sábado, 30 de septiembre de 2017

Historia del Cristianismo (Primera Parte - Desde la iglesia primitiva hasta la caída del Imperio Romano).

El cristianismo ha sido otra de las religiones que ha perdurado en nuestros días sin quedar indiferente en la historia. Es la más difundida de todas las religiones teniendo a un electorado de 1.000.000.000 alrededor del mundo. El término se empleó la primera vez por Ignacio, obispo de Antioquía en una carta llamada: ''Carta a los Magnesianos''. Es curioso porque ni siquiera en la biblia podemos ver un vestigio de la palabra cristianismo, aunque sí de judaísmo en los libros del apóstol Pablo. Su terminología se usó para contrastarse de los judíos. Lo que vamos a ver es la historia del cristianismo a través de la perspectiva filosófica, histórica y religiosa.

Referencias:

(1) Se dice esto en los evangelios, pero es más probable que sea primo de Jesús
(2) Para más información sobre los padres de la iglesia, véase La Patrística.
(3) Esta controversia puede verse en nuestros apuntes de San Agustín de Hipona con los libros: Exposición incoada a la Carta a los Romanos y Contra pelagianos.
(4) Una visión interesante de esto la tiene el escritor uruguayo Ernesto Sábato en su libro ''Abaddón el exterminador''.
(5) Para más información sobre la controversia entre San Agustín de Hipona y los pelagianos, véase Contra pelagianos.
(6) Para más información sobre la controversia entre San Agustín de Hipona y los donatistas, véase Contra los donatistas.
(7) Para más información sobre esto, véase La Ciudad de Dios.


Historia del Cristianismo

PRIMERA PARTE: DESDE LA IGLESIA PRIMITIVA HASTA LA CAÍDA DEL IMPERIO ROMANO

EL NACIMIENTO DE LA IGLESIA

Judaísmo en Israel

Situación de los judíos

El cristianismo nace como un movimiento dentro del judaísmo en un período en que los judíos. Desde Amos (Siglo VIII a. C.) en adelante la religión de Israel fue marcada por la tensión entre el concepto de monoteísmo, con la idea universal de la salvación (para todas las naciones), y la noción de un Dios que escogió a Israel. 

En los años de Alejandro Magno, la dispersión judía a través de los reinos helenísticos y del Imperio Romano dio algunos ímpetus de tendencia universal. Sin embargo, los intentos de gobernantes extranjeros, especialmente el rey sirio Antíoco Epifanio (168 a. C. - 165 a. C.), para imponer la helenización y el sincretismo religioso en Palestina, provocó una ferviente oposición por parte de los judíos. 

La comunidad judía

Básicamente la relación entre la iglesia cristiana y el judaísmo giraba en torno a dos conceptos:


  1. Jesús como el mesías.
  2. La aplicación de la ley mosaica (ley de Moisés) para todos.

La visión de la fe del Antiguo Testamento se ve como una etapa de un drama providencial que eventualmente termina en el triunfo de Dios por sobre todas las fuentes de frustración (los pecados de Israel, dominación extranjera, sufrimiento, etc.). La regla de Dios sería establecida por un ungido príncipe llamado ''el Mesías'' que sería de la casta de David, rey de Israel en el siglo 10 a.C.

Teniendo todo esto como base, en Israel existieron algunos problemas entre los Saduceos y Fariseos. El problema estribaba en que los Saduceos solamente aceptaban la ley de Moisés presentada en el Pentateuco (primeros cinco libros de la biblia), y los Fariseos que eran más populares y un poco más abiertos que aceptaban los otros libros del A.T..

El ministerio de Jesús de Nazareth

Los evangelios sinópticos

Las primeras fuentes de conocimiento de Jesús de Nazaret son los evangelios bíblicos del Nuevo Testamento. También existen los evangelios gnósticos que son considerados como apócrifos, al tener contenido no-Cristiano y no familiarizarse con la escritura de los textos apostólicos. 

Los tres evangelios de Mateo, Marcos y Lucas son considerados sinópticos al tener una clara relación los unos con los otros. Probablemente Mateo fue utilizado por Marcos y Lucas. Juan difiere en patrones y contenido, pero es más rico en interpretación además de tener una buena información histórica. 

Los evangelios no son simples reportes sino escritos para servir a necesidades religiosas. Sin embargo, es curioso notar que cada uno de los evangelios difiere en algunos detalles; por ejemplo, Mateo el nacimiento de Jesús 2 años antes que la muerte de Herodes (año 4 a. C.), mientras Lucas lo sitúa en el censo romano que sería en el año 6 d. C. en el gobierno de Quirino. En todo caso, cualquiera de las fechas exactas sería imposible de determinar, ya que, si bien Lucas utiliza el censo romano, pero se equivoca con el gobernador.

Vida de Jesús y el reino de Dios

Jesús se encontró con Juan el Bautista en el desierto de Judea. Jesús pensó que él era el pionero del reino en el ministerio que él estaba llevando a cabo. 

La vida de Jesús está llena de milagros y parábolas que enseñaba a sus discípulos para seguir la palabra de Dios. También se mostró revolucionario cuando se enfrenta con los judíos en el Templo de Jerusalén. 

Sus discípulos lo reconocieron como el mesías por todas las cosas que hacía. Sin embargo, sus actitudes iban no sólo en contra de la ley judía, sino que también en contra de las leyes romanas. El estilo de vida del César no era compatible con las enseñanzas de humildad que Jesús propagaba; recordemos que Jesús se reunía con prostitutas, pobres, marginados y recaudadores de impuestos entre otros. 

Uno de sus discípulos lo traicionó justo como él lo había predicho y posteriormente fue condenado bajo las leyes del Imperio Romano, sumado a la presión de la comunidad judía. 

Los últimos días

Mucho se discute si Jesús tenía las intenciones de que se construyera una iglesia para una especie de comunidad. Una respuesta negativa estaría basada en que Jesús asumiera que Dios iba a intervenir en el mundo, pues ahí no se necesitaría una iglesia; por otro lado, no cabe duda que Jesús quería construir una especie de comunidad siendo que tenía a muchas personas detrás de él. Pareciera que la segunda respuesta es un poco más verosímil, aunque de todas maneras puede que exista esa duda. 

Otra de las cosas de los últimos días de Jesús, es que si los evangelios estaban dirigidos solamente a los judíos, o los paganos también estaban incluidos en ellos. En todo caso, para la comunidad judía siempre rechazable que Jesús o algún ''iluminado'' diera a conocer el reino de Dios a los paganos. 

El apóstol San Pablo y los gentiles

Los gentiles son llamados paganos, ya que estos toman parte por cualquier divinidad que no sea el cristianismo. 

San Pablo fue un fariseo muy entusiasta en seguir los movimientos de la iglesia primitiva. Nacido en Tarso, él había ido a Jerusalén como un estudiante del famoso rabino Gamaliel quien había agobiaba a un grupo cristiano llamados ''Helenistas'', quienes tenían como líder a Esteban (el primer mártir cristiano). 

Pablo fue rechazado por los judíos cristianos quienes tenían una opinión muy conservadora. Sin embargo, en su misión de cristianización fue muy exitoso porque logró convertir a muchos gentiles en sus peregrinajes. Los judíos nunca quisieron transformar a los paganos a diferencia del cristianismo que entregaba la palabra por donde iban. San Pablo consideraba necesario que la llegada del Mesías debía separarse del conservadurismo rabínico. 

La era apostólica

San Pablo fue una de las figuras más conocidas de la era apostólica. Junto con él estaba Filón de Alejandría quien también fue un judío cristianizado; fue uno de los filósofos de la patrística que diferenció la interpretación del Antiguo Testamento con dos conceptos ''Espíritu'' y ''Letra''; por supuesto, el espíritu es tener una lectura interpretativa de los textos y la letra es la lectura literal de los textos. Filón de Alejandría se quedaría obviamente con la lectura espiritual lo que liberaría al lector de tener un amplio rango de interpretación. 

Pablo quería  establecer una diferencia y que ésta pudiera terminar con la ley mosaica a través de los evangelios. No obstante, la iglesia estaba bajo la presidencia de Santiago el menor, quien era considerado hermano de Jesús(1) donde la influencia de judíos cristianos aún era muy fuerte. 

Teología de Pablo

Los alcances de Jesús eran importantes porque su obediente fidelidad a su vocación dio valor moral y de redención a su auto-sacrificio. Un énfasis diferente lo da el evangelio de Juan quien muestra las disputas entre la iglesia cristiana y las sinagogas, además de otros grupos religiosos. 

La historia en Juan es tratada simbólicamente para proveer un vehículo para la fe. Juan da también la significación del logos pues este se volvería carne con la llegada de Jesús, lo que ayudaría a los helenísticos a entender el cristianismo. 

En la antigüedad, la divinidad se podía entender de dos formas: encarnación o inspiración. Los evangelios sinópticos sugieren la inspiración, mientras que Juan sugiere la encarnación (logos). Una controversia que llegaría a acentuarse hasta el siglo IV.


La iglesia cristiana y la sociedad

Muchos de los judíos apreciaban las leyes romanas cuando los beneficiaban. El gobierno romano podía tolerar muchas de las religiones presentes en el imperio. Sin embargo, tanto para los judíos como para los cristianos era ofensivo deificar a los dioses romanos y mucho más ofensivo era deificar al emperador. 

En realidad, los cristianos no representaban una amenaza para los romanos puesto que el cristianismo profesaba la humildad y la espera, antes de la guerra o la beligerancia de cualquier tipo. En todo caso, mucho menos sería una amenaza si también profesaban la separación de la sociedad, ya que querían alejarse de la relación patrón/cliente (aunque también lo hicieron por problemas económicos). 

Los cristianos también se enfocaban en las clases más altas cuando se trataba de cristianizar, ya que si podían convertir al sostenedor de la familia en cristiano, todos los miembros de la familia se convertirían también. 

En el Imperio romano, la religión no era una cuestión privada sino más bien pública, pero quien no creyera en los dioses romanos era un desleal pues su culto servía para tener al cielo como aliado. Los judíos no tenían necesidad de propagar su doctrina porque su religión ya era lo bastante tradicional y antigua para respetarse; en contraste, los cristianos tuvieron que predicar por todos lados sin importar si los hombres fueran gentiles o judíos. 

En general, las religiones monoteístas se llevaron bien sin tener ninguna guerra o pelea. Por otro lado, las escuelas filosóficas como los platónicos, aristotélicos, estoicos y epicúreos no se llevaban bien pues todas eran críticas la una con la otra. El cristianismo temprano encontró en la filosofía de Platón una idea de explicarse la fe y la encarnación del logos, tal como lo hizo Filón de Alejandría y otros padres de la iglesia(2)




DESARROLLO INTERNO DE LA IGLESIA TEMPRANA

Los problemas de la iglesia

Problemas de autoridad jurisdiccional

Las autoridad de la primera generación cristiana recaía en los parientes hombres de Jesús, quienes había comisionado a los apóstoles como misioneros. Ya San Pablo advertía que la herencia de la autoridad por el parentesco a Jesús sería un problema, y así fue una vez que todos los cercanos y parientes de Jesús habían muerto. 

La pregunta era ¿cómo se distribuirá la autoridad de la jerarquía ministerial? Estos eran los siguientes cargos:

Sacerdotes (presbyteroi en griego)
Obispos (episkopoi en griego)
Diáconos (diakonos en griego)

A este grupo de hombres se les designó con el nombre de ''clero''. Sus funciones estaban relacionadas con la prédica, administración de los bautizos y de la eucaristía, y del auxilio a los pobres. 

El obispo de Antioquía escribió siete cartas donde ya explicitaba las dificultades que la iglesia tenía para construir la autoridad. El obispo decía que era necesaria la unidad dentro de la autoridad para que la iglesia pudiera sobrevivir. Otro de los obispos de Roma fue Clemente quien puntualizaba la necesidad de integrar a los laicos dentro de la comunidad, tal y como se hacía en el Antiguo Testamento con los altos sacerdotes, sacerdotes, levitas y laicos. 

Otro de los cambios que se produjeron en cuanto a la autoridad fue el tema de la absolución de los pecados luego del bautismo. Un libro llamado ''El Pastor de Hermas'' gozaba de mucha reputación en el siglo II sobre todo en la iglesia. Este libro apuntaba a que el excesivo rigorismo de los eclesiásticos podría traer hipocresía. Sin embargo, con el tiempo la iglesia se fue abriendo a las posibilidades de excomulgación y perdón(3).

En la parte este y al norte de África, las ciudades tenían su propio obispo. En las provincias occidentales, los obispos eran pocos y estaban encargados de grandes áreas las cuales, a partir del siglo IV fueron llamadas diócesis, los cuales eran distritos administrados por hombres religiosos. La parte oriental de Europa exigía más obispos desde la parte occidental, pero los occidentales no estaban de acuerdo ya que esto rebajaría el rango a los obispos. 

Con el tiempo, los obispos que tenían más afección a los ciudadanos llegando a tener una cierta intimidad con ellos se les llamaba afectuosamente ''papas''. Desde el siglo VI, el término fue empleado regularmente y ya en el siglo IX el término ''papa'' se les dio exclusivamente a los obispos. 

Los obispos eran elegidos por las congregaciones dentro de la iglesia, es decir, entre el clero y los laicos. 

Problemas de autoridad escritural

Luego de los problemas de autoridad comenzaron los problemas de las Sagradas Escrituras. Los cristianos aceptaron el Antiguo Testamento como la palabra de Dios a la gente de Dios en sus peregrinajes a través de la historia. 

Uno de los grandes problemas es que si la misión de San Pablo de convertir a los gentiles era válida, entonces la palabra de Dios en el A.T. no era la última. De esta forma, los preceptos del A.T. sería llamados el antiguo acuerdo. La iglesia aceptaría como canónicos los libros de ''La sabiduría de Salomón'', ''Eclesiástico'' y otros que no son aceptados en la biblia hebrea. 

La vida y las enseñanzas de Jesús eran transmitidas oralmente, incluso con la tradición escrita y las múltiples traducciones que surgían en esos tiempos. 

Uno de los hombres más controversiales en cuanto a las Sagradas Escrituras fue Marción de Sínope,quien consideraba al Dios del A.T. como un Dios inferior el del Nuevo Testamento. De alguna manera, Marción pensaba que el Dios del A.T. estaba totalmente manipulado por la subjetividad de los judíos. Sin embargo, finalmente se llegó a un acuerdo diciendo que el A.T. se tomaría como un libro de las promesas que se cumplirían en el N.T.(4)

Problemas de autoridad teológica

Los problemas teológicos que la iglesia tuvo que afrontar fueron diversos, pues una de las primeras confrontaciones fue determinar la Santísima Trinidad. Antes de que se generara el concepto de S.T., el cristianismo no se diferenciaba mucho de las otras religiones. La S.T. sería el sello que marcaría toda la diferencia contra los paganos, pero también sería motivo de discusión en la misma iglesia, pues de aquí se formaron todos los cismas. 

Movimientos heréticos

El gnosticismo fue la herejía más grande y amenazadora que el cristianismo tuvo que afrontar. Los gnósticos separaban el mundo divino del mundo terrenal, haciendo una especie de dualismo y pesimismo. 

El gnosticismo destruía la revelación de Dios clamando que habría dos reinos: el del bien y del mal, y que estaban siempre en constante lucha (el maniqueísmo por ejemplo). 




RELACIONES ENTRE LA CRISTIANDAD Y EL GOBIERNO ROMANO

Las instituciones en el Imperio

La Iglesia y el Estado romano

Desde un principio, los paganos no era muy tolerantes a la religión pagana del Imperio Romano. De hecho, su anunció de un nuevo mesías, un nuevo rey era algo revolucionario para el Imperio Romano. El Senado romano sabía diferenciar bien entre los judíos y los cristianos. 

Un punto de conflicto contra los cristianos fue la persecución de los cristianos por el emperador Nerón desde el año 64 hasta el 68. Esto se debió a que en Roma sucedió un incendio de causas desconocidas en cuanto a los autores. Nerón culpó a los cristianos de incitar al pueblo a quemar Roma y por eso los proscribió. Desde ese momento, la cristiandad fue considerada un crimen capital. 

Los cristianos se vieron entrampados en muchas cosas en este período, pues se corrió la voz de que quería derrocar al Imperio poniendo a un hombre superior y cristiano. También se decía que practicaban el insesto al tratarse todos de ''hermanos'' y ''hermanas''. El gobernador de Betania, llamado Plinio el joven, se sorprendió al ver que los cristianos no habían cometido ningún crimen; sólo se les acusó de superstición y obstinación. Sin embargo, Plinio ordenó la ejecución de muchos cristianos en su época. 

Muchas persecuciones se llevaron a cabo para eliminar a los cristianos, tanto así que el Imperio los vio como una amenaza al no adorar a los dioses que supuestamente le traían éxito al Imperio. Otra de las persecuciones más graves que sufrieron los cristianos fue la del emperador Decio (249 - 251), donde uno de los padre de la Iglesia llamado Orígenes fue encarcelado. Específicamente en esta persecución, lo terrible no sólo era la relación del emperador contra la iglesia, sino que aquí también se formaron desconfianzas dentro de ella debido a que muchos cristianos delataron a otros. 

Finalmente, el cristianismo fue tolerado junto con otras religiones gracias al Edicto de Milán que fue promulgado el año 313 por el emperador Constantino, emperador que posteriormente se volvió cristiano. 

Cultura cristiana y clásica

Los paganos doctos discutían con los cristianos doctos formándose debates de si la religión perfecta debiera ser politeísta o monoteísta. A los cristianos no les molestaba para nada la idea de que la filosofía estuviera al servicio de la religión, siempre y cuando se rechazara el politeísmo. 

Difícil era rechazar la literatura pagana pues es de ahí se extraían muchas ideas concordantes con las cristianas. Platón es un ejemplo de aquello ya que la filosofía platónica incidirá fuertemente en el cristianismo, al no ser una filosofía materialista (como pudiera considerarse la de Aristóteles).

La relación del cristianismo con los paganos era de muy poca tolerancia, excepto por los judíos.  Los dioses paganos eran considerados como espíritus diabólicos que sólo llevarían a la perdición al Imperio y a cualquiera que les rinda culto. 

Hubo muchos problemas con las coincidencias de algunas celebraciones entre paganos y cristianos. Las únicas dos celebraciones cristianas en esos tiempos eran la pascua (resurrección de Cristo) y el Pentecostés (celebración de la venida del Espíritu Santo, luego de la resurrección de Cristo (50 días después)). Ya en el año 500 d. C., muchos de los templos paganos se transformarían en iglesias, como por ejemplo, el Partenón. 

Apologéticos

Los apologistas defienden, valga la redundancia, la apología cristiana que consiste en defender el cristianismo a través de argumentos racionales. Para defender los argumentos racionales, los apologistas debieron utilizar la filosofía griega (con la contrariedad de aborrecerla muchas veces). 

EL mismo Filón de Alejandría propondría el concepto de logos como algo trascendente de Dios. Orígenes fue otro de los padres de la iglesia que insertó la filosofía dentro de la iglesia para justificar la existencia de Dios y las enseñanzas de Cristo, de quienes se predicaría la misma persona, es decir, la Santísima Trinidad. 


Alianza entre la Iglesia y el Imperio

Constantino el Grande, quien fue declarado emperador en York, Britania (306 d. C.), se convirtió al cristianismo en el año 316. Inauguró y consolidó el Concilio de Nicea del año 325, fundado en la ciudad de Constantinopla (330) y murió en el año 337. 

Constantino trajo la iglesia a todos los hombres del Imperio Romano, incluyendo a los mismos paganos. Esto trajo grandes cambio en Roma, pues el mismo obispo de Milán quien fuera Ambrosio, maestro de San Agustín de Hipona, decía que los romanos y los cristianos eran iguales, es decir, eran sinónimos. 

La acción misionera de la iglesia cristiana fue muy lenta en cuanto a impartir las enseñanza más allá de las fronteras del Imperio. Los godos, visigodos, francos (que fueron los primeros en convertirse) fueron las tribus que ''barbaras'' que se transformaron al cristianismo. Sin embargo, las invasiones bárbaras destruyeron las escuelas antiguas de filosofía, junto con las escuelas de las iglesias. Las únicas escuelas que quedaron de pie fueron las monásticas que tenían el respeto de los bárbaros. 


CONTROVERSIAS TEOLÓGICAS DEL SIGLO IV Y DEL SIGLO V

Controversias de occidente

Aproximadamente en el año 250, la mayoría de los líderes cristianos hablaba griego y no latín. La teología latina no venía precisamente de Roma sino que más bien del Norte de África.

Pelagianos

Por primera vez se conocía el concepto de cisma que significa separación de un movimiento religioso. Entre ellos se encontraban los donatistas, los pelagianos y los arianos entre otras. Una de las mayores controversias fue contra los pelagianos, pues una cuestión fuerte era decidir quién daba la gracia: Dios o el hombre. San Agustín de Hipona decía que era Dios quien la daba, mientras que los pelagianos decían que era el mismo hombre. Si bien el pelagianismo terminó siendo condenado, las proposiciones de San Agustín no fueron totalmente consideradas dentro de la Iglesia(5).  

Donatistas

La controversia entre los donatistas era algo más acentuada porque el sacerdote llamado Donato, no quería que los familiares o descendientes de aquellos cristianos que delataron a otros en las persecuciones de Decio ocuparan cargos religiosos. Para los donatistas, el hombre debía ser puro de pecados para ocupar un cargo religioso, mientras que San Agustín decía que ningún hombre es perfecto y que cualquiera que se muestre arrepentido podrá ocupar el cargo(6)


Controversia de oriente

Al este de Grecia había un presbítero (sacerdote) llamado Arius decía que el Señor no podría sufrir, llorar o morir siendo que su naturaleza era distinta de la de cualquier hombre. De aquí se originaba la nueva herejía llamada arrianismo que se diferenciaba del cristianismo. 

El arrianismo decía que Jesús no provenía de Dios y por lo tanto era un hombre como todos. Esto rompería con la idea de la Santísima Trinidad, pues en esta idea se supone que el Hijo es igual al Padre y el Espíritu Santo. Debido a esta controversia se convocó el Concilio de Nicea. 


ÚLTIMOS TIEMPOS DEL IMPERIO ROMANO

Popularidad de la cristiandad  

Los paganos eran normalmente devotos a los templos de sus dioses y la iglesia trataba de extrapolar esta necesidad psicológica de la gente estableciendo santuarios para los mártires. 

En el siglo III se descubrió la imagen de la virgen María madre de Dios en un papiro donde por primera vez se hablaba del concepto ''Madre de Dios''. Los santuarios de San Pablo y San Pedro eran basílicas y construcciones hechas por Constantino

Sin embargo, esta popularidad decayó mucho los últimos años del Imperio Romano. Muchos de los ciudadanos romanos tanto como los invasores se preguntaban ¿cómo es que San Pablo y San Pedro no nos protegieron de la inminente invasión bárbara? Los paganos contestaban que esto se debía a la furia de los dioses antiguos al volcarse el Imperio al Cristianismo. 

Por otro lado, San Agustín, quien murió antes del Gran Saqueo de Roma por Alarico, decía que las invasiones no se debían a la llegada del cristianismo, de hecho, San Agustín aseguraba que el Imperio nunca había estado mejor(7)

Finalmente, con el tiempo el cristianismo alcanzó la notoriedad y popularidad nuevamente, aproximadamente en el siglo V. con la llegada del Papa Agustín y del Papa Gregorio I, el Grande. 

Conclusión

Como podemos ver, el cristianismo nace como cualquier otra religión para luego distribuir una doctrina a quienes puedan verse retratados en ellas. Es interesante ver cómo la iglesia necesitó finalmente de la filosofía griega y la latina para justificar sus doctrinas en una manera convincente. Por supuesto hay muchas cosas que se pueden poner en duda; por ejemplo, la insistencia de San Agustín de decir que el cristianismo fue lo que impulsó al Imperio Romano, a pesar de que finalmente fue brutalmente destruido por las fuerzas de Alarico. Me deja la impresión que la historia del cristianismo, así como todas, es algo circunstancial y que se va mimetizando con las demandas actuales de la gente (aunque no se correspondan con el cristianismo). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario