martes, 28 de marzo de 2017

San Agustín de Hipona - Réplica a Fausto, el maniqueo (Libros XVI - XX) (397).

Fausto no se rinde ante las respuestas de San Agustín de Hipona, quien desde la perspectiva católica responde a todas las preguntas y ofensas del maniqueo. Cuestionables pueden ser las respuestas de San Agustín como también pueden ser una respuesta rápida en el momento de tener un debate. La verdad es que todo este debate tiene un propósito interno, sutil que subyace en todas las palabras del obispo de Hipona. Finalmente, es un debate en el que se aprende de los dos: de las costumbres maniqueas como de las costumbres católicas.

Referencias:

(1) La verdad de esta historia es que en vez de golpea, Moisés debía hablarle a la roca como Dios le había ordenado. Debido a su desobediencia, Dios le dijo que no llegaría al desierto de Canaán. 

RÉPLICA A FAUSTO, EL MANIQUEO


LIBRO XVI: CRISTO Y MOISÉS

¿Moisés era contrario a Cristo?

Fausto aún no está convencido del todo de las cosas dichas por Agustín. Dice Fausto, que si los profetas hablaron sobre Jesús o que Jesús se refirió a ellos, entonces no sabe qué está leyendo pues los maniqueos sólo buscan una explicación a la letra. 

Por esta razón, Fausto le pide a San Agustín pruebas reales y tangibles más que interpretaciones subjetivas que podrían interpretarse de muchas formas. 

Deuteronomio 18:15

Adelantándose a la réplica de San Agustín, dice inmediatamente que si está pensando en el versículo:

''Les suscitaré un profeta semejante a ti entre sus hermanos''
(Deuteronomio 18:15)

Caería en un error, pues Cristo, el ungido y el que no nació de una genealogía de padre y madre no puede ser semejante a Moisés, quien insultó a Dios. 

Deuteronomio 28:66 

Uno de los argumentos que ha traído Fausto para rebatir a San Agustín,es el pasaje oscuro de Moisés donde dice:

''Verán su vida que pende, pero ustedes no creerán''
(Deuteronomio 28:66)

Este versículo es parecido al de ''Maldito será el que pende de un madero'', pero Fausto dice que es el mismo y que los católicos añadieron eso de ''madero'' a la frase para relacionarlo. Fausto manifiesta sin tapujos que el pasaje por los católicos es falso

Juan 5:46

Fausto discute el siguiente pasaje de Juan el cual cree que no pudo haberlo dicho jesús:

''Si creyerais a Moisés, me creeríais a mí también''
(Juan 5:46)

Fausto asegura que cuando se alaba a Moisés no puede darse la razón a Jesús y viceversa. En efecto, por eso los judíos no quieren a Jesús, pues él no tenía la señal imprescindible de los profetas que era la circuncisión. Práctica que reafirmaba la alianza con Dios y quien no la llevara sería condenado junto con todos sus descendientes. Por lo tanto, ninguna semejanza puede haber entre Moisés y Cristo, y si la hubiera sería ignominioso para cualquiera de los dos. 

Crítica a los católicos

Una de las críticas más duras que Fausto lanza contra San Agustín es que los católicos no siguen las enseñanzas de Moisés, ni de pensamiento ni por costumbre. Todo lo dicho no es practicado, y parece ser que por más cristianos que sean, sólo se han preocupado de rebatir ideas pero no de comportarse como corresponde. 

La relación de Moisés con Cristo

San Agustín nos dice que la relación de Moisés con Cristo está suficientemente probada a través de las S.E., y que una revisión total de las cosas escritas que lo prueban sería muy largo de realizar.

Además, es muy raro que Fausto dude del N.T., siendo que cree firmemente en Cristo. Moisés también habló de Cristo y San Agustín lo probará con los siguientes versículos:


  • Juan 8:13 ''Tú das testimonio de ti mismo, tu testimonio no es verídico'' (Moisés se refiere a Jesús)
  • Deuteronomio 19:15 ''Por la declaración de dos o tres testigos se será autenticada toda palabra'' (refiriéndose por supuesto, a la Santísima Trinidad autenticando a Jesús, la palabra)
Aunque estos dos versículos son insuficientes para Fausto, Agustín decide refutar los otros versículos que hablaba el mismo Fausto.

Refutación al Deuteronomio 18:15

Recordemos que el Deuteronomio 18:15 dice así:


''Les suscitaré un profeta semejante a ti entre sus hermanos''
(Deuteronomio 18:15)

San Agustín dice que obviamente Moisés y Jesús no son semejantes, pero sí tienen una misma naturaleza. Moisés fue muerto en el monte, mientras Jesús murió en la cruz, además de haber tenido ambos una vida totalmente diferente. 

El mismo Apóstol, en cuanto a la muerte de Moisés dice que éste fue muerto por su falta de esperanza en al divinidad. Por eso Moisés golpea la roca(1), pues ''la roca es Cristo'' (1 Colosenses 10:4)

Refutación Deuteronomio 28:66

Aquí tenemos nuevamente el mismo versículo:


''Verán su vida que pende, pero ustedes no creerán''
(Deuteronomio 28:66)


Por supuesto que este versículo representa una profecía en cuanto a que Jesús estuvo en la cruz y los judíos no le creyeron sus enseñanzas y lo condenaron a muerte. 

LIBRO XVII: POSIBLES CONTRADICCIONES DEL NUEVO TESTAMENTO

Problemas con Mateo

Fausto arroja una duda considerable de las S.E., específicamente en el punto cuando Jesús dice:

''No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir''
(Mateo 5:17)

Los testigos de esas palabras fueron Pedro, Andrés, Santiago y Juan. Pero sólo fue Juan el elegido para escribir el Evangelio, un Evangelio del que Mateo no escribió. ¿Qué quiere decir esto? que Mateo no tiene ninguna autoridad de hablar sobre hechos que no conoce y que sólo escuchó por otras personas.  

Además, esto sería una seria mofa a los judíos, pues si Cristo dice que cumplir la ley antigua es aborrecer la circuncisión o trabajar los sábados ¿qué será no cumplirla?

El respeto a la ley antigua

San Agustín muestra que la contradicción yace aún con más profundidad entre los maniqueos, que, creyendo los relatos de Manés de los cual no fue testigo, no creen en Cristo. 

Además, todos los apóstoles realmente escribieron de sí mismos como si estuvieran hablando de otro. Es decir, no es un texto de auto referencia, sino que ellos mismos se referencian como personajes en tercera persona. Podría decirse que en esos tiempos, era un costumbre escribir al mismo autor en tercera persona, por lo tanto, el escrito es verídico y escrito por el mismo Mateo. 

En cuanto al Mateo 5:17, las leyes antiguas se cumplen a cabalidad por Jesús. No tendría por qué ser una mofa a los judíos, pues ellos mismos han dejado en evidencia sus acciones, de acuerdo a San Agustín, así dice el versículo:

''Haced lo que os dicen, pero no hagáis lo que ellos hacen, pues dicen, pero no hacen''
(Mateo 23:3)

Esto quiere decir que las enseñanzas de los judíos son buenas en cuanto hablan de las S.E., pero la práctica o el ejemplo que estos dan no hay que obedecer ni mucho menos imitar. 

LIBRO XVIII: LAS LEYES DEL ANTIGUO TESTAMENTO

¿Cristo no abolió la antigua ley?

Fausto insiste en el mismo versículo de Cristo donde dice que no viene a abolir la ley antigua sino a cumplirla. Es decir, Fausto no está convencido de que efectivamente Jesús esté cumpliendo la ley antigua, pues aborrece la circuncisión y otras costumbres hebreas. 

La ley antigua la cumplen los judíos, pero San Agustín no la cumple al no seguirla y al confundir aún más diciendo que Cristo viene a cumplir la ley antigua. Fausto pide aclarar este pasaje a San Agustín una vez más. 

Costumbres de los judíos

Antes de hablar sobre lo que ya San Agustín se ha referido, el asunto partirá con la congruencia de los dos Testamentos. Un versículo orienta a Fausto para que comprenda el nuevo compromiso de las S.E. 

''No en tablas de piedra, sino en tablas del corazón de carne''
(2 Colosenses 3:3)

Aquí se demuestran las nuevas costumbres que habrá de adoptar los cristianos, dejando de lado la circuncisión, el evitar comer cerdos y otras costumbres carnales de los judíos. 

Sábado

Los maniqueos consideran el sábado un día de descanso porque era el día del sol (sí, adoraban al sol también), así como los romanos antiguos consideraban que el día de Saturno (el sábado) también era un día de descanso. Para los judíos, el día Sábado también es de descanso, pero los católicos lo cambiarán al día Domingo que es el séptimo día de la semana. ¿Por qué lo hacen los católicos? lo hacen para conmemorar el día en que Jesús nació. 

Sacrificio de animales

Todas estas costumbres hebreas no fueron más que para profetizar los acontecimientos del N.T. Ya no es necesario sacrificar a los animales para seguir profetizando lo que ya se hizo. 


LIBRO XIX: LAS INTERPRETACIONES DEL LIBRO DE MATEO

Los distintos puntos de vista de Mateo

Sigue Fausto con la misma interrogante del Mateo 5:17:


''No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir''

(Mateo 5:17)

Fausto ahora analiza la intención de Jesús para decir esto, la cual cree que la dijo sólo para calmar o apaciguar a los judíos. Por lo tanto, más que a la interpretación de las S.E., Fausto apunta a la intención de Jesús, ya que en esos tiempos los judíos estaban en contra de las enseñanzas de Cristo. 

Otra de los pasajes que Fausto reprocha es el Mateo 5:43 donde Jesús dice ''Amad a vuestros enemigos'', en contraste con lo que dio Moisés que fue ''Amad a vuestros amigos y odiad a vuestros enemigos''. Por otro lado, también hay otra contradicción en lo que dice el A.T. ''Ojo por ojo, diente por diente'' y ''No ofrezcas resistencia al hombre malo; antes bien, pon la otra mejilla'' 

De acuerdo con el pensamiento de Fausto, existen tres leyes de tres tipos de profetas:

Ley de los hebreos: Antiguo Testamento
Gentiles: Ley natural (pagana)
Cristo: Nuevo Testamento

Cada persona adhiere a la ley que le es más conveniente, pues de acuerdo con Fausto, estas tres leyes son excluyentes una de otra. Si bien Cristo no habla de la circuncisión propiamente tal, sólo se refiere a los 10 mandamientos, a las tablas de la ley. 

El mismo Fausto vio esta contradicción incluso antes de hacerse maniqueo, pues Fausto estaba apunto de hacerse judío. Cuando tuvo esta observación y encontró a Manés quien le pudo aclarar el punto sobre las leyes antiguas, y de paso lo convirtió al maniqueísmo. 

La visión agustiniana de Mateo

Agustín dice que Fausto está equivocado, pues Cristo si vino a cumplir la ley de Moisés y sobre todo cumplió los 10 mandamientos. La transición de la antigua ley a la nueva tiene su justificación en las palabras dichas por el apóstol San Pablo:

''Porque antes de que llegara la fe, estábamos encerrados bajo la vigilancia de la ley, a la espera de la fe que luego se manifestó. De esta manera, la ley era nuestro pedagogo hasta Cristo Jesús, pero después que vino la fe, ya no estamos bajo el pedagogo''
(Gálatas 3:23)

Esta es la más clara declaración de que la ley antigua pertenecía a una especie de proceso por el cual debía pasar el hombre. Fue un proceso de enseñanza que finalmente culminaría con la llegada de Cristo para entender las cosas más espirituales. De ahí que se diga:

''La letra mata, más el espíritu da vida''
(2 Colosenses 3:6)

Por supuesto, el concepto de letra quiere decir que de los textos se saque una conclusión literal, así como el espíritu representa la interpretación inteligible de las S.E. Ahora, esto también significa la separación del A.T. y del N.T., pues el N.T. representa el espíritu.

Cristo y la promesa de los profetas  

El mismo San Pablo da cuenta del cumplimiento de Cristo para con los profetas:

''Afirmo que Cristo se puso al servicio de los circuncisos, en favor de la veracidad de Dios para confirmar las promesas hechas a los patriarcas''
(Romanos 15:8)

Como habíamos dicho en libros anteriores, todas las costumbres que los judíos practican ahora sirvieron como símbolos para profetizar el nuevo conocimiento y la nueva ley de Cristo. 

Ahora, ¿por qué los cristianos, en la práctica, no hacen lo que la antigua ley dictó si se supone que la cumplen? porque Cristo ya cumplió con las profecías emanadas de las distintas costumbres. Todos los ritos que eran costumbre antes de la llegada de Cristo desaparecieron por una cuestión de lógica, es decir, si ya Cristo vino a entrega el mensaje, no es necesario que se sigan haciendo los mismos ritos. A final de cuentas, esos ritos eran promesas. 

Novedad cristiana y su interpretación

Lo nuevo del N.T. es la interpretación que hay que hacer de aquella, sobre todo con el concepto de muerte, pues la muerte no quiere decir literalmente muerte como puede pensarse en Juan 3:15 ''El que odia a su hermano es un homicida''. En efecto, no es homicida literalmente, pero sí en espíritu o pensamiento.

Mateo 5:43

Este versículo dice lo siguiente:


''Amad a vuestros enemigos''

Pero Moisés también dijo algo bastante contradictorio con esto, pues Moisés dijo: 

''Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo''
(Levítico 19:18)

¿Es acaso esto una contradicción con el precepto del Mateo? Según la doctrina agustiniana, todos participan del bien si existen. Sin embargo, los enemigos existen y por supuesto, ellos representan el mal, aunque para que los enemigos sean el mal deben necesitar del bien para existir; por lo que podríamos decir que los enemigos de Dios tienen una porción de bien

Entonces ¿amamos a nuestros enemigos o odiamos a nuestros enemigos? San Agustín resuelve esta cuestión diciendo que se debe odiar lo malo de los enemigos y amar a los enemigos en su porción de bien. Exacto, un enemigo tiene porción de bien y porción de mal, por lo que se aborrece la última y se procura la primera. 

Como naturaleza, los enemigos participan del bien al existir y son malos debido a su voluntad. 

Mateo 5:38

Otra de las contradicciones que presenta Fausto es en los siguientes versículos.

''Ojo por ojo, diente por diente''
(Éxodo 21:24)

Y el otro versículo del N.T.

''Pero yo os digo: No ofrezcáis resistencia al hombre malo; antes bien, si alguno te abofetea en la mejilla derecha, ponle también la otra''
(Mateo 5:38)

San Agustín explica este pasaje diciendo que en cuanto a la ley del Talión, ésta estaría bien siempre y cuando no exceda la pena que se ejerce, es decir, Agustín llama a no vengarse injustamente. Todo debe tener su proporción y quien la excede no está cumpliendo la ley, y por lo tanto está pecando. 

¿Y cómo se entiende lo de dar la otra mejilla? la ley del Talión fue dada para un pueblo que aún no aprendía a querer al prójimo. Una vez que el pueblo aprende la lección se le enseña a dar la otra mejilla. 

LIBRO XX: PAGANISMO ENTRE MANIQUEÍSMO Y CATOLICISMO

Maniqueísmo y paganismo

Fausto pasa a otro tema hablando sobre el paganismo y lo cerca que está el catolicismo de éste. Los maniqueos se sienten mucho más cristianos que los católicos, de hecho, los maniqueos aceptan la Santísima Trinidad sin ningún problema. 

Sin embargo, los maniqueos hacen una pequeña distinción a la S.T. en comparación con los católicos. Para Manés, el Padre es la luz absoluta y vive en el reino de la luz, mientras que el Hijo está hecho con la luz terrenal; en cuanto a poder, el Hijo vive en el sól y en cuanto a sabiduría vive en la luna, y el Espíritu Santo es el aire.

Obviamente, los católicos acusan a los maniqueos de estar más cerca de los gentiles. La Iglesia católica llama cismáticos o sectarios a quienes difieren totalmente de la doctrina cristiana. Fausto dice que los maniqueos sólo son contrarios a los católicos en ciertos aspectos y no en todos, por lo que se podría decir que los paganos son mucho más contrarios a los católicos. 

Los maniqueos consideran al catolicismo una cisma de los paganos, pues para ellos las únicas religiones que existen son la maniquea y la gentil (pagana). Muchas de las cosas que hacían los paganos como venerar imágenes y mártires son muy parecidas a las cosas que hacen los católicos, por no decir idénticas pues ellos también lo hacen. 

Catolicismo y paganismo

Agustín parece muy molesto luego del argumento de Fausto, pues se expresa:

¡Oh, peste ignorante y vanidad que se metamorfosea!

Esto puede ser entendible, ya que Fausto se trata de desvincular de los paganos lo cual es un grave error, pues el hecho que amarra mucho más a los maniqueos con los paganos es el politeísmo

Los paganos adoran a las cosas visibles: el sol, la luna, el agua, los árboles, etc. Por supuesto, los católicos adoran a Dios que es una entidad invisible para los ojos carnales, pero visible para el espíritu. Los maniqueos estarían muy lejos de ser verdaderos cristianos, e incluso estarían más lejos de serlo que los paganos porque por último, los paganos creen en cosas verdaderas, es decir, que existen, mientras que los maniqueos creen en cuentos y fábulas. 

Semejanzas de maniqueos, paganos y católicos

Fausto se deja en total evidencia con los paganos, pues los maniqueos también adoran las cosas materiales al posicionar al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo con objetos de la naturaleza. No olvidemos que además, los maniqueos dicen que quien sostiene la tierra es el mismo Atlas quien fuera Dios griego.  

Los maniqueos sólo confían en una luz terrenal, en aquella que podemos ver y no distinguen la otra luz que es inteligible, por lo tanto, los maniqueos tienen mucho más que parecerse a los paganos que los católicos. Aún más, hay una incongruencia al aceptar la S.T porque los maniqueos separan la sabiduría del Hijo con la luz de Padre. ¿Cómo puede ser que separen al Hijo si al mismo tiempo admiten que es una Trinidad?

Por otro lado, no olvidemos lo que dijo Fausto sobre los ritos de los paganos, que eran similares a los de los católicos ¿en qué sentido? Una de las costumbres católicas es beber vino del cáliz y comer pan, que por supuesto, representan la sangre y cuerpo de Dios. Los paganos también hacen esto, sobre todo con el cáliz, de hecho, se podría decir que los católicos lo sacaron de ahí, pero la verdad es que los católicos tienen otro objetivo por el vino y el pan. 

Los católicos tienen otro rito que es celebrar la muerte de los mártires, a quienes los maniqueos llaman ''ídolo'', es decir, los maniqueos piensan que los católicos cambiaron a los mártires por lo ídolos. Sin embargo, las celebraciones de los católicos son distintas porque los mártires se celebran para hacer culto a Dios, en cambio, a los ídolos se les celebra para rendirle culto a ellos mismos. 

Conclusión

Aquí se deja establecida la razón del porqué de las costumbres católicas, y el porqué de las distintas visiones entre maniqueos, paganos y católicos. Para San Agustín, quien tiene más oportunidad de acercarse al Dios católico son los mismísimos paganos y no los maniqueos, quienes harían una especie de ''blasfemia'' basada en otras culturas y algunas fábulas propias. Sin duda que la batalla en contra de los cismáticos no acaba, pero no creo que esto debiera ser malo para Agustín, pues, como dice él mismo ''necesitan existir los hombres malos para que los buenos aparezcan''.

sábado, 25 de marzo de 2017

San Agustín de Hipona - Réplica a Fausto, el maniqueo (Libros XII - XV) (397).

Más que una lección al maniqueo Fausto, estos libros representarán una interpretación de las Sagradas Escrituras, o un llamado a dejar de lado todas las creencias de gentiles y paganos en general. También veremos las distintas interpretaciones de los maniqueos contra los católicos, pues más que un consenso entre distintas exégesis, es una refutación total a la perspectiva maniquea que es descrita por San Agustín de Hipona, como una perspectiva carnal y terrenal. 

RÉPLICA A FAUSTO EL MANIQUEO


LIBRO XII: LOS PROFETAS Y LA ACEPTACIÓN

Los profetas aceptados

Es lógico que, como Agustín no aceptó el Antiguo Testamento en el libro anterior, Fausto le preguntará si acepta o no la ley de los profetas que aparecen en el A.T., a lo que Agustín responde que en los antiguos profetas sólo se ven ejemplos de vida honesta, pero no la respuesta a todas las cosas metafísicas. Para Agustín, los profetas serían los que esperaban a Cristo.

De hecho, ya sean los profetas o el mismo apóstol, todos se referencian unos a otros. Sin embargo, los maniqueos no creen en esto y piden pruebas a San Agustín para que demuestre que los profetas israelitas se referían a Cristo. El obispo de Hipona acepta estas pruebas y cita algunos versículos de las S.E.

''La palabra de Dios no puede fallar. Pues no todos los descendientes de Israel son israelitas, ni todos los que son descendientes de Abraham son hijos suyos. Sino que por Isaac llevará tu nombre una descendencia. Es decir, no son hijos de Dios los hijos según la carne, sino que se cuentan como descendencia los hijos de la promesa''
(Romanos 9:6)

Si Abraham no está contado entre los hijos de Dios, entonces nadie de su descendencia lo será, por lo tanto, esta es la mayor prueba de que Cristo tendría que llegar para cumplir la promesa de los profetas israelitas. 

San Agustín llega a asegurar que todo los del A.T. está escrito en conformidad a lo que pasaría después en el N.T., es decir, el A.T. se tomaría como una profecía del N.T. 

El Antiguo Testamento y los judíos

Caín y Abel

Los judíos han sido culpables por no haber reconocido el N.T., al seguir participando de las carnalidades del A.T. Vemos esto en un claro ejemplo de Caín y Abel, pues Caín traicionó a Abel y Caín nunca confesó su pecado. 

Podríamos decir que Caín representa a los judíos tanto como que Jesús representa a Abel porque fueron los judíos quienes mataron a Cristo. El mismo Dios preguntó a Caín dónde estaba su hermano (no en el sentido de que Dios no conocía lo que hacía, sino que a modo de juez) a lo que éste respondió que no sabía; de esto, Agustín hace una analogía diciendo que cuando a los judíos se les pregunta por Cristo, estos dicen no saber. 

De algún modo, en palabras de San Agustín, los judíos quisieron estar en conducidos bajo la ley y no bajo la gracia del Señor. Debido a este desconocimiento de Jesús, la Iglesia Católica aborrece a los judíos. 

Las figuras que anunciaron a Cristo

Si bien ninguna de estas figuras anunciaron a Cristo literalmente, todos ellos hicieron manifestaciones que nos recuerdan el N.T., por lo tanto, todo lo que veamos aquí será una referencia a Cristo y no una declaración literal del mismo. 

Pasaremos por los libros proféticos del Antiguo Testamento, viendo a cada figura y cómo esta se relaciona con Cristo. 

Enoc

Por ejemplo, Enoc, quien fuera el séptimo hombre en la genealogía de Adán, era un hombre bueno quien hizo lo que agradaba a Dios, y que anunció la llegada del Hijo del hombre a esta tierra.  

Noe y el arca

Noé construyó un arca para salvarse, así como luego de Jesús se construyó la iglesia para que todos fueran salvos. 

El arca se construyó en base a las proporciones del cuerpo humano y Jesús apareció en cuerpo humano. Tenía trescientos codos de largo con lo que tenemos 50 veces 6 que son justamente las edades de la tierra, sumando la edad de Jesús con la cual formarían 7. El arca contenía a todos los animales, al igual que la iglesia contiene a todos los seres humanos para salvarse. 

Sem y Jafet

Estos dos fueron los hijos de Noé, que entre ellos Jafet fue bendecido. Hay un versículo que reza lo siguiente:

''Llene de regocijo Dios a Jafet y habite en las casas de Sem''
(Genesis 9:27)

Esto significa que la bendición este en todas las casas de aquellos hombres que confían en Dios. La casa de Sem representaría el hogar de todos los judíos, pues de su nombre viene la etimología de ''semitas''. 

Abraham e Isaac

El mismo Isaac fue llevado al sacrificio para probar la fe de Abraham. ¿Cómo se entiende aquí la analogía con Cristo? Pues el mismo Isaac es Cristo llevado al sacrificio y Abraham representa a todo el pueblo que quería llevarlo a la crucifixión. 

Jacob

Recordemos que Jacob era hijo de Isaac y hermano de Esaú, y que además fue bendecido por Dios en contraste con su hermano. El mismo Jacob recibe el nombre de Israel cuando Dios le dice lo siguiente:

''En verdad os digo que veréis el cielo y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el hijo del hombre''
(Juan 1:47)

De aquí se entiende nuevamente que el Hijo del hombre es Jesús y que sube, porque está en el cielo, y baja porque también está en la tierra. Pero Jesús no es sólo eso sino que también es el mediador o la escalera para ascender, pues él mismo dijo ''Yo soy el camino''.

José y Moisés

Por una parte, recordemos que José fue perseguido por los Egipcios hasta que recibió los honores que merecía, al igual que Cristo que una vez muerto y resucitado, el Imperio Romano se convierte al cristianismo. 

En Moisés , por supuesto que Jesús estuvo con su pueblo a lo largo de la caminata por el desierto. Es clara la referencia a Cristo, cuando Moisés pudo abrir las aguas al extender los brazos y así dar la misma silueta de la cruz. 

Jueces

Conocida es la historia de lso jueces, sobre todo la de Sansón quien pudo matar a un león con sus propias manos. San Agustín afirma que dentro de Sansón no estaba más que el mismísimo Cristo quien le dio fortaleza para hacer tal proeza. 

Luego, en la misma historia nos aparece que el león muerto tenía un panal de abejas en su boca ¿qué simboliza esto? la dulzura de que, más allá de la fuerza terrenal de Sansón, hay una invitación a aceptar el Evangelio y seguir las leyes del N.T.

Los Reyes: Elías y Eliseo

A Elías, uno de los profetas del Libro Reyes fue enviado para ser alimentado por una viuda que pretendía recoger dos palos antes de morir,. ya que estaba apenada de que su hijo había muerto. De acuerdo con San Agustín, los dos palos simbolizan la cruz de Cristo.  

En Elíseo, por parte de él se burlaban unos niños diciendo ''calvo'', así como se burlaron de Jesús en el Viacrucis. 

Jeremías

Fue por mediación de Jeremías que Jerusalén se salvó trayendo felicidad y prosperidad al pueblo. ¿Por qué? porque Jeremías hacía realidad las peticiones de Dios como buen profeta. Por supuesto, esto simboliza la promesa divina de que el día del juicio se tendrá una gran ciudad próspera. 

Propósito de las acciones proféticas

Se puede cuestionar si todas estas acciones realizadas por los profetas fueron necesarias para que el hombre del futuro creyera en Dios. Todas estas acciones deben ser consideradas de forma profética o de ejemplo para los hombres que leyeren o se enteren de estas enseñanzas. 

LIBRO XIII: CÓMO CONVERTIR PAGANOS

Rechazo a los profetas

Fausto, a pesar de todo lo dicho anteriormente sigue sin creer que los profetas hebreos anunciaron a Cristo. Además, Fausto dice que en base a esto no podría cristianizar a nadie, pues si un gentil (pagano) no cree en Cristo ¿cómo va a creer en los profetas?; otro argumento existe en cuanto a que para ser primero cristianos, se debe conocer y aceptar a los profetas, por lo tanto, ¿cómo haremos la cristianización si de partida no creemos en los profetas?

San Agustín responde a esto diciendo que el mismo proceso se puede aplicar a los maniqueos. ¿Cómo pudo un gentil convertirse al maniqueísmo si no cree en Manés? Además, se debe clarificar que la religión cristiana se una de las más conocidas del tiempo,y que todos la reconocían como auténtica. 

¿Manés era el Cristo?

Los maniqueos creían que su maestro Manés era el Cristo (ungido), pero ¿de dónde sacaron este concepto? los únicos que  utilizaron el concepto de ''Cristo'' fueron los judíos cuando se referían al mesías, pero ninguna otra religión a utilizado el término. San Agustín saca como conclusión que la razón de cristianizar a Manés es algo equivocado y un concepto robado por supuesto de las S.E. 

Ninguna de las S.E. avala los dicho por los maniqueos, ni el A.T. ni el N.T. y ni siquiera el pueblo de Roma quienes los consideran ruines y falaces. 

La conversión de los gentiles

¿Cómo podría entonces San Agustín convertir a un gentil? la forma más fácil será presentarle los milagros ocurridos en las manos de Cristo, así como todos los vaticinios de los profetas. Un versículo del rey David en el libro de los Salmos es clave:

''¿Por qué se amotinaron las naciones y los pueblos han planeado vaciedades? Se yerguen los reyes de la tierra y los príncipes se alían contra el Señor y contra su Cristo''
(Salmo 2:1)

Si ese gentil niega los hechos ocurridos a Cristo y sus milagros, realmente sería un insensato porque estaría negando la misma realidad, por lo tanto, si cree en ellos, entonces cree también en le cristianismo. 

Sin embargo, este gentil podría interrogar al cristianizador ¿por qué los judíos, siendo creyentes de Dios no comparten el mismo Evangelio? el que los judíos no tengan el mismo Evangelio que los cristianos los lleva a ser castigados por Dios, no por eso estrcitamente, sino que por otros pecados ocultos. 

LIBRO XIV: MOISÉS Y CRISTO

Fausto ahora debate desde el relato de Moisés quien considera un insolente contra Dios. En efecto, Moisés, con la frustración que tenía de su pueblo, muchas veces maldijo a Dios por la misión encomendada. 

Pero eso no es todo. Si Moisés insultó a Dios, también insultó a Cristo, y como todos los profetas (incluyendo a Moisés) sabían de la llegada de Cristo, entonces Moisés debiera considerarse sin lugar a dudas como el más maldito al maldecir al Verbo mismo.

¿Cristo es maldito? 

Es difícil rebatir esta pregunta sobre todo cuando las S.E. parecen confirmarlo aún más en el siguiente versículo:

''Maldito todo el que penda de un madero''
(Juan 20:27)

San Agustín responde a esto que el Jesús carnal es justamente aquel que estuvo en la cruz, pero no olvidemos que también está el divino, el que resucitó. Si entonces murió en la cruz, sus heridas y sangres deberíamos verlas como falsas, puesto que es divino, y así no podemos temer de ese versículo de Juan. 

Todo hombre que muera es considerado maldito y aún más maldito si muere por pecado. Jesús no sería maldito, ya que él no murió por pecado de él, sino que de los demás y de manera voluntaria. 

LIBRO XV: IGLESIA MANIQUEA E IGLESIA CATÓLICA

Maniqueos y católicos

Fausto se queja de la doble moral de los católicos, ya que éste piensa que no están ni por el A.T. ni por el N.T., de hecho, los maniqueos siempre apostaron por el N.T. rechazando el A.T. por sus costumbres y contradicciones (según ellos) que tiene con el otro Testamento. 

Agustín responde que quien lee correctamente las S.E., podrá darse cuenta que el A.T. es una profecía del N.T. Todos aquellos que quieren las recompensas terrenales siguen estancados en el A.T., pero quienes ya entendieron la recompensa espiritual, pueden seguir actuando de buena manera porque entendieron el mensaje divino. 

Los maniqueos se burlan del díptico (los mandamientos hechos en piedra por Moisés), ya que aborrecen todo el A.T., sin embargo, las creencias maniqueas bordean el politeísmo, no sólo con una doble sustancia de bien y mal, sino que también con otros Dioses como Atlas. 

De ahí que el mismo San Agustín acepte que la herejía de los maniqueos sea probable, pues, si no reconocen los mandamientos de las tablas de la ley, mucho menos van a poder cumplir el precepto ''No usarás el nombre del Dios en vano''. 

La gran razón por la que se diferencia la iglesia católica de la maniquea, es que la Iglesia Católica separa el concepto de letra y el de espíritu, es decir, por ''letra'' entenderemos la literacidad de las escrituras y por ''espíritu'' entenderemos interpretación. Los maniqueos sólo pueden ver las S.E. desde el punto de vista literal y no de interpretación.

Finalmente, San Agustín trata de apaciguar las cosas y acepta que los maniqueos puedan algún día  acercarse a la Iglesia Católica y se conviertan. El mismo San Agustín dice: ''Espero que pasen de las fábulas a la verdad''

Conclusión

El conflicto entre San Agustín y los maniqueos no termina mientras se pruebe que Dios tiene poder por sobre todas las cosas. De alguna manera, muchas de las cosas escritas aquí no son exclusivamente de esta época. Los cismas de la Iglesia han sido cada vez más fuerte a través de la historia, mientras otras religiones ofrecen una opción alternativa al catolicismo imperante. Maniqueos, Donatistas, Apologistas, Judíos y otras perspectivas religiosas (unas ya desaparecidas otras persistentes) tienen casi tantos adeptos como la Iglesia Católica. Sigue la incógnita ¿quién tiene la verdad?

jueves, 23 de marzo de 2017

San Agustín de Hipona - Réplica a Fausto, el maniqueo (Libros I - XI) (397).

Este es un voluminoso debate entre San Agustín de Hipona y el maniqueo llamado Fausto, quien negaba ciertas cosas del Nuevo Testamento. Dispuesto a refutar al santo de Hipona, Fausto recibe una gran lección a través de los 33 libros de este tratado, que en este blog lo veremos de la manera más sintética posible. Este no será el único maniqueo a quien San Agustín refutó sin problemas porque aún quedan algunos hombres que tienen el nivel de herejía aún mayor.

Referencias:

(1) Por eso Jesús no tiene un Evangelio.
(2) Siguiendo la doctrina de San Agustín de que toda existencia es buena y la no-existencia es mala. 
(3) Para más información sobre este libro de la biblia, véase San Agustín - Exposición de la Carta a los Gálatas,

RÉPLICA A FAUSTO,
EL MANIQUEO


LIBRO I: CRISTIANOS Y NO CRISTIANOS

Cristianos y Semi Cristianos

El primero en comenzar fue el mismísimo Fausto, quien advertía primeramente cuidarse de los judíos y los semi cristianos. Este los trataba como supersticiosos, y que Adimanto, su ''mesías'' que venía después de Manés, era el elegido para conducir la fe cristiana. 

Por supuesto que estos semi cristianos son los católicos como San Agustín, pero éste le hace entender a Fausto que ''semi'' significa imperfección, es decir, que no dejan de ser cristianos sino que son cristianos imperfectos. 

Los maniqueos se dedicaban a embaucar a los que eran cristianos imperfectos y los engañaban, aunque más que engañar, en palabras de San Agustín, los extraviaban con graves consecuencias. 

LIBRO II: ¿QUÉ ES EL EVANGELIO?

Aceptación del Evangelio

Fausto le pregunta a Agustín si acepta al Evangelio así como acepta que Jesús ha sido nacido. Si Agustín dice que sí, entonces Agustín acepta que el nacimiento de Cristo se dio por madre y padre y no por el Espíritu Santo, pero San Agustín responde que si bien acepta el Evangelio, no acepta la primera proposición de Fausto. 

Si Jesús fuera nacido de Padre y Madre, entonces no tendría que existir un Evangelio, pues los Evangelios se dan por hombres mortales que evidenciaron la llegada del Señor y no por los ungidos(1). Sin embargo, en la biblia se menciona una cierta genealogía de Jesús porque éste proviene de David, pero eso no hace que Jesús tenga Evangelio.

Además, recordemos que Evangelio significa ''buena noticia'' y es por eso que Jesús no puede relatar su propia buena noticia de que llegó. 

Primero hombre maniqueo

El primer hombre de los maniqueos fue un hombre lleno de luz rodeado de fuego, aire y agua,  que combatió contra otro hombre que pertenecía al mundo de las tinieblas, pero que no pudo derrotarlo del todo. 

Ahora, estos hombres manejaban elementos iguales, con la diferencia que el fuego, el agua y el aire de las tinieblas era malo, mientras que el de la luz bueno. Pero eso no es todo, los maniqueos creen que este hombre bueno es el padre de Jesucristo. 

Agustín dice que lo que nombra Fausto es pura fantasía, pues los Evangelios hablan del primer hombre carnal que  fue Adán y el segundo hombre celestial que fue Jesús. Nada hay sobre un hombre lleno de luz que bajó con agua, fuego y aire. 

Los magos guiados por una estrella

Este es un relato con el que San Agustín está en contra, pues mientras más alejado se esté de las cosas corporales, mucho mejor. Ninguna estrella vaticinó el nacimiento de Jesús, sino que todo lo contrario, la estrella se movió por Jesús nació. En efecto, las cosas están sometidas a Jesús y no al revés.

En fin, nada de lo dicho por los maniqueos coincide con el Evangelio, y por esta razón se debe considerar una herejía. 

LIBRO III: LAS GENEALOGÍAS

Modo de entender las Sagradas Escrituras

Fausto le pregunta a Agustín si éste acepta la generación con la intención de que acepte que Jesús provenía de hombre y mujer. Fausto genera este tipo de provocaciones y recurre precisamente al Evangelio, ya que el mismo Evangelio de Juan dice que en el principio existía la palabra (el Verbo) y esa palabra era Cristo. Sin embargo, el Evangelio de Mateo parece contradecir el de Juan, pues dice que Jesús provino de David. Por otro lado, Fausto también aduce que Lucas dice que Jesús provino de madre y padre que serían María y José. 

Otra de las cosas criticadas a los católicos es la imposibilidad de que Jesús tenga dos padres; Dios y José, pero esto es perfectamente posible, pues uno sería por adopción y otro sería por verdadera generación divina. De ahí no se podría decir que Jesús tiene dos padres biológicos, que es imposible, sino que es uno por adopción y otro por divinidad. 

San Agustín nos dice que de ahí viene el sentido que en la oración se diga ''Padre nuestro que estás en los cielos'', ya que Dios es el padre de padres, mientras que nuestro padre natural (en palabras de San Agustín) sería aquel padre adoptivo. 

LIBRO IV: EL ANTIGUO TESTAMENTO

Aceptación del Antiguo Testamento


Fausto pregunta si Agustín acepta el Antiguo Testamento. ¿Qué quiere decir esta pregunta? los maniqueos siempre han tratado de demostrar lo contrario que son los dos Testamentos. Fausto aduce que son los judíos los que siguen en el Antiguo Testamento (o el Tanaj) sin problemas y que los cristianos, al no gustarles el Antiguo Testamento, decidieron crear esta nueva ley para sus comodidades

Por otro lado, el Antiguo Testamento ofrece la tierra prometida de Israel, cosa terrenal y carnal que estaría en contra de las enseñanzas espirituales del Nuevo Testamento. Agustín tendrá que responder hábilmente a estas argumentaciones y tratar de unir los dos Testamentos armoniosamente. 

El Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento

Agustín acepta que las promesas del Antiguo Testamento son evidentemente carnales y contrarias al Nuevo Testamento. Pero San Agustín sólo acepta el A.T. en cuanto a que éste promete el nuevo anuncio divino que será la llegada de Jesús. Es decir, Agustín rechaza la promesa de la tierra prometida. 

San Agustín asegura incluso que ni los patriarcas del A.T. creían en esas promesas carnales, ellos tenían su mirada a la promesa del N.T., sin embargo, por las circunstancias del tiempo debieron hacer estos rituales carnales antes de llegar a la gran promesa divina. 

LIBRO V: EL NUEVO TESTAMENTO

Fausto pregunta nuevamente, después de toda la respuesta que Agustín da si acepta el Evangelio, a lo que Agustín responde que sí. De hecho, el mismo obispo se considera un verdadero cristiano al abandonar la familia, sus hijos, sus cosas materiales y aceptar la abstinencia y la castidad.

Fausto le dice que si acepta este N.T. tendrá que aceptar el nacimiento de Jesús como una genealogía, es decir, de manera carnal y natural, pero San Agustín insiste que esto no es así. La mayor prueba de que el mismo Cristo viene de Dios y no de los hombres es lo que dice el N.T.

''El que cumpla la voluntad de mi padre que está en el cielo''
(Mateo 7:21)

En ninguna de las enseñanzas se dice que quien cree que Jesús es nacido será cristiano. Siempre se dice que cumpla la voluntad del padre por sobre todas las cosas, sin aceptar que Jesús ha nacido de madre, pues no es cierto.

Además, no hace falta hablar de la vida de los maniqueos que según en palabras de Agustín es una vida ''regalada'' y fuera de la abstinencia. Quizás, esa sea también la persecución que es realizada en contra de los maniqueos, pues estos son perseguidos porque engañan a través de su religión. En todo caso, los maniqueos aprovechan esto para decir que son perseguidos porque son justos, pero la verdad es que son perseguidos porque engañan. 

LIBRO VI: COSTUMBRES DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Repudio al Antiguo Testamento

Ahora la pregunta de Fausto se enfoca en si Agustín acepta el A.T., a lo que San Agustín responde negativamente, pues no cumple los preceptos del mismo. Pero así como Agustín no acepta las costumbres del A.T., Fausto tampoco las cumple y no se sienten mal en ello, pues estas costumbres son carnales y terrenales. Una de ellas, por ejemplo, es la circuncisión y otra es la inutilidad de no trabajar los sábados. 

Las acciones judaicas y el maniqueísmo

La circuncisión

Una de las cosas que podríamos preguntarnos en cuanto a las costumbres de los judíos, es por qué ellos admiten la circuncisión y la verdad es que la respuesta se encuentra en el A.T. 

El mismo Dios dijo a Abraham que el sello de justicia se hallaba en la circuncisión. Esta acción la aborrecen los maniqueos, no porque esté en contradicción con las cosas espirituales del N.T., sino que con la cobardía de hacer una acción tal porque no tienen la valentía para hacerlo. 

Descanso de los sábados

Para San Agustín, el descanso del fin de semana es inútil, pues si seguimos las órdenes que Dios dejó entonces ahí tendremos el descanso eterno y no antes. 

Sacrificios animales

Los maniqueos condenan totalmente la práctica de sacrificios de animales, la cual consideran aberrante. Sin embargo, los maniqueos culpan a los católicos de celebrar los sacrificios, aunque ya cuando el cristianismo llegó a Roma dejó de hacer esas prácticas del A.T. 

En todo caso, Agustín dice que el sacrificio de animales  no tenía nada de malo pues la existencia de estos consiste en servir al hombre. Los maniqueos dicen que los animales tienen almas que no pueden ser mancilladas por el hombre, y que la ingesta de carne sería una especie de pecado canibalista, pues no estamos comiendo solamente carne sino que también alma. 

Contradicción entre San Pablo y el Antiguo Testamento

Sabemos que en el A.T. se condena comer ciertos animales; por ejemplo, está prohibido comer cerdo y el cordero no está prohibido para la ingesta. Sin embargo, los católicos comen unos y otros sin hacer ninguna distinción. Esto se debe a que en el N.T. toda criatura es buena al tener una existencia(2) y por eso ninguna puede estar desechada del alimento. 

Ahora ¿por qué no se comía el cerdo en el A.T.? Porque de acuerdo con las S.E., el cerdo es un animal que no rumia, es decir, que sólo traga el alimento. Esto tiene su justificación en el siguiente versículo:

''Un tesoro apetecible descansa en la boca del sabio; en cambio el varón necio lo engulle''
(Proverbios 21:20)

Para los maniqueos,. la carne es infinitamente impura, y por eso todo hombre se debe abstener de comer carne. Pero ¿por qué es impura? por una razón muy simple; el príncipe de las tinieblas nació de la carne: los maniqueos se consideran vegetarianos. 

San Agustín dice que no hay necesidad de abstenerse de la carne, pues todo es bueno en el mundo porque Dios dio existencia a todas las cosas. 

LIBRO VII: ASCENDENCIA DE JESÚS

Rechazo a las genealogías

Fausto pregunta (quizás una pregunta que se le quedó pendiente) si San Agustín acepta la genealogía. Obviamente, la respuesta es negativa pues ya había dicho que no la aceptaba. Mucho más convincente será el versículo donde dice ''Mi reino no es de este mundo'' de aquí se sabe que Jesús no está relacionado con una genealogía carnal.

No obstante, debemos entender la genealogía de la siguiente forma:

  • Jesús es la palabra, el verbo y por lo tanto es divino.
  • Jesús es carnal en el sentido que el verbo tuvo que hacerse carna para habitar entre los hombres. 

Esto quiere decir que por una parte, Jesús es Hijo del Padre, pero que también pertenece al linaje de David.

LIBRO VIII: ¿A FAVOR O EN CONTRA DEL ANTIGUO TESTAMENTO?

Lectura católica del Antiguo Testamento

San Agustín admite seguir el N.T. que representa la nueva ley y deja el A.T. de lado. Las costumbres de la circuncisión y del descanso los sábados, o del no comer cerdo no representan para Agustín costumbres cristianas ni espirituales. 

Fácilmente se puede cuestionar y reprochar este ''rechazo'' del catolicismo al A.T., pero San Agustín no es que lo rechace, sino que más bien lo mira desde una perspectiva distinta; desde la libertad. En efecto, el A.T. testamento nos ayudará a entender las tentaciones y rituales de la carne, que deben ser dejadas una vez entendidas las enseñanzas de Jesús. 

Agustín hace la comparación entre el A.T. y el N.T. de la siguiente forma. Cuando alguien quiere limpiar una herida, no puede usar un paño sucio que ya se usó, debe usarse uno completamente nuevo. 

LIBRO IX: PAGANISMO Y ANTIGUO TESTAMENTO

¿A quienes llama las Sagradas Escrituras?

De acuerdo con Agustín de Hipona, el llamado que hace el A.T. es a todos en general, pero si podemos nombrar a un grupo en específico, sería a los judíos. En cambio, el N.T. llama a las personas que tienen espíritu y por eso mismo, a los cristianos. 

Nadie nace judío, cristiano, maniqueo, donatista o budista, todos nacen de la misma raíz aunque de ellos mismos depende si aceptan las S.E para luego ser espirituales. 

LIBRO X: ENSEÑANZA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Bienes del Antiguo Testamento

El A.T. promete riquezas, vida larga, hijos, nietos y cosas carnales que no están de acuerdo con el N.T., de ahí que se prometa que quien tenga menos de 100 años será considerado maldito. 

¿Qué pasa entonces? ¿Para qué se creó el A.T.? Para que el hombre comprendiera las características del aprecio a las cosas carnales, y que aprendiera también a que en el futuro vendría otra ley, con otros bienes que, al contrario del A.T. estos serían espirituales. 


LIBRO XI: INTERPRETACIÓN MANIQUEA V.S INTERPRETACIÓN CATÓLICA

Desconocimiento de Jesús como descendiente de David

Agustín insiste en que la verdadera de genealogía de Jesús no es por medio de David, sino que por medio de Dios, de ahí el siguiente versículo de San Pablo:

''Nosotros no conocemos a nadie según la carne, y si conocemos a Cristo según la carne, ahora ya no lo conoceremos''
(2-Corintios 5:16)

Por otro lado, también se considera que el A.T. ya pasó:

''Y así, si hay en Cristo alguna nueva criatura, lo viejo ha pasado, y he aquí que todo se ha vuelto nuevo''
(2-Corintios 5:17)

¿Por qué Fausto insiste en decir que Jesús descendió de David? porque así podría defender a su maestro, diciendo que Manés nació verdaderamente del Espíritu Santo y que Jesús fue uno más de los hombres carnales que nacen. 

A estas escrituras de la Biblia, Fausto antepone una supuesta contradicción de San Pablo.

''Acerca de su hijo (refiriéndose a Jesús) nacido del linaje de David según la carne''
(Romanos 1:3)

''Y así, si hay en Cristo alguna nueva criatura, lo viejo ha pasado, y he aquí que todo se ha vuelto nuevo''

(2-Corintios 5:17)

Claramente hay una contradicción en estos dos versículos, pero San Agustín nos dice que es imposible saber bien lo que quiso decir realmente el apóstol. Puede pensarse que los traductores e interpretadores se equivocaron al escribir el texto (cosa que San Agustín considera), aunque por otro lado, también hay que ver todas las cosas verdaderas que se han dicho en la biblia sobre San Pablo. Si esto fuera falso, sería lo único frente a todo el resto de verdad que contiene. 

Conclusión

Ciertamente es un voluminoso tomo que hemos querido resumir en 10 libros esta vez. El debate es larguísimo pero tremendamente interesante por su clarificación finísima entre los dos testamentos bíblicos. Me parece una interpretación bastante particular la de Agustín, porque, así como puedo interpretarlo de esa manera, puedo interpretarla de otra. Creo que hay muchos asideros por donde tomar algo que puede interpretarse de tantas maneras, y, cuando esto sucede, vale hacerse la pregunta; de todas las interpretaciones ¿cuál es la verdad?