miércoles, 18 de octubre de 2017

Al-Farabi - La Ciencia Política.

Nada es más tendencioso que la política en estos días, sobre todo hoy donde aún pareciera haber una guerra fría entre países beligerantes. La ciencia política es el arte del buen gobernar, pero es muy difícil lograrlo. La imagen de los políticos se ha distorsionado de manera tal que ya todos parecen desconfiar de un candidato presidencial o de un político ya posicionado en la esfera de un parlamento. Veamos cuál es la vista de Al-Farabi con respecto a la ciencia política, y cómo el hombre que decide emprender este camino puede llevarla a cabo.

Referencias:

(1) Sería de mucha utilidad que se observara la descripción de la Ciencia Política en el libro de Al-Farabi ''El Catalogo de las Ciencias'' analizado en este blog.
(2) Es posible que se esté refiriendo a sí mismo. 
(3) La filosofía sería considerada como teoría, mientras que la experiencia sólo sería lo que el ser humano imita. 
(4) Importante distinción con Aristóteles, pues el filósofo griego sólo describió 3 partes. 
(5) La idea de Al-Farabi era de que cada alimento terminaba en una parte específica del cuerpo para hacerla crecer. 
(6) Tómese esta explicación con el contexto del siglo X. 
(7) Aristóteles distinguía entre prudencia y entendimiento en lo siguiente: la prudencia no necesita de reglas ni conciertos; el entendimiento sí. 
(8) En realidad, la traducción que se hizo del texto es ''evocar imágenes''.
(9) Esto esta basado en el concepto de justicia distributiva de Aristóteles.
(10) Aquí podría dudarse de la opinión generalizada de que Al-Farabi no conoció la obra de La Política de Aristóteles. También puede que sea una coincidencia.
(11) Idea que mantiene también San Agustín de Hipona.
(12) Por supuesto, otra idea vista por Aristóteles sobre el primer motor. 
(13) La nobleza en términos medievales significa ''bueno''. 
(14) Realmente no sé a qué Abu Nasr se refiere. 

La Ciencia Politica

GENERALIDADES

Ocupaciones de la Ciencia Política


Felicidad y costumbres

De lo que se preocupa la Ciencia Política principalmente es de la felicidad de los ciudadanos(1). Dicha felicidad de la cual se ocupa es de dos clases:


  1. Felicidad verdadera: aquella que sólo se alcanza por sí misma y no por o para alcanzar otras cosas que no sea la misma. Esta vida, de acuerdo con Al-Farabi, no se da en este mundo sino que una vez que el hombre muere. También se llama felicidad última.
  2. Felicidad aparente: que es felicidad sin serlo. Podríamos decir que es la felicidad de este mundo como por ejemplo, los honores, los placeres, vanaglorias y todo lo que el vulgo considera ''feliz''. 

Podría parecer que en el Catalogo de las Ciencias se da a entender que ambas felicidades pueden darse, aunque desde la perspectiva de la autoridad. La Ciencia Política también trata de las costumbres, los modos de vivir, la moral y los hábitos voluntarios.

Ninguna de estas cualidades están en un sólo hombre sino que todas ellas están distribuidas en toda la comunidad. Los hombres no pueden alcanzar las virtudes por sí solos, y es por eso que deben recurrir a otros hombres para lograr el mayor bienestar posible. Por este motivo muchos trabajos necesitan de grupos para realizarse (la agricultura por ejemplo).

La comunidad y el gobierno

En el pensamiento de Al-Farabi, las personas deben estar dentro de una comunidad ejerciendo actos involuntarios, pues todos ellos tienen deberes que cumplir y para que esta no sea una comunidad perdida, entonces los hombres deben someterse a las reglas. 

La Ciencia Política lleva a que las personas entiendan la virtud y cómo llevarla a cabo para que la comunidad obtenga la felicidad. Y, al mismo modo, también enseñará los motivos engañosos que llevan a una supuesta felicidad. 

¿Quién ejercerá la actividad política de la comunidad? el gobierno, es decir, los que mandan a cumplir los preceptos a sus ciudadanos; sin gobierno no hay comunidad. 

Por supuesto, existe un gobierno virtuoso y otro de la ignorancia; los ciudadanos que viven en la ciudad virtuosa siendo ignorantes querrán irse a una ciudad que les acomode más, mientras que los ciudadanos virtuosos que viven en una ciudad ignorante tenderán a retirarse a la más virtuosa(2).


La labor del buen gobernante

Para Al-Farabi, la ciudad virtuosa debe estar manejada por el gobierno de los reyes. El gobernador real necesita conocer las necesidades de la comunidad, así como también resolverlas.

El símil del médico

Un buen gobernante debe ser como un buen médico. Siguiendo el ejemplo y la doctrina de Hipócrates, Al-Farabi menciona que el médico debe atacar los contrarios con los contrarios, es decir, el remedio contra la enfermedad, el bien contra el mal, la virtud contra el vicio. etc. 

Sin embargo, la sola identificación de que una enfermedad se combate con la medicina no es suficiente. Aquí Al-Farabi da el ejemplo de la fiebre biliar amarilla, donde la medicina para esta enfermedad sería el agua de cebada. ¿Nos bastará sólo con eso? No. Tenemos que saber cuánta agua de cebada y de qué manera se debe administrar el agua de cebada. 

En fin, el buen gobernante, como ha de ser parecido al médico, entonces deberá conocer los conceptos tanto universales de su materia, como también los particulares. 


La filosofía de la Ciencia Política

En resumen, podemos decir que la Ciencia Política se ocupa de las siguientes cosas:

Acciones
Modos de vivir
Actos voluntarios
Generalidades y particularidades de la ciencia

Siguiendo un método lógico, las virtudes y acciones de una ciudad ignorante son los vicios y los peligros de una ciudad virtuosa. La filosofía de la Ciencia Política tiene un ámbito práctico que debe guardar para con sus ciudadanos. Por ejemplo, la labor que tiene el gobernante de explicar cómo es que una ciudad virtuosa puede transformarse en una viciosa. 

Los oficios reales, es decir, los reyes no necesitarán de la filosofía una vez que la ciudad virtuosa se haya instalado, aunque sí necesitará de Teología que sería el ejercicio de entender una especie de moral primera, y Derecho para establecer las reglas. Sin embargo, cualquier gobierno que esté empezando a construirse y quiera alcanzar la virtuosidad tendrá que empezar por la filosofía. Los gobiernos que sólo consideran la experiencia son aquellas ciudades que no tienen buenos gobernantes(3).

Los temas de la Ciencia Política

Filosóficamente hablando la Ciencia Política se ocupa del estudio de los seres. 

Los seres humanos no se pueden guiar por sus movimientos o aspiraciones naturales todo el tiempo. Las disposiciones naturales no son suficientes para el hombre y por lo tanto necesitará reunirse con otros hombres. 

Es interesante ver como también Al-Farabi integra la filosofía de Plotino en la idea del gobierno perfecto. Por supuesto, la ciudad que sea absolutamente virtuosa alcanzará la unidad perfecta. Esta perfección que se desarrollará por el gobernador más virtuoso, brotará por las esferas más bajas de la sociedad por lo que ahí se construirá el buen gobierno. 

Dicha ciudad nombrada anteriormente estará regida por Dios. Dios está a favor de esta ciudad que ya no necesitará de la filosofía una vez instalada. Por otro lado, el buen gobernante (o el filósofo) tendrá que seguir las huellas de Dios para alcanzar la perfección.  


ARTÍCULOS DE CIENCIA POLÍTICA

El cuerpo y el alma

Básicamente, el alma es tal cual como el cuerpo. Las dos tienen tanto disposiciones virtuosas como disposiciones viciosas. Sin embargo, la buena disposición del alma contribuirá a que el cuerpo tenga igual disposición; por lo tanto, todo comienza desde el alma. 

En la ciudad, las buenas disposiciones se refieren a la unidad que hay entre todas las partes de comunidad, y su mala disposición es cuando cada ciudadano difiere en estas disposiciones. ¿Quién restaura el orden de la ciudad? es el político quien lo hace, tan cual como lo hace el médico con el cuerpo, con lo cual la labor del político es aún más noble que la del médico. 

Existen dos clases de cuerpos:

  • Artificiales: la cama, la espada, el lápiz.
  • Naturales: los hombres y animales

Los dos tipos de cuerpos tienen materia y forma. Pongamos como ejemplo un cuerpo artificial y natural:

La cama:

  1. Materia: madera
  2. Forma: ser cuadrada


La materia es la cama en potencia, mientras que el ser cuadrada es la misma cama en acto. 

Hombre:

  1. Materia: cuerpo natural
  2. Forma: el alma

En todo caso, todas estas ideas son rescatadas de la filosofía de Aristóteles.

El alma y sus propiedades

El alma tiene 5 partes fundamentales(4):

Nutritiva 

Es la parte del alma que se encarga de los alimentos. Existen tres clases de alimentos:

  1. Primario: el pan, la carne y todo lo que no ha sido digerido.
  2. Medio: el alimento que se cuece en el estómago y la misma sangre.
  3. Último: el alimento que fue finalmente digerido. 

Tiene además algunas facultades que serían:

  1. Digestiva: cuece el alimento en el estómago y en los intestinos para que luego se produzca la sangre. 
  2. Crecimiento: la facultad por la cual el alimento hace crecer a los miembros del cuerpo.
  3. Generativa: convierte el exceso de alimento en sangre.
  4. Atractiva: la que arrastra el alimento de un lado para otro para alimentar al miembro que se supone que debe alimentar(5).
  5. Retentiva: es la que conserva el alimento en los vasos sanguíneos.
  6. Discriminativa: es la que trata sobre el exceso de alimento y las clases de alimentos.
  7. Expulsiva: es la que evacúa cada uno de los alimentos que se consumen. 

Todo lo que hemos visto aquí nos puede recordar las ideas tanto de Hipócrates como de Aristóteles

Sensitiva

Brevemente, la facultad sensitiva tiene que ver con la estimulación de los cinco sentidos: olfato, audición, tacto, visión y gusto. 

Imaginativa

Es la que conserva las imágenes que fueron impresas en los sentidos después de haber desaparecido la estimulación. Estas imágenes se combinan o se separan, siendo a veces unas verdaderas y otras falsas. Puede ocurrir tanto en el sueño como en la vigilia.  

Apetitiva

Es la inclinación del animal hacia algo en específico como por ejemplo, la alimentación. Por esta facultad es porque se mueven todos los miembros del cuerpo. 

Racional

Es la facultad con la cual el hombre entiende, discierne, reflexiona y adquiere las ciencias y artes. Puede ser de dos clases:


  1. Práctica: que puede ser técnica o reflexiva donde las cosas pueden cambiar durante el tiempo.
  2. Teórica: donde no existen cambios en la naturaleza de las cosas; por ejemplo, los números pares e impares (los números pares siempre serán pares y los impares siempre serán impares). 

Esto sería con respecto a las partes del alma y sus propiedades. 


La virtud en la Ciencia Política

La virtud en la Ciencia Política es de dos clases:

  1. Éticas: aquellas virtudes que están unidas a la parte apetitiva del alma como por ejemplo, la templanza, la fortaleza, la largueza y la justicia.
  2. Racionales: aquellas que están unidas a la virtud de la parte racional como la sabiduría, el intelecto, el talento, la agudeza mental y el aprendizaje.

Todas las virtudes se afianzan una vez que son repetidas continuamente, es decir, se afianzan cuando se crea el hábito. 

El hábito y la virtud

Al-Farabi nos dice que ni la virtud ni el vicio son innatos, probablemente citando a Aristóteles quien decía.

''Ninguna de las virtudes éticas se produce por naturaleza''

El hombre no tiene la virtud innata, así como tampoco puede ser escritor, tejedor o profesor innato. De hecho, desde el principio el hombre hace lo que le es más fácil por naturaleza siempre y cuando nada se lo impida. Por lo tanto, tenemos como conclusión que la disposición afianzada por la costumbre (el hábito) es la mismísima virtud.

Ahora, Al-Farabi dice que no es imposible que el hombre sea por naturaleza virtuoso o vicioso desde el comienzo. Lo que sí, es muy difícil que el hombre tenga esta característica, aunque, si la tuviera y luego las afianza con el hábito, entonces ese será el hombre más perfecto que exista. También es difícil que esas disposiciones adquiridas en el hábito se saquen del hombre, sean estas buenas y malas. 

Si existe ese hombre que tiene disposiciones naturales virtuosas, entonces este hombre debería considerarse ''divino'' mientras que el hombre con disposiciones naturales viciosas será considerado ''bestia feroz''. 

Puede preguntarse qué diferencia existe entre el hombre continente y el hombre virtuoso. La diferencia estriba en que aunque el continente no realiza acciones malas, tiene deseos de hacerla. La misma diferencia puede notarse en quien soporta un gran dolor y quien no sufre ni siente algún dolor. Por lo tanto, tenemos las clases de hombres en la siguiente forma:


  1. Hombres virtuosos
  2. Hombres continentes
  3. Hombres viciosos


La única forma para que el hombre vicioso se vuelva virtuoso es primero siendo continente. El hombre virtuoso es quien comprende y sigue las leyes y en base a ellas forja sus disposiciones naturales para vivir en sociedad. 



La moral de la sociedad

Las casas

Cada emplazamiento o casa tiene un significado para quienes viven dentro de ella. Por ejemplo, quien tiene su casa fortificada y asegurada genera los hábitos de cobardía, temeridad y seguridad. Hay otras casas que tienen piel de animal en los techos lo que representa la valentía de quienes viven en ella(6).   

La casa se compone de cuatro grupos:


  1. Marido y mujer
  2. Amo y esclavo
  3. Padres e hijos
  4. Propiedad y propietario

La relación de una casa tiene la misma relación con un cuerpo, es decir, cuando una parte del cuerpo está corrupta no queda más que sacarla para que no siga afectando a las otras partes. Lo mismo se hace con un ciudadano. 

Existen dos tipos de ciudades: una necesaria y otra virtuosa. La necesaria sólo llega hasta la subsistencia y la virtuosa alcanza las cosas más excelentes.

La pregunta es ¿cómo es que el hombre alcanza la virtud? o ¿cómo es que el hombre hace que la virtud se incorpore en disposiciones naturales? básicamente lo hace a través de las acciones. De nada sirve que el hombre tenga el adquiera la escritura, sino que debe tener la acción de escribir sobre las cosas más elevadas. 

Lo inteligible del alma

Intelecto teórico

De acuerdo con Al-Farabi (y Aristóteles) existe un intelecto que hace a los hombres saber cosas sin razonamientos o silogismos. Por ejemplo, que el todo sea mayor que la parte. Si bien esto es cierto, ningún razonamiento matemático o complejo se utilizó para saber esto; no obstante, se sabe. Podríamos decir que esto en palabras actuales es la intuición. 

Intelecto práctico

Este es sólo intelecto en potencia pues solamente puede confirmarse por medio de la experiencia. Luego que la experiencia es confirmada, el intelecto práctico se transforma en intelecto en acto. 

Ciencia

Por otro lado, hay otro fenómeno que se produce en el alma que es llamado ciencia. Esta es la certeza absoluta a través de la razón y que no deja de existir ni de existir por un tiempo para luego ser otra cosa. 

Sabiduría

La sabiduría sería lo más supremo que tiene el ser humano, pues por esto se dan todas las cosas que existen. Si Aristóteles consideraba sabio a quien quiera que manejara el arte de un tema específico muy bien, Al-Farabi irá mucho más allá diciendo que el sabio es quien crea y comprende las cosas del mundo. 

Conceptos de virtudes y vicios

Rememorando algunos conceptos de Aristóteles, Al-Farabi presenta las siguientes virtudes éticas y otras cosas punto por punto.

Prudencia

De acuerdo con Al-Farabi, existen dos tipos de prudencia:

  1. Prudencia económica: tomar las decisiones correctas en la administración de una casa o de un país.
  2. Prudencia política: tomar decisiones correctas en la administración de la comunidad y del país.

La prudencia será necesitada en mucha o en poca medida según requiera la situación. 

Entendimiento

Se trata de discernir y entender las opiniones que van con el recto juicio. Podría entenderse como una especie de prudencia(7)

Inexperto

Quien tiene mucha imaginación sobre los conocimientos que tiene pero no los ha puesto en práctica, y por lo tanto no los ha experimentado. 

Demencia

Se trata de tomar decisiones que son opuestas a las correctas, considerando ''correctas'' a aquellas decisiones conocidas por ser correctas. 

Necedad

Es tomar una decisión que se cree que es correcta pero no lo es. Esto puede ser a causa de la imaginación o de una reflexión equivocada pero aceptada. 

Agudeza mental

Excelencia de intuición en muy poco tiempo y prontitud.

Retórica

La capacidad de hablar con elocuencia y con la cual se logra persuadir a quienes están oyendo. El hombre bueno ocupa la retórica para buenos fines, mientras que el hombre astuto ocupa la retórica para malos fines. 

Poesía

La capacidad de poder evocar en el oyente, las imágenes y recuerdos de otros tiempos. Además, la poesía está dividida en seis clases: tres laudables y tres vituperantes

Laudables:


  1. Se pretende mejorar la facultad racional y que sus acciones y pensamientos se dirijan a la felicidad. De este modo se evocarán las virtudes de manera perfecta. 
  2. Se pretende corregir y mejorar las afecciones del alma que se refieren a la fortaleza, dejando el alma en equilibrio.
  3. Se pretende corregir y mejorar las afecciones del alma que se refieren a la debilidad, dejando el alma en equilibrio. 


Obviamente, las tes vituperantes tienen una acción contraria a las laudables. 

Los tipos de ciudadanos

Los tipos de hombres de la ciudad son cinco según Al-Farabi:

  1. Ilustres: sabios y prudentes que saben deliberar en asuntos importantes.
  2. Linguistas: los retóricos que reprenden las faltas en el lenguaje
  3. Medidores: son los aritméticos, geómetras, médicos y astrónomos. 
  4. Guerreros: son los que combaten como por ejemplo, los guardianes. 
  5. Ricos: son los que  obtienen los bienes para la ciudad como por ejemplo, pastores, agricultores y comerciantes. 

Luego tenemos a los jefes de la ciudad que serían cuatro:


  1. Rey del verdadero: es el jefe primero que reúne las 6 condiciones: sabiduría, prudencia, persuasión, memoria(8), capacidad para la guerra y que se concentre en todos los asuntos de la guerra.
  2. Rey ilustre: la verdad no es un rey en específico. Esto ocurre cuando varios jefes reúnen las condiciones del rey verdadero pero en conjunto.
  3. Rey tradicional: es aquel que conoce todos los modos y costumbres de la antigüedad. Es el rey que sabe aplicar las leyes antiguas, además de ser un gran conocedor de la guerra. 
  4. Jefe de la tradición: tampoco es un jefe en específico. Al igual que el rey ilustre, el jefe de la tradición surge cuando muchos jefes reúnen las condiciones del rey tradicional. 

Probablemente, Al-Farabi tenía esta designación de los reyes basándose en el califato de la época. 

La amistad, la justicia y la riqueza en la ciudad

Amistad

La amistad puede ser natural así como las relaciones entre padre e hijo o cualquier familiar. También pueden ser voluntarias ya sean por razón de interés o por razón de placer. 

La amistad en la ciudad se da por compartir la virtud y las opiniones de cómo debería guiarse la ciudad. Las opiniones de la ciudad que deben ser compartidas son tres:

  1. Sobre el comienzo: donde se habla de Dios altísimo y los hombres modelo de la ciudad. Sobre el Universo y sobre cómo el hombre llegó a ser lo que es. 
  2. Sobre el desarrollo: los medios por los cuales se obtiene la felicidad
  3. Sobre el final: donde se habla sobre la felicidad.

Si los ciudadanos coinciden en todas las opiniones sobre la felicidad, entonces la ciudad será la más perfecta de todas. De esta forma, todos los ciudadanos se sentirán unidos y vinculados. 

La justicia

Consiste en al distribución de los bienes comunes que los ciudadanos tienen entre todos. Dichos bienes son la seguridad, la riqueza, el honor, la dignidad y otros bienes que pueden ser compartidos. Disminuirla o aumentarla será considerado una injusticia ¿por qué? porque disminuirla sería injusticia sobre sí mismo y aumentarla sería injusticia a los ciudadanos. 

Por supuesto, el ciudadano que comete injusticia debe ser castigado correspondientemente con los términos de justicia que se tiene en la ciudad(9)


Los trabajos serían distribuidos de la siguiente forma: ninguno de los ciudadanos podrá dedicarse a muchos trabajos por una razón muy simple: hay hombres aptos para un sólo trabajo y otros para otros trabajos. Cuando un hombre se dedica a un sólo trabajo, éste es hecho con más perfección de que si el hombre estuviera haciendo muchos. 

Riqueza de la ciudad

La riqueza de la cuidad debe estar dirigida a aquellos que justamente no tienen la riqueza. Esta riqueza se le deba dar a los enfermos y a los pobres en su mayoría, aunque también a aquellos que hacen el bien como los médicos o los soldados. 

Adquisiciones de la ciudad

Una de las formas de las cuales la ciudad se provee de riquezas es por medio de la guerra. Esta opinión también era la de Aristóteles quien también creía que la guerra era el arte por excelencia en la acumulación de riquezas(10). La guerra no puede perpetrarse por una mera ambición de poder, pues esta guerra es considerada injusta. 

El concepto del ser en la ciudad

La muerte no es justa si se lleva a cabo por una ambición de poder para luego adquirir riquezas. La filosofía árabe oriental tiene alguno alcances en cuanto a la necesariedad de los seres:

  1. Lo que no puede existir (necesario)
  2. Lo que no puede existir en absoluto (imposible)
  3. Lo que pueden existir y no existir  (posible)

La tercera es el intermedio entre los dos extremos que son lo necesario y lo imposible. 

Lo que no puede existir es así en su esencia y naturaleza. También lo que no puede existir y existir es así en su esencia y naturaleza. 

Los seres tienen tres modos de existencia:
  1. Seres exentos de materia
  2. Cuerpos celestes
  3. Cuerpos materiales

Los seres que no pueden no existir son de dos clases:


  1. Lo que no existe en un tiempo determinado (Seres humano)
  2. Lo que no puede existir en cualquier tiempo (Seres celestes)

Sin embargo, Al-Farabi añade otro tipo de ser. Si se habían fijado, en primera instancia teníamos dos realidades metafísicas: necesario, imposible y posible. Ahora, Al-Farabi añade una mas:


  1. Lo que no puede existir (necesario)
  2. Lo que no puede existir en absoluto (imposible)
  3. Lo que pueden existir y no existir  (posible)
  4. Lo que no puede no existir en determinado tiempo (necesario por otro)

El más perfecto de los seres es aquel que no puede no existir en absoluto, es decir, el ser necesario. El más bajo de los seres es el que puede existir y no existir. El que no puede existir en cierto momento es intermedio entre los dos porque es más perfecto que el último, pero menos perfecto que el primero. 

Los seres más imperfectos son los que carecen de algo aunque sea en lo más mínimo y también son aquellos que viven por causa de otros. Los seres más perfectos son aquellos que no carecen de nada y son independientes. Así como su existencia es independiente, su ser es único y ninguno se le puede igualar

Por otro lado, todo lo que tiene contrario tiene una naturaleza imperfecta porque el contrario hace que tenga privación, y lo que tiene privación de ningún modo puede ser perfecto. 

El bien y el mal

Para Al-Farabi, el mal no existe de ninguna manera(11) a menos que el hombre por voluntad sea malo. En realidad existen dos clases de bienes y dos clases de males:

Bienes:


  1. La felicidad misma
  2. El medio por el cual se alcanza la felicidad


Males:


  1. La desdicha misma
  2. El medio por el cual se alcanza la desdicha.

De acuerdo con Al-Farabi, hay quienes dicen que toda existencia es un bien y toda inexistencia es un mal, pero se equivocan. La existencia es un bien cuando hay merito y la no existencia es un mal cuando no hay mérito.

Por otra parte, hay quienes dicen que la concupiscencia, la envidia, la crueldad, la mezquindad, el deseo de honores y otras cosas. También todos estos se equivocan pues las acciones son independientes del resultado del bien o del mal, es decir, la acción no es buena ni mala, sino que el juicio sobre esta lo es. Cuando se utilizan para el mal se crea desdicha y para el bien serían felicidad. 

La angustia y la muerte


El virtuoso no debe suicidarse sino que sobrevivir el mayor tiempo de vida sobreponiéndose a todas las adversidades de la vida. Sólo puede cometer suicidio cuando su existencia es molesta o perjudicial para los demás miembro de la ciudad. Debe descuidarse de sus bienes materiales y no debe temer a la muerte siendo esta un proceso natural de la vida. 

Los habitantes de la ciudades ignorantes son aquellos que temen a la muerte, porque temer a la muerte significa la tragedia para quienes aman sus bienes materiales. Si los bienes materiales son su felicidad, entonces la muerte significará la tristeza y la tragedia porque en la muerte ya no podrá tenerlos; perderá la felicidad. 

El motor y el movimiento(12)

Como dice Al-Farabi, todo ser que necesita ser movido por otro es imperfecto. Tenemos un ente que tiene insuficiencia para obrar por sí solo y por lo tanto, necesita otro ente para ser movido. Luego tenemos a un ser inferior a este que es movido por otro pero él no mueve a nada, y por lo tanto también es insuficiente. Por último, tenemos al primer ser que no es movido por otro y que sin embargo, mueve a todos los demás (primer motor aristotélico). 

A este primer motor se le denomina agente y es suficiente por sí mismo. Si sufre alguna imperfección o algún cambio, entonces de ninguna manera podría llamarse ''primer agente'', pues el cambio representa imperfección. Sin embargo, como decía el mismo Aristóteles, la causa primera no conoce nada fuera de sí, mientras que otros dicen que la Causa Primera conoce a todos los seres y los demás la conocen a ella y que incluso, la Causa Primera, conoce lo que no existe pero existirá en el futuro. 

También se sostiene que la Causa Primera es responsable de todas las acciones de los seres que ''cubre'', sin embargo, si esto fuera así entonces la Causa Primera sería responsable de todos los actos inmorales y perversos que hagan los otros seres. 


La Política en el hombre

La política no es un género único y absoluto, sino que más bien es un conjunto de muchas cosas designadas por un sólo nombre. Por lo tanto, la política virtuosa es la que reúne muchas condiciones en un gobernante virtuoso. Lo que implica que el mismo hombre debiera conocer muchas cosas que derivan de la categoría de la política.

De acuerdo con Al-Farabi, las políticas antiguas eran erróneas porque estaban basadas en la ignorancia y no en la ciencia de las cosas verdaderas. Esto sucede cuando no se conoce lo que se hace; por ejemplo, quienes ejercen la dialéctica sin conocer las leyes y la teoría que subyace en ellas. 

Facultades en la experiencia y la especulación

La experiencia va luego de la teoría, pero el ejercicio de esta debe llevarse de la manera más virtuosa de acuerdo con la teoría. La mejor manera de sacar provecho a la experiencia es servirse de la nobleza de aquella(13)

Las virtudes del hombre bajo el dominio de la especulación filosófica deben ser ciertas al momento de realizarlas. Es decir, el hombre es virtuoso no sólo por hacer la acción, sino que también por saber que la acción es perfecta

Existen dos maneras en que el hombre adquiere el conocimiento: una es por la vía filosófica que va por el razonamiento y la otra es por la vía de la revelación que es adquirida por el profeta. También estaría el adivino que pareciera tener conocimientos infinitos sobre lo que va a pasar en el futuro. Sin embargo, esto es imposible porque las posibilidades del futuro son infinitas por lo que el adivino sólo adivina por casualidad las cosas del futuro.

Recomendaciones finales

Artículo de Abu Nasr(13)

De acuerdo con Al-Farabi, Abu Nasr dijo que ningún hombre era dotado de perfección desde un principio. Ya en el nacimiento existen contrarios que harían al hombre imperfecto. De cierta forma, el hombre perfecto necesitaría de las ciencias especulativas para poder ser mejor que otro, es decir, no hay otra forma de ser bueno que confiando en el conocimiento teórico. 

Sin embargo, Al-Farabi no está de acuerdo con ello. El hombre puede tener conocimientos de todas las obras de Aristóteles, por ejemplo, pero eso no quiere decir que tenga un comportamiento moral adecuado. Al-Farabi enfatiza que la costumbre debe ser aún más fuerte que la teoría, porque si la fuerza de la costumbre no es suficiente, los planteamientos teóricos jamás se llevarán a cabo. 


Conclusión

Interesante tratado visto aquí con su libro de Ciencia Política, aunque más que este tema se vieron muchas otras cosas trascendentes. Se ve a simple vista que Al-Farabi se sustenta con el pensamiento aristotélico, pero también lo complementa son su propia cosmovisión del mundo. Me parece que habló mucho más de filosofía y metafísica que de política propiamente tal, y es que las dos están muy relacionadas. En resumen, el hombre político, o, el animal político debe ser alguien que necesariamente debe conocer la filosofía y el pensamiento. 

1 comentario:

  1. Brillante filosofo gonzalo muy buen hallazgo de tu parte tratare de leerlo completo pero entusiasma de principio a fin

    ResponderEliminar