domingo, 15 de julio de 2018

La controversia de las investiduras

¿Qué es este problema que aquejaba a los cristianos en el siglo X? ¿Qué tan relevante pueden ser las investiduras para la iglesia y para el Estado? Nos encontramos en esta entrega de Filosofía Apuntes con uno de los primeros problemas entre la Iglesia y el Estado. La Iglesia por un lado queriendo obtener la libertad religiosa que toda entidad necesita y el Estado tratando que su poder no sea coartado por la ninguna entidad. Una discusión que puso en aprietos tanto a curas como jefes de Estado. Veamos de qué se trata. 

La controversia de las investiduras
Contexto del problema

Los eclesiásticos y la simonía

En el siglo X y XI, una serie de Papas desafiaron a la autoridad monárquica en cuanto a las investiduras. ¿Qué eran estas investiduras? en general eran beneficios y títulos eclesiásticos que solo los nobles y aristocrático concedían, a pesar de que esto debía ser labor de la iglesia. El rey usaba báculo y anillo lo cual lo caracterizaba por tener un ''aire divino'' cosa que molestaba a la Iglesia. 

Muchos obispos y abades habían sido nobles en las cortes monárquicas, y es por esto que ninguno de ellos se quejaba por los títulos pues pertenecían al mismo tiempo a la clase política. Su título era después traspasado de generación en generación. 

Sin embargo, muchos obispos y abades compraban o vendían sus títulos lo cual generaba muchos ingresos. A esta práctica de comprar y vender títulos religiosas se le llamó ''Simonía'', y por primera vez fue condenado en la biblia cuando Simón el Mago quiso comprar a Simón Pedro, discípulo de Jesús, su poder para hacer milagros (cosa que Simón Pedro no aceptó). 

La Reforma de Gregorio VII

El primer Papa que se hizo cargo de esta controversia fue el Papa Gregorio VII, quien impuso una reforma para independizar a los clérigos del poder del emperador. No obstante, esta no era una tarea fácil siendo que el emperador era quien elegía al mismísimo Papa.

Al ver que esto no era fácil, los reformistas persuadieron al nuevo Rey de los germanos llamado Enrique IV  el cual todavía era un niño (6 años). En el año 1059 se celebró un concilió de la Iglesia en Roma donde no se permitió a los nobles tomar ninguna decisión eclesiástica, creando así un Colegio de Cardenales que decidiría los títulos y otros cargos. 

Gregorio VII publicó sus escritos llamados Dictatus Papae los cuales eran los principios de su reforma. En este establece que el poder papal no puede estar en manos del emperador sino que de Dios mismo, quien hizo que la iglesia se creara. No obstante, Enrique IV, dejando de ser un niño, desestimó la reforma y prosiguió con su reinado sin hacer caso de la reforma. 

Tiempo después, muchos enemigos y contrincantes de Enrique IV se vieron interesados en la propuesta de Gregorio, pues ellos también querían ver depuesto al rey. Enrique IV se vió rodeado de enemigos y tuvo que hacer marcha atrás en su odio contra la reforma. 

En el año 1080, Enrique IV nombra como antipapa a Clemente III y en el acto decide invadir Roma para poner a un papa aún más amigable que Gregorio VII. El Papa Gregorio VII, que se encontraba en Roma, huye con la ayuda de los normandos, y posteriormente estos saquean Roma. Sin embargo el Papa Gregorio VII muere en el año 1085.

Luego de la muerte de Enrique IV sigue Enrique V, quien eligió otro antipapa llamado Gregorio VIII donde las relaciones Iglesia-Estado se agudizaron aún más.

Los Concordatos

El concordato de Londres (1107)

Este concordato proponía que el canciller del rey debìa diferenciar entre un poder eclesiàstico y un poder estatal. En ese caso, Enrique V cedió los derechos de la iglesia para escoger y nombrar eclesiásticos, pero sí les hizo rendir tributo al rey por las tierras que a ellos se les daban. Después de todo, las tierras del rey le pertenecìan por derecho de conquista. 

El concordato de Worms (1112)

Cinco años después, el Emperador Enrique V y el Papa Calixto II acuerdan el concordato de Worms, donde el rey renunciaría a todas las investiduras eclesiásticas (baculo y anillo), además de permitir a los eclesiásticos elegir sus propios títulos por medio de la Escuela de Cardenales. También se les restituye a los papas todos lo bienes que habìan tenido, incluyendo territorios y otros enseres arrebatados en tiempos de la querella. El Concordato de Worms fue ratificado un año después por el Concilio de Letrán I, lo cual pone fin a la controversia de las investiduras. 

Conclusión

Es interesante ver cómo se estableció el primer problema Iglesia-Estado en la historia. En todo caso, faltarían muchos años (siglos) más para establecer definitivamente la separación entre estas dos entidades. Probablemente, estamos recorriendo una de las relaciones más primitivas entre secularismo y religión, no basta con quedarnos aquí pues aún hay mucho más que investigar. 

viernes, 13 de julio de 2018

Imperio Sasánida (226 - 651)

Se dice que fue la continuación del imperio persa desde la localidad de lo que conocemos actualmente como Irán. Vemos en este imperio no solo gente diferente, sino que también una religión diferente a la que habíamos visto: el zoroastrismo. Fue un imperio que dio muchos dolores de cabeza al Imperio Romano, pero que finalmente se disolvió como todos los imperios lo hacen a su tiempo. Absorbido por el Califato Omeya, el Imperio Sasánida nos da un cuadro crítico entre dos tiempos: la caída del Imperio y el surgimiento del Islam. 

Imperio Sasánida
Primeros años

El Imperio de Ardashir I (224 - 242)

El Imperio Sasánida fue establecido en Istakhr por Ardashir I en el año 205. Esto se efectuó debida que el padre de Ardashir ya era dueño de una pequeña parte de Fars llamada Jeir, mientras su madre era la hija del gobernador de Peris y finalmente, el abuelo paterno de Ardashir I era un sacerdote del templo de Anahita; su nombre era Sasán.

Su abuelo pertenecía a la dinastía de los aqueménidas y de hecho él mismo fue rey de Fars. De ahí proviene el nombre de sasánida, es decir, los descendientes de Sasán el abuelo de Ardashir I. 

Ardashir I construyó su imperio rápidamente a medida que iba sometiendo a los pueblos cerca de Fars. Artabán IV, un rey parto, se vio profundamente preocupado por la expansión y decidió luchar contra Ardashir I, sin embargo, Artabán IV resultó muerto en la batalla.  

Posteriormente, en el año 226 Ardashir fue coronado en Ctesifonte como único señor de Persia y al mismo tiempo se ponía fin al Imperio parto. 

Sapor I (240 - 270)

Luego de las grandes victorias de Ardashir conquistando Sistan, Gorgan, Jorasan, Margiana, Balkh y Choriasma, el sucesor de Ardashir sería naturalmente su hijo Sapor I quien seguiría expandiendo el Imperio conquistando Bactria. Capturó al emperador Valerio y a su armada completa en la batalla de Edesa. No tuvo mayores problemas en conquistar la Roma mesopotámica e incluso trató de llegar a Antioquía. 

Dos ciudades fueron nombradas en honor a él: Bishapur y Nishapur. profesó el maniqueísmo y protegió a su profeta que era Mani. 

Bahram I, Bahram II, Bahram III y Narsés (271 - 302)

En primer lugar, los sucesores de Sapor fueron sus hijos Ormuz I y Bahram I, siendo éste el más conocido. Luego tendríamos a Bahram II que es el hijo de Bahram I y finalmente Bahram III que en realidad era otro hijo de Sapor I.

Por supuesto, este período no estuvo exento de guerras por lo que el Imperio Sasánida se vio en muchas necesidades. De hecho, tuvieron que ceder algunos territorios de Tigris.

Finalmente, el último hijo de Sapor I, Narsés, tomaría el mando del Imperio Sasánida. Tuvo muchas batallas contra el emperador romano Galerio al cual derrotó, sin embargo, muchos otros terrenos tuvo que ceder incluyendo el Reino de Armenia del cual él era el rey.


Primera era de oro

Sapor II (309 - 379)

Desde el año 302 al 309 no hay muchas noticias de cómo gobernaron los emperadores anteriores. Lo que sí se sabe es que con Sapor II comienza la época de oro para el Imperio Sasánida.

El emperador Sapor II fue coronado cuando estaba en el vientre de su madre. En el principio su madre y los aristócratas gobernaban el Imperio, pero una vez que Sapor II cumplió la mayoría de edad pudo gobernar de manera muy eficiente. 

Derrotó a los árabes obteniendo gran parte del territorio sur del Medio Oriente. En el año 344 derrotó al emperador romano Constantino II en la batalla de Singara. Invadió también Armenia para capturar al rey Arsaces II, aliado de los romanos. Podríamos decir que el gobierno de Sapor II conquistó todo lo hoy conocido como Afganistán. 

Al final de su mandato, Sapor II estableció el zoroastrismo como religión oficial teniendo como efecto que todo lo demás sería herejía; por lo tanto, el cristianismo fue perseguido. Los judíos tenían una buena relación con el Imperio Sasánida por lo que fueron tolerados. 


Era Intermedia

Hijos de Sapor II (379 - 399)

Sapor II había dejado un imperio sólido y fuerte luego de su muerte. Su imperio fue dejado a medio hermano Ardashir II y Sapor III, pero ninguno de estos dos se destacó tanto como su padre. Siendo Sapor III el último emperador de estos dos, seguía su hermano Bahram IV quien tuvo la enorme responsabilidad de cuidar Armenia del Imperio Romano

Descendientes de Bahram IV (399 - 498)

Después de Bahram IV, su hijo Yazdegerd I se haría cargo del Imperio. Su Imperio era muy parecido al gobierno de Constantino I, estableciendo tolerancia entre las religiones incluyendo el cristianismo. 

Posteriormente lo sucede su hijo Bahram V, quien fue conocido como una leyenda entre los sasánidas. Se dice que derrotó a romanos, turcos y africanos en general. En esta época surgió la literatura sasánida relatando las mismas historias de Bahram V, quien sería recordado como uno de los mejores. 

Luego vendría Yazdegerd II (421 - 457), hijo de Bahram V quien sería mucho más severo con las religiones persiguiendo cristianos, aunque también tuvo que firmar algunos tratados de tolerancia. Yazdegerd estaba empeñado en imponer el zoroastrismo a como de lugar. 

Muchos otros gobernantes dominaron por poco tiempo hasta que llegó Kavadh I (488 - 496), quien hizo reformas muy radicales que enfadaron a los más aristócratas pues estos tenían que dar todas sus riquezas a los pobres. Kavadh I fue depuesto del trono y encerrado en la Torre del Olvido. Sin embargo, Kavadh I escapó y se refugió gracias a un rey blanco huno.

Finalmente, en el año 496 accede al trono el hermano de Kavadh I, Djamasp I. Su reinado fue aún más corto que el de su hermano terminando en el año 498, renunciando al trono y devolviéndolo a su hermano Kavadh I. 

Segunda era de oro

Kavadh I (498 - 531) y Cosroes I  (531 - 579)

Volviendo Kavadh I a su segundo reinado se inicia al mismo tiempo la segunda era de oro para el Imperio Sasánida. Sin escatimar fuerzas, Kavadh I se dirigió a luchar contra el Imperio Romano, tratando de recuperar Armenia la cual tomó pronto pero luego fue nuevamente capturada por los romanos. 

Luego de la muerte de Kavadh I, su hijo Cosroes I toma el control del Imperio quien se enfrentó contra el Imperio Bizantino. El mismo Justiniano I tuvo que pagar tributo al emperador sasánida para establecer la paz mediante un tratado llamado ''La Paz Perpetua''. Aceptó el paganismo, e incluso aceptó a algunos paganos de la extinta escuela de Atenas que el mismo Justiniano había cerrado. Sin embargo, tiempo después Cosroes I rompió el tratado de paz con el miedo de que el Imperio Romano invadiera nuevamente. 

Ormuz IV (579 - 590) y Cosroes II (590 - 628)


Cosroes I fue reemplazado por Ormuz IV quien a su vez fue derrocado y reemplazado por Cosroes II, quien fuera su hijo. Su gobierno fue abruptamente interrumpido en el año 590 por Bahram, pero una vez derrotado su reinado continuó desde el año 591. 

Cosroes II siguió siendo beligerante al Imperio Bizantino, lograron capturar Antioquía y Siria en el 611. El Imperio Bizantino estaba al borde del colpaso, pues Cosroes tenía casi todo oriente sometido: Jerusalém, Alejandría y el resto de Egipto por el año 621.


Declive del imperio

Yazdgerd III (628 - 651)

El éxito del gobierno de Cosroes II fue impresionante, pero aún así dejó muy debilitada la parte fiscal. Esto fue aprovechado astutamente por el emperador bizantino Heraclio quien finalmente se enteró del asesinato a Cosroes II por su hijo en el año 628.

Al año siguiente de la muerte de Cosroes II seguiría su nieto que sería Yazdgerd III. No obstantes Yazdgerd III tuvo un gobierno débil, apenas era un niño con algunos consejeros ayudándolo  a gobernar el imperio.

En el año 634, un ejército musulmán liderado por el califa Umar ibn al-Kattab se acercaba a los dominios de Yazdgerd III por lo que éste último se dirigió a Ctesifonte para refugiarse. Sin embargo, el mismo Umar lo persiguió hasta allá y derrotó a todo su ejército, a pesar de que todos los gobernadores sasánidas se unieran para ayudar a Yazdegerd III.

Finalmente, buscando refugió en otros territorios, Yazdgerd fue asesinado en el año 651. Fue el fin del Imperio Sasánida que fue anexionado por el Califato Omeya. 

Máxima expansión del Imperio Sasánida













Gobierno

El tipo de gobierno que tenía el Imperio Sasánida podría describirse en el siguiente rectángulo. 



Como pueden ver, el sacerdote también tenía una posición muy fuerte dentro de la escala política, sobre todo en los gobiernos donde se quiso imponer el zoroastrismo. La gobernación y política sasánida fue admirada por muchos pueblos y con mucho énfasis por los musulmanes. 

Religión

Como hemos mencionado anteriormente, la religión oficial del Imperio era el zoroastrismo. El zoroastrismo es la religión basada en las enseñanzas de Zoroastro, un religioso iraní de quien poco y nada se sabe. 

Tuvieron tolerancia hacia los judíos, seguramente porque ahí crecían pequeñas comunidades. Se sabía que la madre de Sapor II era judía y quizás de ahí podría venir tanta amistad, en contraste con el cristianismo que estaba asociado al Imperio Bizantino. 

Conclusión


Un imperio que la verdad pasó desapercibido en nuestra búsqueda histórica, aunque lo pudimos descubrir gracias a la historia de los árabes. Me aparece en muchas partes la religión llamada zoroastrismo de la cual no hemos hablado absolutamente nada sobre ella, quizás ya es hora de ampliar el horizonte y analizar esta pequeña curiosidad que nos entrega el pueblo sasánida. Nada malo podemos decir de su gobernación si los mismos árabes y romanos reconocían sus virtudes, reconozcamosla nosotros. 

miércoles, 11 de julio de 2018

Fuego Griego.

¿Qué fue esta bomba incendiaria que utilizaron los griegos en la antigüedad? una de las mejores técnicas de combate que usaban los griegos para derrotar a sus enemigos. Muchas fuentes y comentarios tenemos sobre esta arma, pero no se sabe exactamente su orígen. Este podría ser otro acierto de los griegos en cuanto a los muchos inventos e innovaciones que aportaron a la historia. Veamos esta vez de qué se trata. 

Fuego Griego


Descripción

La verdad es que la descripción del fuego griego es un tanto ambigua debido a los componentes que tenía. Se decía que el fuego griego contenía coloide, sodio metálico, litio y potasio a base de petróleo; aunque la verdad sus ingredientes quedaron como secreto de Estado.

Este entraba en contacto con el agua de mar, siendo viscoso y ardiente incluso debajo del agua; por lo tanto, el fuego griego era mucho más útil en el mar que en cualquier otra superficie. La manera con que se expelía el fuego era a través de una especie de arma bombardera. También era lanzado desde catapultas dentro de contenedores que pudieran romperse y explotar al chocar con la superficie. La única forma de extinguir este fuego era con arena y orina (según el relato). 

El fuego griego era generalmente llevado en barcos griegos llamados dromon, complementando estos con el uso del sifón que era una estructura que se asemejaba a un lanzallamas. Generalmente, a estos barcos también se les llamaba sifonóforos.

Otro modo de usarlos era a través de las granadas que eran jarras de barro llenas de fuego negro. 

Orígen

Grecia

Por supuesto, la historia nos dice que fue el Imperio Bizantino el que usó por primera vez el fuego griego, pero también hay otra fuente que nos dice que fue Arquímedes quien lo inventó. De hecho, en la época de Arquímedes, un general romano atacó la ciudad de Siracusa donde se empleaba el llamado ''fuego griego''. Sin embargo, la ciudad fue tomada y Arquímedes asesinado. 

Imperio Bizantino

Existía un hombre judío llamado Calínico de Heliópolis a quien se atribuye el invento del fuego griego. De hecho, la familia de Calínico comenzó a manufacturar el producto por lo que sólo los familiares de Calínico y los generales sabían el secreto de esta arma incendiaria. Por supuesto, el fuego negro era el arma por excelencia del Imperio Bizantino, y los componentes debían estar en secreto.

En el año 673, el Imperio Bizantino se enfrentaba contra los musulmanes en Constantinopla, por lo que fue la oportunidad perfecta para implementar el fuego griego. Luego se utilizó nuevamente por orden del Papa León III contra los árabes en el año 717.

Cruzadas

En el período de las cruzadas, el fuego negro fue utilizado específicamente en la cuarta cruzada en el sitio de Constantinopla. También se dice que los sarracenos utilizaron el fuego griego contra los cruzados en el siglo XVII.

Fin del fuego griego

Una vez que ocurrió la caída de Constantinopla, el uso del fuego griego desapareció. Se dice que una vez pereció el Imperio bizantino en el año 1453, el fuego griego pasó a estar en el rumor y en la leyenda, aunque también con pruebas tangibles de su utilización. 

Conclusión

¿Qué arma más mortífera puede ser aquella que teniendo un supuesto contrario (el agua) este no sea impedimento para su eficacia? La verdad es que el fuego griego fue el terror para todas las civilizaciones que sufrieron por él, y aún muchos de sus componentes nos quedan escondidos hasta el día de hoy. Esto ha pasado muchas veces a través de la historia, no solo con las armas sino que también con los medicamentos u otras cosas que, pudiendo servir de mucha ayuda nos son ocultadas con propósitos que no son muy claros. ¿Quién sabe? a lo mejor la cura de muchas enfermedades ya está hecha y no se ha querido revelar. 

martes, 10 de julio de 2018

Hunos (Siglo IV - Siglo VI).

Un pueblo que viví cerca de Eurasia pero que apareció en escena tardíamente en la historia, a pesar de tener un pasado muy lejano. Se caracterizaron por colaborar en la destrucción de uno de los imperios más grandes de la historia, y aún así su supervivencia no les ofreció mucha vida. Poco a poco vamos entrando en el desconocido mundo oriental, sus costumbres y su gente. No está demás revisar los pueblos que tuvieron tremenda significancia para la historia de Europa en los siguientes apuntes de filosofía
Hunos

Buscando el orígen

Muchos historiadores hablan sobre distintos orígenes de los hunos, pero la historia oficial nos dice que vivían cerca del río Volga, Rusia. Junto con ellos también se conocieron a los escitas, de hecho, se dice que los hunos obligaron a los escitas a emigrar a Occidente. 

Otras fuentes indican que los hunos tenían que ver más con los chinos, por ejemplo, que estaban asociados con los Xiongnu que eran pueblos nómadas vecinos de China. Los hunos eran algo parecidos, en realidad, eran un grupo de guerreros dispuestos a unirse a otros guerreros para hacerse más fuertes. 

Se decía que tenían su propio lenguaje, pero eso todavía está sujeto a debate.

Primeros movimientos

Apariciones en el Volga

De acuerdo a muchos historiadores, un pueblo al norte del Bajo Danubio en el año 250 d. C. llamados Bourougoundoui, quienes Agatias consideraba parte de la tribu de los hunos. Estos habían atacado el Imperio Romano en esos años.

Sin embargo, los romanos sólo se volvieron conscientes de los hunos cuando los godos se empezaron a desplazar desde el Volga hasta el Danubio para buscar refugio en el Imperio Romano. También se supo que invadieron a los Alanos, grupo étnico germánico. Las razones de este ataque se mantienen desconocidas, aunque se dice que en Asia hubo una mega sequía en el año 350 que pudo haberlos animado a invadirlos. 

Luego atacaron a los Greutungos, que eran considerados godos del este. Estos se subyugaron a los hunos sin ningún problema. Los reyes greutungos llegaron a un acuerdo con los hunos de derrotar a los alanos que habían atacado su reino, por lo cual los hunos aceptaron sin ningún problema. 

Imperio Romano

Muchos otros pueblos buscaron refugio en el Imperio Romano y lo consiguieron sirviendo como mercenarios o Foederati. Esto hizo que los hunos consideraran al Imperio Romano como el enemigo a derrotar. 

En el año 395 los hunos atacaron por primera vez el este del Imperio Romano con una armada de gran escala. Atacaron Tracia, Armenia, Siria y Capadocia, además de amenazar otros territorios de los cuales el Imperio Romano no estaba lo bastante preocupado. 

No obstante, en una unión entre godos y romanos guiados por el emperador Teodosio, los hunos sufrieron largas batallas que perdieron. Esto significó la pacificación del este del Imperio por un poco de tiempo. Los hunos se retiraron del Imperio Romano temporalmente en el año 398. 

Posteriormente, los hunos fueron amenazados por otras tribus beligerantes como serían sus antiguos enemigos alanos, vándalos y suevos. Los hunos fueron liderados por Uldin en el año 406, quien no pudo manejar bien la situación por lo que los hunos sufrieron muchas bajas. 


Imperio Huno

Atila y los romanos 

Uno de los personajes más recordados entre los hunos fue Atila y su hermano Bleda. Juntos gobernaron a los hunos desde el año 434. Sus políticas resultaron nefastas para el Imperio Romano, pues forzaron a este a firmar el Tratado de Margus que daba tributos anuales a los hunos. 

No tardó mucho para que los romanos rompieran el tratado y los hunos atacaran nuevamente, pero después de muchos conflictos, ambos pueblos llegaron a un consenso en el Tratado de Paz de Anatolia, donde los hunos se quedaron con muchos territorios. 

El gobierno de Atila (435 - 453)

En el año en que su hermano Bleda murió, Atila se volvió el emperador de los hunos. En ese momento decidió atacar fuertemente al Imperio Romano Oriental haciéndole sufrir muchas bajas. Los romanos no tenían otra opción que pagar tributo a los hunos, ya que los problemas internos los aquejaban mucho como para seguir luchando contra ellos.  

En el año 451 Atila entra en los territorios de la Galia junto con otras tribus decididas a derrotar el Imperio como los godos, Francos entre otros. En ese mismo momento, Atila había reclamado como su esposa a Honoria, quien era la herman del emperador romano Valentiniano III. 

En este cometido, el Papa León I trató de convencer a Atila para que hiciera una tregua con el emperador Valentiniano. Atila había tomado el norte de Italia, pero pronto lo tuvo que dejar debido a la escasez de abastecimientos; sin estos no podría atacar el imperio por lo que abandonó los territorios: se quedó sin Honoria y sin el territorio. 

En el año 453, Atila renunció a sus intentos de tener a Honoria y debido a esto se caso con una mujer de los pueblos germánicos llamada Idico. Sin embargo, Atila muere de hemorragia la noche de su matrimonio. 

Los últimos tiempos

Dengizich (453 - 469)

Luego de Atila aparecieron muchos otras tribus que comenzaron a atacar a los hunos; entre ellos los visigodos. Los sucesores de Atila fueron por supuesto sus hijos Elac y Dengizich. 

Ambos hermanos quisieron firmar tratados de paz con el Imperio Romano, pero estos fueron rechazados. En respuesta a esto, Dengizich quiso atacar a los romanos sin la ayuda de su hermano Elac, pero inmediatamente recibió la beligerancia del Imperio y de los visigodos que en ese momento eran sus aliados. Dengizich fue derrotado en el año 469 y su cabeza fue llevada a Constantinopla.



Conclusión

Si me lo permiten, el momento de vida de los hunos fue muy corto; sin embargo, dejaron un legado de violencia y odio en muy poco tiempo. Su escena en la historia es tardía, pero por supuesto sus orígenes deben ser de mucho más antaño, solo que no lo conocemos. Hoy en día, el término ''huno'' se ha utilizado en el mundo celta para hacer referencia a esta tribu y sus grandes batallas. Cualquier información que tengan sobre los hunos sobre sus orígenes, me ayudaría mucho que lo pusieran en los comentarios. 

domingo, 8 de julio de 2018

San Anselmo de Canterbury - De Concordia (Tercera Controversia: La gracia y el libre albedrío).

No solo es la tercera y última controversia del libro que estamos viendo, sino que también es el último libro de San Anselmo de Canterbury que veremos en este blog. Realmente, viéndolo desde primera vista me parece muy difícil conciliar la gracia con el concepto de libre albedrío, aunque no debemos decir que para Anselmo algo fuera difícil. Siendo que la presciencia, la predestinación ya fueron explicadas junto con el libre albedrío, faltaría ver cómo se desarrolla esto último.

Referencias:

(1) Teniendo su similitud con la consciencia y otras cosas más.
(2) Una discrepancia que tenía San Agustín con los mismos donatistas y priscilianistas, donde estos últimos apoyaban que cualquier clase de cargo eclesiástico debía estar ocupado por hombres libres de pecado, es decir, perfectos. 
De Concordia



Tercera Controversia: Gracia y libre albedrío

Contexto de la controversia

Esta controversia resulta de la discusión en que la gracia es la que destina si el hombre se salva o no. Si esto es así, entonces es imposible hablar de libre albedrío si es que Dios da la gracia (la cual determina el destino del hombre). Por otro lado, muchos dicen que la gracia depende de la entera voluntad, lo cual sugeriría que solo existe el libre albedrío.

Desarrollo de la concordia

Detalle de edad 

Anselmo enfoca la discusión solamente en los hombres adultos y además en aquellos que han hecho el bautizo, pues estos saben qué es el bien y el mal. 

Término de justicia

Antes de empezar Anselmo dice que debe entenderse que todo lo que hace Dios lo hace con justicia, es decir, quien recibe la gracia, la recibe con justicia. La justicia se encuentra en aquellos hombres que tienen voluntad recta en las cosas que solamente conciernen a la justicia, no en aquellas que solo le conciernen a él.

Voluntad y gracia

Una pregunta interesante es ¿quién merece la gracia? de este modo tendremos que decir que aquel que tenga la rectitud de la voluntad. Luego vendría otra pregunta ¿tiene el hombre la rectitud de la voluntad? ¿y si no la tiene cómo la obtiene? el sentido común nos diría que tendría que obtenerla de otro hombre; sin embargo, esto no es posible ya que la rectitud de la voluntad es un principio intrínseco en el ser humano(1)

Esto quiere decir que solo es Dios quien concede la gracia a los hombres y no los hombres a otros hombres. Una vez que al hombre le es dada la gracia, entonces ahí podemos hablar de mantener la rectitud de la voluntad, por lo cual, la gracia y el libre albedrío estarían en conjunto. El libre albedrío mantiene y posee la rectitud solo por la gracia, lo que quiere decir que también perdería la gracia si pierde la rectitud. 

Ahora, si la gracia es para aquellos que mantienen la rectitud de la voluntad ¿qué será de ellos en el cielo? ellos serán los primeros en estar en el paraíso y podrán obtener la felicidad eterna. No obstante, aquellos que hayan cometido injusticia irán al infierno. Quizás esto pueda parecer obvio, pero no tan solamente irán aquellos que cometieron injusticia, sino que tampoco se salvarán aquellos que siendo buenos son injustos en algunas cosas; por ejemplo, aquellos que son castos y envidiosos al mismo tiempo. La felicidad eterna es completa, sin ninguna deficiencia; así mismo, nuestro comportamiento debe ser perfecto(2).

Volviendo a la gracia y al libre albedrío, Anselmo cita un verso de la biblia:

''Sin mi no puedes hacer nada''
(Juan 15:5)

Lo que quiere decir que sin gracia no se podría obtener el libre albedrío. En un ejemplo, si existe un hombre que no tiene ropa y necesita abrigarse del frío, y alguien le concede una ropa, él debería estar agradecido no solo de la ropa sino de quien se la dio, así mismo ese ''alguien'' es Dios y la ''ropa'' sería la gracia.

De este modo, la gracia y el libre albedrío serían concedidos por Dios, además de ser totalmente concordantes. 

Conclusión

Hemos por fin terminado los libros filosóficos de San Anselmo de Canterbury, por lo que recomiendo que se revise cada uno desde el principio para abordarlo de mejor manera; cada libro es una continuación del otro y deben ser comprendidos continuamente. La mayor prueba de esto es el ejemplo de las tres controversias dadas anteriormente. ¿Quedaron satisfechos con la explicación de Anselmo sobre el libre albedrío? si no es así, entonces te invito a que plantees otra alternativa en la parte de comentarios abajo.

Primera Cruzada (1096 - 1099).

Puede ser uno de los aspectos más interesantes de la historia medieval, y también del campo de la filosofía porque nos ayuda a comprender hasta dónde puede llegar el ser humano por sus ideales. Las Cruzadas fueron momentos álgidos de la Edad Media donde dos religiones beligerantes se enfrentan: catolicismo e islam. Estas dos religiones son excluyentes unas de otras, aunque comparten muchas cosas en común. Sin embargo, solo una puede quedar en pie luego de esta masacre que significó. Veamos la historia de la Primera Cruzada. 

Primera Cruzada
(1096 – 1099)




Contexto histórico

Básicamente debemos recordar que para estos tiempos existían tres grandes influencias religiosas monoteístas: judaísmo, cristianismo e islam. Siendo estas dos últimas las más contrarias y beligerantes en aquel tiempo, los cristianos y musulmanes lucharon por los territorios conquistados para alcanzar su supremacía de cualquier modo. 

Existía una disputa militar y territorial en ciertos lugares de Europa, sobre todo en Tierra Santa donde se va a peregrinar y hacer otras actividades religiosas tremendamente importantes para la época. 

La primera campaña 

En el año 711, los musulmanes invadieron  la península ibérica desde el Norte de África, pues los visigodos que tenían tomada este territorio se rindieron ante Tariq, un berebere musulmán. Desde ese acontecimiento existieron muchos otros generales musulmanes que se ocuparon de la península ibérica, asentándose y poniendo como nombre ''Califato de Córdoba''.

Entre una de las batallas entre los hombres de la península ibérica y los musulmanes surgió la denominada ''Cruzada de Barbastro''. Uno de los papas en ese momento llamado Alejandro II, dio inicio a esta cruzada para que se pudiera expulsar a los musulmanes de aquel territorio. La ciudad fue saqueada y conquistada inmediatamente con 50.000 musulmanes muertos. 

Muchos historiadores dicen que esta no podría ser la Primera Cruzada, ya que su carácter se debió a una cuestión más imperialista que religiosa. Sin embargo, esta victoria militar podría considerarse una proto-cruzada que daría paso a otras de mayor escala. 













La Primera Cruzada

Las peregrinaciones a Jerusalén han existido desde el Imperio Romano en la época de Constantino el Grande, sobre todo cuando se descubre la Gruta del Santo Sepulcro y la colina del Calvario. Jerusalén era una especie de lugar sagrado para todos los cristianos quienes construían basílicas, iglesias y otro tipo de estructuras religiosas. No obstante, con el avance de los musulmanes a través de Palestina, los lugares santos comenzaron a ser ocupados.

No fue hasta que el mismísimo Carlomagno tuvo que establecer acuerdos con los musulmanes, específicamente con Harum al-Raschid, para que los cristianos fueran respetados en sus viajes a tales sitios religiosos, cosa que los musulmanes respetaron sagradamente.

Papa Urbano II

Uno de los Papas que organiza el primer llamado a batirse con los musulmanes para recuperar los territorios santos fue el Papa Urbano II, quien en el Concilio de Piacenza envió mensajeros a hablar con el Papa y pedirle ayuda contra los musulmanes. La respuesta de Urbano II fue favorable, y en el Concilio de Clermont, el Papa Urbano anunció a los clérigos y nobles franceses a derrotar a los musulmanes. 

Esta era la oportunidad perfecta para reparar los problemas que tenía Occidente con guerras internas y para unir a la Iglesia de Occidente y enfocar todo el odio interno hacia un enemigo común: los musulmanes.

La cruzada de los pobres

El jefe de la cruzada sería Alejandro Monteil, obispo de Puy; y jefe militar a Raimundo, conde de Toulouse. A pesar de que fue organizada militarmente, a estos se sumaron muchos otros hombres que, llevados por el afán religioso, vieron la oportunidad de quedarse con algunos territorios de Jerusalén. Conocido es el ejemplo de Pedro el ermitaño que movilizó a 15.000 personas a derrotar a los musulmanes y asentarse en Jerusalén. 

Sin embargo, más tarde el grupo se dividió y Pedro tuvo que saquear lugares solo, mientras el general Gualterio Sans- Avoir viajaba por su cuenta. No obstante, Pedro solo pudo detener el saqueo de Constantinopla, asentado con 20.000 personas que él mismo dirigió; allí se tuvo que quedar esperando a los cruzados. Lamentablemente, los turcos invadieron el lugar y mataron a todos los que se asentaron en Constantinopla. Si no hubiera sido por la presencia de naves Bizantinas, Constantinopla hubiera sido ocupada nuevamente por musulmanes. 

Otro de los jefes militares fue Gotalcesco de Alemania quien se enfrentó a los judíos que eran acusados de ayudar a los turcos en la Cruzada.

La cruzada de los nobles

Esta cruzada fue mucho más organizada que la anterior, ya que se utilizaron numerosos nobles y otros hombres de cargos altos. Aquí tenemos la lista de los

  1. Godofredo de Bouillon: duque de baja Lorena.
  2. Hugo de Vermandois: hermano del rey Felipe I de Francia.
  3. Bohemundo de Tarento: general de las fuerzas normandas.
  4. Raimundo de Tolosa: conde de Tolosa y marqués de Provenza.

La cantidad de soldados para esta primera cruzada e en promedio de 35.000 cruzados para la batalla.

Por supuesto, como en toda batalla se experimentaron algunas dificultades, sobre todo porque el ejército estaba mezclado entre cristianos occidentales y orientales que no estaban de acuerdo los unos con los otros.A los cruzados no se les dejó saquear las ciudades y solo podían entrar a esta en grupos pequeños. 

Una de las grandes victorias que tuvieron se presentaron en Nicea y en Antioquía donde luego Bohemundo se proclamó Príncipe de Antioquía. 

Jerusalén fue la última ciudad conquistada por los cruzados la cual era la ciudad que realmente importaba a los papas. Los reyes de esta ciudad fueron diversos, pero finalmente sería Balduino hermano de Godofredo de Bouillon quien sería coronado como rey de Jerusalén.














Consecuencias de la Primera Cruzada

Una de las recompensas que Urbano II prometió a los cruzados era justamente que todos sus pecados serían perdonados. Recibirían un lugar donde vivir y otros tesoros que en realidad fueron cedidos al clero local. Los soldados cruzados solo pudieron recibir limosnas y si es que, un lugar en el terreno de algún noble o señor feudal. 

Una vez que se conquistó Jerusalén la Iglesia vio una oportunidad de acrecentar sus territorios por medio de la Cruzada. La motivación de los soldados fue tal que podrían ver en cualquier territorio infiel, una oportunidad para matar y saquear dicho territorio. 

Desde estas razones se empezaron a crear los denominados Estados Cruzados:

  • Principado de Antioquía
  • Reino de Jerusalén
  • Condado de Edesa
  • Condado de Tripoli
  • Reino de Cilicia

Surgieron nuevos conflicto posteriormente, y los musulmanes no se quedarían de brazos cruzados al ver que el cristianismo crecía. Por lo tanto, el Papa Urbano trató de organizar nuevamente una cruzada, pero sin éxito alguno. 

Conclusión

Este es el principio de las guerras más sangrientas y desastrosas de Europa, teniendo en cuenta que las cruzadas se cuentan como 9 en total. Podemos ver aquí el afán y la ambición de poder de la Iglesia al querer expandir sus territorios a modo de, afianzar el cristianismo en la mente de los hombres. Sin embargo, esto no fue llevado a través de la fe como se pudiera pensar, sino que más bien por la fuerza y el poder que tienen las naciones. Por otro lado, es increíble ver como los soldados que fueron a la guerra no fueron tan absolutamente recompensados como se pudiera pesar que serían. 

viernes, 6 de julio de 2018

San Anselmo de Canterbury - De Concordia (Segunda controversia: Predestinación y libre albedrío).

Hemos resuelto la duda sobre la presciencia y el libre albedrío del cual hablaba San Anselmo de Canterbury en el capítulo precedente. Ahora nos falta hablar sobre la predestinación que está en la concepción cristiana donde Dios no solo conoce sino que guía el destino del hombre. Sin embargo, ¿cómo podemos hablar de un destino determinado si por otro lado tenemos el libre albedrío? Parece ser que es un problema que se puede solucionar con la información entregada anteriormente, pero veamos más en detalle en esta breve parte. 

De Concordia



Segunda Controversia: Predestinación y libre albedrío

Es de vital importancia ver el capítulo anterior para comprender cómo Anselmo resuelve el problema de la Predestinación y el Libre Albedrío. Dejo el link aquí para que revisen.

Conceptos y problemas generales

La Predestinación sería aquello que es igual a la predeterminación. En otras palabras es aquello que está determinado a ocurrir, y por supuesto, esta predeterminación la hace Dios. Si esto es así, entonces tanto las buenas acciones como las malas acciones están obligadas a pasar y por lo tanto no habría libre albedrío. En cambio, si solo fueran a ocurrir buenas acciones, entonces el libre albedrío estaría relacionado solo con el mal lo que es completamente absurdo. 

Por esto, pareciera ser cada vez más que a medida que existe la Predestinación no existe el Libre Albedrío y viceversa. 

Conciliación de los conceptos

Anselmo nos dice que los conceptos de Predestinación y Libre Albedrío se unen cuando se dice que las acciones del Libre Albedrío están predestinadas a ejecutarse. No obstante, debemos reconocer muy bien cuando las cosas pasan por necesidad o por voluntad.

Recordemos que todo aquello que ocurre por necesidad no tiene otra opción de ser de otra manera; por ejemplo, que el sol salga por el este y se esconda en el oeste. Por otro lado, tenemos acciones que se hacen por voluntad; por ejemplo, cuando un hombre golpea a otro. Esto último no ocurre por necesidad pues el hombre puede evitar el golpear a otro, es solo una cosa de voluntad.

Por lo tanto, debemos decir que el Libre Albedrío subyace en la voluntad del hombre, mientras que la Predestinación es simplemente aquel conocimiento que se tiene de aquella voluntad que ocurrió en la realidad. 

Conclusión

Esta podría haber sido la solución más fácil que un cristiano puede dar al problema del Libre Albedrío. Sin embargo, amigos míos, esto no queda aquí pues aún falta un último capítulo que habla sobre este tema, y por consiguiente terminaríamos los libros y el análisis de San Anselmo de Canterbury. Si ya discutimos la Presciencia y la Predestinación, entonces finalmente nos quedaría analizar el Libre Albedrío con la Gracia.