miércoles, 4 de noviembre de 2015

Aristóteles - Metafísica (Libro: VII y VIII).

Ya hemos hablado de la importancia del ser accidental y del accidente en sí mismo. Lo que ahora abordaremos en estos dos primeros libros es la sustancia y todo el análisis que conlleva, para terminar con el análisis en profundidad de la potencia en el libro octavo. El examen de estos conceptos requiere especial atención y complementación de los libros precedentes, analizados ya previamente.¿Será posible que la forma se produzca de algún modo? ¿Qué estará antes? ¿La materia o la forma? Estas son las preguntas que veremos a continuación en el siguiente análisis de los libros mencionados.

Definiciones:

(1) ''Hyle'' en griego antiguo significa ''forma'' y ''Morphé'' significa ''materia''. 

Referencias:

(1) No se debe confundir con lo dicho en Categorías donde se habla de la sustancia primera; el individuo particular (Sócrates por ejemplo); y la sustancia segunda, lo que nos permite conocer la sustancia primera (el concepto de hombre nos ayuda a conocer qué es Sócrates).
(2) Arquitas de Tarento fue un filósofo matemático perteneciente a la escuela de los pitagóricos. 



METAFÍSICA


LIBRO SÉPTIMO (Z)

Capítulo I: El ser primero


Vimos en libros anteriores (repetidamente) que el ser tiene varias acepciones porque se encuentra tanto en lo esencial, como en lo accidental. Evidentemente, entre ellos dos el ser primero es la esencia y no el accidente. 

Es el ser esencial el que nos ayuda a comprender qué son las cosas y cuál es su verdadera naturaleza. En efecto, comprenderemos mejor cuando nos dicen ''él es un hombre'' que decir ''tiene dos brazos y dos piernas''. 

Por lo tanto, la pregunta por el ser: ¿Qué es el ser? viene a reducirse a ¿Qué es la sustancia?

Capítulo II: Acepciones de la sustancia

Y así como el ser se entiende de muchas maneras, la sustancia también es un concepto que puede resultar ambiguo. Tenemos algunas cosas que parecieran ser anteriores al cuerpo (el cual es sustancia) como la línea, la superficie, etc. Platón ya aceptaba como seres a las ideas a los números matemáticos.

Capítulo III: Materia y sustancia

Los sentidos de la sustancia son cuatro:

  • La esencia
  • Lo universal
  • El género
  • El sujeto

Los primeros tres términos se han mostrado con evidencia por qué son parte de la sustancia. Veamos el sujeto. 

En primer sentido el sujeto es la materia, en el segundo es la forma y en el tercero es el conjunto de estos dos. La definición de sustancia como lo que no es atributo de ningún sujeto, parece insuficiente en la opinión de Aristóteles y se propone a analizarlo más. 

Hilemorfismo


La materia sería una de las características más definitorias de la sustancia, pues sin ella solo podrían existir atributos y éstos no son en absoluto sustancias. La materia es la ausencia de atributos. 

Sin embargo, lo dicho anteriormente no es posible porque la sustancia además de ser determinada se puede separar. Por lo tanto, la sustancia puede ser sólo una cosa: el conjunto de la forma y de la materia. Aquí Aristóteles construye su teoría del Hilemorfismo(1), es decir, el entendimiento de la sustancia como el conjunto de la materia y la forma. 

Capítulo IV: Forma y sustancia

La esencia de un ser es el ser en sí, por ejemplo, ser músico no es ser uno, es decir, antes de ser músico, primero debemos ser. Así, tenemos que una superficie, primero que todo, debe ser superficie para luego ser superficie blanca. 

La definición de algún ser no siempre nos revela la sustancia del mismo, pero para que ésta puede definir la esencia de cada objeto, debe por tanto definir lo primero del objeto. Por lo tanto, la definición de la sustancia debe comprender sólo los géneros, pues estos no están sostenidos por ningún otro concepto (no como la especie la cual necesita servirse del género inevitablemente). Sólo desde aquí se logra la forma de la sustancia. 


Capítulo V: Atributo esencial

Los atributos esenciales son aquellos que pueden entenderse sin la relación con otro objeto; por ejemplo, lo blanco puede abstraerse de animal o cosa, pero lo macho no es inseparable de la idea de animal. 

Dicho atributo esencial no puede caer en una definición porque la definición está directamente relacionada con la sustancia, por lo tanto, blanco no podría ser definición porque no es esencia en sí misma. 

Capítulo VI: El ser y la forma

Según lo que hemos investigado hasta ahora, la forma sustancial sería la esencia misma de cada ser, pero el ser y la forma son cosas distintas entre sí. Por ejemplo, la forma sustancial de hombre y la forma sustancial del hombre blanco no son las mismas porque si fueran idénticas, entonces decir hombre sería lo mismo que decir hombre blanco (lo cual no es correcto).

La forma sustancial y las ideas 

Si juntamos la teoría de la forma sustancial con la teoría de las ideas habrían muchas dificultades. Una de ellas sería que tendríamos que diferenciar el bien del bien en sí, el animal del animal en sí y así sucesivamente. 

La identidad entre el ser y la sustancia obviamente se puede dar entre cosas que son idénticas, ejemplo, la unidad debe estar conforme con la forma sustancial de la unidad y no separada (como pretende la teoría platónica).

Identidad de las sustancias

Dijimos al comienzo que no puede haber igualdad entre el ser y la forma sustancial del ser, pero en el caso en que sí lo puede haber es cuando nos enfocamos en el sujeto. Por ejemplo, la forma sustancial de hombre y la forma sustancial de hombre blanco, si bien no son iguales el sujeto es el mismo, el hombre. 

Capítulo VII: Producción

Todos los seres provienen desde lo que entendemos por materia y la materia proviene de un ser natural. La materia, como hemos visto en otros tratados, está sometida a la generación y a la corrupción; por ejemplo, el hombre proviene de otro hombre (ser proviene de otro ser); a esto llamamos producción. Por otro lado, tenemos lo que llamamos creación lo cual proviene del arte. 

Los pensamientos estarían en la parte productora, pues es la forma la que produce luego la materia (por ejemplo, la idea de la casa posteriormente forma la casa material) y por otro lado tenemos las operaciones, las cuales se describen como la última idea que llega al espíritu.

El nombre en la producción  

Cuando una cosa es producida, ésta nunca toma el nombre de la materia del objeto; por ejemplo, no se dice la estatua piedra, sino la estatua de piedra. 


Capítulo VIII: Forma y esencia no se producen


Todos los objetos tienen una causa productora y ésta causa puede ser evidentemente el sujeto. Sin embargo, el sujeto no produce una esfera o un bronce, sino que produce una esfera de bronce. En efecto, al sujeto le es imposible crear una forma independiente de la materia y tampoco puede hacer bronce sin forma. Esto quiere decir que el sujeto hace de un objeto indeterminado, un objeto totalmente determinado. 



La figura no es una esencia, sino más bien un tipo de producción realizado por el sujeto. Tampoco sería la forma ya que la figura es lo que se hace después con un objeto, es decir, después de su creación. Además la figura se hace por medio del arte.

Capítulo IX: El azar

Según Aristóteles, hay cosas producidas por el azar como la salud y otras son producidas por el arte (es decir, intencionalmente) como una casa. Una de las razones de esto es la materia. La materia puede cambiar y también puede permanecer inmóvil a menos que un objeto externo la mueva (como por ejemplo la piedra). 

El azar va a existir solo en la materia que tengan movimiento en sí mismos. Si no lo tienen es porque necesitan un objeto externo para moverse, por lo tanto, su movimiento debe ser planeado.

Capítulo X: El todo y las partes

¿Qué es primero, el todo o la parte? ¿el ángulo agudo es parte del ángulo recto? ¿los dedos son anteriores al cuerpo entero? Estas son las preguntas que llevan a Aristóteles hablar sobre el todo y las partes. Veamos más en profundidad. 

Por lo pronto, podemos decir que las partes como el ángulo agudo son anteriores al todo porque pueden existir sin la necesidad de que exista un ángulo recto. 

¿Dónde está el todo? Según Aristóteles el todo se encuentra en la forma y no en la materia. En efecto, el hombre muere si se lo divide en partes; en extremidades, en nervios, en carnes, etc. Es el concepto de hombre el que reúne estas partes y las hace una. En otro sentido, el hombre sería la forma y sus partes serían su materia. Por lo tanto, la forma sería el todo y la materia sería las partes y no sólo eso, el todo sería anterior a las partes

Capítulo XI: De las partes de la esencia

Pareciera ser que en cierto punto la forma y la materia se separan, pues lo circular se diferencia de la madera o del bronce. Esto se debe a que el círculo puede existir de manera independiente de la materia. 

Sin embargo, esto no lo podemos observar cotidianamente. Generalmente vemos que la materia está unida a la forma de manera inseparable, ya sea por su materia inteligible o sensible. Por materia inteligible entendemos la forma que se puede sustraer de una materia; por ejemplo, la línea se puede sustraer de un ángulo recto. Mientras que la materia sensible se sustrae por la forma en identidad material, por ejemplo, el círculo representado por la circularidad de una moneda.

En efecto, el hombre no puede vivir sin sus partes porque sin ellas no podría ejercer el movimiento. 

Capítulo XII: Condiciones de la definición

Para tener una información previa del concepto de definición, véase los apuntes de Segundos Analíticos de éste blog. 

Hay algunas cosas que se deben observar en al definición. Cuando tenemos una definición como: el hombre es un animal de dos pies, ¿por qué esta definición quiere decir un solo ser y no varios? En efecto, cuando decimos hombre y bípedo tenemos dos tipos de seres.

La definición consta de unir el concepto clave con su atributo, es decir, ''hombre'', en este caso sería esencia y ''bípedo'' sería atributo. La definición intenta representar un ser determinado. 


Capítulo XIII: La sustancia no es universal

La sustancia como hemos dicho en otros libros es lo que no se encuentra en otro sujeto. Lo universal no puede encontrarse en los sujetos porque lo universal abarca todos los sujetos comunes. En este sentido, la sustancia sería más bien algo particular que universal. Lo universal en última instancia, sería el atributo de un sujeto y la sustancia no. 

Crítica a la teoría de las formas

Por ejemplo, el concepto de ''hombre'' (que es una sustancia) no podría ser Universal como lo postula la teoría platónica. En la teoría de las formas teníamos la existencia de la idea de hombre, pero uno podría preguntarse ¿de dónde viene ésta idea? de otra idea de hombre ¿y esa otra idea de hombre? de otra y así. 

Capítulo XIV: Crítica a las ideas como sustancias

Difícil es comprender que dentro de un ser hay otra existencia independiente. La idea del hombre en sí tiene una determinación independiente de la sensible, pero así mismo, la idea de animal y la idea de bípedo también la tendrán lo cual dificultará más las cosas. 

Además, supongamos que existe un animal en sí que sea bípedo. Éste tendrá que compartir la misma idea en sí de un animal que sea todo lo contrario (ápodo o cuadrúpedo), lo cual sería absurdo. ¿Sería que el animal en sí que es sustancia esté fuera del animal mismo? Es indudable que para Aristóteles la sustancia es algo que está en el animal y no fuera de él. 


Capítulo XV: No hay demostración ni definición de los seres particulares

Existen dos tipos de sustancias(1): una que se compone de la materia y la forma y otra que es puramente forma. Las sustancias sensibles se componen de materia y siempre están sujetas a la destrucción. 

A causa de que la sustancia sensible se corrompe continuamente, no puede haber ni comprobación ni definición de la misma. La comprobación tiene que ver con los necesario y la definición con la ciencia; y como estos dos conceptos (definición y comprobación) no pueden ser contingentes, de la sustancia sensible particular no podría haber definición. 

Capítulo XVI: No hay sustancias compuestas de sustancias

Ninguna parte de los animales es independiente y sí son separadas de su sujeto, pasan a ser lo que conocemos como materia. Cuando las partes de un cuerpo están separadas se transforman en partes en acto, pero cuando están unidas con el cuerpo están en potencia.  

Podemos pensar que de alguna manera, la unidad es una sustancia que es anterior a otra sustancia (al hombre por ejemplo). Recordemos que la sustancia es lo que no se predica de un sujeto y por lo tanto, nuestra unidad no está compuesto de un ser sino que está unida a él. 

Finalmente, así como existen sustancias sensibles particulares, también es posible que existan sustancias sensibles eternas las cuales estarían identificadas con los astros (siempre perduran a través del tiempo).

Capítulo XVII: Sustancia y forma sustancial

La sustancia es un principio y una causa. Cuando se pregunta el por qué es siempre preguntar por qué un ser se encuentra en otro ser. Ahora, lo relevante de esto no es preguntar por qué el hombre (sustancia) es músico (accidente). Esto no hace más que dar una respuesta particular y anecdótica sobre un ser. Sin embargo, preguntar por qué el hombre (sustancia) es un animal (sustancia) cobra una importante relevancia, pues se pregunta porqué un ser está dentro de otro ser. 

La respuesta para esta pregunta es en realidad buscar la esencia de un ser. Por lo tanto, cuando nos preguntamos porque el hombre es un animal, decimos que lo es porque esa es su esencia y su forma sustancial. 






LIBRO OCTAVO (H)

Capítulo I: Sustancias sensibles

Se ha hablado bastante de las sustancias que son reconocidas como más allá de la física. Hemos considerado también las que son postuladas como ideas y como seres matemáticos. Nos falta hablar en profundidad de las sustancias sensibles. 

La sustancia sensible es la materia en potencia que se presenta en un sujeto y también como la forma del sujeto en el sentido de separación. Finalmente, también se la concibe como el conjunto de la materia y la forma. 


Capítulo II: Sustancia en acto

Ya que tenemos la sustancia sensible en potencia, falta aclarar cómo se da una sustancia en acto. 

Sabemos que toda la materia está caracterizada por sus accidentes: cantidad, cualidad, relación, lugar, tiempo, posición, posesión, acción y pasión. Tal materia es dura, blanda, seca, húmeda, etc (en el caso de la cualidad). De esto se desprende que el ser está compuesto de una mezcla heterogénea que se clasifica en sus accidentes.  

Cuando queremos definir una casa, diremos que es una estructura compuesta de ladrillos y vigas en cierta posición. Un acorde es la mezcla de tonalidades agudas y graves. Al hablar de esta manera, estamos estableciendo la sustancia sensible en potencia porque estamos hablando del ser constitutivo de la casa. Por otro lado, si decimos que la casa es un refugio donde se brinda abrigo a los hombres, entonces estamos hablando de una sustancia sensible en acto. Finalmente, en una palabra podríamos definir estas dos sustancias de esta manera:

Sustancia sensible en potencia: corresponde a la materia.
Sustancia sensible en acto: corresponde a la forma. 

¿Puede reunirse la sustancia sensible en potencia y la sustancia sensible en acto en una definición? Evidentemente sí y para esto, Aristóteles cita las definiciones de Arquitas de Tarento(2). Les presentamos a continuación:

¿Qué es la calma? R: es el reposo en la inmensidad de los aires.


La palabra destacada ''el reposo'' se denominaría como sustancia sensible en acto, pues representa la forma de la calma y ''los aires'' se denominaría como sustancia sensible en potencia, puesto que representa la materia de la calma. 

¿Qué es la bonanza? R: es la tranquilidad del mar.

La palabra destacada ''tranquilidad'' se denominaría como sustancia sensible en acto, pues representa la forma de la bonanza y ''mar'' se denominaría como sustancia sensible en potencia, puesto que representa la materia de la bonanza.


Capítulo III: Producción y destrucción de sustancias

¿Es posible que el nombre pueda designar a la materia y a la forma; o a la potencia y al acto? ¿Las concibe como mezcla o de manera separada? Hay algunas cosas que no se pueden concebir como mezcla si tratamos de dividirla, por ejemplo, podemos decir que hay diferencia entre el hombre (mezcla de materia y forma( y la forma sustancial de hombre (forma); sin embargo, no hay diferencia entre alma (forma) y forma sustancial de alma (forma). 

Para que podamos identificar la forma en la materia, necesitamos encontrar la esencia de cada ser. La esencia es eso que no muere y que a pesar de los cambios, persiste en la materia en que se encuentra. No tiene producción porque es pura forma y tampoco puede destruirse porque es inmortal; por ejemplo, el alma en el hombre. 


Capítulo IV: Sustancia material

Si la materia es un tipo de sustancia, entonces podremos decir que todos los objetos y seres provienen de una sustancia material. Es posible también que los seres que se producen objetos distintos, pues las causas motrices son distintas.  


Capítulo V: Sobre los contrarios

Hay seres que están sometidos tanto a la producción como a la destrucción. Dichos seres son todos los que poseen materia en ellos. Por otro lado, tenemos seres que no están sometidos a la dicotomía producción/destrucción y estos son los seres que solamente tienen forma y no materia (el punto por ejemplo). 

Los contrarios pueden darse en nosotros de manera potencial. Por ejemplo, el hombre es un ser vivo, pero también es un cadáver en potencia, así como el vinagre puede ser vino en potencia. Sin embargo, en estos dos seres hay una potencia que persistirá siempre; en el caso del hombre, el cuerpo; en el caso del vino, el agua. 

Conclusión

Dos libros aclaratorios sobre el concepto de Sustancia y todo lo que ésta conlleva y significa. Basta ver que la esencia de cada cosa es representada por la sustancia que tiene, aunque ésta también puede ser en potencia y en acto. Todos tenemos una sustancia, puesto que tenemos un cuerpo como todos los animales, sin embargo, también podemos ser un cadáver porque éste sería la actualización de la materia. Esto da que pensar pues somos un compuesto de materia y forma, las cuales nos dan la vida. Si no hay materia no puede haber forma, pero la materia no se da sin la forma. 

6 comentarios:

  1. ¿Qué hay del resto de los capítulos del libro octavo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo, primero que todo gracias por comentar. La información que tenemos es que el Libro VIII tiene aproximadamente 6 capítulos. No quisimos agregar el capítulo VI porque creemos que el capítulo V lo resume.

      Eliminar
  2. que mal resumen, omiten cosas muy importantes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces leete los Catorce libros completos, te despejarán muchas dudas.

      Eliminar