jueves, 3 de diciembre de 2015

Aristóteles - Ética a Nicómaco (Libro VIII: Sobre la amistad).

La amistad es un tema transversal en los niños, adultos e incluso ancianos y como vemos, no era un tema excluyentes entre los grandes pensadores griegos. En efecto, ya Platón nos habló de la amistad en el diálogo Lisis analizado en este blog. ¿En qué se funda la amistad? ¿en el placer? ¿en el interés? ¿en el amor? Las respuestas las veremos en éste libro y quizás se formulen más preguntas y más respuestas todavía porque el libro IX de la Ética a Nicómaco, también se trata sobre la amistad. ¿ Lo ven? el tema de la amista cobra vital importancia para el Estagirita. Veamos que nos puede decir el gran Aristóteles sobre la amistad.

ADVERTENCIA: en este libro y en el siguiente se empleará la palabra amor para referirse a los amigos y es que la amistad es entendida en esos términos. No es el amor de pareja, sino más bien un amor de amistad

Definiciones:

(1) Timocracia: tipo de gobierno donde sólo los ciudadanos con propiedades pueden votar.

Referencia:

(1) Lo que quiere decir éste proverbio es que debe pasar mucho tiempo para realmente conocer a alguien.  La sal es una de las cosas que más difícilmente se acaba en un hogar.


Ética a Nicómaco


LIBRO OCTAVO: SOBRE LA AMISTAD

Capítulo I: Naturaleza de la amistad


Podríamos decir que la amistad es un tipo de virtud o que por lo menos está unida a ella. Nadie querría vivir sin amistad aunque tuviera todas las riquezas que quiera; siempre se va a preferir la amistad. 

De hecho, a mayor riqueza mayor peligro de que ésta desaparezca, por eso, cuando no queda más de aquella estarán los amigos para dar consuelo y refugio. 

La amistad en los hombres

Como dijimos en la introducción, los hombres necesitan la amistad no sólo en una etapa de sus vidas sino también en otras.

Jóvenes: tienen necesidad de amigos para no errar en las cosas (el aprendizaje como algo social).

Adultos: tienen necesidad de amigos para realizar acciones ilustres (el compañerismo en la batalla).

Viejostienen necesidad de amigos para que los asistan en lo que ya no pueden realizar.

La amistad no es un fenómeno que sólo ocurre con los hombres, pues estos son amistosos con su propia raza, así como los animales también lo son entre ellos. 

Los hombres que más necesitan amistad son los legisladores porque las ciudades que se tienen enemistad viven en gran tensión. 

Capítulo II: Lo que se ama


No cualquier cosa se puede amar, sólo se aman las que son..

  • Dignas de amor
  • Lo bueno
  • Lo apacible
  • Lo útil


No obstante, es plausible preguntarnos si en realidad el hombre busca lo bueno en sí mismo, o en realidad sólo busca lo que a él le parece que es bueno.

En otras palabras, surge una discrepancia entre la objetividad y la subjetividad de la cosa amada. Sin embargo, Aristóteles indica que no habrá ninguna diferencia entre amar lo uno o lo otro, pues lo que es amado por sí mismo (objetivo) también coincidirá con lo que es amado para sí (subjetivo), al menos de forma parcial.

Capítulo III: Clases de amistad

A partir de la relación expuesta anteriormente se pueden destacar por lo menos tres clases de amistad:

Amistad recíproca

Cuando la amistad entre dos amigos es mutua, entonces estamos hablando de una amistad recíproca. Esta amistad surge por los sentimientos correspondidos entre los dos hombres (o mujeres, o mujeres y hombres) donde no hay ninguna clase de interés ni utilidad. 

Este es el tipo de amistad que más perdura en el tiempo porque dichos hombres se desean el bien los unos a los otros. 

Los hombres tendientes a éste tipo de amistad son los hombres buenos y virtuosos. Son los hombres que se asemejan en bondades y cualidades.

Amistad por utilidad

Aquellos que se aman de ésta manera no se aman recíprocamente, es decir, en si mismos. La amistad solo se mantiene por el provecho de algún bien o utilidad. 

En esta parte la amistad sólo se enfoca en el interés sin tener en cuenta con quien se es amigo. Por esta misma razón, la amistad por utilidad es de poca duración y fáciles de romper porque dura hasta que dura el interés. También puede deshacerse ésta amistad cuando al amigo que esta interesado le interesa otra cosa.

Los hombres que prefieren este tipo de amistad son los viejos, pues ya no quieren un amigo sino les da provecho o utilidad alguna. También es un tipo de amistad que se da entre el ciudadano y el extranjero. 

Amistad por placer

Es un tanto parecida a la anterior, pues el interés se dirige a lo placentero que es estar con dicha persona. Por ejemplo, puede estar con una persona porque le gusta su conversación o su compañía.

Similarmente a la amistad por utilidad, el placer no está enfocado en el amigo sino que en el placer en sí mismo. Así como los placeres pasan, éste tipo de amistad igual pasa. 

Los hombres que tienden a tener este tipo de amistad son los jóvenes porque viven conforme con sus afectos, y siempre quieren experimentar placeres nuevos. 

Por supuesto que la mejor de las amistades es la recíproca porque es la más duradera y la que pertenece a los hombres buenos y virtuosos. Por lo demás, ésta es una amistad de muy rara frecuencia, ya que necesita de tiempo para realizarse. De ahí el dicho proverbial citado por Aristóteles.

''Nadie puede conocer a otro hasta haber terminado una bolsa de sal(1)''.

Capítulo IV: Hombres buenos y hombres malos

La amistad surgida por el placer tiene cierta semejanza con la amistad recíproca. Un ejemplo de esto recae en que el amor que también el amor que se tienen recíprocamente es provechoso y placentero, además de que puede ser útil. 

Sin embargo, al acabarse el interés y el placer en esa amistad recíproca, puede ocurrir que el amor termine, es decir, si está más enfocado en el placer y el interés más que del amor en sí. Por otro lado, sólo los hombres buenos pueden ser amigos entre sí y en ciertos casos también de los malos, pero los malos no pueden ser amigos entre sí porque no soportarán hacerse daño entre ellos. Quizás, lo que puede mantener la amistad en los hombres malos puede ser el provecho y el interés.

En resumen, los hombres malos sólo serán amigos por interés y provecho mientras que los hombres buenos lo serán por la amistad y el amor en sí mismo.


Capítulo V: Correspondencia

De esta amistad caracterizada como mutua podemos decir que dicha amistad es correspondida entre los dos individuos; sobre todo si estos amigos se encuentran cerca y pueden compartir sus bienes. Sin embargo, también tenemos personas que son amigos, pero que viven muy lejos el uno del otro. En este caso, la amistad no deja de ser porque la distancia no impide la amistad, sólo su práctica. 

Los hombres y los viejos de mal humor no tienen la tendencia a tener muchas amistades, pues nadie quiere estar con personas que inspiren tristeza o enojo. Sólo se está con quien produce placer su compañía. 


Capítulo VI: La igualdad en la amistad

No es posible que la amistad perfecta o recíproca se halle en muchas personas, como tampoco es posible amar a muchos y corresponderlos.

No obstante, los hombres que son amigos por placer y utilidad parecen tener muchos más amigos, pues es una persona puede ser atractiva para muchas y se corresponden sólo en cuanto a placer. Cuando el atractivo acaba, la amistad por placer también porque éste es el objeto de la amistad. 

Los hombres que son frívolos solo tienen amistad con hombres que les son de utilidad o que sean apacibles con ellos, pero nunca serán amigos alguien que reúna las dos características al mismo tiempo. 

Estos tipos de amistades junto con la amistad de los hombres buenos y virtuosos son amistades basadas en la igualdad. Esto se debe a que las amistades dan una cosa por otra, utilidad por provecho, provecho por utilidad, etc. 

Capítulo VII: La desigualdad en la amistad

La desigualdad se crea en las relaciones donde hay alguien que manda y otro que obedece. Por ejemplo, padre e hijo, marido y mujer, joven y anciano, etc. 

Hay ciertas excepciones como por ejemplo, cuando el hijo cumple los mandados del padre y obedece en todo, ahí la amistad será buena y duradera. 

La amistad y la justicia

Los términos justos en estos dos conceptos no son iguales. Por ejemplo, en la justicia, el primer paso que necesitamos para alcanzarla es el mérito y la virtud, luego viene lo cuantitativo (premios, honres, o votos en el caso de la democracia). En cambio, en la amistad es todo al revés, lo cuantitativo va primero que el mérito; por ejemplo, primero vemos el interés (pues no podemos ver si es virtuoso o no a primera vista) y luego nos fijamos si es virtuoso o vicioso. 

Capítulo VIII: La base de la amistad

Hay hombres que prefieren siempre ser adulados y tener los máximos honores. Esto no es precisamente la amistad, pues en ella debe haber amor. Por ejemplo, el amor que una madre tiene a su hijo es un tipo de amistad, no es adulación, sino más bien preocupación y cariño por el crío.

Además, la amistad consiste más en amar que en ser amado, por lo que el adulador no podrá conseguir una buena amistad porque necesita amar también. 

Capítulo IX: Amistad y justicia

Sí podemos encontrar la amistad y la justicia entre comunidades que comparten responsabilidades, y mucho más en comunidades donde sus miembros son semejantes (filósofos, soldados, científicos, etc.). Entre ellos hay amistad y procuran ser justos entre ellos. 

La injusticia hará que cualquier comunidad se destruya puesto que aquellas están construidas por la amistad y la justicia. 


Capítulo X: Formas de gobierno

Según Aristóteles, las formas de gobierno son tres: 
  • La monarquía
  • La aristocracia
  • La república (o también llamada timocracia(1))


De estas tres Aristóteles considera que la monarquía es mejor, mientras que la peor es la república. 

Desviaciones de las formas de gobierno

Y así como hay tres formas de gobierno, sus desviaciones también son tres: 

  • Monarquía - Tiranía
  • Aristocracia - Oligarquía
  • Timocracia - Democracia

La primera desviación es la tiranía y consiste en que un tirano se apropie de todos los bienes de la ciudad. El traspaso de  monarquía a la tiranía ocurre cuando el rey gobierna de una manera deficiente. 

La segunda desviación es la oligarquía y tiene que ver con que los aristócratas que gobernaban anteriormente se comienzan a repartir los bienes entre ellos, sin atender a las necesidades del pueblo. 

La tercera es la democracia, ya que ésta permite que todos puedan elegir al representante del país sin importar los patrimonios o propiedades que éste tenga.

Formas de gobierno en la vida diaria 

Cada forma de gobierno corresponde a un determinado estilo de vida, en realidad, Aristóteles trata de alcanzar una similitud entre ellos. 

La monarquía podría verse reflejada en el gobierno del padre sobre el hijo. La tiranía corresponderá a la similitud que hay entre el amo y el esclavo, pues el esclavo debe velar por los beneficios  y provechos del amo. La aristocracia se ve retratada en la relación del marido con la mujer, pues el hombre es mejor que la mujer en la concepción aristotélica. La oligarquía se verá reflejada en el absolutismo del marido sacando provecho de toda situación en su propio beneficio. La timocracia se ve presente en la relación entre los hermanos si estos tienen la misma edad, si no la tienen entonces no habrá parecido. La democracia es representada por las casas donde no hay señores y todos son iguales, nadie manda a nadie.

Capítulo XI: Las formas de gobierno y la amistad 

Ya habíamos dicho que la monarquía se asemeja a la relación entre padre e hijo. De hecho, es esta la forma en que se tiene amistad en la monarquía porque el rey manda a sus ciudadanos, tanto como el padre manda a los hijos. 

Las mismas especies de amistades ocurren en cada una de las formas de gobierno, tal y como lo describimos con la monarquía. 

En la tiranía no hay amistad en absoluto debido a que el mandato absolutista o la relación amo/esclavo no representa una relación de amistad. Donde más puede darse la amistad es en la democracia, pues en esta forma de gobierno son todos iguales. 

Capítulo XII: Amistad entre parientes

Esta amistad de alguna forma es recíproca pues los padres aman a los hijos tanto como los hijos aman a sus padres, aunque los hijos se demoren más en amar porque estos solo pueden hacerlo cuando tienen razón y discernimiento. 

Los hermanos también se quieren en cuanto que son de la misma sangre y nacieron del mismo padre. Una de las cosas más importantes para la edad entre hermanos es que estos sean de la misma o casi la misma edad; esta es la amistad que más se asemeja al compañerismo. 

El marido y la mujer tienen una amistad recíproca, pero el marido se preocupa más de la casa que de las cosas políticas o de otra índole; además de tener hijos con su mujer.

Capítulo XIII: Amistad entre iguales

La amistad recíproca nunca va a estar expuesta a quejas porque nadie puede enojarse con quien quiere de verdad. Por el contrario, las amistades basadas en el provecho y la utilidad tienen muchas quejas de por medio, nunca se queda satisfecho con la utilidad ni el placer que se mantiene, siempre se quiere más. 

Otra de las amistades que existe es la amistad legal. Esta comprende el intercambio en las relaciones mercantiles (compra /venta). Esta es una de las amistades que prospera siempre y cuando se mantenga fidelidad en la transacción, es decir, que se cumple con o acordado en la venta. 

Pero surge una dificultad en este tipo de amistad porque no se sabe si dar estimación al favor sólo por el provecho, o dar estimación porque el favor es una voluntad bondadosa de quien lo entrega. Los que argumentan a favor del provecho dicen que aquel favor es algo que cualquiera podría hacer, mientras que los otros agradecen profundamente la voluntad del que está haciendo el favor. 

Evidentemente, si la relación entre los dos hombres es de una amistad recíproca se agradecerán mutuamente y se considerará la voluntad de quien hace el favor, por el contrario, si la amistad está basada en la utilidad entonces sólo se verá el favor y no a la persona. 


Capítulo XIV: Amistad entre desiguales

La amistad puede acabar a causa del exceso que se produce en la ascensión a la superioridad, es decir, cuando el amigo se cree superior a su otro amigo. ¿Cuándo pasa ésto? cuando dicho amigo considera al otro como poco útil y que ya no merece más atención, mientras que el otro amigo le dirá que tiene que cumplir con su deber, pues el superior debe ayudar al inferior.

No obstante lo dicho anteriormente, la amistad entre desiguales puede darse sin problemas, siempre y cuando el deudor pueda devolver el favor con lo que él pueda, porque la amistad en sí misma no consiste en sólo recibir, sino que también en dar (y dar siempre será mejor que recibir).

Conclusiones 

Realmente, un compendio completo de lo que se trata la amistad y su breve relación con las formas de gobierno. Sin embargo, aún nos espera la segunda parte de lo que se trata la amistad, pues el próximo libro también trata sobre el mismo tema. Hay una duda que me surge después de leer todo esto ¿habrá sido Aristóteles de la misma manera? es decir, ¿habrá sido tan consecuente con su filosofía? No habría como saberlo a ciencia cierta, pero no hagamos ad hominem y consideremos las palabras del maestro porque, al fin y al cabo, nada hay de malo en considerar la amistad como algo recíproco que se da entre los buenos.

5 comentarios:

  1. Gran trabajo amigo, no te puedo agradecer lo suficiente, me has ayudado bastante!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por tu post. De verdad que son estos comentarios los que me ayudan a seguir con este trabajo

      Eliminar
  2. Me has ayudado demasiado. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Gracias amigo, por ayudarme, me fué muy útil este material...

    ResponderEliminar