sábado, 12 de septiembre de 2015

Aristóteles - Física (Libro VIII: Lo eterno e inmutable es la causa de todo movimiento).

Hemos llegado finalmente al último libro de Física de Aristóteles. Hemos visto muchas cosas sobre el movimiento, y sobre todo, de las cosas que son movidas por otras. Ahora solo nos queda ver las cosas que no se mueven pero que sí mueven a las demás, es decir, vamos a hablar del llamado ''primer motor''. Esta teoría llevará a que en la edad media, los escolásticos dedicados al estudio de la filosofía y la teología, recogieran las principales ideas y las cristianizarán tal y como lo hizo Santo Tomás de Aquino en su Suma Teológica (el cual veremos más adelantes después de analizar el Imperio Romano). Este es el último libro de Física, pero aún quedan otros libros que nos siguen hablando de física en cuanto a la naturaleza.

Definiciones:

(1) Nous: Si recordamos la Alegoría de la caverna veremos que el último nivel de conocimiento era la Noiesis, con la cual se conseguía llegar al Nous. 


Referencias:

(1) Demócrito y Leucipo entre otros.
(2) Este obstáculo puede ser el aire, el agua o la tierra.
(3) Lo que descarta el anterior ejemplo de que la persona es el primer agente de movimiento. 





Física

LIBRO VIII: LO ETERNO E INMUTABLE ES LA CAUSA DE TODO MOVIMIENTO

El movimiento siempre ha existido y siempre existirá

Este planteamiento requiere una pregunta existencial profunda; ¿siempre existió el movimiento? ¿qué había antes del movimiento? es casi cómo las preguntas nos llevan al origen del universo o a dios. 

Hay muchos quienes dicen que el movimiento ha existido eternamente y que por eso también hay millones de mundos(1). Puede ser que sea así, pues la generación y la destrucción solo podría darse con movimiento. Además, estas dos se están siempre realizando.

Primero tratemos de entender la antítesis del origen del universo en cuanto a Anaxágoras y Empédocles, y luego discutamos el movimiento con lo que hemos establecido en libros anteriores. 

  • Anaxágoras: El universo se creó por una mezcla infinita de cosas en reposo, y luego la inteligencia (nous) les dio movimiento.
  • Empédocles: Las cosas siempre han estado en reposo y en movimiento. El amor las reúne y el odio las separa, pero cuando están en uno de los dos estados (reunido o separado), están en reposo. 

Habíamos dicho en libros precedentes que el movimiento ocurre cuando un objeto tiene la facultad de moverse. Si pueden moverse, también significa que pueden ser movibles. Así, lo que mueve puede ser movido, lo que altera, puede ser alterado y lo que quema puede ser quemado. 

Ahora, cuando estas cosas que mueven y que son movidas fueron generadas, debieron ser engendradas a través de otro movimiento. Es decir, un agente primero que mueve a estos otros objetos con movimiento. Pero esto seguiría llevándonos al problema del libro anterior donde nos preguntamos ¿qué mueve a ese objeto que movió a ese otro objeto? Si decimos que había un reposo caemos en la misma dificultad. ¿Qué engendró ese reposo? porque para que exista debió ser engendrado y por lo tanto, movido. 

Por otro lado, podemos decir que el movimiento siempre ha existido. Recordemos en los libros precedentes que el tiempo es parte del movimiento. Y puesto que el tiempo ha existido siempre, entonces el movimiento que es parte de él también. 

Crítica a Anaxágoras

Aristóteles critica la postura de Anaxágoras, ya que en la naturaleza nada está en desorden, de hecho, ésta es la causa del orden. Tampoco pudo haber existido un reposo absoluto porque como dijimos anteriormente, el movimiento sería eterno al formar parte del tiempo.

Se encuentra más prudente que en un todo, el movimiento y el reposo se alternen como lo dijo Empédocles; sin embargo, Aristóteles advierte que no es bueno quedarse con esta teoría, pues solo es una suposición a través de situaciones particulares observables (por ejemplo, el hombre y la mujer se unen por el amor y se separan por el odio) y que no representa la justificación para decir si el movimiento es eterno o no. 


Finalmente, Aristóteles nos dice que nunca ha existido un tiempo donde el movimiento no hubiera existido. 

Refutación a las objeciones de los argumentos precedentes


Sigamos viendo algunos argumentos a favor de que el movimiento solo existió en un tiempo, y no siempre como lo habíamos planteado anteriormente.

  1. El cambio no es eterno. Los cambios siempre están generados por los contrarios que se generan. Los opuestos serían un límite. 



  2. Es evidente que un objeto puede cambiar, a pesar de no estar cambiando en el acto. Las cosas que están en reposo tienen la posibilidad de ser movidas, y así, se demuestra que el movimiento no siempre existe en algún momento.



  3. Tanto los animales como otros seres animados pueden pasar de estar en reposo a estar en movimiento. Esto quiere decir que muchas veces el movimiento no es originado por algo más, sino más bien puede producirse por sí mismo (sólo en el caso de las cosas animadas porque las inanimadas deben ser movidas).




Veamos ahora las refutaciones que Aristóteles nos presenta frente a tales argumentos.

  1. El cambio no es eterno. Los cambios siempre son generados por los contrarios que se generan. Los opuestos serían un límite. ¡Refutado!


    Nada impide que el movimiento sea uno, continuo y eterno. Un ejemplo de esto es el movimiento circular. 



  2. Es evidente que un objeto puede cambiar, a pesar de no estar cambiando en el acto. Las cosas que están en reposo tienen la posibilidad de ser movidas, y así, se demuestra que el movimiento no siempre existe en algún momento. Aceptado en parte


    Aristóteles dice que no hay nada absurdo en que las cosas se muevan unas veces y otras no, aunque plantea la posibilidad de que el agente de movimiento pueda estar no presente al momento de mover el objeto. 



  3. Tanto los animales como otros seres animados pueden pasar de estar en reposo a estar en movimiento. Esto quiere decir que muchas veces el movimiento no es originado por algo más, sino más bien puede producirse por sí mismo (sólo en el caso de las cosas animadas porque las inanimadas deben ser movidas). ¡Refutado!


    Que un animal esté en reposo, no significa que no esté en movimiento internamente. Es decir, sus órganos están en movimiento mientras está en reposo, por lo tanto, si una parte del animal está en movimiento, todo el animal lo estará también. 


Así quedan establecidas las refutaciones que se hacen de manera general sobre el movimiento y el reposo.



A veces los objetos están en movimiento y a veces están en reposo

Hay que aclarar el segundo punto de las refutaciones anteriores, sobre todo del punto dos.


  • Es evidente que un objeto puede cambiar, a pesar de no estar cambiando en el acto. Las cosas que están en reposo tienen la posibilidad de ser movidas, y así, se demuestra que el movimiento no siempre existe en algún momento.

Surgen múltiples posibilidades a esta cuestión; podemos ver por lo menos tres:

  1. Todas las cosas están siempre en reposo.
  2. Todas las cosas están siempre en movimiento.
  3. Algunas cosas están siempre inmóviles, móviles y móviles e inmóviles. 


Esta última es la que ayudará a resolver el segundo planteamiento.

No podemos decir que todas las cosas estén siempre en movimiento porque siempre hay un límite para algunos tipos de movimiento como por ejemplo, el incremento y la disminución. Un cuerpo puede crecer, pero también puede disminuir y en el tiempo intermedio entre el incremento y la disminución, existe un reposo (ya sea este de corto o largo tiempo). 

Con el mismo argumento, refutamos también que el reposo existe siempre porque si aceptamos que la disminución y el incremento existen, entonces el reposo no existe siempre. 



Todo lo que se mueve es movido por algo

Hemos dicho que algunas cosas son movidas por algo y otras se mueven por sí mismas. Habíamos resuelto que si la fuente de movimiento en un animal se encontraba dentro de él, entonces este era un movimiento natural; si se encontraba fuera de él, era un movimiento forzado y no-natural.

Sin embargo, hay cosas que tienen un movimiento natural, pero que pareciera ser que no se mueven a voluntad. Por ejemplo, el fuego se mueve naturalmente hacia arriba, pero... ¿por qué no se mueve hacia abajo si este elemento tiene movimiento natural? Hay algo que debe estar moviendo al fuego en una determinada dirección, por lo tanto, su movimiento no sería natural.

Los elementos

A causa de este razonamiento, Aristóteles trata de resolver esto añadiendo que cada elemento natural se mueve (ya sea hacia arriba o abajo) por una tendencia natural. El fuego se mueve hacia arriba porque su tendencia es dirigirse hacia el cielo ¿Por qué no se mueve más arriba o hacia abajo? porque hay un obstáculo que se lo impide(2). Lo mismo va para el movimiento del agua de la tierra y los demás elementos.

Además, los elementos tienden a ir a su propio lugar debido a su ligereza o su peso. Por ejemplo, el aire que es ligero hacia arriba y la tierra que es pesada hacia abajo. 

Por otro lado, para argumentar el cambio de un elemento a otro se recurre a la dicotomía acto/potencia. Es decir, lo caliente es frío en potencia; lo frío es caliente en potencia. Cuando lo caliente está en acto, entonces se transforma en fuego. 

Finalmente, todo lo que se mueve es movido por algo ya sea por sí mismo o de manera natural y no-natural. 



Debe haber un agente de movimiento que no es movido por algo más

Dos formas son las que se entienden cuando decimos que hay un agente del movimiento. 


  • En primer lugar, el agente del movimiento no es en sí responsable de dicho movimiento, sino que algo más lo es. 
  • En segundo lugar, el agente sí es responsable del movimiento de un objeto. 

Además, el segundo termino mencionado puede ocurrir de dos formas: cuando el agente es directamente responsable del movimiento o cuando hay una cadena infinita de movimientos posteriores al agente. Por ejemplo, que la piedra sea movida por una vara, la vara por una mano y la mano por la persona. No obstante, la vara no puede mover la piedra sin la mano, pero la persona sí puede mover la piedra sin la vara. 


Primer agente
Segundo agente
Último agente
Objeto movido
Persona
Mano
Vara
Piedra

Lo que queda preguntarse es ¿quién mueve a la persona? nada ni nadie, pues es el primer agente que mueve a los demás sin ser movido. Sin embargo, podemos pensar perfectamente que la inteligencia es lo que movió a la persona a mover la piedra. Esto significaría que el primer motor es un elemento inteligible que no tiene materia, es pura forma. 

Podemos ver además que el primer agente de cambio puede usar un instrumento o ''agente'' distinto de él para mover otro objeto (en este caso la vara para mover la piedra). 

Aquí es donde Aristóteles comparte la visión de Anaxágoras, pues este aseguraba que el Nous(1) podría mover siendo inmóvil y además ser la creación de todos; mover sin ser movido.

Imposibilidad del agente

En otros libros se dijo que quien mueve a un objeto es a la vez movido, pero esto podría llevar a una contradicción. Por ejemplo, pensemos en un profesor enseñando a su alumno. Si el profesor (agente) enseña al alumno (objeto), el profesor estaría aprendiendo al mismo tiempo de estar enseñando, lo cuales absurdo (el profesor sería agente y objeto de su propio movimiento). 

Existen otros ejemplos como decir que lo que construye puede ser construido, lo que cura puede ser curado, etc. Por lo tanto, debe necesariamente existir una dicotomía agente/paciente, es decir, alguien que de y otro que reciba. 


El primer agente debe por sí mismo ser inmutable

Recordemos algunas cosas del movimiento. Todo movimiento debe ser divisible en partes y además debe ser continuo. 

Lo movible (o lo que es movido) siempre está en un movimiento potencial, pero no en acto. El agente, por otro lado, está ya en acto; por ejemplo, lo que calienta ya está caliente.

Características del agente

Vimos anteriormente que el primer agente es inmutable pero puede mover, el segundo es movido y puede mover y el tercero no puede mover pero es movido. 

Pongamoslo así:

A es el agente inmmutable, B es el aegnte moviente y que puede mover, y C es el agente que es movido y que no puede mover. 

ABC puede ser un todo, pero si quitamos la C quedaría solo el agente y el objeto AB. C nunca podrá mover a los otros ni podrá ser movido. Lo mismo que si quitamos B y C, estos no se moverán porque no están conectados a su agente (es como si la vara y la piedra no pudieran moverse porque la persona no está).

El primer agente de movimiento es eterno

Ha quedado bastante bien establecido que debe existir un primer agente que mueva a los demás objetos. Por lo demás, solo lo que tiene partes puede mover, lo indivisible no tiene partes. Esto nos aclara que el primer agente debe ser inmóvil e indivisible(3)

Las cosas que son inmóviles pero que llegan a perecer, no son causa de las cosas que están continuamente moviéndose. Tampoco pueden hacer que las cosas existan o estén sometidas a generación y destrucción. 

El primer agente debe ser uno y eterno porque su movimiento es continuo (las cosas que se suceden están en contacto) y ya que es necesario que así sea, el movimiento primero también será uno. 


El responsable del movimiento de una cosa es el primer agente

Ya que establecimos que existe un primer agente que mueve a todos los objetos, describamos los tipos de movimiento que están dentro de lo que mueve y lo que es movido. 

Existen al menos tres clases de movimiento:


  • Según la magnitud.
  • Según la afección.
  • Según el lugar (que puede llamarse movimiento local).

Este último es el más importante de los movimientos porque en realidad es el primero que ocurre.

Luego vendrá considerar la afección, es decir, lo caliente y lo frío, lo duro y lo blando, lo pesado y lo ligero, etc. Es claro que la afección no puede suceder si primero no ocurre el movimiento de lugar, lo que significa que la afección depende del lugar. 

Primacía del movimiento

¿Cuándo un objeto es primero que otro? Hay por lo menos tres acepciones: 


  1. Cuando el objeto no puede existir sin el otro.
  2. Cuando el objeto es anterior a otros en el tiempo.
  3. Cuando el objeto es anterior con respecto a la sustancia.

Si consideramos lo anteriormente expuesto, veremos que el lugar es el movimiento primero que se cumple. Por lo tanto, ningún otro objeto puede existir sin el movimiento de lugar. 

Y así como nada puede existir sin él, debemos decir que el movimiento de lugar está primero en el tiempo, ya que nada lo puede preceder en él. 

Se puede preguntar si la generación (pensada como un tipo de movimiento) está primero que todo, pero esto sería falso. La generación es un tipo de movimiento que lleva necesariamente a su contrario que sería la destrucción, por lo tanto, si el lugar surge de la generación entonces será destruido, lo cual es absurdo porque el lugar no se destruye. Por lo que comprobamos ahora, la anterioridad del lugar ante la generación. 

Lo que viene posterior a la generación sería la naturaleza, y puesto que en la naturaleza hay sustancias, el lugar sería anterior a esta también porque si es anterior a la generación, con mayor razón lo sera a la sustancia. 

Solamente el movimiento circular puede ser continuo y eterno


El movimiento de lugar, o movimiento local (el primero de los movimientos) debe ser circular o rectilíneo. Si el agente no está compuesto de un movimiento circular o rectilíneo, entonces no podrá mover al otro sin ser movido. 

Sin embargo, el movimiento rectilíneo finito no puede ser eterno porque en su recorrido tendría que volver en sí, lo que significa que se movería en un sentido contrario a sí mismo. Por lo tanto, no sería continuo como sí lo es lo circular. 





Los contrarios no representan unidad, sino más bien dualidad. Es por esto que el movimiento rectilíneo finito no podría ser considerado ni continuo ni unitario. Además, el movimiento rectilíneo una vez llegado a su límite debe detenerse, lo que nos afirma que no puede ser continuo. Por ejemplo, si se lanza una piedra en línea recta desde un punto A a un punto B, y luego la piedra sigue hasta un punto C, la piedra entonces debe detenerse en B para seguir en C. Pero si hace esto, entonces no es continuo. 



Por lo tanto, el movimiento rectilíneo no es eterno ni continuo y no puede compararse con el movimiento circular. 

En cambio, el movimiento circular es eterno y vuelve sobre si mismo sin ser contrario.



Pero puede pasar que tenga contrarios si el círculo lo divide un diámetro. 



Así queda establecido que el movimiento circular es eterno y continuo, en contraste con el movimiento rectilíneo.



El movimiento circular es el primer tipo de movimiento

En efecto, hemos determinado que el movimiento circular es el primero y obviamente, anterior al movimiento rectilíneo. Por otro lado, lo circular tiene dominio sobre todo lo que lo sucede, tal como el padre tiene dominio sobre el hijo. 

Es necesario destacar también que el movimiento circular no tiene punto de partida ni punto final, como si lo tiene el movimiento rectilíneo. 


El primer agente de movimiento no tiene magnitud 

Hemos establecido en libros anteriores que una magnitud finita no se podría recorrer de forma infinita ni viceversa (refutación a las paradojas de Zenón). 

Además, hemos determinado que la magnitud tiene límites. el primer agente de movimiento no puede tener límites porque establecimos que es eterno, por lo tanto, el primer agente no tiene magnitud. 

Conclusión

En mi opinión este es el libro más importante de los tratados de física. Reúne la mayoría de todas las cosas discutidas en los libros precedentes y sirve para comprender a los pensadores posteriores que reflexionarán sobre la física. Es factible pensar que este primer motor es Dios, pero Aristóteles no lo dice, salvo a modo de ejemplo. No obstante, en Metafísica sí lo describe como un Dios. ¿Es posible preguntarse que hay más allá del primer motor? Con los argumentos precedentes me parece que no porque si lo negáramos tendríamos que negar el lugar y caer en la Paradoja de Zenón donde se recorren lugares infinitos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario