jueves, 12 de mayo de 2016

Marco Tulio Cicerón - In Vatinium (Contra Vatinio) (56 a.C.).

Vatinio era uno de los enemigos personales de Marco Tulio Cicerón. Ayudó a Clodio en sus revueltas callejeras y prestó ayuda para que se condenara a Publio Sestio. Como vimos en Pro Sestio, Publio Sestio quedó absuelto gracias al apoyo de Cicerón, considerando el actuar de Sestio como un acto de legítima defensa. Esto provocará un gran argumento en contra de Vatinio quien además de apoyar la acusación, no quería que Cicerón volviera del exilio (lo que le jugará totalmente en contra). Sin embargo, hay que recordar también que bajo las presiones de Gneo Pompeyo y Julio César, Cicerón debió defender a Vatinio en un caso. Más que una acusación, lo que nos presenta Cicerón en este escrito es un interrogatorio (en contra) a Vatinio.

Referencias:

(1) Nunca se supo el verdadero motivo de tanto odio. Sólo podemos tener especulaciones. 


IN VATINIO
CONTRA VATINIO


Interrogatorio

Desde el comienzo Cicerón expresa su odio contra Vatinio(1), diciendo que incluso había sobornado a lso jueces para que Sestio fuera condenado, cosa que no logró. 

El paso por la política de Vatinio no estuvo exento de dificultades, e incluso se llevó el repudio de los ciudadanos en cada administración que tuvo. Como cuestor en Mauritania, como tribuno de la plebe donde cometió actos de pillaje en Hispania. 

De algún modo, Julio César fue el responsable de los cargos políticos de Vatinio. Cicerón utiliza estos hechos para de paso criticar a Julio César a través de la mala gestión de Vatinio. De hecho, Vatinio cometía los crímenes más vejatorios (que incluso imitaba de figuras pasadas) amparandose y escudándose en la figura de Julio César para no ser castigado. 

Delación de Lucio Vetio

Lucio Vetio era un criminal que intentó asesinar al mismísimo Gneo Pompeyo. Afortunadamente nunca pudo concretar el plan, pero Vatinio utilizó a este hombre para realizar otros planes siniestros. Uno de ellos era usar las delaciones de Vetio para aplastar a Lucio Domicio. Lo mismo pasó con Léntulo y Lucio Paulo, quienes para su fortuna tampoco funcionaron las delaciones. 

Las preguntas de Cicerón fueron vinculadas a estos casos ya algunos otros pequeños que se le acusaban a Vatinio. 

Conclusión

Lamentablemente, las respuestas de Vatinio nunca fueron descubiertas y solo nos quedan las dudas y acusaciones de Cicerón. Si bien esta fue una acusación que hacía el orador contra Vatinio, éste no fue un juicio o algo por el estilo. De hecho, ni siquiera se ha encontrado el cuerpo de Vatinio, sólo se sabe cuándo nació, pero no donde pereció. En fin, otro de los diálogos cortos y solubles de Cicerón que nos va entregando más información de su vida privada y académica. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada