lunes, 22 de agosto de 2016

Marco Tulio Cicerón - De Officiis (Sobre los deberes) (Libro III: Entre lo útil y lo honesto) (44 a. C.).

Este vendría siendo el último libro sobre lso deberes y con esto también sería el último libro filosófico de Marco Tulio Cicerón antes de su muerte. Nos queda claro que la honestidad nos hace mejores, así como también la práctica de la virtud; que en todo caso, no solo nos servirá de manera particular, sino también para tener una mejor ciudad, una ciudad bien constituida. En este tercer libro veremos la posición entre la utilidad, la virtud y la honestidad. 

Referencias:

(1) Lo que Cicerón llamaba ''otium cum dignitate''.
(2) En el imperio romano, matar a un tirano no era considerado un crimen. 

Advertencia:

Léase en este apunte la palabra honesto puede estar relacionada como algo ''bueno'' y no en el sentido de algo ''verdadero''.

De Officiis

LIBRO III: ENTRE LO ÚTIL Y LO HONESTO


Dudas entre lo honesto y lo útil

Primero que todo, Cicerón nos habla sobre su soledad comparada con la soledad de su amigo Africano. Por supuesto, el tiempo de ocio hay que aprovecharlo con dignidad(1) no haciendo cualquier cosa, sino más bien filosofando. La soledad de su amigo Africano no era la misma pues este no filosofaba en absoluto, sólo se dedicaba a sus tareas básicas como ciudadano. 

Hay veces que lo útil se puede confundir con lo honesto; por ejemplo, si se le da muerte a un tirano que resulta ser un familiar ¿será honesto (bueno) matarlo?(2) Cicerón nos dice que si la respuesta es positiva; entonces la utilidad está por encima de la honestidad y viceversa. 

Convivencia humana

El pilar de la sociedad se destruye de manera muy fácil pensamos solo en nuestro beneficio. En efecto, si perjudicamos a alguien por nuestro propio beneficio, la convivencia humana se destruirá y nadie podrá vivir plenamente. 

En este tema entra a colación el derecho natural, pues la convivencia humana es algo que va acorde a la naturaleza. Las leyes están para darle reglas que cumplir al hombre, y así la sociedad pueda seguir avanzando. Es por eso que se debe seguir la naturaleza, porque esta sigue los preceptos naturales y divinos del ser humano. 

Pueden existir situaciones como por ejemplo, si un sabio tiene hambre y para no tenerla necesita robar comida a otro hombre, ¿no lo hará? Pues no debería si quiere ser honesto y si el sabio siempre busca el bien tampoco lo hará. 

Sólo puede haber un caso en el que un hombre puede arrebatar algo a otro, y este es solo cuando esta acción beneficia al Estado (o a un gran número de personas). 

Unión entre lo útil y lo honesto

Cicerón postula que la utilidad es honesta así como también lo honesto es utilidad. Cualquier acción mala nunca va a ser útil, por más beneficios que se extraigan de aquella ¿cómo? por ejemplo, si cometo un robo en beneficio propio, ningún hombre podrá confiar en mí, lo cual implicaría huir de la sociedad (la cual es imprescindible para sobrevivir en la vida). Así, como de alguna manera lo decía el viejo Sócrates, la injusticia es inútil. 

Es definitiva la frase de Cicerón en el mismo libro:

''¿Hay algo que sea tan precioso, o un interés tan deseable
que perdamos por él el prestigio y la gloria de hombre de bien?''

Las malas acciones, sobre todo las más viles, nos llevarán siempre a alejarnos y a huir permanentemente de la justicia, y así como la justicia es preferida por todos, la injusticia nos dejará solos. 



Conclusión

Me parece que el pensamiento ciceroniano es tremendamente noble y conforme con la justicia. La unión de la utilidad y la honestidad es definitiva, nada puede ser útil si no es honesto. ¿Queremos una mejor convivencia en la sociedad? entonces debemos guiarnos por la luz de la justicia y la honestidad, de lo contrario, caeremos en la vieja frase en latín ''homo homini lupu est'' (el hombre es el lobo del hombre. Pero tampoco se puede ser tan benevolentes, pues como lo dijo Cicerón ''La sanción hace al hombre justo''. Estas fueron las últimas reflexiones filosóficas de Cicerón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada