sábado, 26 de noviembre de 2016

Historia del Judaísmo (Primera parte: Desde Abraham hasta Jesús)

Hemos decidido hacer una historia del judaísmo con el propósito de abarcar los conceptos que se vendrán de ahora en adelante. En el blog revisamos la filosofía de la mano de Platón y Aristóteles, luego analizamos las filosofías de Cicerón, Séneca, Plotino y San Agustín (que se verá en lo sucesivo). Debemos considerar que pasando a San Agustín de Hipona entraremos en el mundo de la Edad Media, la cual abarca la mayoría de religiones. Es por eso que debemos estar preparados ante tales pensadores que remesen la antigüedad en cuanto a la mezcla de religión y Filosofía. Veamos la historia de los judíos que es una religión que no ha quedado indiferente durante la historia moderna, ni tampoco en la antigüedad.

Definición:

(1) Exégesis: interpretación de un texto bíblico. 
(2) Circuncisión: corte circular del prepucio del pene humano.  
(3) Zelote: significa ''quien cela por Yahveh''.


Referencias:

(1) No hay que pensar que eran las únicas leyes, pues la biblia también tenía otros preceptos aparecido en el Pentateuco. 
(2) Era una fuente de líquido dada para el pueblo de Moisés. 
(3) Hijo menor del tercer patriarca judío Jacob. 
(4) De ahí que venga el nombre del partido ''Sionista''. 


HISTORIA DEL JUDAÍSMO


PRIMERA PARTE: DE ABRAHAM A JESÚS

Naturaleza y Características

Los judíos pueden ser las personas más persistentes y continuas en la historia de la humanidad. Su religión es de carácter monoteísta y la tierra escogida para ellos es justamente Israel. Si leemos la biblia, nos daremos cuenta que Israel fue defendida numerosas veces por Dios que elegía a ciertos personajes que luego se convertirían en reyes y profetas para luchar en nombre de Dios. 

Partiremos analizando la historia que nos presenta la biblia sobre los judíos. Es claro que tendremos que comenzar con la historia de Abraham y por lo tanto pasar por el Pentateuco (los cinco primeros libros de la biblia) o también llamado por los judíos como Torá. El conjunto de libros del antiguo testamento es llamado Tanaj y se compone de los siguientes:

Torá: que significa instrucción
Nevi'im: que significa profetas
Ketuvim: que significa escritos

¿Por qué se llama Tanaj? Porque reúne el acrónimo de las tres letras de cada libro. 

Ta: por la Torá
Na: por el Nevi'im
Aj: por el Ketuvim (se debe a que la pronunciación de la ''k'' en hebreo antiguo es una ''j'' muy suave).

Veamos desde donde comienza la historia de los judíos para ubicarnos en el tiempo. 

Judaísmo Bíblico

Los tres patriarcas

La primera familia judía que podemos ubicar en la biblia serían los patriarcas Abraham, Isaac y Jacob. Dios quiso crear un pueblo que diera orígenes a muchos otros pueblos más, y escogió a Abraham (que de hecho significa ''padre de muchos pueblos'') para emprender esta tarea. 

Abraham era descendiente de Noé quien tuvo tres hijos: Cam, Jafet y Sem. Abraham es descendiente de este último hijo de Noé; por eso se les llama ''semitas'' a los judíos (al ser descendientes de Sem). El padre de Abraham era Taré y juntos estaban asentados en la tierra de Jarán, Mesopotamia. Taré murió a los 205 años de edad,pero ya antes Dios le había dicho a Abraham que se dirigiera a la tierra donde él y su gente se convertirían en el pueblo de todos. Dicha tierra era Canaán. Abraham dejó Jarán a los 75 años de edad. 

Abraham tuvo como esposa a Sara quien además era su media hermana. Los dos tuvieron a su hijo Isaac quien luego se convertiría en el segundo patriarca. También tuvo que circuncidarse (2) por orden divina de Yahveh al tener una distinción entre su pueblo y los otros. 

Uno de los hechos más controvertidos unido a la familia de Abraham, es cuando el patriarca fue ordenado por dios a asesinar a su hijo Isaac quien estaba recién nacido. ¿Por qué Dios envía a Abraham a acabar con su hijo? sólo para probar su fe. Se suponía que Abraham debía matar a su hijo en un altar, sin embargo, cuando estaba apunto de hacerlo, un ángel apareció y lo detuvo. Dios le dijo Abraham ''No extiendas tu mano contra el niño, pues veo que eres temeroso''. Acto seguido, en las cercanías del lugar apareció un ternero para alimentar a su familia. 

Después de este hecho, la esposa de Abraham muere a los 127 años y éste la entierra en Hebrón que era el lugar donde se encontraba también ''La tumba de los patriarcas''. 

Luego Isaac heredó el patriarcado de su padre teniendo como esposa a Rebeca. Su esposa tenía 60 años y dio a luz a Esaú y Jacob. Ambos tuvieron problemas pues Esaú era el primogénito y Jacob estaba envidioso de él. ¿Quién podría ser el siguiente patriarca si eran dos hermanos? Los dos hermanos tuvieron que pelearse el patriarcado y justamente fue Jacob quien lo ganó, al engañar a su hermano Esaú dándole un guiso rojo (preparado previamente) para quedarse con el patriarcado. Esto hizo que Esaú despreciara su primogenitura y cediera su puesto a su hermano. 

Así es como tenemos a los grandes patriarcas adorados:



Desde aquí comienza un período de adoración a estos tres patriarcas durante todo el proceso de la religión judía. 

El concepto de Yahveh

La tradición israelita conviene en llamar Yahveh a Dios para ser conocido y adorado por todo el mundo. Abraham no alcanzó a conocer esta denominación, aunque sí se llevó una misión importante que era llegar a la tierra de Canaán. 

Lamentablemente, Abraham no alcanzó a ver esta tierra prometida muriendo a los 175 años. Ni siquiera sus hijos Isaac y Jacob vivieron para verla. 

Las otras tribus no tenían el mismo concepto que el pueblo judío sobre Dios. Muchos lo llamaban ''Él'', ''Baal'', ''Ugarit'' y otros nombres que eran ajenos a los judíos. 

El cuarto patriarca y profeta

Como dijimos, ni Abraham ni Isaac ni Jacob pudieron conocer la tierra prometida de Canaán, pero quien sí estaba destinado a esto era Moisés (quien por su historia su nombre significa ''el salvado por las aguas''). 

Su historia es conmovedora, así como también emocionante pues pasó por muchos acontecimientos. Dios le permitió llevar a cabo sus planes como por ejemplo, cuando hizo llover plagas al faraón de Egipto que esclavizaba al pueblo de Moisés. Liberó a su pueblo de la opresión de Egipto y junto con ellos, Moisés creó lo que más tarde se denominaron las tablas de la ley donde se encontraban los diez mandamientos(1)

Su éxodo no estuvo fuera de dificultades, ya que el pueblo de Moisés era muy impaciente y terco con las exigencias de Dios. Conocido es el hecho cuando su pueblo, al no poder esperar que Moisés terminara de hacer las tablas de la ley en el monte Sinaí, comenzaron a adorar a un becerro de oro. Luego, el pueblo de Moisés comenzó a reclamarle a este que estaban hambrientos y que no podían solo beber maná(2). El pueblo comenzó a despreciar lo dado por Moisés y le reprocharon que en Egipto, si bien eran esclavos, al menos les daban pescado y carne. Dios desató su ira contra ellos y murieron justamente los que se quejaban. La tumba fue llamada Kibrot Hataava que en hebreo significa ''tumba de la gula''.

Esta huida significa muchas cosas para el pueblo de Israel. Una de ellas es la exclusiva lealtad a Yahveh y su adoración, así como también la negación a la iconización de la imagen de Yahveh. Para ser más precisos veamos los diez mandamientos en su orden:

Primer mandamiento: No reconocerás otros dioses en mi presencia

Segundo mandamiento: No te harás imagen tallada de las cosas del cielo

Tercer mandamiento: No pronunciarás el nombre de Dios en vano. 

Cuarto mandamiento: No trabajaras el séptimo día. 

Quinto mandamiento: Honrarás a tu padre y a tu madre

Sexto mandamiento: No matarás

Séptimo mandamiento: No cometerás adulterio

Octavo mandamiento: No robarás

Noveno mandamiento: No darás falso testimonio

Décimo mandamiento: No codiciarás los bienes ajenos

Estas tablas de la ley fueron transportadas en un arca construida por Moisés llamada por dios como: el arca de la alianza. 

La figura de Moisés es algo totalmente nueva, pues no sólo era alguien que proveía a su pueblo de cosas, sino que también lo lideraba como si fuera un general o algo parecido. 

El asentamiento en Canaán

Aquí terminamos la Torá y comenzamos a adentrarnos en el libro Nevi'im. 

Si bien Moisés tenía que guiar a su pueblo a la tierra prometida, Yahveh tenía otros planes preparados para él. Le dice que guiará a su pueblo a Canaán, pero que él no podrá entrar a la tierra prometida. 

Para continuar con la marcha hacia Canaán, Moisés nombra heredero y líder a Josué, quien era un nuevo hebreo libre muy leal a Moisés. Este lideró al pueblo y lo llevó dentro de Canaán, sin embargo, Moisés se debía quedar atrás a causa de lo dicho por Yahveh. Josué conquistó Israel al tiempo que Moisés muere y su pueblo lo llora por 30 días y 30 noches. 

Nuevos enemigos se presentaban para el pueblo de Israel, pues una vez tomada la tierra, sus enemigos del este y el oeste quisieron en parte recuperar y en parte apoderarse (porque habían más tribus) de la tierra que habían ganado los israelitas. En todo caso, para Josué, la conquista de Israel atravesando las murallas de Jericó no fueron sólo batallas sino que también fueron acuerdos con las otras tribus. 

El libro de los jueces

Josué falleció a los 110 años de edad y fue sepultado en Timnat-sera. Desde aquí comienza un tiempo difícil para Israel, pero también de mucha gloria pues surgirán nuevos defensores conocidos como ''Los Jueces''. 

Este libro de la biblia va a continuación del de ''Josué'', pero no nos hace una descripción en primera persona, sino que son historias que nos hablan de apostasía, opresión, alivio, y adoración a Dios. Esos jueces se encargarán de restablecer la fe y la adoración a Dios mediante su sabiduría:

Otoniel
Aod
Samgar
Débora
Gedeón
Tola
Jair
Jefté
Ibzán
Elón
Abdón
Sansón

Dios envía a todos estos jueces a acabar con la apostasía y la adoración a dioses que ellos consideraban ''falsos''. El Dios que se adoraba en época de los jueces era conocido como ''Baal'', Dios de la lluvia, el trueno y la fertilidad. Este era adorado mediante estatuas de madera lo que era una doble falta a los mandamientos de Dios.  

Unidad monárquica

Los jueces hicieron un buen trabajo al alejar la apostasía de Israel, pero los problemas no se extinguían del todo. Todavía había apostasía y los enemigos externos querían acabar con la monarquía en Israel. 

Para los judíos, la monarquía era un regalo de Yahveh en contra de sus eternos enemigos: los Filisteos. El mismo Sansón tuvo que enfrentarse a estos Filisteos en el libro de los Jueces, y lo hizo con éxito. No obstante, los Filisteos seguían atacando Israel persistentemente. 

El rey Saúl

Frente a esta situación, un hombre que era descendiente de la tribu de Benjamín(3) llamado Saúl. El pueblo de Israel pedía un nuevo rey para que alejara a los filisteos y restableciera la fe en Yahveh. Por lo tanto, el juez Samuel tuvo la tarea de elegir al próximo rey de Israel y Yahvé se lo rebeló. 

Una vez Saúl fue hecho rey pudo alejar a los filisteos de Israel; sin embargo, su reinado no estuvo exento de problemas internos. Samuel, el mismo que le había otorgado el trono, quería hacerse con el reinado de Israel; por lo tanto, Samuel decide usurpara el trono. En todo caso, esto no era un capricho de Samuel, pues Saúl había desobedecido a Yahvéh cuando en la batalla contra los amalecitas éste dejó vivo a su rey. Al enterarse de este hecho, Yahvéh retiró la bendición a Saúl y le dijo a Samuel que diera a David la nueva bendición. 

El rey David

David fue recibido de muy buena manera en el pueblo de Israel, aunque el pueblo no olvidaba la mortalidad del rey y por eso no se le adoraba. Una de las cosas más importantes que hizo el rey David fue capturar la fortaleza de Jerusalén y hacerla el asentamiento de la monarquía nacional. 

El rey quería construir un templo el cual llevaría dentro uno de los objetos más preciados por la religión judía, la llamada arca de la alianza que era traída por Moisés. Sin embargo, debido a otras construcciones y por otra razones de tiempo, el templo para el arca sería terminado en el reinado de Salomón. 

El rey Salomón

David murió aproximadamente a los 70 años pero antes de morir debía dejar la herencia a uno de sus hijos: Adonías y Salomón. Adonías era un joven muy ambicioso y muy impulsivo, por lo que Betsabé, que era esposa de David y el profeta Natán le dijeron a David que escogiera a su hijo Salomón y así fue. 

El rey Salomón era considerado uno de los más sabios hombres que haya tenido el pueblo judío. Yahveh le confirió no tanto el poder, pero sí la sabiduría de un hombre que pueda arreglar todos los asuntos de su pueblo. Salomón fue quien pidió esta sabiduría y Yahveh se la concedió, a diferencia de otros quienes pedían poder para derrotar a sus enemigos. 

Uno de los aportes más significativos del rey fue haber construído el templo donde se dejaría el arca de la alianza, junto con otros templos en los diferentes distritos que comandaba. Desde tiempos inmemoriales se le llamó El primer templo de Jerusalén. 

Con el tiempo Salomón se vio influido por otras religiones que se alejaban de Yahveh. Las esposas que tenía el rey no eran del todo devotas a Yahveh y Salomón se vio de alguna manera seducido y atraído por la religión de estas. Lamentablemente, Salomón terminó olvidándose de Yahveh y se volcó a otras religiones. Salomón dejó un reino dividido y murió aproximadamente en el año 928 a. C. 

El reino dividido

Luego de la muerte de Salomón, uno de los reyes que surgieron en su continua sucesión fue Jeroboam I, rey del norte de Israel. Este rey quiso dividir aún más el reino heredado por Salomón, construyendo dos becerros de oro en las localidades de Dan y Betel. El propósito de esto era atraer a la gente al norte de Israel y alejar a la gente del templo de Jerusalén. Esto permitió que en el norte de Israel se celebrara la adoración a otros dioses que no eran Yahveh. 

A Jeroboam lo sucedieron muchos otros reyes que creían en dioses paganos, sobre todo en Baal. Ahab era uno de ellos pues estaba casado con una princesa fenicia llamada Jezabel. Construyó un templo para adorar a estos dioses en nombre de Jezabel, quien en realidad era ella quien los había traído. La apostasía de la parte norte de Israel que ya era definitiva, llevó a muchos problemas pues los profetas que estaban de lado de Yahveh tuvieron que enfrentarse con los paganos. 

De entre los profetas que surgen a favor de Yahveh es Elías que profetiza la caída del rey Ajab, debido a la terrible apostasía que había cometido al norte de Israel. Elías necesitaba nombrar un sucesor y ahí es cuando entra en escena Elíseo quien básicamente hace el mismo trabajo que Elías. Si Elías detestaba la apostasía de Ajab por Baal, Elíseo desatará su furia por la apostasía del rey Ocozías por Belzebu. 

Profecía clásica y las reformas al culto

La necesidad de más profetas es simplemente debido al nivel de apostasía que había en Israel. Se adoraban a otros dioses y el desprecio por Yahveh comenzaba a surgir de todos lados. 

Si el norte estaba ya un poco más controlado, el sur de Israel iba cayendo poco a poco en la apostasía. Era un tiempo de emergencia para Israel pues estaba siendo invadida por los Asirios, como también estaba haciendo invadida por los Arameos (Judá). Israel no tuvo más opción que formar alianza con los arameos para derrotar al enemigo más grande que era Siria. Esta unión la tuvieron que soportar a regañadientes, pues el rey de Judá llamado Ajaz había introducido en Jerusalén un altar arameo para la adoración a otros dioses (algo que fue profetizado por Isaías).

Al derrotar a los Asirios, Israel conviene en que Sion(4), una fortaleza construída en la colina de Jerusalén.  Esta será el símbolo de la fuerza de Israel en contra de sus enemigos.

Si bien se habían librado de los Asirios, Judá aún era bastante pagana. De aquí que surja un nuevo rey llamado Ezequías quien aplicará políticas nuevas al culto de Yahveh. Estas políticas estarán basadas en la centralización y por sobre todo en el quinto libro de la Torá: el Deuteronomio. Sin embargo, Ezequías no estuvo exento de problemas, pues los Asirios volvían a atacar por mano de Senaquerib quien logró sitiar Judá. Ezequías se pudo deshacer de él cuando, gracias a Isaías y a sus profetizaciones Senaquerib se fue por donde vino.

El período de exilio   

El pecado de apostasía de Israel parecía no tener fin porque a cada restauración de un rey o un profeta, el pueblo seguía creyendo en otros dioses con el tiempo. Quizás, uno de los tiempos que marca el exilio de los profetas lo podemos ver en la historia de Ezequiel y Jeremías. Estos, debido a la carga de pecados que tenía Israel creían que Yahveh le había dejado a su suerte así como también a Jerusalén. 

Es así que en los años de Jeremías, Yahveh pensaba en la destrucción de Israel para luego restaurarla. Dicha destrucción sería llevada por Nabucodonosor quien quemó el templo de Jerusalén y otras construcciones. Tuvo que pasar tiempo para que Israel pudiera recobrar todas sus cosas y empezar una restauración. 

La restauración

Luego de que Nabucodonosor gobernara, se presentó el rey Ciro de Persia quien permitió a los judíos volver a Israel. Los judíos estaban ansiosos por volver a construir el Templo; sin embargo, los Samaritanos, que pertenecían a las doce tribus judías, querían participar también de la construcción; los judíos no querían que ellos participàran porque siempre estuvieron al margen de lo que pasaba en Israel. 

Tiempo después regresa uno de los personajes más importantes del judaísmo que sería Esdras. Este era un sacerdote quien quería introducir la Torá nuevamente en Jerusalén. Esdras veía el pecado de Israel cuando veía judíos casados con  mujeres no judías y confesó estos pecados a Yahveh. Cabe destacar que la Torá se aplicó y se ajustó a sus propias necesidades para sobrevivir en la situación que se encontraban. Bajo el sacerdocio de Esdras comenzará la trayectoria del Segundo Templo de Jerusalén

Luego nombró a Nehemías gobernador de Israel para que pudiera construir el muro de la ciudad. También se les entregó las tierras a quienes fueron despojados de ella por el rey Nabucodonosor. En general se tuvo un buen recuerdo de Nehemías, sin embargo, nada más se supo de él ni siquiera de su muerte o sepultura. 


Judaísmo Helenístico

Relación judío-helena

La relación de los griegos con los judíos puede relatarse desde el siglo IV a. C., donde los griegos nombraban a estos como valientes, autodisciplinados y filosóficos. 

El encuentro entre estas dos culturas se dio con la conquista de Alejandro Magno sobre Palestina en el año 332 a. C., justamente en el reino helenístico de Ptolomeo quien permitió que los judíos desarrollaran su cultura y tuvieran más libertad. Luego, en el reinado de Antíoco III los judíos tuvieron aún más libertad, dándoles su propia constitución (la Torá) y la facultad de gobernarse a sí mismos. 

Por otro lado, la influencia de los helenos se notó mucho más en el siglo III a. C. con personajes como Filón de Alejandría, quien trató de conciliar la filosofía griega y el judaísmo. Cabe destacar que fue un filósofo que precedió al neoplatonismo de Plotino. Finalmente, en los años 175-172 a. C. el sumo sacerdote Jasón estableció a Jerusalén como una ciudad griega, lo que no significó que los judíos no pudieran tener su culto. 

Sin embargo, cuando Jasón es sucedido por Menelao, los problemas para los judíos comienzan a suceder. En cuanto al reinado, el rey Antíoco III muere y es sucedido por Antíoco IV que si bien ayudó a los judíos en un principio, luego se volcó y adhirió al partido de Menelao que era un partido aristócrata y antisemita. Esto llevó a la gran revuelta descrita por la biblia en el libro Macabeos, donde los hijos de  Matatías quisieron rebelarse contra el rey. 

Los macabeos eran un movimiento de organización judía en contra de los helenos. Los judíos helenizados provenían de las clases más aristocráticos, mientras los macabeos provenían de las masas populares quienes luchaban por restablecer las leyes de la Torá. Cuando finalmente los macabeos pudieron derrotar a los helenos, estos conformaron un modus vivendi entre las dos culturas. Los responsables de esto fueron los líderes macabeos como Jonatán, Simón y Alejandro. Estos hicieron tratos con los helenos y vivieron en paz hasta el reinado de Herodes de Judea en el año 30 a.C. (donde también duró su influencia).

Divisiones sociales, políticas y religiosas

En el período helénico, los judíos más acaudalados eran los sacerdotes de Jerusalén. Los más ricos eran la llamada familia Oniada (de donde venía el sacerdote Jasón) quienes cuidaban de un banco donde depositaban su dinero, además de los Saduceos que eran intérpretes de la Torá. En esos tiempos se hablaba de que había una especie de Teocracia; es decir, el gobierno comandado por autoridades religiosas. 

Por otro lado estaban los de clase media quienes eran descritos como los escribas; sacerdotes de clase media que interpretaban la Torá de manera oral. Otro grupo serían descritos como los jasídicos (también llamados ''piadosos''), quienes fueron conocido como los precursores de los fariseos. Se conocían también por su rigurosidad y minuciosidad de sus interpretaciones de la Torá. 

Clases sociales:

Clase alta: Familia Oniada y Saduceos
Clase media y baja: Jasídicos y Fariseos 

Un enemigo en cuanto a la interpretación de las sagradas escrituras eran los Saduceos, quienes solo aceptaban la torá como medio de autoridad social. 

Los fariseos defendían tanto la tradición oral como la escrita, ya que a Moisés se le fueron reveladas de este modo todas las leyes. En su exégesis(1), uno de los hombres más destacados fue Hillel (llamado ''el anciano''), quien fue muy popular en el siglo I a.C., de hecho, la popularidad de los fariseos era más grande que el de los Saduceos. 

Fariseos: Estos creían en el cumplimiento de los 10 mandamientos, así como también los preceptos que se encuentran alrededor de estos; sobre todo en Deuteronomio, Levítico y Números. Creían en la providencia, en ángeles, en las recompensas y los castigos, en la resurrección de la muerte. 

Los fariseos pudieron llegar a tener un modus vivendi con los helénicos, sin tener que dejar de predicar sus cultos en los templos. A través del líder Jonatán Ben Zakkai, los fariseos lograron obtener un permiso del emperador romano Vespasiano para construir una academia de estudio conocida como Jamnia. Ben Zakkai fue el primero en tener el título de Rabino. Un rabino supone ser el líder espiritual de la comunidad judía, además de interpretar las sagradas escrituras.

Saduceos: Estos tenían un grupo subsidiario llamado los Betusianos, quienes, al igual que los saduceos, eran aristócratas provenientes de grandes familias, y que por lo demás eran muy influidos por el Helenismo. A diferencia de los fariseos, los saduceos rechazaban la lectura oral de la Torá. Rechazaban la creencia en los ángeles, las recompensas y castigos y también la resurrección de la muerte. 

Estas eran las diferencia principales entre los Fariseos y los Saduceos. Finalmente, los fariseos resultarán mucho más populares que los saduceos y por lo tanto se seguirá la tradición de estos. 

Sin embargo, con el paso de los años se necesitó crear el Talmud que era un tipo de ley escrita para los judíos. Todo judío debía conocer el Talmud, pues esto sería un tipo de ''manual'' o de ''código'' para la cultura judía. La primera parte del Talmud comprende la Mishná que sería escrita y recuperada por el rabino Yehuda Hanasi. 

Aunque tenían mucha popularidad, los fariseos nunca pudieron sacarse la influencia helena del todo. De hecho, existieron ciertos pensadores judíos que aceptaron el helenismo como Elisha Ben Abuya, quien combinó varias religiones y algunas cosas esotéricas. 

Ritos religiosos en el templo y la sinagoga  

El lugar más importante para los judíos era el templo de Jerusalén que fue construído en el año 538 a.C. Su sucesivas restauraciones fueron interrumpidas por el rey Antíoco Epífanes (167 - 165 a.C.), profanado por el general Pompeyo (63 a.C.) hasta que Herodes prodigó un gran gasto en reconstruirlo y además fue considerado un mesías (19 d. C). 

El templo era el lugar central para que los judíos pudieran practicar su adoración; sin embargo, las sinagogas también eran utilizadas para prácticas de adoración. Su datación se estima aproximadamente en el siglo IX a.C., cerca del acontecimiento donde Israel y Judá se separan. Incluso se decía que dentro del templo de Jerusalén había una sinagoga. 
 
La vida cultural en la diáspora

La diáspora es una dispersión de un conjunto de personas, y generalmente se la relaciona con la dispersión judía en el tiempo helenístico. 

La diáspora comprendía los siguientes lugares:

Siria
Asia menor
Babilonia
Egipto
Grecia

Cada uno de estos países tenía al menor albergados 1.000.000 de judíos. Las grandes comunidades judías influenciaron a muchas personas a convertirse al judaísmo. Es en ese acontecimiento de la diáspora que fue compuesto el libro de Tobías. 

Entre las naciones nombradas anteriormente, Egipto fue el lugar que albergó más judíos. La existencia de templos para la adoración se consideraban también heterodoxos. La diáspora de este lugar se debe a que el mismo Alejandro Magno les concedió a los judíos el norte de Egipto conocido como Alejandría. 

Judaísmo en el Imperio Romano

Nuevos partidos surgen en la comunidad judía en Palestina para formar un nuevo Estado judío basada en la observancia de la Torá.

Herodianos

Por un lado tenemos a los herodianos, quienes eran partidarios del rey Herodes (considerado un mesías) y que quería establecer una preservación judía dando independencia a Palestina. Estaban a favor del imperio romano y aceptaban pagarles los impuestos. 



Zelotes(3)

Este partido representaba la rebeldía de ciertos judíos por no pagar los impuestos a los romanos. No sólo eso, los zelotes querían derrocar a los romanos y posicionar a Yahveh como el único dios a adorar. Un grupo específico de los Zelotes eran los conocidos sicarios, quienes estaban dispuestos a matar a cualquiera que no estuviera de acuerdo con derrocar a los romanos (incluso otros judíos). 

Esenios

Los esenios eran un grupo religioso judío que se había conformado en Egipto, considerados como sabios y célibes. También eran llamados como fariseos gnósticos debido a sus creencias de que el mundo material era malo. 

Origen de la cristiandad

Aunque entre los paganos y judíos esto no llamó mucho la atención, éste hecho ejerció muchísima influencia en el mundo romano. Jesús de Nazaret no tenía intenciones de abolir la Torá, pero sí tenía intenciones de cumplirla con todo. Este hombre siempre se vio como el intermediario de Dios y de los hombres, haciendo una síntesis entre razón y fe. 

La biblia septuaginta jugó un rol importante de la transformación de la filosofía griega a una teología de los padres de la iglesia; así, estos podían captar más judíos que se volcaran progresivamente al cristianismo. En todo caso, el cristianismo representaba una especie de nuevo pacto con dios, en vez de seguir al pie de la letras las cosas que dictaba la Torá. 

No obstante a estas contradicciones, existieron judíos que aceptaban a Jesús como el mesías aunque no como divino; otros aceptaban a Jesús como mesías y dios pero sin dejar las enseñanzas de la Torá. Por otro lado, este grupo que unía el cristianismo con el judaísmo era muy minoritario. 

Para los judíos, Jesús de Nazaret no cumplía las condiciones para ser un mesías. La evidencia está en algunas de las contradicciones que se forman en los siguientes versículos:

Condiciones para el mesías:

Profecía 1: ''El Tercer templo será construido''

Versículo: Ezequiel 37, 26-28

Explicación: Cuando llegara el mesías el templo que fue destruido el año 70 d. C., sería reconstruido para quedarse siempre. Esto nunca ocurrió y Jesús nunca lo realizó, pues el templo aún estaba construido(el segundo templo fue destruido en el año 70 y no se ha vuelto a construir desde entonces). 



Profecía 2: '' Habrá paz mundial, un desarmamiento universal y las guerras terminarán''. 

Versículo: Isaías 2:4

Explicación: Cuando llegara el mesías, el mundo estaría en completa paz y no habría ningún tipo de guerra (es obvio que no ha ocurrido). 



Profecía 3: ''Dios será rey sobre todo el mundo y todos lo reconocerán como uno''

Versículo: Zacarías 14:9

Explicación: Las disensiones con otras religiones  y la proliferación de distintas creencias son evidentes. 

Estas serían solo algunas de las contradicciones que lo judíos claman para decir finalmente que Jesús de Nazaret no era el mesías. Finalmente, Jesús fue crucificado por petición de los judíos al autodenominarse rey de los judíos. Todo esto ocurrió en el imperio de Tiberio. 


Judaísmo bajo el gobierno romano

Como habíamos dicho anteriormente, Herodes era considerado un mesías. Herodes muere y su hijo lo sucede en la prefectura de Judá, su nombre era Herodes Arquelao y finalmente, cuando muere este lo sucede Poncio Pilato. 

Poncio Pilato tuvo sus primeros fuertes encuentros con los judíos cuando propuso construir bustos de los emperadores romanos, cosa que molestó enormemente a los judíos. Las siguientes prefecturas lo único que hicieron fue aumentar el odio entre los judíos y el imperio. 

Los judíos pidieron a Poncio Pilato que se condenara a Jesús de Nazaret por pretender ser el Hijo de Dios. Pilato finalmente accede, pero antes de hacer algo conversa con Jesús:

Pilato: ¿De dónde eres?
Jesús: ...
Pilato: ¿No hablas conmigo? ¿No sabes que tengo el poder para liberarte y crucificarte?
Jesús: No tendrías poder sobre mí si no se te hubiera dado de arriba. Por eso quien te ha entregado a mi tiene mayor culpa.

Con esto se comenzaba la terrible historia que Jesús tendría que pasar al ser condenado. 

Primera Guerra Judeo Romana (66 -73 d. C) 

Este odio término en la Primera Guerra Judeo Romana en el reinado de Tito, lo cual significó una gran baja para los judíos, pues se destruyó el Segundo Templo de Jerusalén. 

Corría el año 66 d. C., cuando los griegos trataron de linchar a los judíos sin ser auxiliados por el gobierno romano. Los judíos comenzaron a tomarse Jerusalén, lo que obligó a las fuerzas del imperio romano a sitiar Jerusalén en el año 70 d.C. Los zelotes reaccionaron de la peor forma en la localidad de Masada, pero los romanos fueron más fuertes y entraron en Masada. Los sicarios se suicidaron colectivamente antes de ser eliminados por los romanos. 

Segunda Guerra Judeo Romana (115 -117)

En la época de Trajano, los ciudadanos romanos en Judea tenían prohibido el estudio de la Torá. La medida de esto fue debido a que los judíos apoyaron a los Partos (enemigos brutales de los romanos). 

El ataque concreto de los judíos fue rebelarse con sus conciudadanos griegos, por lo que el imperio tuvo que reaccionar en diferentes localidades: 

Cirene
Egipto
Mesopotamia
Chipre

Finalmente, el imperio romano pudo sofocar la rebelión de los judíos, no sin antes dejar una estela de resentimiento.

Tercera Guerra Judeo Romana (132-135)

Esta tuvo lugar en el imperio de Adriano, quien quería asegurarse que nos existiera ninguna otra rebelión judía. De hecho, Adriano quería de una vez por todas ''civilizar'' a los judíos e incorporarlos a la cultura greco-romana. 

Uno de los líderes que llevará esta rebelión será Simón Bar Kojba, quien era considerado un mesías en la religión judía (esto se debe a que en Números 24:17 dice: ''bajara una estrella de Jacob'' y Bar Kojba se llama hijo de la estrella). Lograron derrotar a la décima legión romana en Jerusalén y a la vigésimo segunda legión de Egipto. 

Sin embargo, las fuerzas del imperio siguieron siendo innumerables y las consecuencias para los judíos fueron desastrosas. Se les prohibió la circuncisión, el calendario judío y se ordenó el asesinato de los judíos más intelectuales. 


Conclusión

La importancia del mundo judío en nuestra era es decisiva y aquí podemos entender sus orígenes y las razones que tienen para seguir permaneciendo en pie. Desde aquí podemos tener una imagen del pasado para seguir continuando con esta amalgama de filosofía y religión que se dará a lo largo de la Edad Media. ¿Cómo podremos comparar y analizar las demás religiones como el cristianismo y el islam? en lo sucesivo, atengámonos a entender la cultura judía y así iremos en orden ascendente. Más allá de la creencia que se tenga, es innegable el furor con el que llevaron a cabo sus ideas. 

3 comentarios:

  1. No obstante la cultura helenística con su metodología (RAMFS/pccndoc), difiere con la SINTOMATOLOGIA (SCAE/scpe) de la religión, la cual es hereditaria - para el 5 % de la población total del mundo (7.5 millones de personas son el total)y sólo 5% reportan la sintomatología; denominada premoniciones y profetismo,videncias,clarividencias y (en mesoamérica) "chamánismo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante el dato que entregas amigo, gracias.

      Eliminar
  2. No obstante la cultura helenística con su metodología (RAMFS/pccndoc), difiere con la SINTOMATOLOGIA (SCAE/scpe) de la religión, la cual es hereditaria - para el 5 % de la población total del mundo (7.5 millones de personas son el total)y sólo 5% reportan la sintomatología; denominada premoniciones y profetismo,videncias,clarividencias y (en mesoamérica) "chamánismo".

    ResponderEliminar