viernes, 25 de agosto de 2017

Hipócrates de Cos - Tratados sobre las enfermedades.

¿Cuáles eran las enfermedades a los cuales los hombres tenían que hacer frente? ¿Qué medicinas o tratamientos existían en tiempos de Hipócrates para curar a los hombres? Seguramente en esos tiempos los remedios y medicinas pudieron ser bastante escasos, por lo que todo dependía mucho más de la pericia médica para miles de enfermedades. Es en estos apuntes de filosofía que veremos las distintas descripciones de enfermedades que Hipócrates pudo recuperar en su tiempo.

Obras de Hipócrates:

1. Juramento y ciencia médica
3. Tratados sobre las afecciones
4. Tratados sobre la alimentación
5. Tratados ginecológicos

ADVERTENCIA: Léase todo este tratado pensando en los tiempos de Hipócrates (400 a. C.), lo cual llama a NO tomar ninguna recomendación o propuesta como si fuera una prescripción. Un ejemplo es el de la enfermedad sagrada (epilepsia), ya que en esta parte Hipócrates ignora el Sistema Nervioso. 

Véase este tratado como algo anecdótico y filosófico donde se describe el paso del mito al logos (paso de la superstición divina a la razón humana). 

Referencias:

(1) La diosa de los caminos
(2) La diosa de los fantasmas
(3) Sé que hay muchas enfermedades hereditarias, pero sólo estoy nombrando aquellas que nombra Hipócrates. 
(4) Se conoce hoy como la vena cava superior
(5) Se conoce hoy como la vena cava inferior
(6) Quizás, una de las primeras causas de ser flemático


Definiciones:

(1) Secreción o flema que se produce en los pulmones.

Hipócrates de Cos

ENFERMEDADES

Consideraciones generales de las enfermedades


Hipócrates comienza hablando sobre el deber del médico ante las enfermedades y así lo explica:

  • Conocer el orígen de la enfermedad
  • Conocer las distintas clases de enfermedades
  • Conocer cómo unas enfermedades se transforman en otras
  • Conocer las prácticas médicas (las cosas que sirven y las que no)
  • Conocer las distintas dolencias y cambios del cuerpo
  • Conocer lo que es realizable en un paciente y lo irrealizable
  • Conocer los medicamentos

Estas son las características que el médico hipocrático debería tener en cuenta. 

Orígen de las enfermedades

Todas las enfermedades (según Hipócrates) se producen a partir de la bilis y de la flema, en cuanto a las causas internas de las enfermedades. Las heridas, la fatiga, el excesivo calor y el excesivo frío son las causas de las enfermedades externas. 

La bilis y la flema están en el cuerpo permanentemente, y cuando estas se combinan con las sustancias de los alimentos o bebidas es cuando traen la enfermedad al cuerpo.

La muerte se presenta en el caso de que el cerebro, la médula espinal, el vientre, el hígado, el diafragma, la vejiga o el corazón sean dañados. Nadie muere si es herido en las partes donde la herida no esté comprometida en estos órganos. 

Existen enfermedades que son mortales como

  • Tisis (tuberculosis)
  • Hidropesia bajo la carne

Y en caso de mujer embarazada:
  • Perineumonía (lo que actualmente llamamos pulmonía)
  • Pleuritis 
  • Frenitis 
  • Causón (fiebre muy alta)
  • Erisipela (metritis, enfermedad que afecta al útero)


Las siguientes enfermedades se dudan si pueden llegar a ser mortales:

  • Perineumonía
  • Pleuritis
  • Frenitis
  • Amigdalitis
  • Inflamación de la úvula
  • Esplenitis
  • Nefritis
  • Hepatítis
  • Disentería


Luego tenemos las enfermedades que no son mortales si no presenten complicación:

  • Dolores articulares
  • Melancolía
  • Podagra (enfermedad de la gota)
  • Ciática 
  • Tenesmo (necesidad de defecar que resulta falsa)
  • Fiebre cuartanas
  • Tercianas (enfermedades intermitentes)
  • Estranguria (orina dolorosa)
  • Oftalmía 
  • Artritis
  • Lepra 
  • Liquen (erupciones cutáneas)

Ahora tenemos las enfermedades de larga duración:

  • Disentería
  • Podagra
  • Dolores articulares
  • Leucoflegmasía (especie de edema)
  • Ciática 
  • Estranguria
  • Nefritis
  • Hemorroides 
  • Fístula

El médico debe tener conocimientos de todas estas enfermedades, además del remedio que se aplica a todas ellas. 

Sobre la causa de las enfermedades

Hipócrates se propone hablar de la causa de algunas enfermedades de ciertos órganos:

Cabeza

Uno de los indicadores de la orina es que la cabeza se pone caliente, ya que la flema se funde en ella. Cuando la flema baja a través del cuerpo, una parte llega a las narices, otra a los genitales y a las demás venas. Cuando llega a los genitales el paciente orina y es ahí cuando se produce la estranguria

La ambliopía (desarrollo anormal de la visión) ocurre por flemas en la sangre de los ojos. La vista se pone más acuosa y la parte del ojo que brilla ya no es tan brillante.  

El cerebro se esfacela (gangrena) cuando se produce un dolor que va desde la cabeza hasta la médula espinal. Normalmente sale sangre de la nariz, además de que se producen vómitos con sangre. Suele suceder por exceso de frío, por exceso de bilis o por exceso de flema. El enfermo de esta gangrena cerebral muere a los 3 o 5 días de padecerla. 

La carie del cráneo se produce por la flema que se seca en el diploe (tejido óseo esponjoso) del cráneo. Cuando se seca, la piel se separa del tejido y comienza a desarrollarse la caries. Esta enfermedad no es mortal. 

La angina (dolor del pecho cuando una parte del músculo no recibe suficiente sangre) sucede cuando la flema entra en movimiento en la cabeza, y llega hasta los maxilares hasta la zona del cuello. El enfermo no puede tragar saliva, y algunas veces se presenta fiebre.

La hidropesía es una enfermedad descrita por Hipócrates que se caracteriza por presentar úlceras en la cabeza, además de hincharse las piernas, quedando incluso marcas si se las presiona. La cabeza siempre está caliente y sale agua desde lo oídos. 

El medicamento para la hidropesía es básicamente dar un medicamento que purgue la bilis y la flema. Se debe bañar con agua caliente, además de tomar leche de burra y suero. 

La nariz

En la nariz se forma un pólipo que es un crecimiento anormal de los tejidos en una membrana mucosa. Cuelga en medio del cartílago, a modo de campanilla, y cuando se expulsa el aire sale al exterior y es blando. Es aquí que el paciente emite una voz sorda y ronca. 

La extirpación del pólipo nasal debe llevarse a cabo con una esponja amarrada con cuatro hilos en una varilla. Se debe introducir en la nariz y luego se debe retirar la esponja y con este el pólipo. Por supuesto, esto hará que desde la nariz salga sangre, y cuando haya cesado se debe aplicar un paño seco y otro untado en miel. 

La piel

La ictericia es uno de los problemas más comunes de la piel, según Hipócrates.

La ictericia es una especie de coloración amarilla en la piel que se produce por el exceso de bilirrubina (pigmento de color amarillo en la sangre) en la sangre. 

Para curar esto se debe hacer una incisión en las venas que están bajo la lengua y luego se debe tomar un baño de agua caliente. Después de que el paciente haya orinado se deben utilizar alimentos o bebidas laxantes, y después de la comida masticar garbanzos blancos. 



Sobre las dietas en las enfermedades agudas

Hay muchos quienes pueden diseñar una dieta por sí sólos, apelando a la experiencia que han tenido al comer ciertos alimentos que les producen malestar o bienestar; todo dependería en una especie de ensayo y error. 

Sin embargo, un médico sabe exactamente lo que un paciente necesita y por eso debe prescribir una dieta de manera eficiente. 

Enfermedades agudas

¿Cuáles son las enfermedades agudas? clasificaban cuatro tipos de enfermedades agudas:

Pleuritis: inflamación de la pleura que es una membrana que cubre los pulmones.

Perineumonía: inflamación del pulmón.

Frenitis: inflamación del cerebro.

Causón: una fiebre muy alta. 

Hoy en día las enfermedades agudas son aquellas que tienen una duración determinada, además de no ser tan graves como las enfermedades crónicas (de hecho, estas últimas son todo lo contrario de las aguda).  

Para cada una de estas enfermedades agudas existe un medicamento que puede mitigar las molestias de estas enfermedades. 

Tisana de Cebada: quien tenga una enfermedad aguda nuca puede abstenerse de la Tisana de cebada (que hoy llamaríamos ''infusión''), pues todos los días se debe tomar como parte del tratamiento. Es fluida, no da sed y es muy digestiva.

Quienes comen dos veces al día deben tomar la tisana dos veces y quien come una vez al día, entonces debe tomar una antes de comer. La cantidad de Tisana de cebada debe ser la que el paciente habitualmente admita. Sus efectos no son en absoluto nocivos para el organismo, pues ni siquiera se adhiere a ningún punto cuando baja por el estómago.

Si la Tisana no se consume en el período debido (antes de las comidas) los esputos viscosos(1) aumentan la respiración y hace que no puedan salir. 

Vino blanco y tinto: también se puede usar el vino como beneficioso contra estas enfermedades agudas. Sin embargo, este sólo se puede dar en caso de que no haya retención orina, pesadez y si las heces están húmedas se debe dejar el vino blanco y probar el tinto. 

Hidromiel: muy beneficiosa en contra de las enfermedades agudas, pues esta expulsa las flemas (esputos), ablanda el pulmón y favorece la rebajada de heces espumosas.

Nunca se debe mezclar con la tisana de cebada, pues esto produciría un exceso de líquidos innecesarios. 

Oximiel: es una mezcla de vinagre con miel que hace expectorar y respirar bien. Es recomendable que la oximiel se de poco a poco, porque la combinación de vino y miel puede resultar pesada y molesta para el paciente; siempre se debe administrar en pocas dosis. 

Se bebe generalmente en la noche y antes de cualquier bebida hervida. Tampoco se debe tomar sólo, a causa de que esto podría ocasionar estreñimiento en el paciente. 


Recomendaciones para la Tisana de cebada

Por otro lado, también se tienen instrucciones para abordar el tratamiento con Tisana.

  • Si la fiebre comienza luego de haber comido y no se ha evacuado el intestino, haya dolor o no haya dolor, se debe cortar la dosis inmediatamente. 
  • Si hay dolor sería mejor dar una bebida sin hervir: la oximiel. 
  • Si aparece algún síntoma de peligro, hay que dar a beber al séptimo día la tisana hervida. 
  • Si los pies del paciente están fríos, entonces se debe cortar la dosis en ese momento.
  • Nunca estará mal aplicar una esponja grande, blanda y bien mojada con agua caliente.
Estos serían los consejos para la correcta utilización de la Tisana de cebada.

Ritmo de la dieta

Los cambios repentinos de dieta siempre producen malestar en el hombre. Todos estos cambios deben llevarse de manera gradual y no cambiar el hábito de alimentos livianos, interrumpiendolo de un día para otro con alimentos pesados. 

En la noche, es necesario que se duerma tras la comida vespertina. Si no se puede dormir, entonces es recomendable caminar sin parar hasta que el cansancio agote a la persona y decida ir a dormir. 

Personas que comen dos veces al día: este tipo de personas están siempre faltos de energía, ya que se abstienen de comer hasta el mediodía. Su orina es caliente, de tono amarillento, mientras que sus excrementos son totalmente consumidos. 

Otros síntomas serían el mal dormir, las sienes le palpitan y su boca se pone algo amarillenta.  

Personas que comen una vez al día: estas son las personas que peor se alimentan,  según Hipócrates. Si están todo el día ayunando, entonces para más tarde tendrán peores sensaciones en el mismo día. 

Para que se sienta mejor, esta persona deberá por lo menos otorgar un día de desayuno (día siguiente después de ayunar), para compensar lo que no comió el día anterior. Los alimentos de la tarde no deben ser secos, sino que más bien húmedos. 

Personas que sufren de flemas: estos son los que soportan aún más el cambio de dieta acostumbrada. Una dieta de una comida al día la podrían aguantar fácilmente. 

Alimentos de las dietas

Uno de los alimentos más consumidos en la época de Hipócrates era el pan de cebada. Con este pan se debe llevar cierta costumbre de consumo, pues de lo contrario puede originar hinchazón, flato, cólicos y pesadez. Lo mismo ocurre con los líquidos como el agua y el vino. 

El baño

El baño es algo fundamental para estas personas y todas ellas necesitan una buena habitación para poder llevar a cabo los baños. 

Primero que todo, la habitación no debiera tener humo, sí debiera tener agua abundante, no haber comido y el ingreso no debe ser con brusquedad. Se debe usar esponja en vez de cepillo, y la bañera debe estar cerca del paciente. 

Sobre la enfermedad sagrada
(La epilepsia)

Mucho se hablaba sobre la enfermedad sagrada en tiempos de Hipócrates. Sin embargo, es el mismo Hipócrates quien pone paños fríos a esta divinización de esta enfermedad que se considera sagrada. Esto representa definitivamente el paso del mito a la razón (mito al logos), donde la ciencia comienza a tener su lugar en la Antigua Grecia. 

Las antiguas recomendaciones (dañinas)

Los que consideraban esta enfermedad algo sagrado eran los magos, purificadores y charlatanes que en realidad lo hacían para obtener popularidad entre los incautos. Todo lo que recomendaron estos hombres para dicha enfermedad eran recomendaciones equivocadas. 

A quienes padecían esta enfermedad les prohibieron:

Pescados:
  • Salmonete
  • Manta raya
  • Mújol
  • Anguila

Carnes:
  • Cabra
  • Ciervo
  • Cerdo
  • Perro

Aves
  • Gallo
  • Tórtola 
  • Avutarda

Hortalizas:
  • Menta
  • Ajo
  • Cebolla

Vestidos

  • Negros (porque alude a la muerte)
  • No acostarse sobre pieles de cabra

Este era la forma perfecta de los magos para hacerse su fama de superioridad, pues si el paciente se salvaba; entonces, las recomendaciones fueron indicadas, pero si moría, nada había que culpar a los magos, pues la enfermedad es designio divino. 

Hipócrates enfatiza que si la enfermedad fuera divina, entonces ninguna de las soluciones humanas podría servir. Las recomendaciones de estos magos son totalmente impías porque no sólo son malas para el hombre, sino que también denigran a los dioses, pues si es así, entonces los magos tienen el conocimiento y control de las cosas divinas. 

Responsables de la enfermedad sagrada

Así como esta enfermedad se suponía sagrada, los magos decían que las convulsiones que se ocasionaban dependían de cada dios; 

Por ejemplo:

  • Si había convulsión sólo en el lado derecho, entonces era obra de la madre de los Dioses (Hera). 
  • Si la persona gritaba en el acto, entonces era obra de Poseidón
  • Si a la persona se le escapaba un excremento, entonces era obra de Enodia(1).
  • Si las convulsiones eran muy repetidas, entonces era obra de Apolo. 
  • Si hecha espuma por la boca, entonces era obra de Ares. 
  • Si tenía convulsiones en la hora de dormir, entonces era obra de Hécate(2).

Estas fueron las tantas supersticiones por las que los magos se servían para embaucar a la gente. Hipócrates rechaza de lleno todas estas recomendaciones, y nos dice que la enfermedad es de lo más humano que existe.

Causa de la enfermedad sagrada

La causa de esta ''enfermedad sagrada'' que como habíamos dicho era la epilepsia, tiene su origen primeramente por herencia, al igual que otras enfermedades (esplénico, tuberculosis(3)). Su procedencia biológica (si es que pudiéramos ubicar en algún órgano del cuerpo humano), es del cerebro

Flemáticos: Esta enfermedad se presenta en los flemáticos y no en los coléricos, y desde ya se presenta en el embrión, en el útero. Debemos tener en cuenta que ya en ese momento el cerebro está desarrollándose, y la ''purificación'' (entiéndase limpieza) al momento de nacer es crucial; de no hacerse debidamente, es posible que el niño que crezca sea flemático(6).

Quienes están fuera de contraer esta enfermedad son aquellos niños que les salen úlceras en la cabeza, en los oídos, en la piel y que les brotan abundante saliva y mocos, tienen un pasar muy saludable, porque de esa manera expulsan y eliminan la flema que debiera ser purificador en el útero materno. Por otro lado, quienes no se salvan de esta enfermedad son aquellos niños sanos que no expulsan secreciones. 

Características del cerebro

El cerebro está dividido en dos por una pequeña membrana. Hacia él se dirigen todas las venas del cuerpo, sean estas pequeñas (capilares) y dos gruesas; una procedente del hígado y otra procedente del bazo. 

  • Procedente del hígado(4):
    Una de las grandes van desde el cerebro, pasando por el hígado, el bazo hasta los pies; a esta se le denomina vena cava (son las dos venas más grandes del cuerpo).

    La otra se dirige por el diafragma y luego por el costado derecho del pulmón. Específicamente, en el costado derecho cerca del corazón. 

  • Procedente del bazo(5):
    Esta se extiende por el lado derecho y es más fina y débil que la que procede del hígado. 

Por estas venas es que recogemos todo el aire que está al exterior, donde las venas distribuyen todo el aire dentro del cuerpo. El aire va desde arriba hacia abajo por dentro de las venas, y cuando una persona se sienta o presiona su cuerpo, el aire no puede circular apropiadamente y de ahí que provenga el entumecimiento.

Características de la flema (origen del asma)

El flujo de la flema desciende hasta el corazón provocando palpitaciones y asma. Esta idea que propone aquí Hipócrates es lo que más adelante los médicos llamaran como ''pulso''. 

Si la flema está fría y avanza hasta el corazón, la sangre igualmente se enfría. Cuando esto ocurre violentamente, la flema bate contra el corazón y el pulmón provocando progresivamente el asma

Características de la enfermedad sagrada (epilepsia)

Si la flema va descendiendo y encuentra cerrados los caminos en la sangre, el afectado se queda sin voz y se ahoga, le sale espuma por la boca, le relinchan los dientes, agita espasmódicamente los brazos, pierde la razón y a algunos se les escapan los excrementos. 

¿Cómo sucede esto? cuando la flema que se queda estancada en las venas no da paso al aire que debería llegar al cerebro, a las venas cavas ni al intestino; impide la respiración. Cabe destacar que este tipo de flema no es una flema cálida sino que una fría. Cuando a los niños los ataca esta enfermedad, sus venas que son pequeñas no pueden dar calor a estas venas cuando se enfrían y por eso pueden morir a manos de la enfermedad. En los adultos es mucho mejor porque sus venas son más anchas y pueden calentar la flema fría que eventualmente pueden ingerir. En los ancianos esta enfermedad puede acaecer en invierno, y la probabilidad de muerte es aún mayor.

Quien es epiléptico sabe que lo es y por eso se aleja de la gente cuando sabe que le sobrevendrá un ataque. 

De esto podemos concluir que la epilepsia no tiene nada de divino, pues todo proviene del cerebro. Cuando este se caliente o se humedece vienen ciertos tipos de delirios y locuras, que por supuesto, son totalmente humanas. 

De acuerdo con Hipócrates, nuestro cerebro es el intérprete de todas las afecciones y cosas que sentimos, y este necesita de aire para funcionar. 


Conclusión

Interesantísimo tratado de las enfermedades (que en realidad en este blog hemos tratado de reunir los varios tratados que existen sobre las enfermedades). En especial quiero enfatizar el tema de la ''enfermedad sagrada'', ya que esta es la mayor prueba de lo fundamental que es el paso del ''mito'' al ''logos'' (razón), a pesar del hecho de que aún no se saben las verdaderas causas de la epilepsia. Sin embargo, no nos podemos quedar con las supersticiones de los charlatanes que bajo ningún precepto científico o médico recomiendan lo que se debe hacer con enfermedades tan importantes como esta. Seguimos con Hipócrates y otros de sus tratados. 

1 comentario: