domingo, 6 de mayo de 2018

San Anselmo de Canterbury - De Grammatico.

Hace mucho tiempo que no vemos algo de gramática o de lenguaje en este blog. Creo que desde lo libros de Al-Farabi no habíamos analizado nuevamente el lenguaje, pero aquí lo tenemos. En todo caso, este es un libro corto de 22 capítulos que no quitan el interés a nadie. Recordemos que con Anselmo de Canterbury entramos al mundo filosófico de la Escolástica, es decir, Teología y Filosofía juntas para explicar la realidad. Además, debemos advertir que este libro está hablado en diálogo. 

Referencias:

(1) Podríamos referir esta parte tanto a la semántica como a la idea del signo y el significante en San Agustín de Hipona
(2) Diferencia fundamental entre sintaxis (orden de las palabras) y semántica (significado de las palabras).
(3) Se dice ''simplemente'' queriendo decir ''completamente''. La palabra latina es ''simpliciter''.

De Grammatico


Cómo la gramática es substancia y cualidad


El ejemplo del hombre racional

Este es un diálogo entre un discípulo y su maestro. El discípulo quiere resolver algunas dudas sobre la gramática, sobre todo saber si esta es substancia o cualidad ya que muchos adhieren a que es o una sustancia o una cualidad. Para empezar, el maestro le dice al discípulo que pruebe esos comentarios. 

  • Discípulo: el gramático sería substancia porque decir gramático involucraría a un hombre, y todo hombre es una substancia. Así el gramático sería substancia porque viene acompañado del concepto de hombre.

    Por otro lado, tenemos quienes dicen que es una cualidad y estos son los filósofos. Estos dicen que ''gramático'' sería un atributo de cualidad de la palabra hombre, lo cual también es lógico. 

El Maestro le dice que las dos son perfectamente posibles, pero antes de proseguir le pregunta el Maestro le pide que le dé su opinión, y el alumno comienza a expresarla.

  • Discípulo: la primera proposición, es decir, ''el gramático es substancia'' es incorrecto porque el gramático sólo existe por la gramática y no por el hombre. Un gramático no puede existir sin gramática, más un hombre puede existir sin la necesidad de la gramática, por lo tanto, la gramática no es esencial y el gramático no es un hombre

Este razonamiento pareciera ser pertinente, sin embargo el Maestro no está de acuerdo. Lo que le propone el maestro al Discípulo es lo siguiente. La palabra ''animal'' significa ''ser animado y sensible'' y estos conceptos se aplican perfectamente a lo ''no-racional''.

Lo mismo pasaría con la palabra ''hombre'', es decir, no hay hombre que no sea racional; por lo tanto, la palabra ''hombre'' y la palabra ''racional'' quieren decir lo mismo.

No obstante, el Discípulo bien puede decir que la palabra ''racional'' viene más a la palabra ''razón'' que a la de hombre, pero el Maestro insiste en que esta conclusión no se seguiría. 

Silogismo del razonamiento anterior

Ahora el Maestro le pide que arme en silogismo lo que acaba de razonar el Discípulo. 

P1: Puede concebirse todo animal sin la razón.
P2: Ningún hombre puede ser animal sin ella.
P3: Ningún animal es racional necesariamente.
P4: Todo hombre es racional por necesidad
C: Ningún hombre es un animal. 

Por supuesto, este silogismo lleva a un error a pesar de que las premisas son verdaderas. El Maestro le dice que como la conclusión es falsa, el problema sigue latente. Ahora el Maestro le pide que vuelva a decir la conclusión anterior, es decir, que arme el primer argumento en silogismo.

P1: Todo hombre puede ser concebido sin la gramática.
P2: Ningún hombre puede ser concebido sin la gramática.
P3: Ningún gramático puede ser concebido sin la gramática.

En este punto, el Maestro le pide a su Discípulo que una los dos últimos razonamientos:


P1: Todo hombre puede ser concebido sin la gramática.
P2: Ningún gramático puede ser concebido sin la gramática.

Pensemos sobre estas dos premisas ¿qué puede sacarse de ellas? realmente estas premisas no tienen conclusión pues ya están dichas. El problema de esta proposición es que no tiene un término común que las haga concluir, y si existiera una conclusión sería absurda pues seria algo como esto:

C1: Ningún gramático es hombre.
C2: Ningún hombre es gramático. 

El Maestro hace ver al discípulo que las palabras no son lo más importante del silogismo, sino más bien lo que expresan en la inteligencia(1). En un análisis al silogismo anterior:

P1: Todo hombre puede ser concebido sin la gramática.
P2: Ningún gramático puede ser concebido sin la gramática. 

¿Acaso no quiere decir esto que hombre y gramático se relacionan? Aquí se expresa que para ser hombre no se necesita la gramática y que para ser gramático se necesita de la gramática, por lo cual el silogismo tiene utilidad en lo que expresa, pero no en lo que construye(2).

De aquí se concluye que la esencia del hombre no es la misma que el gramático, pero que no se puede decir que el gramático no es un hombre. Lo que se dice es que un hombre no es necesariamente gramático, pero que el gramático sí es necesariamente hombre.

Razón e imaginación

El Maestro le propone un nuevo silogismo al Discípulo:

P1: Cuando hablamos de un gramático, expresamos cualidad.
P2: Cuando hablamos de un hombre, no expresamos cualidad.
C: Luego, ningún hombre es gramático.

El Discípulo se ve algo confundido por el silogismo presentado por el Maestro por lo que le pide una nueva explicación del mismo. 

El Maestro le pide de nuevo analizar el argumento de que el gramático no puede ser concebido sin la gramática, pero que el hombre si puede ser concebido sin ella. Sin embargo, la verdad se voltea, pues es el gramático quien no puede ser imaginado sin ser hombre, así como el hombre no puede ser imaginado sin razón. 

Por lo tanto, la imposibilidad de uno y otro nos lleva a que el gramático es necesariamente hombre. 

La esencia del gramático y la esencia del hombre

El Discìpulo está de acuerdo con lo dicho por el Maestro, pero inmediatamente le salta otra duda. Esta consiste en establecer tanto la esencia del gramático como la esencia del hombre ¿son la misma esencia?

Si no son lo mismo entonces se seguiría el razonamiento de que no todo gramático es hombre, lo cual es ridículo porque dijimos anteriormente que todo gramático es necesariamente hombre. El Maestro le aconseja al Discípulo alejarse de aquel sofisma para volver a racionalizar el argumento. 

El Maestro le pregunta ¿la esencia de cada cosa se encuentra en su definición? el Discípulo contesta que sí. Ahora la definición de hombre ¿es la misma que la del animal? si no se especifica bien se tendrá que decir que el animal no-racional y el animal racional (que es el hombre) son lo mismo, lo cual es falso. 

El hombre no puede definirse por la gramática y el gramático no puede definirse sin la gramática. Lo que no quiere decir que ningún gramático es simplemente hombre y que un hombre no es simplemente un gramático(3). Si se dice que la esencia del gramático no es la misma que el hombre, entonces quiere decir que el gramático puede existir sin ser hombre, lo cual es ridículo. 

Sustancia y atributo en el sujeto

El Discìpulo aún no se ve convencido del argumento del Maestro, y para eso comienza a contra argumentar con algo dicho por Aristóteles. 

El ''gramático'' sería una de aquellas cosas que está en el sujeto y ningún hombre puede estar en otro como en un sujeto. Así, un gramático no podría ser hombre al estar los dos en un sujeto. Sin embargo, el Maestro le dice que Aristóteles no decía eso, al contrario, Aristóteles decía ''algún hombre es gramático'' lo cual deja descartada la idea de las dos palabras en un sujeto. 

¿Qué quiere decir exactamente la palabra gramàtico, es decir, qué palabras contiene? principalmente las palabras ''hombre'' y ''gramática''. El hombre por supuesto es una sustancia, y, siguiendo la definición aristotélica, una sustancia no se encuentra en otra. Ahora, el gramático, según el Discìpulo, es tanto una sustancia como un atributo. Sin embargo, esta es una contradicción porque no hay cosa que exista que sea sustancia y atributo al mismo tiempo. 

El gramático, en términos aristotélicos, sería tanto primera como segunda sustancia simplemente porque es un hombre. Más bien se puede decir que el gramático es tanto género como especie, al igual que el hombre (es especie en tanto animal y es género en cuanto hombre). No obstante, bien se puede decir que ''gramático'' es atributo de hombre y si gramático también es hombre, ¿cómo es que hombre no es atributo?

El hombre es una especie de sustancia significativa que muchas cosas se le puede atribuir. Por eso se dice el hombre posee la razón y no la razón al hombre. El gramático se refiere a la gramática directamente e indirectamente al hombre. Por esta razón, gramático no es significativo de hombre.

Sustancia de gramática

¿De qué será significativo gramático? fácilmente, gramático sería significativo de gramático e indirecto de hombre. 

Gramático: significativo de gramática, apelativo de hombre.

Sin embargo, el Discípulo aún no entiende cómo es que algo que parece esencial como lo es el gramático, no es significativo para hombre. El Maestro le dice que imagine la siguiente situación:


Supongamos que hay una habitación donde en su interior hay un caballo blanco. Supongamos también que hay alguien que no sabe que hay un caballo blanco, y se le dice que hay una cosa blanca en la habitación. El que no sabe ¿podrá saber que hay un caballo? por supuesto que no. 

De este modo, podemos percibir la sustancia de blanco si nos dicen que hay algo blanco. Por otro lado, si nos dicen que hay un caballo blanco, entonces entenderemos que hay dos sustancias, la indirecta que es el blanco y la directa que es el animal con respecto al caballo. 

Blanco: apelativo de caballo, significativo de animal.

Ya vemos que cuando nos referimos a apelativo queremos decir accidente, y cuando nos referimos a significativo queremos decir sustancia. 

Aunque esto queda muy claro, el Discìpulo aún presenta un problema a considerar. Si bien ''gramático'' es significativo de ''gramática'', cuando se pregunta qué es un gramático no se responde ''es gramática''. Por lo tanto, ¿cómo hablamos de significación?

El hombre sin gramática se puede dar de dos maneras: verdadera y falsa. El hombre puede estar sin gramática en cuanto a que puede llegar a poseerla y esa esa la parte verdadera; sin embargo, puede quedarse en una falsa cuando se dice que el hombre no es gramático en absoluto. 

La gramática y lo armado

Por otro lado, si el gramático significa tener y es significativo, la palabra ''armado'' también en ese caso sería substancia porque también significa tener. Sin embargo, el Maestro dice que debemos volver a la propiedad de las cosas. Tener sería una cualidad con respecto a otra cosa; por ejemplo, la blancura. La blancura se tiene y es atribuible a un objeto, y al decir esto, tenemos que blancura puede ser también el tener porque es atribuible. 


Conclusión

Empezamos con una especie de explicación lógica en el primer texto de San Anselmo de Canterbury. Solo debemos esperar lo que sigue a continuación pero por mientras, las obras de San Anselmo parecen ser muy interesantes, aún más si están escritas en diálogo como lo hacía Platón. Vemos también la importancia que coloca el filósofo en este punto con relación a la separación entre sintaxis y semántica. Muy importante para entender la lógica y la dialéctica que se nos viene por delante. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario