viernes, 12 de enero de 2018

Al-Ghazali - La incoherencia de los filósofos (Libro XVI: Las almas del cielo están conscientes de los particulares).

Pareciera ser que no sólo hay consciencia en cuanto a Dios sobre los particulares, sino que también hay consciencia de las almas del Cielo sobre los particulares. Parece raro decir que algo como las almas  del cielo tengan consciencia de los demás objetos que cubren por todas partes, más aún decir que el Cielo tiene alma pues solo así podrá estar consciente de lo que le rodea. Está claro que los particulares pueden tener consciencia del Cielo al solo pensarlo o creer en él. Lo difícil está en determinar si se puede pensar esto mismo en el otro sentido.


Referencias:

(1) La facultad imaginativa es menor que la racional que sería divina. 
(2) A lo que se refieren es a la vara de Aarón que se transforma en serpiente. 

La incoherencia de los filosofos

PROBLEMA XVI

Las almas del Cielo están conscientes de los particulares


Introducción

Lo que se ha creído comúnmente (por parte de los filósofos) es que la impresión de los particulares en las almas del Cielo es como la impresión de la memoria en la mente. 

Los seres celestiales

Los filósofos dicen: los seres angelicales son las almas del Cielo, entre ellos están los querubines y otros ángeles que son inteligencias inmateriales. No existen en el espacio y no actúan en los cuerpos (ni bajo cuerpos). Los cuerpos descienden de estos seres inteligentes. 

Por otro lado, más noble que los seres celestiales son las inteligencias porque quien da es más noble que quien recibe. 

Ya fue probado que el movimiento del cielo es voluntario y a lo voluntario sigue lo que fue afectado por dicha voluntad (agente y paciente). Sin embargo, del ser Universal nada procede. ¿Por qué? porque las cosas particulares se perciben con la imaginación que es una facultad corpórea(1).

Existen algunas instancias donde el hombre puede conocer las cosas del Cielo; por ejemplo, a través de los sueños. Este sería un portal al mundo divino, pues también son premonitorios muchas veces; aunque también en otras ocasiones necesitan de interpretación. 

Los imanes no necesitan estar en los sueños para tener contacto con lo divino, ya que ellos tienen una conección con este mundo. 

Al-Ghazali dice: lo dicho anteriormente se puede refutar fácilmente diciendo que si Dios, el universal, puede conocer a los imanes, entonces deberemos decir que los universales sí conocen a los particulares. 

En cuanto a los sueños, si un hombre es capaz de reconocer lo divino en los sueños es porque el mismo Dios se lo ha permitido, y esto no se podría decir sin que Dios no pudiera conocer a quien ha entrado en este mundo divino. 

Los filósofos dicen: el alma humana percibe todas las cosas. Sin embargo, los malos sentimientos y emociones desvian su atención porque cuando el alma enfoca su mirada en una cosa, esta se despreocupa de las otras. Los cuerpos celestiales están libres de estas cosas porque no tienen que enfocarse en ninguna sensación; por lo tanto, estos conocen todas las cosas. 

Al-Ghazali dice: ¿como saben que no hay distracción? ¿acaso su enfoque no es un tipo de distracción de los particulares? Además, más que una distracción sería una preocupación por lo que ¿quién puede diferenciar entre la preocupación y la distracción?

Ciencias físicas

Frente a la imposibilidad de los filósofos de demostrar lo acordado, Al-Ghazali se dispone a definir lo que es considerado como ciencia física. 

Las ciencias físicas están divididas en dos tipos de temas: 

Principales

Donde se encuentran:


  1. Sobre el cuerpo
  2. Los cuerpos celestes
  3. Generación y Corrupción
  4. Meteorología
  5. Sustancias minerales
  6. Botánica
  7. Animales
  8. Alma animal


Subsidiarias

Donde se encuentran:


  1. Medicina
  2. Astrología
  3. Fisionomía
  4. Interpretación de los sueños
  5. Arte de los talismanes
  6. Magia
  7. Alquimia

Sólo algunas de estas serán seleccionadas para poder refutar a los filósofos. Para ellos, el alma puede subsistir indiferentemente del cuerpo, es decir, es una entidad separada del cuerpo porque son dos cosas muy distintas. 

Si esto fuera así, entonces los filósofos no podrían creer en los milagros relatados en las Sagradas Escrituras. Los filósofos creen en los milagros de acuerdo con las siguientes condiciones. 

  1. Imaginación: solo a través de la imaginación y los sueños pueden ser entendidos los milagros. Esto ocurre cuando la facultad imaginativa tiene tanto enfoque que su estimulación realiza cosas más allá de lo posible.
  2. Razón teórica: estos milagros son aquellos que son ''despertados'', es decir, aquellos que llevan su inteligencia más allá y se vuelven profetas. 
  3. Facultad del alma: es la que puede influir parcial o totalmente en el cuerpo; por ejemplo, cuando el hombre imagina algo dulce o algo apetitoso, este comienza a salivar. O cuando el hombre se estimula sexualmente, su cuerpo comienza a excitarse. 

Los filósofos niegan los milagros que vayan más allá de estas posibilidades; por ejemplo, niegan que un báculo pueda transformarse en serpiente(2), así como la luna pueda ser dividida. 

Conclusión

La negativa de Al-Ghazali frente a la incredulidad de los filósofos en relación a los milagros. En efecto, negar los milagros es negar las mismísimas Sagradas Escrituras. Pareciera que los filósofos adoptan una posición que va más allá de la religión, pero cuando llega la hora de explicar será muy difícil justificar la posición. Además, los filósofos si aceptan las cosas divinas, pero con muchas excepciones. Este tema no queda aquí pue en el próximo libro veremos la continuación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario