sábado, 9 de julio de 2016

Marco Tulio Cicerón - De Res Publica (Sobre La República) (Libro II: La monarquía) (51 a. C.).

¿Adoraban o repudiaban la república? Los seis primeros reyes de Roma gobernaron muchos años (incontables e imprecisos). Sin embargo, la ambición de algunos pocos convirtió a Roma en una república, la cual a su vez se volvió más y más democrática. Ya había quedado claro, en la opinión de Escipión, que la mejor forma de gobierno había sido la monarquía, pues todas las cosas se llevan a través de un solo líder; es decir, en muchos aspectos del a vida, es solamente una persona la que es capaz de dirigir a una multitud y tener un conocimiento sólido para hacerlo. Veamos la segunda parte de la creación de la República.

Referencias:

(1) Lugar de reunión para el pueblo. 

De Res Publica
Sobre la república


Libro II: La Monarquía

Monarquía Romana


Escipión comienza a relatar los orígenes de Roma partiendo de su primer rey llamado Rómulo. Para mayor información sobre la historia de Rómulo, véase la entrada de Mitología Romana

Rómulo: primer monarca


Rómulo pasa del mito a la realidad cuando asienta una ciudad llamada Longa Alba, donde murió el rey Amulio. Aconsejado por los buenos augurios, Rómulo hizo poblar la ciudad con el cuidado de no extenderla hacia el mar debido a que se expondría al daño de los enemigos.

La idea de construir una ciudad lejos del mar no sólo es por una posición estratégica, sino que también está fundamentada por la influencia que ejerce el mar sobre la gente. Según Escipión, los ciudadanos se pervierten más cuando están cerca del mar, pues es ahí donde se hacen todas las transacciones de las mercancías. Las murallas de la ciudad de Rómulo eran las mismas montañas y colinas que la protegían. 

Numa Pompilio: segundo monarca

Rómulo ya había gobernado 37 años y la fecha de su muerte se acercaba. Los nobles, que en ese tiempo eran llamados los patricios, querían hacerse del poder pero los ciudadanos no iban a tolerarlo. Es así como se escuchó fuertemente el nombre de Numa Pompilio para suceder a Rómulo.

Luego de toda la administración de Rómulo, Numa enseñó a sus ciudadanos a aprovechar los campos y los cultivos que podían surgir de la tierra. También les enseñó el sosiego, la religión y a estar en paz, con lo cual hubieron muchos aportes económicos para el reino. 

Manilio consulta a Escipión si es cierto que Pitágoras conoció a Numa Pompilio, pero la verdad es que ese hecho nunca ocurrió. 

Tulio Hostilio

Luego de la muerte de Numa Pompilio, Tulio Hostilio sucedió como jefe militar y rey de Roma. Fue un reino lleno de victorias bélicas para la monarquía y con los recursos ganados se pudo construir la curia(1).

Estableció el derecho a la declaración de guerra, es decir, cualquier guerra que no sea declarada se considerará injusta e impía. 

Tulio fue siempre muy democrático, pues varias de las decisiones que tomaba siempre consultaba al pueblo. 

Anco Marcio

A Tulio lo sucedió el nieto de Numa Pompilio; Anco Marcio. Una vez que los latinos fueron derrotados, Anco los anexionó con ciudadanía, además de hacer público todos los bosques conquistados. 

Reinó durante 23 años fundando muchas ciudades, siendo la más importante aquella construida en la desembocadura del Tíber.

Monarquía Etrusca

Lucio Tarquinio Prisco

Fue nombrado rey por el voto unánime del pueblo. Duplicó el número de senadores y cambió algunos nombres de ciudadanía. También duplicó el número de caballeros para las guerras quedando aproximadamente a mil doscientos caballeros.

Este rey murió a manos de Anco Marcio, quien hizo una conspiración junto a sus hijos. 

Servio Tulio

En realidad, Servio Tulio fue un criado del rey Tarquinio; no obstante, todo el pueblo romano pensaba que era su hijo, pues siempre estaba al lado de él como su mano derecha. Una vez que Tarquinio murió, Servio hizo la consulta al pueblo y se convirtió en el nuevo rey de Roma. 

Cambió algunos conceptos en cuanto a los niveles socioeconómicos, pues los ricos se llamaron Asiduos, y a los pobres les llamó Proletarios

Tarquinio el soberbio

Tarquinio fue el más déspota de todos los reyes romanos. Todos estuvieron en contra de su gobierno y Tarquinio se vio obligado a escapar de Roma para que no lo mataran.

Siento un tirano, Tarquinio arruinó la primera forma de gobierno que pudo tener Roma. 

República romana

Cuando murió Tarquinio este dejó un recuerdo de odio y resentimiento hacia la república, por lo que esto obligó a que un grupo de senadores se encargue de Roma. Podríamos decir que Roma comenzaba a ser una aristocracia más que una monarquía. 

La autoridad máxima era el senado, pero tampoco era un senado déspota porque también daba libertades a al vez que protegía a los ciudadanos. 

Conclusión

Ahora sé por qué los romanos no querían volver a la monarquía. No era por un desprecio a ese tipo de gobierno, sino que más bien fue por el gobierno amargo que les dio Tarquinio el soberbio. En realidad, en este libro no vemos una solución o propuesta de cómo debería ser una república; vemos en realidad un resumen de lo que fue la historia de Roma desde su instauración como monarquía, hasta el èríodo de la república (que es el período que vivió Marco Tulio Cicerón. En el próximo libro ya veremos algo más filosófico en cuanto a la justicia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada