domingo, 4 de enero de 2015

Platón - Las Leyes (Libros XI y XII: Código civil / Consejo nocturno).

Los dos últimos libros de Las Leyes de Platón. Esta vez veremos todo lo concerniente al código civil y al consejo nocturno que presidian los magistrados en la antigua Grecia. Clinias y Megilo comienzan a entender los difíciles entramados que implica fundar una ciudad con sus leyes y castigos que deben aplicarse. Seguimos viendo también el comunismo en cuanto a los ciudadanos; concepto de igualdad y convivencia en común.

Definición:

(1) Libertos: Eran esclavos que tenían concedida su libertad por sus amos. Sin embargo, sus antiguos dueños pasaban a llamarse patronos y tenían que trabajar para ellos.

(2) Tisis: Otra de las formas de como llamar a la tuberculosis.

(3) Censor: Magistrado que se encargaba de la moralidad pública.

(4) Taxiarca: Coronel tribal Ateniense.

(5) Hiparca: Oficial de caballería.

(6) Minas: Unidad de peso y moneda.



Referencias:

(1) Desde los tiempos antiguos, los adivinos han sido los que dan consejos a los reyes y gobernadores sobre diversos asuntos.

(2) Los mercaderes en este aspecto tenían una connotación negativa; lo que quiere decir el Ateniense con esto, es que no trafiquen.

(3) Máxima del Ateniense.

(4) Dualidad que representa la filosofía de Platón, dándole más importancia al alma que al cuerpo.


LIBRO XI
(Código civil)


Pertenencias


Nadie debe tocar las cosas del otro sin el consentimiento de los magistrados. De aquí se desprenden las cosas que se deben y no se deben hacer en cuanto a las pertenencias.
  • Si una persona conserva un objeto que pertenece a otra, entonces la primera persona tendrá que devolverla inmediatamente. No hay consentimientos por los oráculos de los adivinos(1)
  • Se tiene que seguir la lógica de que no se puede mover lo que es inmóvil.
  • Quien vea al ladrón que sustrajo un objeto que no es suyo, tendrá que avisar a los astinomos en la ciudad y a los agoranomos si esto pasó en la plaza pública.
  • Cuando se capture al ladrón se tendrá que deliberar junto al oráculo de Delfos el destino del ladrón.
  • Si el que denuncia al ladrón es esclavo, el Estado le dará la libertad inmediatamente. 


Luego de ésto, sigue la ley concerniente a las cosas que se encuentran perdidas en la ciudad:

  • Nadie puede tomar las cosas que se hayan dejado en la ciudad. 
  • Si un esclavo se atreviese a tomar una cosa que ha sido dejada en la ciudad, la lleva a su casa y además no le pertenece, quien lo sorprenda podrá azotarlo las veces que quiera.
  • Si un hombre libre tomara una cosa que no le pertenece con las mismas condiciones mencionadas anteriormente, tendrá que pagar el decuplo de lo que vale el objeto que robó.


Ahora se verán las condiciones de los ciudadanos para tener esclavos o libertos(1):
  • Si un esclavo se escapa o es fugitivo, el dueño podrá castigarle como estime conveniente siempre que sea de una forma lícita.
  • Un esclavo puede ser considerado libre por otro ciudadano libre, pero este esclavo tendrá que cumplir las ordenes de los dos amos. Estos esclavos que son nombrados libres por otros ciudadanos libres, tendrán el atributo de llamarse ''Libertos''.
  • El liberto no puede llegar a hacerse más rico que su amo. Si se excede, el patrono adquirirá su exceso de riqueza.
  • Los libertos no pueden permanecer más de 20 años en el Estado. Pueden permanecer más si los magistrados así lo confieren.

El mercado público

Todas las transacciones y compraventa de pertenencias se deben realizar en el mercado público y estas son sus condiciones:
  • Todas las compraventas deben realizarse en el mercado público y no en otro lugar.
  • Todos los prestamos también se llevarán a cabo en el mercado público.

Así se establecerán las relaciones del comprador y del vendedor:
  • El que venda un objeto por 50 dracmas, tendrá que quedarse en la ciudad por 10 días después de que haya realizado la venta. Es preciso que el comprador conozca la casa del vendedor.
La rescisión de estos contratos puede asumirse de 3 maneras:
  1. Si un esclavo que tiene tisis(2) o cualquier enfermedad mortal que lo aqueje, es vendido a un medico o a un gimnasta, entonces la rescisión no tendrá lugar y tampoco tendrá lugar si el vendedor le dice la enfermedad al comprador. 
  2. Si el vendedor es entendido y el comprador ignorante, el comprador podrá volver si no está satisfecho con la compra.
  3. Quien no cumpla con estas condiciones tendrá que pagar el doble del precio de la cosa vendida. 


Ventas en el mercado público

Las ventas en este aspecto deben ser muy claras. De aquí se desprende que siempre debe decirse la verdad de las cosas que se tienen y además, decir la verdad a las personas que son superiores a un ciudadano normal. El Ateniense propone una jerarquía.

  • Los padres son superiores a los hijos.
  • Los hombres son superiores a las mujeres y los jóvenes.
  • Los magistrados son superiores a los simples ciudadanos.

Todo esto se encuentra en todo orden político y de gobierno. Así, estableciendo que no deben haber mentiras en la compra venta, se dictan las siguientes leyes. 

  • El vendedor no puede poner dos precios en un mismo día. Si no encuentra comprador, debe retirar su mercancía. 
  • El vendedor no puede alabar su propia mercancía.
  • Quien ve a un vendedor vendiendo cosas adulteradas, debe denunciar y la mercancía pasará a ser suya si es esclavo o extranjero establecido.
  • En cuanto al vendedor que venda cosas adulteradas, será azotado cuantas veces se estime conveniente. 

Magnates y mercaderes

El Ateniense nos dice que existen personas que acumulan riquezas, lo hacen en su propio beneficio. Por otro lado, dice que estas profesiones no son las que corrompen al hombre. Éstas profesiones son buenas pero cuando se llevan a cabo por medio de la virtud. Al mismo tiempo se pregunta ¿Cómo arreglar éste problema en un gobierno sabio? El Ateniense nos da algunas soluciones:

  1. Reducir el número de mercaderes en el Estado.
  2. Solo deben ejercer ésta profesión las personas que hagan poco daño al Estado.
  3. Que la riqueza no se obtenga de manera fácil e inmediata. 

Así se prescribiría la siguiente ley para los Magnates y para el trafico:

  • No deben convertirse ni por voluntad, ni por elección en mercaderes(2).
  • Quien ejerza trafico en el Estado, será citado ante los tribunales y se le acusará de deshonra a la familia.
  • Solo pueden ejercer el trafico los extranjeros.

Los magnates y los mercaderes serán vigilados en el Estado de modo que no atenten con ninguna de estas leyes. No porque un ciudadano tenga buena educación significa que no podrá corromperse, se espera que si estos llegaran a ser mercaderes o magnates, debe asegurarse que no cometan perjuicios al Estado o que se cometan pocos. 



La herencia

Los ciudadanos que estén viviendo los últimos días de su vida, no podrán poseer sus riquezas y por lo tanto, tendrán que dárselas a su familia. Es por eso que se deben crear los testamentos.

En cuanto a la ley....

  • El padre debe heredar sus pertenencias y riquezas al hijo que juzgue más conveniente. Con respecto a los otros hijos, si el padre decide dar a su hijo en adopción, lo debe expresar en el testamento.
  • No se puede negar la herencia a un hijo varón, como tampoco se puede negar la herencia a una hija pedida en matrimonio. 
  • Si el padre no deja testamento, la familia tendrá que hacerse cargo del mismo y si no es la familia, tendrá que hacerlo un amigo. 
  • Si el padre muere dejando hijas, el hermano del difunto podrá casarse con la hija y heredar la fortuna. Si no tiene hermano, habrá un sobrino quien la herede aplicándose los mismos efectos.
  • Si la hija del padre (y este sin tener más que una hija) no está en edad núbil (o no es madura), podrá elegir con quien casarse y compartir la herencia con quien se case.
  • Si alguien no tiene hijos ni tampoco deja testamento, la herencia se entregará a quienes sean de parentesco con el difunto. La hermana/o será quién primero/a reciba la herencia; si no es ella, la hija del hermano; si no es él, la hija de la hermana; si no es ella, la hermana del padre; si no es ella, la nieta del padre por su hermano y por último; si no es ella, la nieta del padre por su hermana.


La Familia

Huérfanos

Según el Ateniense, los huérfanos nacen dos veces. Pareciera ser que no solo es una preocupación de hoy en día la situación de los huérfanos, sino que también en la antigüedad fue un asunto concerniente para la filosofía. 

En el segundo nacimiento, los huérfanos se ven sin padres y el Estado debe hacer algo para que esta situación no permanezca así. Deberían ser los ''guardadores de las leyes'' quienes se encarguen de estos niños por algunos años, pero antes, el Ateniense propone agregar algunas cosas.

El Ateniense advierte a las personas que dejan a sus hijos sin tutela, que los dioses los castigarán terriblemente, ya que ésto no está bien a los ojos de los dioses. Los legisladores tendrán que cuidar de estos huérfanos y si cometen alguna injusticia, serán castigados severamente.

  • Los magistrados encargados de la tutela de los huérfanos, tendrán que educarlos y cuidarlos como si fueran sus propios hijos. El castigo será una indemnización determinada por los jueces. 

Padres e hijos

De manera general, los problemas de la familia ocurren por que uno de sus miembros no está actuando de manera armoniosa, o más bien no quiere hacerlo. Las peleas entre padres e hijos son recurrentes incluso en nuestra sociedad, pero existe una legislación que da una categorización a estos conflictos.

En la Antigua Grecia también era un problema recurrente y el Ateniense pensaba las siguientes leyes:

  • Si los padres consideran que su hijo debe ser desterrado de la ciudad, tendrán que reunir a todos los familiares y acusarlo de manera colectiva. El hijo también tendrá oportunidad de defenderse.
  • Si los votos de renunciar a su hijo son mayores, entonces el hijo se tendrá que ir de la familia; de lo contrario, podrá quedarse. 
  • Si el hijo llegara a irse y alguien externo a la familia quisiera adoptarlo, que ninguna ley se lo impida.

Como podemos ver en este parafraseo, las leyes beneficiarían a los padres más que a los hijos. Sin embargo...

  • Los hijos pueden acusar a sus padres a los magistrados si los padres no cumplen con sus funciones o hayan cometido alguna mala administración en la familia.

Separación de padres

La separación de padres se debía cuando los dos espíritus tenían características irascibles. Por otro lado, se postula que deben hacer los padres una vez que se separan.

  • Si los padres deciden separarse, los legisladores tratarán de reconciliar las partes, pero si no pueden, tendrán que buscar otra pareja para cada individuo.
  • Si un padre pierde a su mujer y ésta mujer lo deja con muchos hijos, entonces el padre tendrá que cuidarlos y educarlos.
  • Si un padre pierde a su mujer pero no tiene hijos, entonces se tendrá que volver a casar.
  • Si muere el padre dejando a muchos hijos en su vida, la mujer se encargará de ellas. Si la mujer no es capaz de hacerlo, podrá hacerlo alguno de sus parientes.


Custodia de los hijos

Al parecer, los esclavos no tienen derecho a permanecer con los hijos que engendren debido a las siguientes leyes: 


  • Las esclavas que mantienen relaciones carnales con un liberto o un hombre libre y tengan hijos, tendrán que entregar a sus hijos al dueño de la esclava. 
  • Los esclavos que mantienen relaciones carnales con una liberta o una mujer libre y tengan hijos, tendrán que entregar a sus hijos al dueño de la esclavo.

Honra a los padres y ancianos

Así como se honra a las estatuas de los dioses, a los padres y ancianos se les deben honrar igualmente como si fueran estatuas. La razón de esta veneración que deben tener los hijos hacia los padres, es que en la antigüedad las tragedias siempre tomaban una connotación educativa y cultural (sobre todo las tragedias). Los dioses siempre han escuchado las súplicas de los padres; es por esto que los hijos deben tener miedo y veneración a estos por el resto de sus vidas.


Delitos por drogas

Drogas

Ya se había hablado anteriormente en otro libro analizado en este blog (Libro X de Las Leyes) donde se castigaba a quien podía envenenar a otra persona por medio del cuerpo. El dopaje ya existía en los juegos olímpicos de la antigua Grecia.

 De esta forma, existen dos maneras de maleficios:

  • Cuando se daña a otros cuerpos usando la virtud natural del otros cuerpos.

  • Cuando se emplean encantamientos.

Es verdad que hay personas que exhortan a consumir drogas ignorando los efectos de estas (El Ateniense dice esto porque es el médico quien conoce los verdaderos efectos y no otra persona). 
  • Si un médico exhorta a una persona a consumir drogas, se le condenará a muerte.
  • Si un hombre libre (sin ser médico) exhorta a una persona a consumir drogas, se le dará una multa o una pena que los jueces estimen conveniente. 


LIBRO XII
(Consejo nocturno)


Asuntos militares


La desobediencia en los asuntos militares se paga caro. Los aprendices de técnicas y estrategias militares deben obedecer al que tenga mas experiencia, pero por sobre todo al que tiene el mando a la hora de enseñar. Nadie puede obrar por iniciativa propia, solo deben seguir las ordenes de quién manda por que es él quien dirige. 

En este sentido, podemos ver la connotación comunista en Platón. 

''Todos deben dirigirse hacia las mismas metas y que siempre y en todo, no tengan más que una manera común de vivir''.

Se llega aún más lejos. El Ateniense dice que la independencia debe ser desterrada de la vida de los hombres. La dicotomía Obedecer/Mandar es un acto en conjunto y armonioso, y la independencia lo arruinaría. Esto no solo debe ser aplicado a los hombres, sino que también hacia los animales según el Ateniense.

Servicio militar

Los alistados y soldados deben ir a la guerra. Los que sean valientes y se muestren virtuosos (siempre y cuando los hechos lo demuestren) recibirán como recompensa una corona de olivo. 

Quienes huyan del campo de batalla y se dirijan a sus casas sin el consentimiento de los jefes, serán acusados de desertores.

En este aspecto, el Ateniense recomienda tener sumo cuidado, puesto que puede inventarse calumnias a soldados que realmente no huyeron. Las leyes están con la justicia y la justicia tiene pudor y es por esto que las leyes aborrecen las mentiras(3).

Por lo tanto, es preciso identificar lo vergonzoso de lo necesario debido a que puede pasar que el soldado tire las armas en una situación verdaderamente amenazante o que tome parte de una estrategia. Desde aquí, el Ateniense propone una ley:

  • Quienes arrojen sus armas por miedo o temor a los enemigos que le acechan, y, atraído por un acto cobarde, tiran las armas y corren a casa, serán juzgados y condenados como lo dicten los magistrados. Además tendrá que pagar 1000 dracmas si es de primera clase; 5 minas si es de segunda clase; 3 si es de la tercera; y 1 si es de la cuarta. 


Censores(3)

Los censores, que deben ser personas respetables y educadas, deben dar el ejemplo si quieren vigilar las costumbres de los demás ciudadanos, sobre todo, la actitud de los cobardes en la guerra. 

Por eso, la elección de ellos debe ser rigurosa y muy bien planeada. Una vez que el sol pase por todos los signos del estío y del invierno, todos los ciudadanos se reunirán en el templo erigido a Apolo y votarán a 3 ciudadanos mayores de 50 años que sean tenido como los más virtuosos. Uno de ellos se convertirá en el censor y en cada ciudad debe haber un censor, en total, habrán 12 censores. 
  • Se escogerá como pretor a quien tenga más sufragios. 
  • Si los 3 reciben un numero igual de votos, se descartarán los votos de los jóvenes.
  • Los censores ejercerán su cargo hasta los 60 años.

Estos censores examinarán las conductas de cada ciudadano en las 12 tribus. Además existen recompensas y castigos para estos:

  • Si son bien evaluados por el voto unánime del pueblo, ocuparán el primer lugar en todas las asambleas solemnes.
  • Si el censor escogido no ejerce bien su trabajo y lo hace con vicio y sin virtud, será privado de su cargo, de la censura y de los premios de la virtud que son concebidos.
    • Si es convicto, se le privara de su cargo y de su sepultura.

Los procesos de Radamanto

Los procesos que dirigía Radamanto, se tenían que hacer en honor a los dioses y no a los hombres. El Ateniense dice esto, puesto que en Grecia existían muchos hombres que creían y no creían en los dioses. Las razones de esto llevaban a que no se aceptara mezclar las cosas divinas con las de los hombres, pero el Ateniense opina todo lo contrario. Es así, que el Ateniense propone las siguientes leyes:
  • Todo juez debe prestar juramento antes de dictar sentencia.

Los extranjeros

El Ateniense nos dice que los viajes de los extranjeros a la ciudad podrían provocar un mal, al estar estos acostumbrados a otra cultura u otro comportamiento. Sin embargo, no se puede prohibir a los ciudadanos viajar a otros países como tampoco se le puede negar a los extranjeros la entrada a la ciudad. 

Si los hombres no pudieran salir a visitar a otros países, los condenarían de bárbaros y la reputación de la ciudad decaería y no se vería bien frente a los otros Estados. Es por esto que se debe permitir entrar a los extranjero y que los ciudadanos puedan salir, siempre y cuando sus acciones sean dirigidas por la virtud. Ahora se piensan las siguientes leyes:

  • Nadie puede salir del Estado antes de los 40 años.
  • Nadie puede viajar en nombre propio. Todos deben viajar en nombre del Estado, como heraldo, como observador o como embajador (No se contarán las expediciones militares). 
  • Se puede viajar a otros Estados por motivos de educación.

De aquí se desprenden las acciones que deben tomar quienes vayan a otros países en condición observador.

  • Si va a un país como observador, éste debe tener 50 años.
  • El observador debe destacarse por su disciplina militar (Esto dará una mejor apariencia y representación). 
  • Podrá ser observador por un período de 10 años(debe retirarse a los 60 años).
  • El observador luego de retirarse de la ciudad extranjera, tendrá que mostrar y hablar de todo lo que haya observado a un consejo que lo estará esperando en la ciudad.
  • Si las investigaciones no resultan ser muy provechosas, se le agradecerá el haber ido a tal país.
  • Si las investigaciones resultan ser muy provechosas, se le darán los mayores elogios a tal observador.

Los extranjeros que visitan a la ciudad

Hay 4 clases de extranjeros que el Ateniense postula: 

  1. Los que se quedan en la ciudad por un corto período de tiempo. Éstos van de país por país en diversos tiempos del año comerciando y enriqueciéndose. Los magistrados deben asegurarse que éste tipo de extranjeros no atenten contra las leyes de la ciudad.
  2. Los que deleitan sus ojos y oídos en la ciudad debido al paisaje y a la música. Los sacerdotes deben asegurarse que a estos extranjeros no les falte nada.
  3. Los que visitan el Estado por motivos de negocios. Éstos serán recibidos por generales, taxiarcas(4) e hiparcas(5).
  4. Los que vienen de otros países para estudiar las costumbres. Ninguno de ellos podrá interferir ni mucho menos incitar a cambiar leyes os costumbres del país que visita.


    Administración de la justicia


    En la administración de la justicia lo primero que debe ser visto desde la perspectiva de los tribunales. 

    • Los primeros tribunales deben estar compuestos por árbitros (en realidad estos árbitros cumplían las funciones de jueces). 
    • El segundo tribunal debe estar compuesto por los jueces de cada barrio. Se debe recurrir a este tribunal cuando le primero no llegue a un consenso.
      • El demandado que apele a este tribunal y sea condenado en el mismo, pagará una multa expresada en la quinta parte del dinero acordado en el tribunal.

    El cierre de los procesos

    Llegamos a la parte que da fin a los procesos y que deben hacer los jueces en estos casos:

    • Se deben entregar todos los bienes que quien o quienes hayan ganado el juicio y dar castigo a la parte adversa.
    • Si en el espacio de un mes las dos partes no llegan a una conclusión amistosa, el tribunal conocedor del juicio dará todos los bienes a quien hay ganado.
    • Cualquiera de las dos partes que ofenda a los jueces del proceso, serán condenados a muerte. Ofenderles es como ofender al Estado y a las leyes mismas.

    Las muertes

    Los interpretes se encararán de las ceremonias que tengan que ver con los funerales. No se pueden levantar monumentos ni estatuas en tierra que sirva para el cultivo, sino que solo en la tierra que sea exclusivamente para erigir estos monumentos. 

    En este aspecto el Ateniense se expresa sobre el conocimiento que los legisladores deben tener en cuanto a al dualidad que existe en el cuerpo (soma) y el alma(4) (psyque). El legislador debe saber que

    ''el cuerpo es solo una imagen que nos acompaña a cada uno de nosotros'' 

    La personas no deben estar preocupadas del cuerpo pensando que éste, es el elemento que se va al otro mundo junto con nosotros. Es por esto que no deben hacerse excesivos gastos en una tumba o en los funerales. Para eso se proponen las siguientes leyes:

    • Los ciudadanos de primera clase deben pagar no más de 5 minas(6).
    • Los ciudadanos de segunda clase deben pagar no más de 3.

    • Los ciudadanos de tercera clase deben pagar no más de 2.

    • Los ciudadanos de cuarta clase deben pagar no más de 1.

    Serán los mismos familiares quienes elijan a los guardadores de las leyes para que lleven a cabo el proceso de los funerales. No se puede gritar ni lamentarse en los funerales que se lleven a cabo, si se puede llorar.


    El hombre de Estado

    No se puede menos preciar la razón en todo orden de cosas. Una nave debe ser manejada por solo una persona que sea el líder y que comande a los demás que utilizarían su cuerpo. 

    Todas las leyes tienden hacia un solo objetivo y ese objetivo es la virtud. El hombre del Estado debe cumplir con los 4 tipos de virtud que nombrábamos anteriormente (Libro I de Las Leyes). Estos 4 tipos de virtud se entienden como una sola, siempre que se hable de una de ellas, se hablará al mismo tiempo de todas. 

    Clinias difiere un poco con el Ateniense puesto que el valor y la prudencia (los primeros elementos de la virtud) pueden diferenciarse perfectamente. Se puede ser valiente sin tener que recurrir a la razón y la prudencia, que dicho sea de paso pertenece inexorablemente a la razón, se diferencia entonces del valor.

    ¿Como se explica entonces que los 4 elementos de la virtud pueda llamarseles como un solo tipo de virtud?

    Como lo ha dicho Sócrates en libros anteriores, no es aconsejable tener la mirada sobre múltiples objetos. La multiplicidad pertenecería al  mundo de las cosas sensibles. Recordemos a la persona que se maravilla con las luces y el espectáculo; éste tipo de personas tiende a fijar su mirada a lo múltiple, pero el sabio solo mira a lo que es ''uno''. Lo que quiere decir el Ateniense aquí, es que si miramos desde un punto fijo una sola cosa, podríamos mirar las demás en cuanto a la primera; por ejemplo, si comenzamos por conocer en profundidad el concepto de virtud, miraremos todas las demás cosas desde ese punto. Esto representará más tarde en Aristóteles el método inductivo: Elaborar conclusiones generales a partir de observaciones particulares.




    Conclusión

    En mi opinión, el libro Las Leyes no parece ser un libro filosófico, al contrario, me parece que es un histórico. Un libro que pertenece a la descripción y a la idea de tener una legislación en cierto período histórico. Por otro lado, es cierto que aparecen conceptos como ''el primer motor'', ''el movimiento'' y ''la virtud''. Es un libro recomendable para conocer el contexto de la historia antigua y cómo se pensaba en términos de leyes. El próximo libro que vienes es Epinomis o el filósofo que es también considerado el apéndice de Las Leyes.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada