domingo, 1 de abril de 2018

Teoría de la causalidad (Árabes)

Teoría de la causalidad (árabes)

En tiempos remotos teníamos la teoría de la causalidad creada por Aristóteles quien describió al menos 4 causas en los seres. Estas causas son tanto naturales como metafísicas, pues también están incluidas aquellas que tienen que ver con ''El Primero Motor''.

Esta vez veremos la teoría de la causalidad desde la perspectiva de los árabes que son muy religiosos. Por lo tanto, en este apartado veremos tanto las causas naturales como su implicancia con Dios. 

Filósofos árabes

Al-Kindi

En su argumento, Al-Kindi dice que Dios es perfectamente comparable con aquel escultor que crea una estatua. Sabemos que en la filosofía aristotélica el mármol sería la materia mientras que la figura del hombre (por dar un ejemplo) sería la forma, y finalmente tendríamos al autor que es el mismo escultor. 

Guardando las proporciones, la materia sería el cuerpo del hombre, la forma sería su inteligencia y su causa eficiente el mismo Dios. En cuanto a esto, Al-Kindi también colabora con los términos de Causa remota y Causa próxima; en el ejemplo anterior, el cuerpo sería la causa próxima y Dios sería la causa remota. 

Finalmente, Dios sería como una especie de artesano divino que creó todas las cosas de este mundo. Como podemos ver, el argumento tiene como base el empirismo, al compararse a Dios con el hombre. 

Avicena

Luego tenemos al Tercer Maestro de la filosofía que es Avicena, quien en su libro ''El libro de la curación'' define al agente del mundo como ''Aquel ser que otorga la existencia a otro ser''. El primer agente siempre será inactivo y luego activo, activando los otros seres. 

En otro sentido Avicena explica que hay tres tipos de causa eficiente:

Causa eficiente superior: aquel que da completa existencia al efecto (o al ser creado) sin ser él modificado (Dios). 

Causa eficiente inferior: aquel que da existencia pero que con el tiempo puede pasar a la no-existencia (animales racionales y racionales).

Causa intermedia (accidental: aquel que remueve algo de un contrario sin ser él afectado (agua, tierra, aire y fuego).

Tenemos muchas causas eficientes, así como el hombre es causa eficiente de lo que hace con la materia, Dios es causa eficiente del hombre. 

Al-Ghazali

Con referencia a Avicena, Al-Ghazali critica fuertemente que los seres inferiores a Dios tengan la misma causa eficiente que él. Por cierto, esta teoría de Avicena se ve opacada por el conocido Ocasionalismo de Al-Ghazali, el cual plantea que Dios es causa eficiente de todas las cosas, incluyendo el más mínimo movimiento. 

Al-Ghazali ejemplifica esto con el símil del fuego y el algodón. Por ejemplo, si una llama quema el algodón, ¿quiere decir esto que el algodón tuvo la voluntad de quemar el algodón? por supuesto que no. Entonces, si el fuego no es quien causa que el algodón se queme ¿qué es? Lo único que puede ser es Dios, pues él creó el fuego por lo que el fuego sería una especie de ''causa circunstancial'' o más bien ''conección''. 

Averroes

Averroes, como contrincante de Al-Ghazali (como hemos visto en este blog), refuta la idea del ocasionalismo con el mismo ejemplo del fuego y el algodón. 

Averroes dice que no hay que subestimar la característica ígnea del fuego, sino que más bien hay que ver bajo qué circunstancias puede afectar una cosa. Por ejemplo, si el fuego se acercara a un algodón que está cubierto por talco, este no podría quemarlo. Sin embargo, cada vez que sacamos el talco al algodón el fuego lo quemará.

Deberíamos preguntarnos entonces ¿qué previene que el fuego pueda quemar el algodón con talco? y ahí tendríamos que mirar a las características del fuego y decir que el fuego tiene propiedades que queman para ciertos objetos y para otros no. 

De este modo, Averroes le daría la razón a Avicena quien decía que existen muchas causas eficientes y que no sólo Dios es una de ellas.


Conclusión

¿Qué conclusión podemos sacar de una teoría que entre los árabes no hubo mucho acuerdo? La verdad es que los árabes llegaron para acomplejar aún más el campo aristotélico que estaba muy bien instalado en el mundo de ese período. Sin embargo, no está demás cuestionarlo con buenos argumentos y seguir adelante en el descubrimiento de la verdad.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario