lunes, 22 de agosto de 2016

Marco Tulio Cicerón - Filípicas (44 a.C.).

La palabra ''filípica'' no significa más que una acusación o un discurso pronunciado en contra de una persona. Fue empleado por primera vez por Demóstenes; filósofo griego quien reprochaba en sus escritos al rey Filipo II de Macedonia, luego de que Atenas y Macedonia habían firmado la paz. Demóstenes en sus filípicas trataba de advertir a los atenienses de este rey quien quería apoderarse de toda Grecia. Éste mismo término será empleado por Marco Tulio Cicerón.

Éste libro contiene una serie de discursos en contra del político y militar romano Marco Antonio, quien a su vez fue colaborador de Julio César en la Guerra de las Galias. La razón de por qué escribió estás filípicas, era debido a que Marco Antonio se había tomado el poder tras la muerte de Julio Cesar en el año 44 a. C.

El libro fue escrito el año 44 a. C. justo el año en que Julio César había sido asesinado en el Senado.

Glosario:
  • (1) Supplicatio: Ceremonia realizada para dar gracias a los dioses por las victorias del Impero Romano.
  • (2) Marco Antonio quería que los delincuentes tuvieran la oportunidad de ser absueltos por la medida ''ad populum'' que significa ''apelación al pueblo''
  • (3) Septenviro: Magistrados que conducían las colonias, y distribuían las tierras.




Primera filípica


Cicerón luego de llegar a su república, comienza el discurso hablando del templo de Telus (donde se escondieron los que asesinaron a Julio César) y del discurso que el mismo Marco Antonio había pronunciado. En él, hace la primera acusación diciendo que una vez ocurrido el asesinato de Julio César, Marco Antonio se apoderó de todos sus registros y antecedentes, agregando además, luego del asesinato, que no se pronunciara ninguna gracia ni decreto que hablará del antiguo cónsul de Roma.


Marco Antonio abolió el cargo de dictador de la república, dando así más liberta a Roma aunque ésta había servido en algunos momentos del Imperio Romano. Sin embargo, el Senado se vio inmovilizado, ya que era Marco Antonio quién hacía y deshacía, cayendo en total contradicción.

-Cicerón había sido invitado por Marco Antonio a asistir al Supliccatio(1) en el Senado por las victorias de Julio César, dándole así, la connotación de un Dios. Pero Cicerón no asistió debido a que el viaje lo había cansado; por lo tanto, considerando que su presencia en el Senado no sería una cosa relevante, no asistió a ella; aunque existía una multa para el Senador que no se presentase.

Por ésta razón, Marco Antonio amenazó Cicerón de ir con albañiles a derribar su casa. Sin embargo, Cicerón no pensó que era correcto dar culto a Julio César, debido a que el culto corresponde a los dioses.

Por otra parte, Cicerón acusa a Antonio de no publicar las actas de César y de tener la intención de deshacerse de ellas. Lo único que se encuentra de César en Roma son sus leyes. 

Además, Cicerón desaprueba totalmente la apelación al pueblo por parte de los condenados a delitos de lesa majestad, debido a que esta puede provocar que los jóvenes tengan más justificación(2) de cometer delitos en al República; y aún más importante, las leyes de Julio César se verían abrogadas. Cicerón exhorta al pueblo romano a que no se promulgue la ley.


Segunda filípica


En ésta segunda acusación, Cicerón relata la amistad que hubo entre Marco Antonio y él antes de que pasara la muerte de Julio César. Cicerón aduce la falsa amistad y benevolencia que Marco Antonio ha tenido con él. Culpó a Cicerón de escribirle una carta con acusaciones cuando en verdad, solo eran elogios (cosa de la que Cicerón se arrepiente).

Por otro lado, Marco Antonio culpaba a Cicerón de la muerte de P. Clodio (político romano) cuando el mismo Marco Antonio lo perseguía con una espada en el Foro. P. Clodio fue muerto por los hombres de Milón, supuestamente, bajo consejo de Cicerón. Además, se menciona un posible engaño entre la esposa de Clodio (Fulvia) y Marco Antonio.

Muchos políticos involucrados en la muerte de Julio César querían culpar a Cicerón de la muerte, aduciendo a que fue él quien la aprobó. Entre los asesinos, Marco Junio Bruto, quien fuera uno de los conspiradores en el idus de marzo del 44 a.c., fue premiado por Marco Antonio después de la muerte de Julio César con aumento de legados, gobiernos de provincia y le rindieron honor en los juegos olímpicos.

Otra acusación está relacionada con la incitación de Marco Antonio de iniciar la guerra civil que produjo Julio Cesar la cual es considerada la segunda guerra civil del Imperio Romano.




Tercera filípica

En ésta filípica se acusa a Marco Antonio de intentar apoderarse de la provincia de las Galias cuando Décimo Bruto gobernaba la parte Cisalpina de dicha provincia. Así, en otras provincias armaba ejércitos con la intención de lograr supremacía sobre los otros terrenos conquistados por Julio César. Sin embargo, la mayoría de los soldados se negaron a seguirlo.

Entre las acusaciones, Cicerón menciona el escrito que Antonio había hecho a Quinto Cicerón, sobrino de Cicerón e hijo de su hermano Quinto Tulio Cicerón, del cual se hablaba que presagiaba la muerte de su padre (Quinto Tulio Cicerón) y su tío (Marco Tulio Cicerón). Cicerón por lo demás defiende a su sobrino calificándolo como intachable e su comportamiento y sus costumbres (Estas alabanzas no están acorde a otros escritos de Cicerón donde su sobrino no se ve muy beneficiado).

Finalmente, Cicerón se queja de lo militarizado que se ha vuelto Roma al tener soldados por todas partes; desde el Senado, hasta las calles.

''Por esto, padres conscriptos, en el día de hoy (el primero que hemos podido, gracias a él, reunirnos y gozar del beneficio de expresar libremente nuestras ideas), debemos concederle autoridad para que pueda defender la República, no por espontanea protección suya, sino por encargo nuestro''.


Cuarta filípica

Cicerón ruega a los padres conscriptos que las armas se depongan, ya que Marco Antonio tiene sus soldados en toda Roma. Por otro lado, reclama la contradicción de éstos al enviar legiones a Antonio y a su vez premiar a los que han tomado las armas contra este. Aclara además, que la amistad que se tenga a Antonio, no puede ser pretexto para no proteger la República; es decir, antes de la amistad de Antonio, esta la República y su salvación.

¿Daréis a un malvado, a un perdido, un ejercito de galos y germanos, dinero, infantería, caballería, grandes medios de hacer la guerra? Y no vale como excusa decir -es mi amigo-. Hay que hacerlo con referencia a la patria.

Todas la leyes que regían a Roma en ese tiempo, han sido impuestas por la violencia sin jurisdicción previa, ni consultando a la ciudadanía. La excusa para esto según Cicerón, es para que no vuelva a suceder la dictadura vitalicia (dictator perpetuus) que proclamó Julio César luego de ganar la guerra civil.

Las acusaciones contra Antonio en ésta filípica van desde:
  • Venta de falsos decretos.
  • Venta de reinos.
  • Venta de derechos de ciudadanía.
  • Venta de privilegios.
Todos estos negocios que conciernen a la República eran hechos en la casa del mismo Antonio. Del mismo modo, llevaba el calculo de dinero de todos los ciudadanos y anotaba las posesiones que estos tenían Además, su mujer se encargaba de subastar los reinos que quedaban y repatriar a los desterrados sin decretos que lo ordenasen.

En la parte final, Cicerón menciona una carta enviada a un septenviro(3) colega suyo diciendo que no se angustiara por su carencia de riqueza, justificándolo con esta oración: ''Ve lo que quieres, porque seguramente lo que quieres lo tendrás''   Aquí se quiere mencionar que esa vez que Antonio tenía la posesión e información de todas las provincias y tierras del Imperio Romano, todo lo repartía entre su familia y amigos.

Cicerón exhorta a los padres conscriptos a no demorar la declaración de guerra contra Antonio.


Quinta filípica

Se comenta la poca fidelidad de algunos soldados contra Marco Antonio y como algunos soldados de César pudieron acabar con la armada de Antonio (por ejemplo, la caballería de Hircio).

Cicerón trata de establecer la denominación de emperador (Imperator) definiendo éste en los siguientes términos.

''Ante todo, llamaré ''Imperator''a aquellos cuyo valor, prudencia y fortuna nos han librado de los grandes peligros, de la esclavitud y de la muerte''.

Así, Cicerón menciona dos caudillos del Imperio Romano que hicieron frente a Marco Antonio como Pansa (cónsul de la república romana y partidario de Julio César), Hircio (político y militar romano amigo de Julio César)y el mismo Julio César; junto con mencionarlos, Cicerón dice que son ellos los que merecen el título de imperator mucho más que Marco Antonio, ya que ellos han protegido mucho más la República que el mismo Antonio (quién al contrario, la ha perjudicado al acaparar toda la riqueza del imperio y utilizarla en beneficio personal).

Finalmente, Cicerón ruega a los padres conscriptos darles el título de Imperator a estos 3 generales del Imperio Romano


Conclusión

Desde el comienzo se puede deducir que éste escrito de Cicerón, no pretende ser un libro filosófico, sino más bien, una acusación perteneciente a un determinado contexto histórico; en éste caso, el gobierno de Marco Antonio. La retórica que contiene éste libro (sobre todo la segunda filípica) y otros como Catilinarias, dieron paso a las distintas estrategias de la retórica que siglos más tarde se emplearán como ejemplo en los discursos públicos y sobre todo en las defensas de los acusados.  

Lamentablemente, ninguna de estas acusaciones pudo hacer que Antonio no llevara a cabo sus acometidos, ya que el 7 de Diciembre del año 43 a.c., Cicerón es proscrito y asesinado bajo el acuerdo de los cónsules (en su mayoría partidarios de Marco Antonio). A la hora de su muerte, Cicerón la acepto sin hacer resistencia, de aquí, su postura estoica y correcta de la vida que pasará de generación en generación. Ya vemos como en la historia evolucionó el estoicismo: Zenón de Citio, Séneca, Cicerón, Montesquieu, Imannuel Kant y Martín Heidegger.

Sin duda, un libro para conocer en detalle el Imperio Romano. Lo más curioso del Imperio Romano, es que a pesar de tener una independencia total sobre sus enemigos, de tener uno de los ejércitos mas poderosos del mundo antiguo, es que siempre fueron muy dependientes de la cultura de la Grecia Antigua; véase este mismo libro usando el mismo término de Demóstenes, véase el politeísmo que hicieron al romanizar los dioses griegos. Si bien pudieron ser dueños de Europa por mucho tiempo, de acuerdo a Edward Gibbon (hisoriador del Imperio Romano), fueron dependientes de su filosofía y cultura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada