miércoles, 31 de mayo de 2017

San Agustín de Hipona - La ciudad de Dios (Libro I: Contra los paganos) (413).

Ya nos van quedando pocas páginas que revisar de la obra de San Agustín de Hipona y, afortunadamente, tenemos esta penúltima obra (así la llamamos ya que la última vendrá luego de todo el tratado de este libro, aunque en la cronología de los libros de San Agustín no sea así) para ver el lado más político y, nuevamente, su lado más filosófico de la historia; sobre todo de la historia del Imperio Romano. Es el último siglo que el Imperio permanecerá vivo, y buena razón es esta para que los herejes y paganos den vuelta las cosas que pertenecían a este. San Agustín permanece incólume ante los alborotos y escribe la siguiente obra que daremos a conocer a continuación.

Referencias:

(1) La violación de Lucrecia no fue un hecho menor, pues hizo que se acabara la monarquía y comenzara la república en 509 a. C.

LA CIUDAD DE DIOS

LIBRO I: CONTRA LOS PAGANOS

El saqueo de Roma



Para entender de qué período de la historia habla aquí Agustín de Hipona, debemos primeramente hablar sobre el año 410 d. C., donde el saqueo de Roma toma lugar. 

Primero debemos hablar sobre el emperador absoluto del Imperio quien era Teodosio I, el Grande. Recordemos que este emperador había hecho grandes cambios en el Imperio, sobre todo en materia religiosa porque es en ese período donde se hizo el Concilio de Constantinopla. 

Luego de que Teodosio muriera el año 395, el Imperio volvía a dividirse con dos autoridades absolutas tanto en oriente como en occidente. Estos emperadores eran Honorio, de occidente; y Arcadio, de la parte oriente. Lamentablemente, estos dos emperadores eran muy torpes e incompetentes que sumieron al imperio cada vez más en el desastre. 

Todos los bárbaros visigodos estaban ansiosos por saquear Roma y robar todas sus riquezas y apropiarse de los terrenos que tenía el Imperio. Arcadio tuvo como la mala idea de poner entre sus filas a un visigodo llamado Alarico, además de hacerlo general militar con un reino independiente. Por otro lado, Honorio tenía a un muy buen general llamado Estilicón, a quien absurdamente mandó a matar por orden de sus consejeros. 

Sin un general para cuidar la parte occidental y dejando al emperador Honorio completamente solo, los visigodos aprovecharon la oportunidad de entrar en Roma y saquearla justamente el 24 de agosto de 410. Junto con todo lo que tomaron y robaron, los visigodos se llevaron a la hermanastra del emperador llamada Gala Placidia. 

LIBRO I: CONTRA LOS PAGANOS

Enemigos de Cristo y enemigos del imperio


Los enemigos de Cristo son justamente los enemigos del Imperio, y estos no son nada más ni nada menos que los paganos. Recordemos que en el siglo IV ya los paganos orientales empiezan a asediar el Imperio para hacerse con él. Estos paganos llegan y destrozan todo lo que encuentran a su paso, a diferencia de los soldados romanos que una vez conquistado los pueblos dejaban intacto los altares y templos (en la mayoría de los casos).

Los paganos culpan el deterioro de Roma a la religión asentada por Constantino I. Argumentan que desde que se instaló el cristianismo, el imperio ha caído en la decadencia y en las manos de los bárbaros. Sin embargo, San Agustín dice que son los mismos paganos los que tienen un comportamiento bárbaro hacia la misma Roma. 

De hecho, antes del cristianismo, Roma era peor con sus adversarios y contra todos los que estuvieran en contra en general. Fue la llegada de Cristo la que ablandó el corazón de los bárbaros y los hizo un poco más civilizados. En otras palabras, la palabra de Cristo no sólo los castigó, sino que también los atrajo a abrazar a Dios. 

Los castigos tanto a buenos como a malos

Nadie puede ser absolutamente bueno,por lo que cabe comprender que cualquiera puede recibir un castigo por un pecado, por más mínimo que este sea. Muchos hombres que se toman por justos se disgustan de las injusticias que suceden cuando el injusto se ve con mayores privilegios, o con la impunidad de agredir a otros. Pero que esto no los desaliente, pues todo es obra del plan divino de Dios, que no deja fuera a los verdaderos justos. 

El justo o hombre bueno debe someterse, tan perfectamente como los malos, a sufrir los males temporales siguiendo el ejemplo del mismísimo Job. Esto se hace para probar a los hombres y ver qué profundidad tienen en su postura religiosa, o cuánto amor desinteresado tienen por Dios cuando pierden todo lo material.

Nada pierde un hombre santo 

Muchos hombres sufrieron por el hecho de que perdieron todos sus bienes en el proceso y fin del saqueo. Sin embargo, ¿qué podría llorar o lamentar un hombre santo? el hombre santo sabe que a esta vida vino sin nada y sabe bien que se irá sin nada; por lo tanto, el hombre que conoce esto sabe que nada puede perder. Lo único que puede perder y puede lamentarse de perder un hombre santo es la fe. 

En dicho saqueo, todos los hombres que perdieron sus pertenencias eran justamente aquellos que estaban alejados de Cristo. Así ocurrió a un obispo llamado Paulino quien guardó sus riquezas para que los bárbaros no le robaran. Así oraba Paulino:


''Señor, no sea torturado yo por el oro o por la plata. Tú bien sabes donde yo tengo toda mi fortuna''

Y así fue pues el obispo no sufrió ninguna pérdida, ya que Dios mismo le había dicho que la guardara en un lugar específico. 

San Agustín asegura que quienes perdieron sus cosas más preciadas fueron aquellos que confiaban su fe a los bienes materiales. Aquellos que tenían su fe en Cristo no perdieron nada, fueran pobres o ricos porque lo importante no es cuánto ha ganado sino que cuanto espiritual es.


La muerte de los hombres

Se le reprocha a Agustín que muchos cristianos murieron , a pesar de que ellos llevaban una vida santa. En efecto, todos los hombres mueren y esto es algo natural; la muerte, de acuerdo a San Agustín, no se debe ver como algo malo y sobre todo si aquel que muere tuvo una vida irreprochable. 

Sepulcro

Nada hay que preocuparse sobre la especie de sepulcro que tenga un hombre. Ningún cuerpo está tan lejos o tan escondido para que Dios no lo pueda encontrar, además de que nada que se le pueda hacer al cuerpo puede afectar el alma. Así dice la biblia:

''No tengáis miedo a los que matan al cuerpo y no pueden matar el alma''
 (Mateo 10:28)

Los funerales o las honras fúnebres siempre son más consuelo para los vivos que para los muertos. Los muertos ya no pueden ver ni sentir, pero los vivos sí y necesitan cierto alivio después de que se va un ser querido. 

Ahora, esto no quiere decir que los cuerpos deben dejarse a su suerte en un campo abierto. Se deben por lo menos dar sepultura a los cuerpos, porque como ya hemos visto en San Agustín, el cuerpo no es algo que el hombre deba despreciar sin más; es este el que nos hace seguir viviendo y como un gesto de piedad, el hombre lo alimenta sabiendo que esta no es la parte más importante de sus ser.

Ejemplo de cristiano: Marco Atilio Régulo

Se dice que muchos hombres cristianos son los que más sufren en la vida, pero nadie puede sufrir si luego va a recibir la recompensa divina. 

Un excelente ejemplo de buen cristiano fue Marco Atilio Régulo, quien tomado por los cartagineses fue enviado a Roma para que lo intercambiaran por prisioneros cartagineses. En efecto, los cartagineses no necesitaban ni querían tener a una gran autoridad, pues más les servían los guerreros. Sin embargo, Marco, por ayudar a Roma, no aceptó el intercambio y se dejó torturar y matar por los cartagineses. 


El suicidio en los hombres y mujeres

Sabemos muy bien que San Agustín nunca aprobó el suicidio y no es el caso ni siquiera en los más grandes cristianos. Esto se debe a que no habrá motivos de quitarse la vida, pues si el suicida busca la paz esa la puede buscar en vida porque de la muerte nada se puede extraer. 

El suicidio de Lucrecia, la casta

San Agustín nos pone como ejemplo a Lucrecia de Tiziano, quien fue violada por Sexto Tarquinio que a su vez era hijo de Lucio Tarquinio quien fue el último rey de Roma en el siglo VI a. C. Esto ocurrió un día que Sexto pidió alojamiento a Lucrecia quien estaba sin su marido en esa ocasión. Al llegar la noche, Sexto se desplazó a su cama y la violó brutalmente(1)

Lucrecia delató este crimen a su padre Colatio y a un pariente suyo llamado Bruto. Collatio y Bruto quedaron horrorizados ante esto y exigieron la venganza, pero Lucrecia no pudo aguantar el deshonor de su condición y se quitó la vida. 

¿Qué diremos de Lucrecia hablando del modo más cristiano? San Agustín dice que no debió haberse suicidado, a pesar de creer en dioses paganos como lo exigía la época. 

Un declamador de aquel tiempo dijo: ''dos hubo, y sólo uno cometió adulterio'' San Agustín nos dice que esto no es así, pero no lo dice en favor de Lucrecia, pues también añade el obispo: 


''Los dos cometieron adulterio, el uno con la irrupción y la otra con oculta y oscura aprobación''

Agustín afirma esto por dos cosas puntuales: si disculpamos el homicidio (porque el suicidio es un homicidio por San Agustín), entonces realizamos el adulterio; pero si perdonamos el adulterio, aceptamos el suicidio. San Agustín considera que el suicidio que cometió no fue por amor a la castidad, sino que fue por debilidad ante la vergüenza. 

¿Puede haber suicidio en el cristiano?

En ninguna parte de las S.E. el suicidio es una opción. Este acto, de acuerdo con Agustín, representa un homicidio a sí mismo, y por lo tanto, ningún cristiano que sea consciente puede quitarse la vida ni en la peor de las circunstancias. 

Las palabras del A.T. nos los demuestran cuando se dice ''No matarás'', porque no sólo se debe no matar al otro sino que tampoco a sí mismo. En otra parte se dice ama a todos tanto como a ti mismo, por lo que se entiende que no se debe suicidar el buen cristiano. 

Podríamos preguntarnos y hacer una crítica a San Agustín diciendo que si bien los suicidios no están permitidos¿qué hay de los homicidios que han cometido los patriarcas como Abraham, David o Sansón, a pesar del hecho de que el quinto mandamiento dice ''no matarás''? Sólo puede matarse cuando Dios lo permite. Por eso se dice que Abraham fue piadoso al no matar a su hijo. 

Volviendo al suicidio ¿podemos decir que el suicida es una persona valiente? ¿una persona que tiene valor al suicidarse? San Agustín dice que en absoluto sería una persona valiente, pues al contrario, los suicidas no tuvieron la fortaleza para soportar esta vida y es por eso que la dejan.

Si se piensa que es mejor suicidarse para evitar pecados mayores, pues también se está en un error grave. De hecho, si es por eso, entonces bien podríamos utilizar la muerte para cualquier evento de desgracia que suceda. 


La violación perpetrada a las mujeres

San Agustín dice que la violación no es motivo para suicidarse, aunque, obviamente, sí para lamentarse. En todo caso, que ninguna mujer se ufane de ser virgen, pues así fue como las mujeres del saqueo fueron violadas. Recordemos que el juicio de Dios está para ellos quienes hacen el mal, por lo tanto, la soberbia de presumir de que se es virgen tiene sus consecuencias. 

La virginidad se debe llevar de modo respetuoso, sagrado, y con mucha discreción para no pecar de soberbia. 

La recompensa cristiana a los hombres

Bien pueden objetar los paganos que los cristianos no son libres de los mismos infortunios que sufren los paganos u otras herejías. En efecto, muchos ejemplos han sido así, pero lo que importa, dice San Agustín, no son las cosas que pasan en vida sino lo que pasa más allá. 

Ningún cristiano que haya hecho el bien en su vida puede ir al infierno. Aquí en el mundo terrenal puede sufrir vejaciones, pero la recompensa divina del cielo no se la pueden arrebatar. A pesar de todo lo antes mencionado, Agustín dice que si los paganos están vivos es sólo por piedad y misericordia de Dios, pues la Iglesia acepta a los paganos si se transforman, pero los paganos no aceptan a nadie. 

Conclusión

Como hemos podido ver, el comienzo de esta obra es una pieza intelectual en contra de los paganos. La devastación de Roma se debe a toda la impiedad y corrupción dentro del imperio, y los paganos acusan a los cristianos de llevar espiritualmente el imperio a la tumba. Las tribus beligerantes están atropellando cada vez más la ciudad de Dios que pareciera que iba a durar para siempre. San Agustín, en este primer capítulo, nos exhorta a seguir una vida cristiana a pesar de todas las vicisitudes que estaba viviendo al escribir el texto.  

1 comentario: