diferencia los tipos de existencia cuando en términos de gradación:


  1. Lo que ocurre al instante o lo que ocurre gradualmente.
  2. Lo que no existe en un período de tiempo, sino en sus límites.
  3. Lo que ocurre en el período de tiempo y no en los límites.

Sin embargo, cualquiera que sea la gradación de su existencia (si es en un instante o gradualmente) esta debería tener un comienzo y un final. Un objeto que se mueve tendría muchos instantes, pero de este objeto se diría que no ocurrió en un instante, sino que ocurrió más bien en un período de tiempo (teniendo en cuenta que un instante es algo que pasa inmediatamente). 

La idea de que el instante sea una especie frontera entre el pasado y el futuro sigue siendo fuerte. Si nos enfocamos en la facultad imaginativa, podemos ver que el instante puede tener una cierta magnitud, un cierto movimiento, quizás muy pequeño e imperceptible. 

El instante enumera los tiempos del antes y el después, es decir, de algo que es divisible (el antes y el después) el instante lo junta, así como la unión de puntos hacen una línea. Por lo tanto, el instante debería ser tomado como un punto que no tiene distinción temporal entre el antes y el después, algo que no está sometido a ellos.

El movimiento en el instante

En contra de los postulados aristotélicos, Avicena dice que el movimiento existe en el instante, a pesar de que el instante sea atemporal. Por ejemplo, el cambio de estado necesita de un instante para renovarse y dicho cambio puede perfectamente tomarse como un tipo de movimiento.

Hay dos maneras de pensar el movimiento: una es a través del ejercicio mental donde algo se mueve a través del tiempo y otro es el movimiento imperceptible, pequeño o casi atómico del movimiento: es ahí donde ocurre el instante. 

Debemos agregar también que para sostener la teoría de que el movimiento existe en el instante para evitar el vacío, ya que si el instante es 0, entonces el instante es vacío, pero el vacío no existe así que en el instante existe un plenum y no un vacío.

Capítulo XIII: Algunas aclaraciones sobre el tiempo

Muchos pensadores decían que el tiempo no existía basándose en que este no puede existir en un instante. Bajo el supuesto aristotélico de que no hay tiempo, ni antes ni después, ni pasado ni futuro en el instante, mucho menos va a existir el tiempo en un tramo o trayectoria, siendo que no existe en un instante. 

Una cosa es decir que no tiene existencia en absoluto y otra cosa es decir que no tiene existencia en un instante. El tiempo tiene una existencia fugaz con respecto a otros conceptos como por ejemplo, el movimiento que una vez realizado se nota inmediatamente. Sin embargo, Avicena dice que el tiempo no existe en un instante, sino más bien que existe entre medio de dos instantes. Por lo tanto, el tiempo no existiría en un instante, tampoco existe en un período de tiempo, pero existe. 

El tiempo comienza a existir cuando el movimiento lo hace, pero el tiempo necesita algo más que el tiempo para existir y eso que necesita es la distancia. Por sí solo, el movimiento sólo sería una potencia mientras que con el tiempo y la distancia estaría en acto. Por otro lado, recordemos que para medir el movimiento necesitamos tiempo y distancia, pero es el movimiento el que les da la existencia. 

Propiedades del tiempo

Muchos dicen que la eternidad es el tiempo en reposo, pero este sería una razonamiento equivocado pues todo tiempo necesita de movimiento además de un antes y un después. 

Veamos algunos de los accidentes del tiempo:


  • Como parte integral del pasado el presente y el futuro. 
  • Cuando es sólo pasado o futuro. 
  • Todo lo que es tiempo viene del ''ahora'' (que es lo más cercano al presente.
  • Lo que ocurre entre dos instantes. Como la mente no es capaz de percibir ni siquiera un instante, se puede tomar que dos instantes sean uno, pero como esto no es posible, se dice que hay algo entremedio de los dos instantes. 

Esto sería todo lo relativo al tiempo de acuerdo con el pensamiento físico de Avicena

Resumen de conceptos

Resumiremos en breves palabras el pensamiento de Avicena, y además lo contrastaremos con el pensamiento de Aristóteles

Movimiento

Para Aristóteles el movimiento es infinito, no tiene comienzo ni fin porque siempre está en potencia, no es algo que termine. Por ejemplo, el movimiento circular es infinito. Además, los aristotélicos dicen que el movimiento no existe en un instante.

Para Avicena el movimiento es finito porque tiene un punto de partida y un punto final representado por el instante. Esta fórmula se llama terminus ad quo y terminus ad quem. Tomando el ejemplo del movimiento circular, Avicena nos dice que al tener el movimiento circular una potencia y un acto, tiene a su vez terminus ad quo y terminus ad quem por lo tanto no sería infinito. Como punto adicional, Avicena dice que el movimiento sí se da en un instante. 

Lugar

Para Aristóteles el lugar es la relación que un objeto tiene en cuanto es contenedor o contenido. El lugar rodea la magnitud del contenido, por lo tanto, el lugar no se extendería.

Para Avicena el lugar es la superficie del cuerpo contenido. Quizás lo explica con otras palabras, pero Avicena se queda con la visión aristotélica del lugar. 

Vacío

Para Aristóteles el vacío no existe; era una idea incomprensible. Si un objeto se moviera en el vacío, entonces este se movería infinitamente rápido pues no habría nada que lo detuviera. 

Para Avicena el vacío no existe en primera instancia, aunque sí podemos imaginarlo. 

Tiempo

Aristóteles decía que el tiempo sólo podía existir cuando había tiempo, es decir, somos conscientes del tiempo cuando existe movimiento. El tiempo también existe en el reposo, pues ninguno de los dos (movimiento y reposo) impiden que el tiempo pueda existir. Por lo tanto, el tiempo no puede existir en sí mismo, sino que debe existir.

Avicena decía que el tiempo es aquello que ocurre en dos instantes. Como es imperceptible, no podemos verlo a simple vista, pero sí podemos imaginarlo. Complementando la visión aristotélica, Avicena dice que el tiempo es una magnitud que un cuerpo tiene la capacidad de recorrer. 



Conclusión

Al fin hemos terminado el segundo libro de la Física de Avicena que por cierto ha sido un libro bastante difícil de comprender. Mucho más allá de la crítica que Avicena pudiera tener a la tradición aristotélica, existe una complementación a los postulados aristotélicos. No veamos a estos dos filósofos como rivales con teorías que contrastan, sino todo lo contrario. Hemos analizado las cosas esenciales hasta ahora y luego nos tocará ver las cosas más superficiales de los seres, es decir, sus accidentes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario