lunes, 19 de octubre de 2015

Aristóteles - Breves tratados sobre naturaleza (Parte III: La vida, la edad y la respiración).

No es un tratado que tenga un contenido estrictamente filosófico, pero por medio de la explicación científica que nos brinda, podemos reflexionar sobre la vida y su duración. Por lo demás, la brevedad de la vida es una preocupación inquietante ya sea para los más cultos como para los menos instruidos. En esta sociedad actual hacemos todo para preservar y conservar nuestra especie, aún a cuesta de nuestros propios semejantes. No obstante, también hay personas que se entregan a los placeres excesivos que da la vida, acortándola en un sentido, pero disfrutándola en otro. En fin, veamos lo que el estagirita quiere decirnos con la longevidad, la juventud, la vejez y la brevedad de la vida.

Definiciones:

(1) Tallo que se separa de una planta para luego plantar otra a partir del mismo tallo. 
(2) Ovíparos: animales cuyas hembras ponen huevos. Por ejemplo, las aves, las ranas y los reptiles.
(3) Vivíparos: animales cuyas hembras tienen su cría dentro del cuerpo. Por ejemplo, los mamíferos. 

Referencias:

(1) Se dice que Aristóteles entendió mal este pasaje, pues muchos otros autores consideran que Empédocles decía que la respiración se producía por los poros. 
(2) Hoy se ha demostrado que las abejas viven solamente 45 días, los zánganos tres meses y la abeja reina cuatro o cinco años.
(3) En su etapa de larva, los tritones tienen branquias, pero ya en su etapa adulta desarrollan los pulmones.




BREVES TRATADOS SOBRE NATURALEZA


TRATADO VI: 
ACERCA DE LA LONGEVIDAD Y DE LA BREVEDAD DE LA VIDA


Es fácil ver que existen animales que tienen una existencia corta y otra más longeva. Evidentemente, hay cosas externas que hacen que el tramo de vida se acorte y se experimente la muerte mucho antes de lo esperado. Entre todos ellos, el hombre es el más longevo de los animales de acuerdo con Aristóteles, aunque también nos dice que algunos hombres viven menos en los ambientes fríos que en los cálidos. 

Causas de la destrucción

En el tratado ''Acerca de la generación y de la corrupción'', vimos que la generación y la destrucción se daba en los cuatro elementos básicos. Por lo tanto, lo que está compuesto de fuego, agua, tierra y aire, está propenso a destruirse en algún momento a menos que dicho objeto sea un tipo de combinación. 

Una cosa puede destruirse siempre y cuando tenga un contrario. También puede destruirse de manera accidental, pero si lo hace así, la generación también debe ser accidental. 

La longevidad de los animales

No porque los animales sean grandes tienen más años de vida, de hecho, el caballo tiene menos longevidad que el hombre, pero los animales pequeños (o insectos) tampoco tienen más años que los grandes, puesto que muchos de ellos tienen existencia anual (algunas plantas por ejemplo). 

No obstante, hay algunas plantas que son muy longevas, por ejemplo, la palmera. Luego están los animales de sangre (hombres o elefantes) que viven muchos más que los que no la tienen (insectos). 

Causas de la longevidad

Aristóteles hace una relación lógica entre lo que es cálido y húmedo; frío y seco. La vida es cálida y húmeda, mientras que la muerte o el envejecimiento es fría y seca; y todos los animales tienen estas cuatro características en el cuerpo. 

Vida: calor y humedad 
Muerte: fría y seca 

Bajo esta analogía podemos decir que la vida, siendo húmeda, a medida que vamos envejeciendo se va secando. Lo húmedo no debe ser fácil de secar porque eso significaría que la vida se iría acabando más rápidamente. 

En general, los animales más grandes, así como también las plantas, suelen ser las más longevas porque es obvio que lo más grande tenga más humedad. La verdad es que, de un modo más específico, la cantidad y la cualidad de lo húmedo y cálido deben ser proporcionales y firmes para que el animal se mantenga vivo. 

Una cosa que hace a los animales envejecer más son los residuos. Es importante que la vida del animal no genere muchos residuos, pues su vida se acortará más. Por ejemplo, los animales que se aparean mucho pierden su longevidad, al dejar residuos húmedos (semen); otra razón sería la fatiga, ya que produce sequedad. Es así, según Aristóteles, que los gorriones machos son de vida más larga que las hembras. Muchos de estos ejemplos lo han llevado a afirmar que el macho en general es mucho más longevo que la hembra.

Recordemos que al principio habíamos afirmado que los hombres que viven en climas más cálidos, viven mucho más tiempo. Por otro lado, lo cálido es causa de el crecimiento y de la vid de los animales, mientras que los que viven en el frío tienen una vida más corta, además de que lo frío impide el crecimiento. De esto se puede desprender fácilmente que los animales terrestres viven más que los acuáticos. 

Los árboles y las plantas

Pareciera ser que las plantas son más longevas que muchos animales. La humedad de las plantas no es fácil de secar, además de que son algo viscosas. En cuanto a los árboles, muchos de ellos son longevos por la continuidad de vida que se da en sus cuerpos, es decir, el árbol tiene ramas y en ellas se dan muchas más. 



TRATADO VII:
ACERCA DE LA JUVENTUD Y DE LA VEJEZ, DE LA VIDA Y DE LA MUERTE, Y DE LA RESPIRACIÓN

Planteamiento: animal y ser vivo

Una de las cosas fundamentales para que vivan algunos animales es su respiración. No podemos colocar en este mismo sentido a las plantas, pues ellas no poseen sentido y en efecto, la respiración sí lo es. Este puede ser un acercamiento de lo que hace que un animal pueda vivir. Por otro lado, el órgano de la sangre (el corazón) es también importante, pues es él el que mantiene o puede poner fin a la vida si se le daña. Y junto con el cuerpo muere el alma también. 

Partes del animal

Todos los animales dividen su cuerpo en tres partes; la primera es la de alimentación, la intermedia es el torso y la última es donde expulsan el residuo. Para Aristóteles, la parte del torso tiene que ver con al facultad nutritiva. Podríamos pensar que es más bien la primera la que tiene más relación con ésta facultad, pero pasa que a algunos animales se les quita la cabeza y su parte nutritiva no se detiene. 

Seres divididos que siguen viviendo

Muchos insectos pueden en efecto, vivir sin tener alguna parte de su cuerpo al igual que las plantas. Esto ocurre debido a la parte nutritiva que aquellos tienen. De esto también se desprende que la parte dividida en insectos y plantas tienen sensación. 

Generación de las plantas

La parte donde se encuentra la facultad nutritiva es también responsable de la generación de las plantas. La semilla y su germinación ocurre en le parte central de cada planta, por lo cual se deduce el nacimiento desde su facultad nutritiva. 

De hecho, para que nazca una nueva planta es necesario cortar su esqueje(1) y luego plantarla. Cuando esta es plantada es fácil ver como se produce el crecimiento desde el centro; de ahí crece la raíz y el tallo. 

Papel del corazón

Entre los animales que tienen sangre, el corazón es lo primero que se desarrolla. Dicha parte de los animales también se encarga de otras acciones como la alimentación y las sensaciones. También hay otros sentidos como el gusto y el tacto, pues estos no tienen medios como el aire. 

Por lo tanto, si en el corazón reside la causa de las sensaciones y la alimentación, entonces en el corazón también reside la vida de los animales. 

El corazón y el calor natural

Queda claro entonces que la parte sensitiva y nutritiva del alma se encuentra en el corazón, el está en la parte intermedia del cuerpo, el torso. 

El corazón es necesariamente cálido, pues como vimos anteriormente, lo cálido y lo húmedo es lo que da vida a los seres, mientras lo seco y lo frío los mata. 

Podemos observar además, que cuando una parte del cuerpo que no es el corazón, el cuerpo persiste en vivir, pero cuando el corazón se vuelve frío y seco, entonces el cuerpo muere inmediatamente. La muerte representa el frío del cuerpo.


Formas  de destrucción del fuego y del calor

Según Aristóteles, hay dos formas en que el fuego puede destruirse: por consunción y extinción. La primera se da por la destrucción de sí misma y la segunda por una causa exterior. 

Extinción

Esta destrucción se da por una razón: la falta de alimento. Es el alimento el que produce calor en los cuerpos y sin él, el cuerpo perece.

Consunción

Normalmente ocurre cuando el cuerpo tiene un exceso de calor en el cuerpo, y éste no puede ser expulsado a través de la ventilación o refrigeración. 

Refrigeración del ser vivo

La refrigeración del ser vivo permite que éste se conserve por mucho tiempo. Podemos ver esto en el carbón. Cuando un carbón está encendido pero se le pone un medio para refrigerarlo directamente, el carbón rápidamente se apaga, no obstante, si ponemos este medio refrigerante una vez y luego se quita y se vuelve a poner, entonces el carbón puede durar un poco más. 

El calor natural y el entorno

Es la alimentación de los animales lo que permite que estos se puedan refrigerar. Es importante que el calor natural se combine con el entorno (o los medios) presentes en la misma naturaleza. Muchos animales se refrigeran debido al aire o al agua. 

La respiración

Aristóteles nos dice que los antiguos afirmaban que todos los animales respiraban, pero según él ésto es un desacierto y lo veremos en lo sucesivo. 

Importancia del pulmón

Todos los animales que tienen pulmón respiran, pero los que tienen pulmón sin sangre y esponjoso no necesitan tanto de la respiración como los otro, lo que los hace a estos últimos mucho más resistentes con la respiración bajo el agua. Por ejemplo, los ovíparos(1) tienen el pulmón esponjoso. También los galápagos y tortugas pueden resistir más en el agua porque sus pulmones no tiene mucha sangre.

Errores de los filósofos antiguos

Como dijimos en el comienzo, algunos filósofos, según Aristóteles, han cometido ciertos errores al referirse a la respiración. Veamos algunos.

Anaxágoras: consideraba que los peces respiraban al expulsar el agua desde sus branquias. 

Diógenes: afirmaba  que los peces respiraban a través de aire del agua que les rodea la boca. 

Demócrito de Abdera: para éste filósofo la respiración servía para impedir que el alma se escapara del ser vivo, es decir, el sustento o la base de la vida es la inspiración y la espiración.

Empédocles: la respiración se da por medio de la sangre. Algunas venas tienen orificios abiertos al exterior y por ahí pasa el aire. Cuando la sangre se dirige hacia abajo, se produce la inspiración y cuando es hacia arriba la espiración(1).

Sin embargo esto es imposible porque nada de esto explica cómo pasa la espiración y la inspiración. Además, la inspiración y la espiración deben pasar por el mismo sitio para que se considere respiración. Los dos primeros filósofos solo mencionan la inspiración y no la espiración, de hecho, ellos dicen que a al vez que inspiran también espiran lo cual es imposible. Demócrito sólo se referían a los animales que tenían pulmones, pero además, más que por inspiración y espiración, la vida se acaba por vejez ya sea por violencia o causa natural. Finalmente, Empédocles pareciera no tomar en cuenta la nariz y la boca como los órganos por donde entra y sale la respiración. 

Los peces no respiran

Una de las razones de porqué los animales no respiran se debe a que no tienen tráquea. Y si no tienen tráquea, no tienen pulmón. De hecho, la estructura corporal de los peces se entiende por una unión entre su boca y su estomago.

Los animales que tiene pulmones y respiran pueden morir si son forzados a mantenerse en el agua por mucho tiempo. Los peces no pueden morir, pues no necesitan del aire para respirar. Por otro lado, ¿cómo es que los peces mueren cuando están fuera del agua? evidentemente no se da por falta de aire ni tampoco por falta de alimento. 

La respiración no sirve para la nutrición

Aristóteles rechaza enfáticamente que la respiración sea un tipo de nutrición. ¿Cómo se daría éste fenómeno supuestamente? Se dice que el fuego del cuerpo se alimenta del aire exterior, haciendo que el aire sirva como ''alimento'' de ese fuego. 

El primer error recaería en la falta de explicación para los peses, es decir, no explica la respiración de aquellos. Por lo demás, el aire no puede nutrir el cuerpo de ningún modo. 

El calor del cuerpo y del corazón

Debido a las disecciones realizadas en algunos animales en la época antigua, Aristóteles pudo determinar que el principio del cuerpo del animal es el corazón. Es el principio de todas las venas y de todo el calor que se distribuye a lo largo del cuerpo.

Respiración y vida

Hay ciertos animales que no tienen sangre y que su propio enfriamiento los protege del aire y del agua. Sin embargo,  El poco calor que contienen estos seres hacen que tengan una vida más corta, de hecho, el menor impulso podría quitarles la vida.

Por otro lado, hay insectos que son un poco más longevos como las abejas, las avispas, los abejorros y las cigarras. Según Aristóteles, las abejas pueden durar hasta siete años(2). La longevidad de estos insectos se deben a que tienen el diafragma hendido. Dichos insectos tienen un aire interior que les hace producir calor y con eso, el ruido característicos de los animales; el movimiento de este aire es suficiente para su refrigeración.

Ningún insecto puede respirar y eso se ve tanto en las moscas como en las abejas. Ellas pueden permanecer en el agua durante un tiempo y el hecho de que mueran ahí, es sólo porque se les llena el diafragma de agua. 

Refrigeración por medio de la respiración

Para los animales que no tienen sangre, la humedad y el aire ambiental es suficiente para su refrigeración. Para los animales con sangre la inspiración y la espiración es el método por el cual se refrigeran. 

Entre los animales que tienen pulmón con sangre se encuentran los vivíparos, y los que tienen el pulmón sin sangre pero esponjoso se encuentran los ovíparos. 

Refrigeración por branquias

Los animales que tienen branquias solamente necesitan el agua para refrigerarse. Las branquias son características de los animales acuáticos y que no tienen patas, sino más bien aletas. Quizás el animal que tiene patas y a al vez branquias es el tritón(3)

Así, queda establecido que la refrigeración por branquias se da por el agua y la de pulmones por el aire. 

Respiración y toma de alimento

Todos los animales necesitan de la respiración para su conservación y alimentación para su existencia. Sucede que en algunos animales la boca sirve tanto como para la respiración como para la alimentación.

La alimentación y la respiración no se dan al mismo tiempo en el animal, es decir, para alimentarse no hay que inspirar a la vez, pues se ahogarían. El trayecto del alimento pasa por la tráquea, luego por el esófago y finalmente por el estómago. ¿Cómo es que no se ahoga el animal si el alimento pasa por la tráquea? No se ahoga porque hay una estructura unida con la lengua llamada epiglotis, que al momento de tragar tapa los conductos de las vías respiratorias para que no pase el alimento por ahí. 

El caso de los cetáceos 

Los cetáceos son los animales marinos que tienen las aberturas nasales en la parte superior de su cabeza. Para refrigerarse, dichos animales no necesitan más que el agua, pero también tienen pulmones., su manera de respirar es salir a la superficie. 

Los moluscos y los crustáceos 

Las langostas y los cangrejos se ven suficientemente refrigerados por el agua circundante, por lo que no necesitan un órganos que los haga refrigerar. Estos crustáceos echan el agua para que después se puedan alimentar. Las sepias y los pulpos se refrigeran a través de a cabeza. 


Animales acuáticos y terrestres

Teoría de Empédocles

Según este filósofo, los animales acuáticos son los que tienen más calor y fuego por dentro. Se pensaba así porque seguramente para Empédocles sería imposible que un animal pueda mantenerse vivo con exceso de frío. Además, el filósofo afirma que estos animales nacieron en lo seco y que luego huyeron al agua. 

Para Aristóteles esto no es posible porque si fuera así, entonces dichos animales tienen que ser secos y no húmedos; por otra parte, sería imposible que pudieran correr hacia el agua dado que no tienen patas. Por último, no pueden ser más cálidos que los animales terrestres, pues los acuáticos carecen de sangre. 

Otra perspectiva en que se podría analizar lo dicho por Empédocles es considerar la dualidad de los contrarios. Claro, para sobrevivir en el invierno hay que abrigarse y en un verano abrumador tratar de refugiarse en la sombra. Pero no es el mismo caso con los animales acuáticos, no olvidemos que el agua extingue el fuego y sobre todo, si el agua está en una cantidad abundante; siguiendo esta lógica, los animales acuáticos no podrían sobrevivir porque su medio está lleno de agua y ellos están hechos de agua.

Por lo tanto, los animales están en mejores condiciones cuando su medio se acomoda con su materia correspondiente.

El corazón y el pulmón

Los que tienen pulmones necesitan gran cantidad de aire para refrigerarse. La influencia del fuego vital que tienen algunos animales no es suficiente para refrigerar, por lo que necesitan la influencia del aire, el cual es sutil y puede deslizarse más rápidamente por los pulmones. Así los animales que tienen pulmones y sangre respiran más, puesto que necesitan refrigerar más calor.

Relación entre corazón y pulmón

El ardor que produce el corazón en el cuerpo necesita de refrigeración dentro de los animales. La respiración se da con los animales que tienen tanto corazón como pulmón. Los que tienen corazón pero no pulmón se procuran refrigeración con las branquias. 


Formas de muerte

Todos los animales mueren pero unos los hacen por diferentes causas que otros. No obstante, la muerte natural y la muerte violenta es igual si se le coloca como género. Ya hemos explicado como los animales se mueren ya sea por exceso de calor, o por exceso de frío.

Ahogamiento

El ahogamiento ocurre cuando un animal acuático respira aire y un animal terrestre respira agua. Esto ocurre porque la refrigeración de los animales terrestres debe hacerse en el aire y no en el agua; en el sentido inverso, la explicación es la misma para los peces.

Acciones del corazón

Palpitación y latido

De acuerdo con Aristóteles, la palpitación es la concentración de cierto calor en el corazón. El latido es la evaporación de dicho calor en el corazón. La palpitación también surge como respuesta a la acumulación de frío, ayuda al cuerpo a mantenerse caliente.

Respiración

Esta se da en la parte donde está la facultad nutritiva del cuerpo. En efecto, el corazón se encuentra en medio de los pulmones. Cuando el corazón late es necesario que los pulmones también lo hagan pues los levanta. El aire que entra al cuerpo refrigera la parte que tiene exceso de calor, y es por eso que el aire del cuerpo sale caliente. 

Conclusión

Tratados bastante completos sobre los fenómenos naturales de los cuales somos conscientes directa o indirectamente. Hay algunos desaciertos en sus planteamientos, como insistir en que el cerebro es la región más fría del cuerpo humano, o que las abejas pueden vivir aproximadamente siete años. No obstante, si vemos los planteamientos anteriores, nos daremos cuenta que dichas teorías no eran tan solidas como las de Aristóteles. Nuestro filósofo tuvo que encargarse de todas y cada una de esas teorías y dar una solución más consistente y menos ambigua. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario