sábado, 20 de febrero de 2016

Marco Tulio Cicerón - Pro Roscio Comoedo (Defensa de Roscio el cómico) (75 a.C.).

Ubicada entre las obras de juventud, Marco Tulio Cicerón nos muestra la defensa a uno de los comediantes más importantes de la Antigua Roma. Hoy veremos un caso donde el conflicto de propiedad y deuda se hace discutible por unos momentos, cuando la repartición y los contratos no son claros. Aún vemos a un Cicerón un tanto jóven, pero no exento de lucidez e inteligencia para resolver un caso aún más difícil que el anterior. Todo indica que este caso es un vivo ejemplo del derecho privado de aquellos años. Veamos otra de las defensas protagonizadas por este magnífico orador.

Referencias:

(1) La estipulación era un contrato verbal en presencia de testigos. 

PRO ROSCIO COMOEDO
(DEFENSA DE ROSCIO EL CÓMICO)




Contexto

El famoso comediante Quinto Roscio había sido contratado por Gayo Fanio Querea, para que le enseñara a un esclavo de éste último llamado Panurgo el arte de la comedia. Cuando el esclavo alcanzara sus habilidades al máximo en esta disciplina, Roscio y Fanio se repartirían las ganancias que produjera su esclavo. 

Lamentablemente, Panurgo apareció asesinado por un tal Flavio de las Traquinias. Roscio llegó a un acuerdo con Flavio de 100.000 sestercios, pero que fueron equivalentes en propiedad. También dio una cantidad de dinero a Fanio por las molestias de la instrucción, siempre y cuando consiguiera más dinero de parte de Flavio. 

Fanio obtuvo 100.000 sestercios de Flavio, pero no se lo informó a Roscio. Años más tarde, Fanio le reclama a Roscio la mitad del valor de la tierra que consiguió con Flavio, ya que todo eso fue un acuerdo entre los tres. Flavio ya había muerto para ese entonces. 

Estructura del juicio:

Juez: Gayo Pisón

Acusador: Gayo Fanio Querea
Abogado de Quinto Roscio: Marco Tulio Cicerón

Evidencias

Las evidencias que provee Gayo Fanio son el libro de cuentas donde se llevaba registrado el negocio. Sin embargo, esta no es prueba suficiente, pues los documentos pueden fácilmente ser falsificados. Y si fuera así, Roscio también podría presentar un libro en el cual aparezcan faltas a los compromisos. 

Además, los 100.000 sestercios pedidos por Fanio no se encuentra en su libro de cuenta, sino más bien en sus borradores; lo que Cicerón considera una insensatez. Por otro lado, ¿Por qué Fanio dejó pasar cuatro años para reclamarle a Roscio los 100.00 sestercios? Cicerón exclama al juez que no considere como una prueba fehaciente el borrador de Fanio. 

Por otra parte, Fanio está cobrando 100.000 sestercios, pero la verdad es que la mitad de las propiedades equivaldría solamente a 50.000 sestercios. Luego de que se le aclarara esto, pide que le dinero se deje a arbitraje del juez., lo cual le hace perder credibilidad. 

Finalmente, la evidencia del libro (como borrador) queda totalmente invalidada. ¿Cómo pudieron establecer el trato? sólo por estipulación(1); en otras palabras, de manera verbal. Sin embargo, no hay testigos que digan que la deuda fue estipulada. 

Defensa

Para empezar la defensa, Cicerón compara la vida del demandante y el acusado. La vida y el carácter de Fanio es similar a un individuo que personifica Roscio en una comedia llamada ''El embustero'', de Plauto. Lo que busca Cicerón es comprar este personaje malvado y siniestro de la comedia, con la personalidad de Fanio. 

Además, ¿qué motivos podría tener Roscio para apoderarse de 50.000 sestercios si en realidad era rico y tenía un buen pasar? Por otro lado, Fanio debió acusar a Roscio por medio del arbiter pro socio quien es el árbitro apropiado para el caso. A su favor, Fanio indica que no quería que el pleito llegara a mayores, pero de todas maneras está perjudicando a Roscio. 

Conclusión

Es un discurso bastante corto y de fácil manejo para Cicerón debido a las inconsistencias que comete el acusador. Cabe destacar que este es uno de los discursos de Cicerón que no han sido recuperados por completo; es decir, solo se rescataron partes de él y no su totalidad; de hecho, la parte final no se ha encontrado. Este discurso formaría parte de lo que contemporáneamente conoceríamos como ''derecho privado'', que al parecer tiene sus diferencias después de más de 2000 años de antigüedad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada