viernes, 2 de septiembre de 2016

Lucio Anneo Séneca - Sobre la brevedad de la vida (55 d. C.).

Nada más preocupante y desesperante en la historia de la humanidad. La pregunta eterna ¿por qué se pasa tan rápido el tiempo?, ¿por qué la vida es tan corta? ¿la vida es una sola y por eso pasa muy rápido? En este libro, el filósofo del Imperio Romano nos ofrece una visión bastante interesante en cuanto a este asunto y su respuesta es propia de un estoico de su tiempo. Dedicado a Paulino, Séneca se explaya sobre las quejas de la gente sobre la brevedad de la vida y la angustia que se desprende de éste pensamiento. 

Definiciones: 

(1) Una mínima parte de la vida es la que nosotros vivimos

Referencias:

(1) Entiéndase esto en el contexto histórico del Imperio Romano.
(2) Cayo Julio Octavio Augusto, nació el año 65 a. de C. y murió el año 14 d. de C.


La brevedad de la vida


La vida es breve, el arte es largo

Mucha gente se queja sobre lo ínfimo que puede llegar a ser la vida. El tiempo pasa muy rápido y no alcanzamos a realizar las cosas que debiéramos. Sin embargo, Séneca cree que esto no es así; al contrario, dice que nuestro tiempo de vida es largo. Somos nosotros quienes acortamos el tiempo cuando lo perdemos. La vida se creó con el tiempo suficiente para terminar los deberes más importantes. Cuando estamos ocupados haciendo cosas que no son de gran importancia (lujos, compras, placeres etc.) llega el momento de reflexión y nos damos cuenta que ya se ha acabado la vida. Si la vida se sabe utilizar, entonces se alarga.

Lo que nos hace esclavos

Séneca enumera algunas cosas que hacen la vida más corta. 
  • El vino
  • La pereza 
  • La ambición
  • El juicio sobre los demás 
  • La pasión por las armas
Todas estas cosas son las que hacen nuestra vida más corta. Somos esclavizados por ellas y de ahí que la vida se haga más corta. 

La duración de la vida, dice Séneca, no se entiende como ''vida'' sino como ''tiempo'', es decir, la duración de la vida no es necesariamente vida sino que simplemente puede ser tiempo. La cita que declara Séneca es reveladora:
''Exigua pars est vitae; quan nos vivimus(1)''

Es así como las cosas anteriormente mencionadas nos hacen esclavizarnos y mantenernos lejos de la contemplación de la verdad. 

Ocuparse de sí mismo

Entre todas ellas, Séneca recalca el juicio a los demás. Nada puede hacer perder tanto el tiempo como enjuiciar a los demás. Si se quiere que la vida sea larga, uno se debe preocupar de sí mismo. Séneca propone a Paulino enumerar todas las cosas en las que perdió el tiempo. Si descuenta todos los años que se ocupó de los aduladores, de sus amigos, de las disputas con su mujer, de los castigo y las enfermedades. Si lo haces, verás que tu vida es más corta de lo que crees.

Todos los demás reclaman tiempo para ti y tienes que gastar tú tiempo en ellos. Este es otro factor que hace que la vida se acorte.

Como si siempre fuéramos a vivir

Este es justamente el problema que postula Séneca. Vivir la vida como si no se fuera a acabar. Nunca se piensa en el tiempo que ya pasó ni en la fragilidad que tenemos los seres humanos. 

La mayor parte de los hombres(1) dicen querer retirarse a los 50 y abandonar todas las ocupaciones a los 60. En algún sentido, pareciera ser que los hombres comienzan a vivir la vida solamente a los 60 años. Esto le molesta tremendamente a Séneca ¿Cómo esperamos vivir recién la vida a los 60 años?

El emperador Augusto(2) siempre pidió que le relevasen de sus obligaciones de la República. Sin embargo no fue posible, pero nunca dejó de pensar en el día en que pudiese ser relevado de sus deberes. Con todos los deberes que existen, si no se da tiempo para el descanso la vida puede ser muy breve. 

Aprender a morir

¿Qué significa aprender a morir? Nada más que terminar todos los asuntos que se quisieron llegar a hacer. El hombre que tiene la vida más larga es aquel que se desprende de todo lo que la vida le ofreció para dedicarse a ello. Obviamente, nada debe quedar pendiente en la vida de este hombre, todo debe quedar saldado y terminado. 

El tiempo y la vida

El futuro

Muchos hombres diseñan planes para el futuro. Este es un grave error que cometen los hombres según Séneca. El futuro no nos dice nada. La esperanza solo nos conduce al azar y gracias a ésta, despreciamos todo lo que pertenece al presente. Las cosas que pertenecen al futuro como la esperanza, siempre van a pertenecer a la incertidumbre, y por eso, no es bueno fijarse en ellas.

El presente

Este es el tiempo más breve que existe. Hay quienes dicen incluso que es nulo. Los que viven en el tiempo presente son los que siempre están ocupados y no tienen tiempo para nada. La ocupación constante hace que estos hombres se frustren por no haber vivido adecuadamente la vida.

El pasado

La vida contemplativa del pasado es finalmente el mejor tiempo para considerar una vida más larga. El pasado ya lo conocemos y por lo tanto, las posibilidades de cometer errores en el futuro es mucho menor y mucho menos en el presente. Como se dijo anteriormente, la vida contemplativa es mucho mejor que la de las ocupaciones.

Finalmente, el pasado es lo único cierto en nuestra historia de vida y es por eso que debe ser más considerado que los otros.

Los ociosos

Séneca no considera ociosos a quienes el entretenimiento les concede placer. Pero si hay quienes obtienen el placer bajo los entretenimientos de las cosas inútiles. Por ejemplo, en la Antigua Grecia, muchos ciudadanos investigaban enfáticamente que se escribió primero, si la Ilíada o la Odisea. O se discutía cuantos tripulantes tenía el barco de Ulises. Este tipo de entretenimiento  y quienes se dedican a eso, sería el ocioso.

La filosofía

El descanso verdadero solo se puede alcanzar mediante el estudio de la sabiduría. El filósofo, una persona retirada y sabia, siempre es consultada por todos los ciudadanos. Es imprescindible el estudio de los antiguos y considerarlos como los hombres que más ayudaron a nuestro mundo; seríamos unos mal agradecidos al no hacerlo. 

Y así como miramos al pasado para admirar a estos hombres. Se confirma la posición de Séneca al decir que la vida contemplativa y el pasado son los mejores aliados para que la vida no sea breve.

Paulino, retírate a ocupaciones más tranquilas

Considerando todo esto, vemos que cuando el hombre se dedica a múltiples cosas, no descansa. Vivir en el presente es vivir sin tiempo para nada ¿Cómo podríamos descansar al vivir en el presente? si ya es imposible vivir en el presente teniendo una ocupación, más imposible será dedicarse a múltiples trabajos en ese mismo tiempo.

Sólo la labor del filósofo, que es una ocupación tranquila y llena de sabiduría, puede ser la correcta para llevar una buena vida. Ninguna profesión es más útil que ésta. 

Conclusión

Un escrito totalmente moralista en donde el estoicismo cobra sus primeros vestigios. Creo estar plenamente de acuerdo con el filósofo cuando determina lo de los ''tiempos''. No por otra cosa, la conjugación pretérita de ''yo he hecho'' se llama Presente Perfecto. Todo lo que sea perfecto está relacionado directamente con el pasado. 

Sin dudas, un libro para reflexionar profundamente sobre el tiempo que usamos y malgastamos en cosas inútiles. No obstante, que difícil es dedicarse a la vida contemplativa cuando el mundo de hoy en día está acelerando de una manera impresionante. Las cosas ya no se necesitan para hoy o para mañana, ¡se necesitan para ayer! ¿Cómo es que podemos dedicarnos a descansar y a contemplar el pasado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada