viernes, 12 de septiembre de 2014

Platón - La República (Libro IV: La ciudad y el alma).

Con esta frase comenzamos la síntesis del cuarto libro de La República de Platón. Si este libro no es suficiente para comprender el concepto de alma, existe otro libro que más adelante publicaré que se llama ''Fedro'' el cual es un libro de Platón dedicado a la explicación del alma. Seguramente, lo conocerán mejor por ser el llamado ''mito del carro alado''.

Referencias:

(1) Más adelante estos conceptos serán conocidos como las virtudes cardinales.

Libro IV

Capítulo I
Sócrates-Adimanto

Adimanto, tomando la palabra anterior de Sócrates en el libro anterior (donde se hablaba que la propiedad de los guardianes debía ser común y no privada), le objeta que si así fuera la vida del guardián, entonces sería una vida sin felicidad. Al no poseer dinero ni tampoco una propiedad que le pertenezca, solo trabajará a sueldo por la ciudad y eso no lo pondrá nada contento. Por otro lado, hay que añadir que estos tampoco recibirían un salario.

Sócrates se defiende diciendo que si fuera de otra forma, solo algunos podrían obtener provechos y la idea de que la ciudad sea feliz es que todos saquen provecho de ella. Todo ciudadano debe participar de la habilidad que la naturaleza le ha otorgado. Si solo hay felicidad para unos pocos, entonces no obtendremos una ciudad feliz.

Capítulo II
Sócrates-Adimanto

Adimanto se convence del planteamiento de Sócrates, pero este añade una cosa más. Uno de los factores que más puede perjudicar a la ciudad son los de riqueza e indigencia. Pregunta Sócrates:
  • ¿Crees que el alfarero una vez que se haga rico volver a trabajar? No.
  • ¿Crees que por medio de su indigencia podrá hacer buenas obras de arte? No.
Por lo tanto, la riqueza y la indigencia empeoran la calidad de los objetos producidos y también perjudica a quienes hacen dichos objetos.

Adimanto no queda contento con este argumento, ya que luego pregunta a Sócrates:
  • ¿Que hará una ciudad si no tiene riquezas? ¿Cómo podrá combatir contra ejércitos que si tengan riquezas?
A lo que Sócrates vuelve a preguntar:
  • ¿Es posible que los ricos y obesos puedan contra los guardianes que dedican su vida a la gimnasia? Si son demasiados pueden ganar los ricos.
  • ¿Pero si nuestro guardián corriera y se devolviera a atacarlos reduciendo el numero de adversarios? Eso es posible.

Capítulo III
Sócrates-Adimanto

Lo mejor para fundar esta ciudad, deberá estar cimentado en la educación y la crianza. Para esto, Sócrates dice que no solo la propiedad debe ser común entre los ciudadanos, sino que también los hijos y las mujeres. La educación debe ser como la descrita en el anterior libro, eso si, sin instalar ninguna innovación en la ciudad, eso corrompería el estado natural de la ciudad.

Capítulo IV
Sócrates-Adimanto

Es necesario que a los niños desde muy pequeños se les enseñe el respeto a las leyes. De lo contrario, los excesos que estos puedan provocar pueden incidir en el ordenamiento de la ciudad y llevarla al caos.

Las leyes que deben respetar los niños son las siguientes:
  • Respetar a sus mayores.
  • Respetar a sus propios padres.
  • Silencio ante personas de más edad.
Las leyes necesitan atravesar por diversos cambios siempre que la ciudadanía lo exija así, puesto que cualquier error que se aparezca podrá ser modificado en la constitución.


Capítulo V
Sócrates-Adimanto


La función del legislador no será más que promulgar leyes cuando sea necesario.

Capítulo VI
Sócrates-Glaucón


Glaucón interrumpe la conversación de Sócrates con Adimanto diciendo que ya es hora de investigar el tema que había quedado pendiente en cuanto a la justicia. Sócrates accede a ello y se propone a investigarlo con todos los presentes. 

Primero, Sócrates dice que deben encontrarse 4 cualidades de la ciudad. La cualidad que aquí se revisará, será la prudencia.

Sócrates dice que la ciudad que están construyendo es bastante prudente, pero no lo es por los conocimientos que se abordan en dicha ciudad, sino por el número de habitantes que desempeñen un rol, es decir, distribuir la ciudad de manera tal que profesiones como la de artesanos, existan en mayor numero que la de los guardianes, puesto que estos son los verdaderos jefes de la ciudad

Así, llama Glaucón y Sócrates una ciudad prudente en sus determinaciones.

Capítulo VII
Sócrates-Glaucón

El valor como característica de la ciudad es fundamental sobre todo en una guerra. El valor debe verse entendido en este aspecto como la educación que reciben los guardianes tanto de la sociedad como de la crianza, es decir, se les debe enseñar desde pequeños las cosas que hay que temer y las que no. La gimnasia y la música serían los elementos educadores donde se les enseñará a los guardianes a tener valor y por lo tanto, a la ciudad.

Tenemos la segunda característica de la ciudad: El valor.


Capítulo VIII
Sócrates-Glaucón


La moderación sería el tercer elemento que debiera tener la ciudad. Sócrates lo describe de ésta manera:

La moderación es un orden y dominio que consiste en la contención de los placeres y en la concupiscencia según la expresión de los que afirman ser dueño de sí mismos, aunque debo decir que desconozco sentido en el cual se lo expresa. ´
Sin embargo, dice Sócrates que ser dueño de sí mismo, es ridículo debido que al mismo tiempo se e esclavo de sí mismo porque todas estas expresiones se refieren a una misma persona.

Sócrates para resolver este dilema, plantea que hay una parte en el ser humano que es buena y otra que es mala. Cuando la buena logra someter a la mala, somos dueños de nosotros mismos; cuando la parte mala logra someter a la buena, somos esclavos de nosotros mismos y seremos llamados intemperantes. 

Así, es común que en la ciudad se encuentre un mayor número de personas que son dominadas por su parte mala, y un menor número de personas que son dominadas por su parte buena y que finalmente son ellos los que gobiernan la ciudad.

Se describe entonces el tercer aspecto que debe tener una ciudad: moderación.

Capítulo IX
Sócrates-Glaucón

Una vez terminado el tercer aspecto de la ciudad llamado moderación Sócrates y Glaucón, se proponen analizar la justicia. Sócrates advierte que en realidad durante la larga conversación que han sostenido, ya han hablado de la justicia. Sólo que no se han dado cuenta

Capítulo X
Sócrates-Glaucón


Sócrates, dice a Glaucón que la justicia, consistía que cada uno debía hacer lo suyo y no multiplicar sus actividades (o no dedicarse a múltiples actividades). Para que se puedan ver bien las virtudes de una ciudad, debemos observar que cada ciudadano ejerza su propia profesión. Si un ciudadano como un zapatero quisiera hacer el trabajo de un alfarero, sería injusto que el zapatero los hiciera, ya que los alfareros quedarían sin empleo. Por lo tanto, la justicia de la ciudad consistirá en que cada uno lleva hacer lo suyo según su profesión.


Capítulo XI
Sócrates-Glaucón

Se había dicho anteriormente que las cuatro características fundamentales de una ciudad debían ser el valor, la moderación, la prudencia y la justicia(1). Sócrates nos dice que estas mismas características, deben verse en retratadas en el hombre justo. Y así se crearía la ciudad perfecta.

Sin embargo, Sócrates advierte que al afirmar esto se cae en un dilema fundamental. Este dilema es el que concierne al alma. Es por esto, que la conversación se tornó poco complicada, e incluso los dos dialogantes lo admiten así, pero siguen adelante en su investigación y concluyen este capítulo diciendo que son los ciudadanos los que le dan estas características en la ciudad y no al revés. Desde esta perspectiva, ser el fundamento de la filosofía idealista la cual nos dice que el sujeto es el portador de tuvo conocimiento e incluso de la perfección y no la realidad que lo envuelve

Capítulo XII
Sócrates-Glaucón


Sócrates hasta este punto, junto con Glaucón, se proponen analizará las partes del alma. El ciudadano en diversas situaciones sufre episodios de furia y de felicidad la pregunta que se Sócrates es ciertas acciones parten desde el alma o más bien, si es el ser humano que quiere realizar si la necesidad del alma.

Es sabido, dice Sócrates, que un ser humano no puede admitir que estar sufriendo cosas contrarias a un mismo tiempo y con relación al mismo objeto, sino que es responsabilidad de varios objetos.
El entonces Sócrates comienza con las preguntas:

  • ¿Es posible que una cosa permanezca inmóvil y se mueva al mismo tiempo en una parte de sí misma? Glaucón responde no.
  • Pero si un hombre, está parado en un sitio y mueve las manos y la cabeza, y alguien dijera que este hombre está inmóvil y a la vez moviéndose ¿sería posible? Más bien tendríamos que decir que una parte del se mueve y otra no.

Por lo tanto, no se puede decir que una cosa esta inmóvil se mueve al mismo tiempo, como tampoco podemos decir que el hombre sufre dos cosas contrarias en un mismo tiempo.

Capítulo XIII
Sócrates-Glaucón


Sócrates ahora emprende otras características del alma en relación al deseo y el rechazo. Hay cosas que el alma apetece y otras que rechaza. También existen los deseos del alma que Sócrates pretende abordar a través de dos conceptos básicos: el hambre y la sed.

Por un lado, en cuanto a estos dos términos, el alma tiene el deseo de beber y de alimentarse. Dentro de estos deseos, existen diferentes características que nos hacen desearlos más; por ejemplo, si quisiéramos una bebida tendríamos que ver si esta frío o caliente o, si es grande o pequeña, lo mismo pasa con la comida.

Por lo tanto, el ciudadano dentro de sus deseos, siempre va a querer algo de mayor calidad, ya que los deseos la exigen así.

Capítulo XIV
Sócrates-Glaucón

El alma en sediento no quiere otra cosa que saciar su sed, pero existen ciudadanos quienes teniendo sed no quieren beber. ¿Cuál es este impulso que les impide beber? Sócrates afirma que es la razón, puesto que la sed o el hambre provienen de la enfermedad.

Así, se describen dos aspectos del alma: racional (no querer tomar bebidas por alguna razón específica) y la irracional (que se deja llevar por los impulsos o placeres).

Capítulo XV
Sócrates-Glaucón

Sócrates adhiere un tercer componente en el alma. Si bien habíamos dicho que existe la parte racional e irracional del alma, la cólera sería una parte auxiliar del alma la cual juega a favor de la razón.

Y esto se prueba, debido a que cuando ocurre alguna injusticia, la cólera se manifiesta en favor de la razón para solucionar el problema con justicia. Por lo tanto, la cólera está en favor de la razón.





Capítulo XVI
Sócrates-Glaucón


Para que una ciudad sea justa, se necesita primero que los ciudadanos sean justos. Como habíamos dicho anteriormente son ciudadanos los que hacen la ciudad virtuosa y no en viceversa; de esta manera, si el ciudadano es justó la ciudad será justa.

La mejor manera de que se constituya una ciudad, es siguiendo el desarrollo de las acciones por parte de los ciudadanos.

Toda acción del ciudadano debe ser emprendida primeramente por la deliberación de dicha acción (alma racional) y luego, vendría la acción de la cólera o del deseo según corresponda. Por ejemplo, una ciudad que está en guerra, primero debe armar una estrategia luego dejar que sus soldados valientes y aguerridos, luchen para salvar a la ciudad.

Así, el elemento del deseo y la irracionalidad siempre deben jugar en favor del alma racional.


Capítulo XVII
Sócrates-Glaucón

Entonces, la justicia de una ciudad se verá retratada por el desarrollo de justicia que tenga sus ciudadanos.


  • Es en este aspecto donde podemos encontrar la teoría moral de Platón; representada aquí como el equilibrio o el balance entre los componentes del alma y los de la ciudad debido a que estos son similares. La manera en que un ciudadano se vuelve justo, es la misma que de la ciudad.

Cabe agregar lo el capítulo anterior referido a que cada ciudadano debe hacer lo que corresponde su profesión y no entrometerse en la de otro ni emprender muchas actividades al mundo tiempo.

Capítulo XVIII
Sócrates-Glaucón


.Todo lo que sea contrario al valor, a la moderación, a la prudencia y la justicia deberá ser llamado injusticia. Así como también todas las disposiciones del alma que sean contrarias a las anteriormente establecidas, tendrán que llamarse por injustas. Es de este modo que tendremos una ciudad injusta y a un ciudadano injusto. Para que ello no ocurra, no deben corromperse las características que hemos mencionado anteriormente.

Conclusión


Ahora sí pudimos adentrarnos un poco más en el dilema de la justicia, pero eso no es todo. Naturalmente, se seguirá abordando tema de la justicia y definir si ésta es más conveniente que la injusticia. Por otro lado, hemos visto una parte fundamental dentro de la filosofía de platón que es la característica del alma y lo que la compone. También hemos analizado y concluido que es el sujeto el factor más importante para construir una realidad y para construir una ciudad.

En un próximo libro, llegarán otros personajes conocidos para dialogar con Sócrates respecto a otras características de la república.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. De verdad que son estos los comentarios que me ayudan a seguir haciendo este trabajo. Si no te molesta, pondré tu comentario en el apartado de testimonios del blog.

      Muchas gracias.

      Eliminar